Modestia aparte

Los mejores capítulos de la historia de la Fórmula 1 los han escrito grandes escuderías como Ferrari, McLaren, Williams o Lotus. Sin embargo, el deporte ha contado a lo largo de sus 66 temporadas de existencia con multitud de equipos que parecían competir en otra categoría. Intentos aventurados, fracasos estrepitosos y hasta peligrosas presencias. Damos un repaso a aquellos equipos que, tal vez sobrepasando el límite de la humildad, dejaron claro que en la Fórmula 1 triunfar es difícil, pero el sueño de participar es realizable.

————————————————-

¿Se imaginan un equipo que a lo largo de todo un año no consiguiera ni clasificarse para la salida de un GP? ¿O una escudería que no pudiese sustituir a un piloto por otro que aportaba más dinero y decidiese hacerle la vida imposible? Y si les contamos que un proyecto duró sólo una carrera en la que se quedaron a más de 11 segundos de la pole, ¿qué opinarían? La Fórmula 1 ha estado llena de equipos que han pasado penurias (Jordan, Minardi, Hispania, Super Aguri…), pero todas ellas han competido con dignidad e incluso alguna ha gozado de éxitos en sus buenos tiempos. Este artículo va dedicado a aquellas nefastas tentativas en las que valientes empresarios creyeron que sólo con algo de dinero se podía competir en la máxima categoría del automovilismo. Allá vamos.

Moreno Moda

Roberto Moreno en Mónaco, único GP en el que un Andrea Moda se clasificó. (Fuente: Wikipedia.org)

Andrea Moda: una escudería cuyo propietario merodeó con los límites del Código Penal, Andrea Moda “compitió” (es un decir) en 1992, comprando los restos del nada exitoso equipo Coloni. El propietario, Andrea Sassetti, era un empresario del calzado con cierta fama de “playboy” que decidió hacerse notar con una en apariencia arriesgada maniobra de marketing. Pronto quedó claro que había poco dinero para aquella aventura, pues Andrea Moda tuvo que hacer correr los viejos chasis de Coloni con distinto motor (Judd) y caja de cambios. La FISA solicitó la fianza de 100.000 euros como nuevo equipo y Sassetti reclamó que ellos simplemente eran una escudería existente rebautizada. La Federación no aceptó esa observación e incluso les recordó que no podían competir con un coche ya empleado, por lo que se les prohibió disputar el primer GP, Sudáfrica. Sassetti convenció a Nick Wirth, ingeniero de Simtek, de usar los BMW “laboratorio” diseñados para 1991 que no llegaron a ponerse en pista. De forma milagrosa (y con la connivencia de Max Mosley, presidente de la FISA y anterior accionista de Simtek), el equipo consiguió construir 2 chasis, pero no pudieron ser enviados a tiempo a México para la segunda carrera, lo cual decepcionó a sus pilotos Alex Caffi y Enrico Bertaggia. Sassetti no se anduvo con chiquitas y despidió a ambos por sus protestas, contratando a Roberto Moreno y Perry McCarthy. Y agárrense, porque lo malo ni siquiera ha empezado.

McCarthy no pudo obtener su Súperlicencia para el tercer GP, Brasil, y casi que fue mejor, porque de los dos chasis construidos por Andrea Moda, sólo uno estaba medianamente listo para usarse. En España, ya con los dos pilotos a bordo, Moreno dio 4 vueltas en la preclasificación y McCarthy sólo pudo recorrer ¡18 metros! antes de que su motor expirara. Para entonces, Bertaggia había vuelto a Sassetti con unos patrocinadores que aportaban un millón de euros bajo el brazo… pero habían agotado el cupo de cambios de pilotos, y no pudieron contratarle. Sin un duro y con un piloto que no querían, Andrea Moda se centró únicamente en el coche de Moreno, dejando al bueno de Perry con, literalmente, los restos. En Mónaco, Roberto logró la heroicidad de clasificarse, y decidieron que McCarthy no diera ni una sola vuelta para mantener su coche como el de reserva del brasileño. En Canadá Andrea Moda se quedó sin motores, presuntamente por falta de pagos, y en Francia una huelga de camioneros bloqueó el acceso del equipo al circuito. El mobbing a Perry se mantuvo en su carrera de casa, Gran Bretaña, cuando sólo dispuso de los neumáticos de lluvia que Moreno había utilizado anteriormente, ¡cuando la pista ya estaba seca! En Hungría, directamente le impidieron preclasificar, sacándole a pista con sólo 45 segundos de tiempo, lo cual motivó la intervención de la FISA para que permitiese participar a su piloto. La tragedia se rozó en Bélgica, cuando el coche de McCarthy contó con una transmisión defectuosa de su compañero y sufrió un grave accidente en Eau Rouge, del que salió ileso. Estaba claro que Andrea Moda no tenía financiación para seguir adelante, los patrocinadores se habían retirado y en el paddock de Spa Sassetti fue arrestado por presunto fraude. El equipo dejó de participar y pasó a la historia como uno de los más vergonzantes de la historia, pero Perry sacó el suficiente ánimo para escribir un libro sobre aquello: “Flat Out. Flat Broke. Formula 1, the hard way!“. Recomiendo que, si quieren completar la historia, lean el hilarante artículo que en su tiempo se escribió en el blog “Vicisitud y sordidez“. Que no falte el humor.

