WEC: ¿amenaza u oportunidad?

El Campeonato Mundial de Resistencia se presenta como la gran alternativa de la Fórmula 1. “Resucitado” en 2012, la reputación de esta categoría ha ido creciendo exponencialmente, por un lado por los positivos comentarios de los pilotos que proceden de la F1, y por otro por algunos tiros en el pie que la máxima competición se ha metido desde 2014. Con activos como más libertad técnica, coches endiabladamente rápidos y unas audiencias que crecen de forma vertiginosa, ¿es el WEC algo de lo que la categoría reina deba preocuparse?

————————————————-

A lo largo de mi formación universitaria, especialmente en las asignaturas que contenían temario sobre estrategia, se me habló repetidamente del análisis DAFO. Este acrónimo procede de los términos “Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades”, y el método consiste en describir la situación actual de una organización y trazar una estrategia de futuro a partir del análisis detallado de los elementos tanto internos (Debilidades y Fortalezas) como externos (Amenazas y Oportunidades) que afectan positiva o negativamente a la compañía. La definición no es muy técnica ni académica, discúlpenme, pero espero que se haya comprendido. Si en la Fórmula 1 aterrizara un nuevo alto cargo y ordenara hacer este análisis DAFO para saber qué decisiones tomar, sin duda tendría claras las Debilidades (altos costes, falta de espectacularidad, necesidad de justificar la quema recreativa de hidrocarburos…) y las Fortalezas (generación brutal de beneficios, grandísimas audiencias, competitividad atractiva del deporte…) de este negocio. Pero cuando esté intentando completar el gráfico con la influencia externa, verá que sobrevolando los circuitos, y proyectando una cada vez más alargada sombra, se encuentra el Campeonato Mundial de Resistencia. Y lo que es peor: el analista no sabrá si incluirla como Amenaza o como Oportunidad. ¿Es el WEC bueno o malo para la Fórmula 1?

WEC Baréin

La tremenda variedad de marcas y soluciones técnicas del WEC atrae a muchos fabricantes. (Fuente: ausmotive.com)

Es absurdo intentar negar los grandes activos que tiene la resistencia. Para empezar, y por muy obvio que parezca, cuanto más tiempo estén los coches en pista, más disfrutan espectadores y pilotos. Por otra parte, la resistencia se presta a dividirse en categorías con gran facilidad, algo que en Fórmula 1 parecería un sacrilegio. Y esta división facilita enormemente tanto la presencia de muchas marcas como la libertad técnica dentro de cada una. Mientras que en F1 nos parece impensable el motor V6 atmosférico que pretendía introducir la FIA para la opción independiente, por crear “dos categorías”, en el WEC no sólo hay 4 divisiones, sino que dentro de cada una existen enormes diferencias. Por poner un ejemplo, en el máximo escalón, LMP1, tenemos 5 marcas, y cada una presenta una arquitectura de motor totalmente distinta: V8 de 3,7 litros, V6 turbo de 2,4 o de 3, V6 turbo diésel de 4 L e incluso un V4 turbo de 2 litros. Esta libertad invalida uno de los argumentos de la Fórmula 1 relativo a la “transferencia de tecnología”. Es poco probable que Toyota planee usar en sus coches de calle motores de más de 500 caballos con sistemas de recuperación que aporten otros 200, que es lo que tiene en el WEC. Sin embargo, la búsqueda del “máximo” les permitirá exprimir todo lo posible los sistemas híbridos que van camino de imponerse en el mercado y proporcionar unos coches velocísimos que dan la sensación de última tecnología, y una vez comprendidos todos los megajulios que se pueden conseguir con estos sistemas podrán establecer versiones “de calle”.

Abandonando el punto de vista técnico, y centrándonos en el humano, cada vez son más las voces que hablan positivamente del WEC. Mark Webber fue uno de los más entusiastas, intentando llevarse a otros pilotos como Fernando Alonso o Jenson Button a conocer las bondades de la resistencia. Hace unos meses, Kimi Räikkönen, que ha probado otros campeonatos como el WRC o incluso la NASCAR, dejaba caer la pérdida de esa noción de la F1 como referente. “Cuando llegué a la Fórmula 1, esta era más emocionante para todos, realmente era lo máximo, eso fue hace bastante tiempo. Podríamos haber esperado que los coches fueran más rápidos y más emocionantes, pero hay cambios de reglas… estos intentan hacerlos más lentos“. En Abu Dabi, Fernando Alonso fue muchísimo más duro, cuando fue preguntado por su última carrera del año y se salió por la tangente al criticar una sanción que le pusieron: “Cosas de la FIA. Pero aquí vemos gradas medio vacías y campeonatos que nos están adelantando por la derecha, como el WEC -Mundial de Resistencia- o MotoGP, y nosotros buscando hacer más ruido. Hay que tener más sentido común”. Y la competición en pista, a pesar de las enormes diferencias técnicas, no parece tener nada que envidiar a la F1.

