F1 2015: el resumen del año (y II)

Lewis Hamilton se coronó por tercera vez campeón del mundo. Lo cierto es que esto es algo que 12 meses antes no sólo se intuía, sino que casi se podía asegurar. Y eso sólo puede significar una cosa: la pelea por el campeonato no ha sido la más excitante de la historia. Pero 2015 ha tenido momentos a analizar: el resurgir de Ferrari, la irrupción de Max Verstappen o cómo Red Bull se vio contra la espada y la pared.

————————————————-

(Primera parte)

El Hungaroring deparó su típica carrera extraña. Y es que este circuito, a pesar de ser uno de los menos trepidantes del calendario, suele dar situaciones de lo más atípicas en la Fórmula 1. Enumeramos: dos tuercas mal colocadas a Alonso cuando había repostajes y los neumáticos se cambiaban “sin prisa”; otra rueda que directamente salió despedida, un choque de dos coches en boxes, el motor de Massa que se rompió a 2 vueltas de ganar, lluvias en pleno julio en un lugar caluroso, hasta 4 mangueras en llamas en un mismo GP, alerones delanteros y traseros que se sueltan solos, pantallas de tiempos que se van a negro en plena Q3, 3 sanciones en carrera a un mismo piloto, y por supuesto (y por desgracia) el muelle que salió volando y fue a parar al casco de Felipe. Y todo esto en lo que llevamos de siglo. 2015 por tanto no iba a ser una excepción: con una primera línea formada por los dos Mercedes, ambos se hundieron al apagarse el semáforo: Vettel se colocó en cabeza y Räikkönen, que salía 5º (!) subió al segundo lugar. Y para colmo, los dominadores del Mundial tuvieron mil y una vicisitudes: Lewis se pasó de frenada y bajó a P10, luego se tocó con Ricciardo y fue sancionado y acabó en 6ª posición; Rosberg fue tremendamente timorato durante toda la carrera, renunciando a pelear por la victoria y conformándose con un podio que no llegaría al verse sorprendido por Ricciardo en la primera curva, con el que impactó y pinchó su neumático. Vettel ganó y lloró por Jules en la rueda de prensa. Para rizar el rizo de la casualidad, resulta que acababa de igualar al difunto Ayrton Senna en victorias. Seb lloró como su añorado compatriota Michael Schumacher hizo en Italia 2000 al conseguir el mismo registro, un día en el que falleció un comisario de pista. Coincidencias de la F1.

03_Hamilton Rosberg gorra

Rosberg tardó en masticar su derrota en Austin. Su lanzamiento de gorra a Hamilton fue de los momentos más curiosos del año.
(Fuente: Lainformacion.com)

Mercedes mantuvo su incontestable dominio durante las siguientes carreras, con la notable excepción de Singapur. Después de la imposición de presiones mínimas de Pirelli tras la explosión de un neumático de Vettel en Spa, Hamilton a punto estuvo de ser descalificado en Monza. ¿Cambió algo el equipo en los W06 para cumplir la legislación que afectase tan negativamente en el Marina Bay? De repente, Lewis y Nico sólo podían aspirar a una tercera fila, a segundo y medio del supersónico tiempo de Seb, y ninguno pudo subir al podio al día siguiente. ¿Qué ocurrió aquel día? Otro misterio sin resolver. Pero una flor no hace primavera, y en Suzuka las aguas volvieron a su cauce con otro doblete de Mercedes. La lucha por el título poco a poco se estaba decantando hacia el de Tewin: el abandono de Rosberg en Italia y en Rusia hizo que Hamilton llegase a Austin con opciones matemáticas de título. “Tan sólo” necesitaba ganar y que Vettel no fuera 2º. Pero Texas deparó uno de los fines de semana más lluviosos que se recuerdan en la Fórmula 1 del siglo XXI. Acostumbrados a que Charlie Whiting saque bandera roja en cuanto los neumáticos intermedios dejan de ser útiles, las tormentas que rodeaban el Circuit of the Americas amenazaban con no dejar disputar ninguna sesión. El reglamento permite que, en caso de no disputarse la clasificación, se usen los tiempos de la FP3 para determinar la parrilla. Y en condiciones espantosas de agua (y curiosamente prohibiendo el uso de ruedas intermedias), la sesión dio comienzo. El riesgo asumido fue suficiente para la FIA, que aplazó la clasificación repetidamente (lo cual nos permitió ver algunos momentos divertidos) hasta el día siguiente. Ese domingo, tras una lucha inicial con los Red Bull, Rosberg doblegaba a Hamilton y aplazaba el alirón a México… hasta que cometió un error que resume muy bien la diferencia entre ambos. Hamilton, Rosberg, Vettel: el podio soñado por un Lewis que entraba en la leyenda de la Fórmula 1.