Life

Parece un Ferrari… pero es Life, la peor escudería de la historia.
(Fuente: Wikipedia.org)

Life: considerado por muchos como el peor equipo de la historia de la Fórmula 1, lo cierto es que este apelativo no tiene en cuenta los centenares de intentos privados a lo largo de toda la historia. Pero Life realmente hizo mucho por ganarse esa consideración. Ernesto Vita, otro empesario, compró el chasis de una tentativa fracasada del año anterior, First Racing, y lanzó el equipo Life. Desde el primer momento quiso revolucionar el deporte, y de la mano de Franco Rocchi ideó un motor W12, con 3 bancadas de 4 cilindros. Una disposición completamente disparatada, cuyos derechos fueron comprados por Vita con el objetivo de venderlos a otras escuderías. Pero nadie quiso arriesgarse a montar ese alocado propulsor, así que el bueno de Ernesto decidió usarlo en su nuevo equipo, el chasis First superó los crash test y se inscribió en el campeonato de 1990. Con Gary Brabham, hijo del legendario tricampeón del mundo “Jack Black”, en el bólido, tal vez algunos esperaban que hubiera ramalazos de talento y buenos momentos para el equipo, que contaba con que el apellido atrajese a patrocinadores y aficionados.

Pero la dura realidad se impondría. El L190 (así se llamó al coche) estaba muy, muy lejos de lo mínimo exigible para la Fórmula 1. Sus suspensiones y transmisión habían sido desarrolladas con un ridículo presupuesto, el bólido era extremadamente pesado y su motor era tan lento como poco fiable. Por no tener, ¡no tenía ni radio! Gary tampoco demostró heredar la calidad de su padre, y su carrera duraría sólo 2 preclasificaciones. La primera, en Estados Unidos, vio a Gary acabar a ¡30 segundos del penúltimo! El motor duró apenas 5 vueltas. En la segunda, en Brasil, Brabham apenas recorrió 400 metros antes de que su motor se rompiese, según se dice porque los mecánicos olvidaron ponerle aceite. El británico no toleró más desastres y abandonó la escudería. Tal vez hayan notado que sólo hablamos de un piloto, y es que, en efecto, Life sólo tenía un coche. Así, sin Brabham en él, Life le sustituyó por Bruno Giacomelli, cuyo último GP databa de 1983. El veterano piloto italiano no pudo tampoco hacer nada al respecto. En San Marino su mejor vuelta se quedó a casi 6 minutos de la pole (!) y en México a 2 minutos y medio, pero en los GGPP en los que “nada” (ejem) fallaba, su distancia media al más rápido de la preclasificación era unos 25 segundos, que ya está bien. De hecho, en el GP de Gran Bretaña, Giacomelli fue más lento que la pole del mismo GP… ¡de 1967! Varias categorías inferiores, como la Fórmula 3, eran más rápidas que el L190, cuyo motor arrojaba 200 caballos menos que la competencia. Su mejor intento fue en Mónaco, donde se quedó a 19.8 del tiempo de la pole. Vita cambió de motores para Estoril, pasando al Judd V8 (el mismo que Andrea Moda), pero el propulsor no entraba en la zaga del L190, y harto del ridículo puso fin a su equipo. Probablemente, la peor presencia de una escudería en la Fórmula 1.