Laure Manaudou

La nadadora Laure Manaudou pudo entrar en un garaje del WEC en plena actividad. (Fuente: fiawec.com)

Nuestro analista ya está a punto de apuntar el WEC dentro de la categoría de Amenazas, cuando aparecen las declaraciones del director del circuito de Silverstone, Patrick Allen: “El acceso que tienen los aficionados en la WEC, al contrario que en la Fórmula 1, es inigualable. Creo que la Fórmula 1 puede ser, a veces, un poco pretenciosa y pienso que se debe facilitar el acceso a los aficionados que pagan mucho dinero para ver cómo sus héroes luchan como gladiadores en la pista. Quieren estar más cerca de ellos. Lo único que podemos hacer es poner presión sobre la FOM, ya que está todo bajo su mando. Si tomaran ejemplo de la WEC y acercaran el espectáculo a los aficionados, sería bueno para que la Fórmula 1 se mantuviese sobre su base. Creo que la WEC es un buen ejemplo de cómo hacerlo“. Eureka. ¿Por qué debemos ver al WEC (competición, por cierto, también auspiciada por la FIA) como un rival que ataca a la F1 con sus armas y ésta debe defenderse con las suyas? Apliquemos pensamiento lateral: puesto que en la mayoría de cosas la F1 es superior al WEC (repercusión, dinero, prestigio, audiencia), ¿no sería mejor copiarles donde se flaquea y así no habría amenaza? El crecimiento del WEC debe ser una Oportunidad para que la Fórmula 1 conozca sus defectos y pueda solucionarlos. Donde se dice WEC, se dice MotoGP o NASCAR, competiciones a las que numerosos directivos de márketing ajenos al deporte insisten que habría que echar un ojo. En vez de querer hacer a la F1 “auténtica”, con un punto de vista cerrado y conservando así tanto lo bueno como lo malo, tal vez convendría un enfoque en el que no se vea al resto como “competencia”, sino como unos “profesores involuntarios” que nos muestran dónde nos equivocamos y cómo podemos corregirlo, y aprovechando la ventaja de base de la F1 para mantener y aumentar su prestigio, en vez de menguarlo.

Una vez diferenciado al WEC como Amenaza u Oportunidad, el siguiente paso sería definir exactamente cuáles son los puntos flacos del deporte y dónde el WEC es superior. Puede que algunos choquen frontalmente contra la filosofía de la máxima categoría y por tanto no sean ni amenaza ni oportunidad, sino “alternativa” (el número “1” del nombre de la Fórmula 1 viene de que la categoría es única y es la máxima; por tanto, el sistema de divisiones podría ser equivocado), pero otros, tales como la sensación de que la F1 sea el culmen del automovilismo o la cercanía de la afición al paddock, sin duda son aspectos en los que Bernie Ecclestone y compañía deban centrarse.

PD: Vaya, al final parece que lo que me enseñaban en clase sí que va a ser útil después de todo.

Anuncios

10 comments

  1. diezcilindros · enero 19, 2016

    Antes de que algún usuario me reprenda por una frase que dije hace unos días, conviene explicarlo y trataré de que no queden dudas.

    En el artículo de Hamilton-Rosberg, dije lo siguiente: “Ya que nos gusta más el asfalto que las salas de juntas, seguro que podemos disfrutar más haciendo el esfuerzo por buscar la explicación “en lo negro””. Obviamente, este artículo tiene más de despachos que de asfalto, así que conviene matizar recalcando cosas que ya dije en aquel texto: me gustaría que diezcilindros fuera un sitio donde se hable y se opine en base a hechos visibles, demostrables, para poder hacer argumentaciones ricas. Opinar sobre lo que le afecta al deporte en su conjunto tiene sentido si uno se apoya en datos, números o declaraciones, cosa que intentamos hacer a lo largo de este texto, con los sentimientos de Räikkönen, Alonso o el señor Allen, amén de algún vídeo de ejemplo de acción en pista.