Pero el Mundial dio de sí mucho más que la lucha entre estos tres (que coparon nada menos que 9 podios en 2015). Por lo pronto, que sea un número impar de pilotos destacados nos hace preguntar en voz alta por el compañero de uno de ellos: ¿qué fue de Kimi Räikkönen? Después de verse apabullado por Alonso en 2014, el finés tenía que mejorar para este año. Dada su particular (por decirlo de alguna manera) ética del trabajo, se podía esperar que Kimi se centrase más cuanto mejor fuera el coche. Y el SF15T era un bólido para subir al podio. Además, su nuevo compañero venía de un 2014 en el que sufrió problemas parecidos a los suyos. Sin embargo, Sebastian repitió el contundente resultado de su predecesor. El #5 batió 16-3 a Räikkönen en clasificación y 10-3 en las carreras que ambos acabaron. Subió a 13 cajones por sólo 3 de Kimi, y le superó 278-150 en la tabla de puntos. Es sabido que Seb es un as en clasificación y que Räikkönen sufre los sábados, pero un análisis de los ritmos de carrera en los últimos GGPP (particularmente sangrantes son los casos de Rusia, México y Brasil, donde había diferencias de más de medio segundo) indican que Kimi está bastante lejos del ritmo de su compañero. De hecho, pareció que se tenía que conformar con acabar como el mejor finés, algo que no pudo asegurar hasta la última carrera después de chocar con Valtteri Bottas un par de veces. A falta de mejores opciones gratuitas en el mercado, Ferrari decidió extender su contrato para 2016. Pero con los pilotos del nuevo equipo satélite Haas y jóvenes lobos como Verstappen o Sainz, Kimi debería estar ante su último año en la F1.

Red Bull Tag Heuer

Precisión suiza para Red Bull. TAG Heuer dará nombre a los motores Renault. (Fuente: Palco23.com)

Williams finalizó 3ª en el mundial después de un año relativamente discreto. Acabado el factor sorpresa, su FW37 era casi idéntico a su predecesor, lo cual vino a confirmar el resultado: la falta de evolución se tradujo en pérdida de competitividad. Ferrari les rebasó con claridad y tuvieron suerte de los enormes problemas de Red Bull con su motorista. La situación en Milton Keynes fue tremendamente grave y anduvimos cerca de perder a dos equipos de la parrilla del próximo año. Después de que el motor que Renault trajo a primeros de 2015 fuera incluso menos competitivo que el de 2014, los gerifaltes de Red Bull culparon a la marca del rombo de los pobres resultados de la escudería. Lentos y poco fiables, los motores eran los principales responsables de la situación, pero no los únicos. Al fin y al cabo, los Toro Rosso también llevaban motor Renault y de vez en cuando les superaban en pista, como en Malasia o en España. Las críticas enfurecieron a la facción de Viry-Châtillon, y motorista y equipo rompieron relaciones. Red Bull fue en busca de un nuevo motor… y no encontró nada. Mercedes no estaba interesada en propulsar a un rival directo y Ferrari sólo ofreció tecnología con 1 año de desfase. Honda, además de ser sólo una solución desesperada, tenía que dedicarse en exclusividad a McLaren, así que Christian Horner y compañía se encontraron en un problemón. Las medidas de la FIA de fijar el precio de venta de los propulsores (tirada abajo por Ferrari) y de propugnar un motor independiente (cancelada por el WMSC) tampoco solucionaban el dilema en 2016. Por tanto, Red Bull y Renault tuvieron que acabar entendiéndose y la marca francesa motorizará a los británicos con la etiqueta de Tag Heuer, el nuevo patrocinador del equipo.