MasterCard Lola

No encontrarás fotos en otros circuitos de Gran Premio. MasterCard Lola en Melbourne, su única aparición. (Fuente: 8000vueltas.com)

MasterCard Lola: el nombre del equipo es más largo que su recorrido en el deporte. Y es que MasterCard Lola sólo apareció en un Gran Premio. Tan breve aparición merece un recuerdo en los libros de historia, y este artículo tratará por tanto de honrarlo en la medida de lo posible. Lola es un nombre de gran tradición en la Fórmula 1, como diseñador de chasis durante varias temporadas para otros equipos de poca enjundia (Reg Parnell, Embassy-Hill, FORCE, Larrousse, Scuderia Italia…). A finales de 1996, Eric Broadley, director de la marca, decidió que Lola entraría como escudería propia en 1998. De este modo se daba el margen de un año que todo equipo nuevo debería aceptar para llegar a la F1 bien preparado. Sin embargo, el patrocinador principal de la aventura, MasterCard, presionó fuertemente para aparecer en el deporte ya en 1997, ante lo cual el equipo tuvo que hacer correr un chasis basado en un IndyCar y un motor Ford de 1996, debido a la falta de tiempo para desarrollar cualquier otra solución. Al contrario que Life, Lola sí que pudo contar con dos coches, los cuales serían conducidos por Ricardo Rosset y el debutante Vincenzo Sospiri. Pero en el circuito de Albert Park, escenario de la primera carrera de la temporada, pronto quedaría claro que el equipo estaba lejos de los estándares mínimos de la F1. Con la normativa del 107% obligando a que los tiempos no superaran ese porcentaje con respecto al registro de la pole, Sospiri se quedó a 11.6 segundos de Jacques Villeneuve y Rosset a 12.7. es decir, un 113% y un 114,2%, el doble de lo permitido. Los coches por tanto se quedaron sin correr, y el equipo viajó a Brasil esperando mejor suerte. Pero antes del segundo GP Lola anunció la retirada de la competición por problemas financieros (6 millones de libras de deuda en apenas unos meses de existencia). Así acabó uno de los pasos más fugaces de un equipo en la historia del deporte.

Existen otros nombres que tampoco han hecho historia en la Fórmula 1, como Maki, EuroBrun, Forti, Scarab o Tecno, y tal vez no sean detallados en este artículo sólo por falta de tiempo y espacio, pero sin duda Andrea Moda, Life y Lola fueron los máximos exponentes de la lentitud o de la absoluta carencia de medios. Aquellos que creen que McLaren-Honda estuvo en 2015 lejos de la cabeza, tal vez deberían repasar la historia del deporte y ver que siempre hubo alguien peor.

Anuncios

3 comments

  1. guillerus · febrero 4, 2016

    Muy interesante el artículo, ¡esta genial!

    Aunque viendo lo que he leído, no sé porque se considera a Life como el peor equipo de la historia de la F1. Vale que los datos que aparecen son… sonrojantes por decirlo de una manera bonita, pero a mí el que más me ha llamado la atención ha sido el de Andrea Moda. Hablo desde el desconocimiento total y absoluto, pero por lo leído, opino que había un enorme grado de incompetencia en ese equipo, por encima de los otros mencionados, y ya ni mencionar del supuesto fraude del dueño del equipo y de la manera de tratar a su segundo piloto.
    Muy buen artículo, me ha resultado muy ameno y curioso 😉

    Me gusta

    • diezcilindros · febrero 4, 2016

      Está claro que la actuación de Andrea Moda es tremendamente incompetente, temeraria y poco ética, pero creo que a Life se le considera “el peor equipo” en términos de rendimiento. Es decir, Roberto Moreno consiguió clasificarse una vez y dio creo que 11 vueltas en el GP de Mónaco, pero es que en la ocasión que más cerca estuvo Life de hacerlo se quedó a 19.8 de la pole. Es terrible.

      La historia de McCarthy es tremenda. Me imagino a Andrea Sassetti desesperado por no poder bajarle del coche, pero es que lo de centrarse en Roberto roza el ridículo. Me pregunto si no podrían haber hecho un Life y correr sólo con un coche, aunque sea indemnizando a Perry, pero es que igual no había ni dinero para el finiquito.

      Me gusta

      • Diego · febrero 4, 2016

        Muy buen articulo. Muy interesante y de profundo desconocimiento por mi parte.
        Felicitaciones!

        Saludos,
        Diego.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s