    Lo que no queremos en diezcilindros, incluso si se trata de cosas de dentro de la pista, es que se opine sobre algo sin aportar información. Por ejemplo, decir que un piloto es malísimo o buenísimo, y ya está, sin justificar nada más, no tiene nada de valor, y de hecho seguramente el comentario sea eliminado. Decir que cierta situación sólo se explica por conspiraciones y manejos internos, ya sea un equipo, Ecclestone o el Nuevo Orden Mundial, tampoco aporta gran cosa: ninguno de nosotros puede decir “tienes razón” o “estás equivocado”, porque no sabemos nada de lo que ocurra entre bambalinas.

    Espero que el matiz quede explicado, y pido disculpas si en anteriores ocasiones no ha quedado claro.

    Me gusta

    • Cao Wen Toh · enero 20, 2016

      Cuando leo cosas así me siento un poco intimidado. La mayoría de quienes entramos en una página como la vuestra somos simples aficionados en busca de información; que exista un espacio para publicar nuestros comentarios es una forma muy interesante de establecer la comunicación entre todos, pero que se nos “pida” apoyo técnico en nuestras notas es pretender ponerle puertas al campo. Si opino que un piloto es o me parece malo (has acertado, estoy pensando en Massa) pues lo digo y ya está, sin necesidad de aportar el análisis técnico de su telemetría (si alguien tiene acceso a ella y se ve capacitado para interpretar los datos telemétricos de un piloto, le agradeceremos su asesoría, claro está). Quien tenga una opinión distinta a la mía es libre de expresarla y todos hemos de tener ese derecho sin menoscabo de la elegancia y las buenas formas. Abriendo la mano a la libertad de opinión (incluso si ésta desarrolla ideas conspirativas), veréis aumentar la cantidad de comentarios.

      Me gusta

      • diezcilindros · enero 20, 2016

        El motivo por el que pedimos opiniones argumentadas (ni siquiera hay que tirar de telemetrías ni datos que no tenemos: siguiendo tu ejemplo, para decir que Massa ha dado peor nivel que Alonso puedes mencionar simplemente sus 4 años juntos en Ferrari, más contundente que eso hay poco ^^) es que no queremos que en los comentarios se despierten peleas por filias y fobias que carezcan de interés. Para eso ya existen otras páginas, y tú y yo sabemos cuáles.

        No me gusta poner ejemplos, pero imagínate que tras el pasado GP de México uno quisiese hablar sobre la actuación de Sebastian Vettel y dijera “pues aun así es mucho mejor que el piloto que tenían antes en Ferrari”. U otro que dijera “hoy se ha visto que Alonso le da mil vueltas a Vettel”. O peor aún, que se aludiese a la nacionalidad para ensalzar o menospreciar. ¿Qué aportaría eso?

        Faltaría más que no se permitiera opinar diferente. En apenas 3 semanas de vida que tenemos ya hemos visto a gente opinar distintas cosas sobre el tema Hamilton-Rosberg, o sobre si el MP4-30 era o no bueno, y todos lo han hecho con algún argumento. En vez de “pues Hamilton es mejor que Rosberg y punto” o “si el MP4-30 hubiera tenido otro motor habría arrasado”, se han mencionado datos y sensaciones. Las sensaciones son incluso más importantes, pues se prestan al debate más que los datos; lo importante es que se basen en algo tangible: en una onboard, en unas declaraciones…

        De verdad, no quiero que nadie se sienta intimidado. Repito que aquí todos sabemos lo mismo de Fórmula 1, y muchos sabréis más que un servidor. Sólo quiero que la aportación de todos en los comentarios tenga valor. Prefiero 5 comentarios reflexionados que 50 con tintes fanáticos. Espero que se entienda ^^.

        Me gusta

  2. Thormas · enero 19, 2016

    Muy complejo. Hoy por hoy el problema de la F1 que ha caído el espectáculo por diversos motivos.

    El primero es que en una misma categoría tienes a Ferrari y Manor y eso daña la imagen de la competencia. Para Porsche no es riesgoso estar en la F1 y medirse contra Toro Rosso, Manor o Force India, ya que lleva todas las de perder. Si te superan, tu imagen se ve afectada negativamente, si es lo contrario no tiene mayor gracia y todo ese riesgo por gastar una cantidad estratosferica.