La media parrilla deparó emoción y dos noticias felices. La primera es la quinta posición de Force India en el campeonato, tras años luchando por entrar en dicho top-5. Su gran pareja de pilotos, Hülkenberg-Pérez, les permitió sumar puntos cuando el coche era el tercero peor de la parrilla, y destacar cuando se presentó el VJM08B, bastante más competitivo. El podio de Pérez en Rusia y su tremendo arreón final de puntos (el 5º mejor piloto contando a partir de Bélgica) permitió a los de Vijay Mallya sentenciar la P5 a falta de un GP para acabar. Gran trabajo. La segunda gran noticia fue sin duda la irrupción de Max Verstappen y Carlos Sainz en la Fórmula 1. Cada uno con su estilo, tanto en mentalidad como en pilotaje, los jovenes pilotos de Toro Rosso animaron algunas carreras que hasta que ellos entraban en escena solían ser bastante sosas. Todos los focos alumbraron al jovencísimo Max, que empezó la temporada con sólo 17 años. En su segundo GP, se metió 6º en parrilla bajo la lluvia en Sepang y acabó 7º, batiendo múltiples récords de precocidad. En China se deshizo de los Sauber con una escasa velocidad punta y sólo una rotura de motor a 3 giros del final le impidió acabar 8º. En Mónaco fue de los pocos que adelantó en pista, aunque su desmedida ambición acabó con un fortísimo accidente contra Romain Grosjean, por el que fue muy reprendido. Pero Max no se arrugó y a u fogosidad le añadió regularidad. Su segunda mitad de campeonato (39 puntos desde Hungría) hace pensar que en el joven holandés hay madera de campeón. Su compañero Carlos Sainz fue aún más impresionante en clasificación, batiendo 10-9 a Max, pero tuvo mala fortuna con la fiabilidad en carrera y ello desniveló la balanza de puntos. No obstante, los domingos pareció responder peor y cometió bastantes errores (salidas de pista en clasificación, problemas con las entradas al pit-lane…). En unos días analizaremos los estilos de pilotaje de ambos, pero tengan por seguro que en 2016 serán una de las atracciones secundarias más interesantes del Gran Circo.

Alonso Hungría

Alonso trató de empujar su McLaren averiado en la Q2 de Hungría.
(Fuente: CadenaSer.com)

Del resto de escuderías, Lotus y Sauber destacaron por su espíritu de supervivencia con escasos recursos. Los ingleses sufrieron incluso el escarnio de ver sus bienes en el paddock embargados por las autoridades. A pesar de la prácticamente nula evolución del E23, Grosjean consiguió colarse con regularidad entre los 10 primeros (10 pasos a la Q3 y 10 carreras finalizadas en los puntos). Con decir que superó a Verstappen en la tabla de puntos queda resumida la gran temporada del francés, que subió al podio en Spa y dio una alegría a su equipo, que ahora ha sido comprado por Renault y permite a los franceses lanzar una ofensiva por el título, rememorando tiempos pasados. En cuanto a los suizos, su papel fue similar, aunque a un nivel más bajo: la falta de presupuesto afectó notablemente en el desarrollo del C34, que comenzó entrando en Q3 y puntuando pero acabó peleando por no caer en Q1. La regularidad de Ericsson y los detalles de gran talento de Nasr permitieron al equipo acabar 8º con 36 puntos, 9 unidades por delante de los grandes perdedores: McLaren. La escudería británica padeció la escasa competitividad de su motor Honda y completó una temporada desastrosa, llena de problemas de fiabilidad y de un pobre rendimiento. Alonso y Button mantuvieron un duelo estelar entre ellos, pero demasiado lejos de los focos. Que Jenson acabase superando en la tabla de puntos al asturiano no es necesariamente categórico, pero sí que nos da a entender que la pelea entre ambos ha sido preciosa: 7-5 para Fer en clasificación (cuando ambos han podido competirla), 4-3 también para el #14 en las carreras que ambos acabaron, 16-11 en puntos para Jenson. Pero a pesar de que Honda ha copado todos los malos titulares, cabe añadir un estudio hecho por el periodista Mark Hughes en Spa, que desveló que, usando datos GPS, de los 2,3 segundos de diferencia media entre Mercedes y McLaren en la Q1, 1,4 eran culpa del motor y 0,2 de la falta de puesta a punto por el déficit de potencia… pero las 7 décimas restantes eran achacables única y exclusivamente al chasis. Y si Honda debe ponerse las pilas, sin duda en Woking deberían hacerlo también: el MP4-30 no era más que el 5º-6º mejor coche de la parrilla. Mucho trabajo por delante para los ingleses.

Manor cerró la parrilla tras incorporarse de milagro con los coches de Marussia de 2014. Los pilotos tuvieron que lidiar con bólidos inestables y no idénticos entre compañeros de equipo, por lo que las comparaciones entre Will Stevens, Roberto Merhi y Alexander Rossi son difíciles de efectuar. Para 2016 el equipo de Banbury contará con coches actualizados y motores Mercedes, por lo que se espera que den un salto de calidad de al menos 2 segundos por vuelta. ¿Será suficiente para batir a sus rivales directos, Sauber y el nuevo equipo Haas (filial de Ferrari)? No lo sabemos aún. Pero tengan por seguro que dentro de sólo 77 días tendremos las primeras respuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s