RB11

Pesimismo en Milton Keynes

No sabemos cómo de cerca estuvieron de no correr en 2016, pero todo el culebrón con Renault sin duda les afectó en los preparativos de la próxima temporada. Aceptando una solución intermedia para este año (motores franceses rebautizados Tag Heuer), se espera que estemos ante un período de transición hasta que en 2017, con los cambios en la normativa, de nuevo Red Bull pueda confiar en su aerodinámica para ganar el título. Sin embargo, no se espera la llegada de un motorista independiente ni tampoco han conseguido convencer a ninguna marca automotriz para que se introduzca en el deporte propulsando a sus bólidos. Christian Horner y compañía están en apuros.

————————————————-

De campeones durante 4 años seguidos, a migajas en 2014, y a la nada en 2015. Como avanzó Sebastian Vettel en su penúltima victoria a bordo de un Red Bull, “disfrutad estos momentos, no durarán para siempre“. El brutal cambio de normativa para 2014 hizo que los motores ganasen en importancia, y Renault falló. Su propulsor no estuvo nunca a la altura, y nos impidió ver un duelo que habría sido histórico entre dos chasis tremendamente competitivos como fueron el W05 y el RB10. Sebastian, que tardó en adaptarse al nuevo par motor y a una zaga bastante menos competitiva, tal vez se olió que de 2015 en adelante la Fórmula 1 sería un deporte de fabricantes más que de equipos privados y puso rumbo a Ferrari, en busca de nuevas motivaciones. Red Bull ascendió de forma apresurada a Daniil Kvyat desde Toro Rosso (algo que de paso le dio a Carlos Sainz la oportunidad de su vida), y con el sorprendente Daniel Ricciardo como punta de lanza, confiaban en plantar cara en 2015. Renault trabajaría en el motor durante el invierno y el RB11 sería un coche fantástico.

Ricciardo Kvyat

El inicio de 2015 fue complicado para Red Bull.
(Fuente: SkySports.com)

Pero nada de aquello ocurrió. Los franceses no hicieron los deberes y Red Bull tuvo que asumir un déficit brutal de caballería (unos 50 CV) y, por tanto, velocidad punta (donde casi siempre anduvieron entre los peores). Pero además, el nuevo bólido de Milton Keynes no era tan benévolo como los anteriores. Además del difícil entendimiento con el motor, que convertía al RB11 por momentos en una bestia indomable, el mapa aerodinámico del coche no estaba tan optimizado como el de sus rivales. De hecho, Toro Rosso, con el mismo propulsor, le superó en muchas de las primeras carreras. ¿Y qué pudieron hacer los pilotos al respecto? Daniel Ricciardo confirmó algunas de las sospechas vistas en 2014. Aquel año se destapó como un ganador de carreras nato y batió convincentemente a Sebastian Vettel, pero la teoría más extendida es que mientras Daniel parecía encantado de subir desde el difícil STR8 hasta el mejor RB10, el alemán venía de un coche con una adherencia brutal y se encontró con un Red Bull con muchísimo menos agarre atrás, el talón de Aquiles del tetracampeón. Ricciardo, preparado para bailar con la zaga a base de aportes agresivos y correcciones, era mucho más que un Seb que por momentos iba despendolado (Bélgica fue tal vez el mayor ejemplo). El Red Bull de 2015, más complicado incluso que el anterior (¿tal vez por el “paso a un lado” de Adrian Newey?), nos permitió ver a un Daniel en plena forma, sólo que lejos de victorias y podios.