    Lo segundo es la libertad para desarrollar tus motores. Hay que poner ciertos límites para que sean similares, pero como se llega a esos límites debería haber libertad. Podrían haber enfoques económicos, de escuderías pequeñas que no pretenden traspasar tecnología y otros altamente complejos para aquellas que tienen otros planes de desarrollo. Mercedes buscará desarrollar tecnologías que le permita traspasar a sus coches de calles que van desde utilitarios hasta deportivos. Ferrari buscará desarrollar tecnología para coches super deportivos ya que no está orientada al mercado masivo, sino al exclusivo, por ahí a la primera le interesa mucho lograr motores potentes, pero económicos, a la segunda quizás la economía no le es tan interesante. ¿Por qué entonces todos los motoristas deben estar obligados a desarrollar el mismo motor?.

    El desarrollo de la aerodinámica está bien, siempre y cuando no perjudique el espectáculo. Hoy por hoy este desarrollo impide las persecuciones de antaño y sin persecuciones no tienes espectáculo. El reglamento de aerodinámica debe estar encuadrado en la realidad de las pistas que actualmente existen y teniendo la premisa de que debe facilitar las cacerías de antaño, con coches pegados a la cola del rival vuelta tras vuelta buscando la oportunidad. Hoy una o dos vueltas y debes bajar la velocidad y el DRS es artificial.

    Si la Formula 1 quiere seguir siendo la categoría reina debe lograr la siguiente premisa. Si no estas en F1, eres irrelevante. Si logra esa premisa, Audi, Porsche, Toyota, Ford, etc. Harán cola para ser parte.

    Me gusta

    • diezcilindros · enero 19, 2016

      Un diagnóstico muy completo ^^.

      Supongo que tanta libertad en los motores es algo que en la F1 actual es imposible, casi de otros tiempos. No sé si acabaría siendo bueno o malo pero toda tu argumentación tiene sentido. Sería interesante que cada constructor desarrollase el motor que le interesase. Si con él consigue ganar en F1, ¿qué mejor publicidad que esa?

      Mi opinión personal es que la F1 quedaría más como un escaparate, un desfile de modelos, que como una competición rueda a rueda. Pero bueno, tal vez puedan combinarse ambas cosas de alguna manera. Habría que estudiarlo, aunque lamentablemente, amigo Thormas, me temo que los V6 turbo actuales están aquí para quedarse.

      Me gusta

  3. Diego · enero 19, 2016

    Hola!

    Hoy lei que los motores V6 se quedan como minimo hasta 2020, lo digo en referencia al ultimo comentario.

    Respecto al WEC poco que añadir, buen articulo.

    Hace unos años, me parecia un disparate comparar cualquier otra disciplina con la Formula uno.
    La disciplina que me parece de competencia directa, al menos ahora mismo, es la Indy.
    En estos ultimos tiempos, viendo la Indy Car me he divertido muchisimo. Me parece que actualmente, esta mucho mas reñida que la F1.
    Buscar la comparativa, es bastante complicado para mis conocimientos, aun asi hare un intento (basico).

    Evidentemente, en cuestiones “monetarias” o de repercusion la F1 esta un paso por delante.
    Durante muchos años la F1 ha sido el referente tecnologico para la industria automotriz, con investigaciones y desarrollos plasmados en los autos de calle.
    Creo, que actualmente, ya no tiene la misma repercusion que antaño en la calle.
    Por lo tanto, segun mi opinion, es una lucha de marcas pura y exclusivamente para dejar huella en la industria (pretigio, protagonismo, ventas..).
    En esta tesitura, me resulta normal que equipos como Mercedes o Ferrari se nieguen a recortar gastos, al fin de cuentas, el pretigio de Renault no es el mismo que Ferrari en la calle. Entonces, siempre tendremos equipos de primera, segunda y tercera linea muy marcados.

    El añadido de esta situacion hace que las luchas entre pilotos resulten mas previsibles dependiendo de la escuderia en la que esten. Salvo sorpresas, en la mayoria de duelos es “facil” hacer un pronostico de quien va a terminar delante.

    La “proximidad” presupuestaria entre los equipos en la Indy es mucho mas cercana. Los equipos con mayores presupuestos pueden tener los mismos problemas que los de menor. Si añadimos que todos usan el mismo motor, Honda o Chevrolette, hace que esta disciplina este mas enfocada a la lucha entre pilotos que al duelo por escuderias. Un dato que refleja estos duelos es que en las ultimas 96 carreras que se han disputado, la distancia entre el primer piloto y el perseguidor ha sido inferior al segundo, cosa impensable en la formula uno actual.