En las primeras carreras destruyó a un Daniil Kvyat al que le faltaban aún varios puntos de cocción. Si al lado de Vettel Ricciardo parece un piloto reactivo, el australiano pasa por un manipulador perfecto al lado del salvaje ruso. Todo reflejos, impulsos y reacciones a lo que le dice el coche. Su velocidad está fuera de toda duda, y seguramente su tope de rapidez pura sea superior al de Ricciardo (al estilo de lo que ocurre con Hamilton-Rosberg). Su exagerada entrada en curva recuerda a la del primer Alonso (como referencia, no está nada mal), pero su afán por llevar gran velocidad al inicio le obliga o bien a dar gas demasiado tarde o bien a hacer una corrección que le deja vendido. Busca muchísimo los límites de la pista, pisando rayas blancas y briznas de césped que le hacen cometer sonados errores por ir tan en el filo de la navaja. Al estilo de Carlos Sainz, otro piloto reactivo, su velocidad en agua es muy buena, pero es más proclive al fallo. Hasta Austria inclusive, Ricciardo dominaba 36-19 en puntos a un Daniil que ya había sido avisado en su equipo para que mejorase el juego. Pero de Silverstone en adelante, Red Bull dio con el problema del RB11. Trajeron numerosas mejoras aerodinámicas y el comportamiento del coche avanzó considerablemente. Kvyat pasó a ir mucho menos despendolado y comenzó a batir a su compañero, que ya no podía aprovechar su ventaja en experiencia para domar bólidos descarriados. Así, el ruso acabó la temporada por delante en el marcador, 95-92.

Abiteboul Horner

La cordialidad entre Cyril Abiteboul y Christian Horner no duró muchas carreras. (Fuente: lamaximablog.com.ar)

Pero más allá de esta apasionante batalla entre dos pilotos muy a tener en cuenta, lo cierto es que el futuro cercano de Red Bull no parece muy halagüeño. A pesar de sus amenazas de abandonar la Fórmula 1 por no encontrar un motor competitivo, finalmente serán parte de la parrilla en 2016. Pero la probabilidad de que sean candidatos al título del mundo es ínfima, por un motivo fundamental: nuevamente, su propulsor. Rebautizado Tag Heuer, el Renault debería seguir estando a la zaga de los más competitivos Mercedes y Ferrari, salvo sorpresón durante el invierno. Y de todos modos, con los franceses a los mandos de otra escudería, existe la posibilidad de que en Viry apenas se molesten en integrar al 100% el motor con el chasis de Milton Keynes, sino que preferirán enfocarse en rehacer el coche que tenía pensado Lotus para 2016 y por tanto dedicar muchos más recursos a su equipo oficial antes que al cliente, al contrario de lo que tal vez ocurría en 2010, donde RB sí que era una baza para ganar el título. Además, la agria disputa entre uno y otro bando en 2015 seguro que no facilita las cosas; recordemos que la solución Tag Heuer tiene pinta de provisional, a la espera de que Red Bull pudiera contar con un motor independiente o con un nuevo fabricante en 2017. Sin embargo, parece que ninguna de esas cosas va a ocurrir, y más allá de la reducida aportación de Mario Illien, que trabaja para el equipo afinando los motores (e incluso propuso una evolución de motor para Renault durante 2015, que los franceses rechazaron aplicar), es difícil pensar que Red Bull pueda asentarse como fabricante.

Por tanto, y como declaró Newey hace unos días, “estamos ante un panorama en el que solo un equipo de fábrica de Mercedes, y quizá uno de Ferrari, pueden llegar a ganar carreras y campeonatos porque la categoría está muy dominada por los motores“. Es decir, Red Bull se descarta de la pelea por las victorias en 2016 y lo que es peor, no tiene ni idea de lo que podrá ocurrir de 2017 en adelante. Toro Rosso, más pequeña, puede pasar por el oprobio de aceptar motores con 1 año de antigüedad, pero una solución así en el equipo principal equivaldría a renunciar del todo a las victorias. Y con el presupuesto que manejan, Dietrich Mateschitz sólo quiere estar en la F1 para ganar. Así las cosas, la duda es inevitable… ¿será 2016 el canto del cisne para Red Bull?

5 comments

  1. Tovarich Pavel · febrero 1

    Es realmente una buena pregunta cuestionarse sobre el dominio del motor sobre los demás componentes. Es claro que el motor es el corazón del auto, puedes tener un chasis con aerodinámica increíble, pero sin corazón no anda. Pregunten en Honda. Sin embargo, resulta muy interesante analizar hasta donde va a tener repercusión el motor el próximo año. Definitivamente Ferrari y Mercedes no le iban a dar su motor a Red Bull para que les pasara por encima, ojo, tampoco creo que lo vaya a hacer Renault. Si bien les puede proporcionar un motor fiable desde el principio, no contarán con las actualizaciones. Considero que para ambos equipos, como en la mayoría de los casos, es un año de transición. Me resulta también bastante llamativo saber que va a ocurrir entre Toro Rosso y Haas, ambos con motores Ferrari, sólo que el primero con una especificación de 2015 y el otro con la 2016. La mejora del motor ferrari permitiría a Haas ponerse a la par de Toro Rosso?? La verdad se poco de motores pero me parece interesante plantear estas dudas… Que creen ustedes???

    Me gusta

    • guillerus · febrero 1

      Creo que a pesar de contar con motores Ferrari de última especificación, Haas no va a estar a la altura de Toro Rosso, al menos en circuitos “normales”. No hay que olvidar que este año Toro Rosso contaba con un chasis muy competitivo, me atrevería a decir que casi a la altura del de Mercedes y mejor que por ejemplo el de Ferrari, y han plantado mucha cara en los circuitos en los que el motor no era un elemento tan indispensable. Por lo tanto, tenemos un chasis a priori muy competitivo (Toro Rosso) contra un chasis Dallara (Haas), que ahora tengo dudas de si Dallara lo ha diseñado al completo o solo en partes, pero los últimos ejemplos que tenemos de chasis Dallara no los dejan en muy buen lugar.
      Además, tras dos años con estos motores, cada vez hay menos margen de evolución en los motores, por lo tanto no creo que haya tanta diferencia entre la especificación de 2015 y la de 2016. Sí, estos últimos serán mas potentes y mas fiables, pero el motor con el que ha contado Ferrari este año estaba muy cerca del Mercedes.
      Así que yo hago mi apuesta a favor de Toro Rosso 😉

      Me gusta

      • diezcilindros · febrero 1

        Sin ser tan positivo con el STR10 :D, yo también creo que como chasis era seguramente uno de los 4 mejores de la parrilla. Por eso, creo que en las primeras carreras STR, si hace un coche tan bueno como el anterior, es candidato real a “mejor de los demás”, tras Mercedes y Ferrari. Y en la clasificación al final de temporada, sí que creo que Toro Rosso acabará muy cerca de Red Bull. No me atrevo a decir si por delante o por detrás :D. Pero vamos, que yo como futurólogo aviso que no me ganaría la vida :).

        Off-topic total, Maldonado abandona la Fórmula 1. A ver quién es el sustituto (aunque todo apunta a Magnussen, tampoco quiero caer víctima de la rumorología), algún articulín habrá que hacer sobre el asunto.

        Me gusta

  2. guillerus · febrero 1

    Con Red Bull yo tengo, por así decirlo, sentimientos encontrados.
    Por un lado, es comprensible su queja debido a la falta de competitividad del motor Renault, ya que ha demostrado ser de lejos un motor mucho peor que los de Mercedes y Ferrari, estando si me apuráis poco por encima incluso del motor Honda. Para mí, es muy triste que un equipo de ingenieros de la calidad del de Red Bull, este Newey o no metido de por medio, no pueda demostrar su potencial debido a las deficiencias del motor.
    Por otro lado, también pienso que la situación de Red Bull se la han creado ellos solos con su arrogancia. Vale que vengas de ganar 4 títulos de manera casi incontestable y que eso haya sido en gran parte a Newey y al resto del equipo de ingenieros (obviamente solo hablo del equipo técnico, no entro a hablar de Sebastian Vettel, el cual me parece un piloto enorme), pero Renault tambíen ha tenido parte de culpa en los éxitos. Y si cuando las cosas van mal te dedicas a culpar de todo a tu fabricante de motores pensando que cualquier fabricante estará deseando motorizarte porque eres “el mejor equipo”, pues entonces ninguno va a querer proporcionarte material. No imagino a Mercedes o Ferrari arriesgándose a que Red Bull les haga publicidad negativa con sus continuas quejas y faltas de respeto. Eso sin contar con la imagen que podría suponer que les derrotara su equipo cliente.

    En resumen, situación pesimista pero merecida en mi opinión. Se creían dioses y se han dado de bruces con la realidad de este deporte.

    Me gusta

  3. Dg Fabian T F · febrero 16

    excelente analisis sobre l situacion de RedBull

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s