    Tambien tiene rasgos negativos ,
    -Los circuitos de la F1 clasicos son mucho mas bonitos que los de USA (aunque algunos me gusten mucho y estan empezando a viajar ej: Canada, Brasil..).
    -El sistema de puntos es algo confuso (al menos para mi)
    -500 Millas de Indianapolis o del estilo. Para aquellos que no somos entendidos en circuitos ovales..puede ser aburrido y complejo.
    -La aerodinamica tiene poca incidencia al contrario de la F1.

    Aun asi, si la Indy consiguiera enamorar a Europa…podria ponerse “curioso” como evolucionarian ambas disciplinas.

    Saludos!
    Diego.

    Me gusta

    • Diego · enero 19, 2016

      P/D: Algo de lo que no he hablado, es que los pilotos de F1 que desembarcaron en la Indy (ej:Mansell) han hecho delicias para los espectadores, pero por el contrario dudo que un piloto de la Indy pudiera hacer un papel exitoso en la F1. Es solo una opinion.

      Me gusta

    • diezcilindros · enero 19, 2016

      ¡Buenas, Diego!

      La verdad es que no controlo nada de Estados Unidos (como creo que mencionamos en el artículo de presentación del proyecto), pero sí que es importante a nivel nacional. Y EE.UU. es un país muy grande, así que habría que tenerlo en cuenta. En la última década, la gran mayoría de pilotos “europeos” que han recalado allí es porque no han triunfado en F1. Pero sería preocupante que no sólo el WEC, sino la Indy pueda ser un reclamo para estos pilotos. Incluso se está viendo cómo los jóvenes sin apoyos tienen que emigrar incluso a Japón, como hicieran en su día Ralph Firman, Ralf Schumacher o Pedro de la Rosa, y como parecía que iba a hacer este año Stoffel Vandoorne. Sería triste que los jóvenes cada vez abandonen antes el ascenso hacia la Fórmula 1: eso significaría que si a ella no acceden los mejores, no es la mejor.

      Me gusta

  4. Cao Wen Toh · enero 20, 2016

    Diezcilindros, voy a contestar aquí ya que el espacio de nuestra discusión se hace cada vez más estrecho. (Una sugerencia: agrupad, si es posible, los hilos bajo una única sangría; de seguir allí podríamos llegar a leer las frases en sentido vertical).

    Lo estoy llamando discusión pero creo que estamos de acuerdo en lo principal: Ni este espacio debe ser ocupado por “foro-fanáticos” ni, por supuesto, usado para proferir groserías o hacer ostentación de incultura.

    En cuanto a lo que señaláis sobre argumentar las opiniones, sí me parece interesante. Aunque no me resulta útil vuestro ejemplo de argumentación: “Los 4 años de Massa en Ferrari con Alonso”; por esa regla de tres, con los datos de la última temporada, Alonso sería peor piloto que Button, o Sainz que Verstappen. Para percibir que Massa es un piloto del montón (y del montón de los malos pilotos) me vale con contemplarle en carrera, lo mismo que para apreciar las buenas manos de Hamilton me basta con verle subirse por las paredes, no siéndome necesario ni útil comparar sus temporadas junto a Rosberg.

    Sí me resulta atractiva la idea de recurrir al mundo de las sensaciones. Claro que, por personales y particulares, convendréis conmigo se alojan en las antípodas de los datos fríos. No estoy vetando los números; sólo pido que éstos no instauren una dictadura de opinión numérica. La Fórmula 1, para el aficionado (obviamente no lo creo así para el ingeniero, a quien será útil una regla de cálculo) debe gratificar con emociones su pasión por la velocidad.

    Páginas que, como ésta, nos sirven para orientarnos en un mar de números y datos generalmente incomprensible, no han de menoscabar esa vivencia vibrante que “alguien” nos están hurtando por otro lado, como se desprende de la lectura de vuestro magnífico artículo sobre el WEC.

    Me gusta

  5. SportPrototipos · febrero 7, 2016

    En respuesta breve al tema de esta publicación diré que, rotundamente, es una amenaza para la “categoría reina” (si aún tiene semejante valor como tal).

    Como no quiero hacer una disertación muy extensa, que observe quien lo desee lo que ocurrió en los años ,91,92 y 93 con el Mundial de Sport Prototipos. Como detalle, participó un tal Schumacher…

    A raíz de esa investigación personal, que cada uno saque sus propias conclusiones.

    Daré una pista: la historia demuestra que los errores se repiten…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s