Canadá 2007: el día que todo cambió

El Gran Premio de Canadá de 2007 lo tuvo absolutamente todo. Montréal fue el escenario de las primeras pole y victoria de Lewis Hamilton, y aunque entonces no lo sabíamos, este GP pudo ser el que cambió la trayectoria deportiva de Fernando Alonso. Una simple pasada de frenada en la Q3 transformó lo que habría sido una carrera sencilla con la que afianzar su posición en McLaren y lo convirtió en un día horrible, en el que cedió unos puntos que le acabaron costando el título mundial. Entre medias, accidentes de todo tipo, marmotas, podios insospechados, penalizaciones, descalificaciones, tácticas agresivas e incluso el mejor día de la vida de un pequeño equipo.

————————————————-

Suena fuerte intentar resumir un año tan complicado a nivel personal para Fernando Alonso en su equipo de entonces, McLaren, en sólo una carrera que, según saliera cara o cruz, dirimiría el futuro del español. Probablemente, ocurriera lo que ocurriera en el Gilles Villeneuve aquel domingo 10 de junio de 2007, Fernando tendría que abandonar Woking. Pero sí que es cierto que toda la polémica de dicho año se gestó en torno a estas fechas. 15 días antes, Alonso lideró un doblete McLaren en Montecarlo, pero la FIA investigó una posible orden de equipo que presuntamente evitó que Lewis luchase por la victoria. En principio, Hamilton podría haber adelantado a Fernando si se le hubiera permitido parar a repostar mucho más tarde que él, pero debido a la disparatada normativa del Safety Car existente por aquel entonces (luego volveremos sobre ello) el equipo consideró apropiado hacerle parar pronto y evitar riesgos, pidiendo posteriormente a ambos pilotos que rebajaran revoluciones y llegasen a meta, algo que Lewis declinó hacer, en teoría enfadado por haberse visto privado de la oportunidad de pelear por la victoria. La prensa inglesa hizo campaña en favor de su protegido y el ambiente anduvo enrarecido para cuando el Gran Circo llegó a Montréal.

Salida Canadá 2007

Alonso va derecho a la escapatoria de la curva 1, la primera de sus 4 salidas en ese punto aquel día. (Fuente: f1fanatic.co.uk)

La sesión de clasificación sería fundamental, y en el primer intento en la Q3 Fernando hizo la pole provisional. No obstante, la pista mejoraría unas centésimas y habría que dar el máximo en el último giro. Lewis se puso primero con un 1:15.707, pero Alonso había marcado violeta en los dos primeros parciales. Sin embargo, en la horquilla L’Épingle, se pasó de frenada, pisó las virutas y perdió unas décimas preciosas. Primera pole de su carrera deportiva para Lewis Carl Hamilton. Y con lo difícil que es adelantar en Fórmula 1 (y por aquel entonces, más), la carrera de Fernando estaba muy comprometida. Se la tuvo que jugar en la salida, intentando pasar por fuera a Lewis, pero en la curva 1 se fue largo, atravesando la hierba y perdiendo un puesto con Nick Heidfeld. Para colmo, granuló sus Bridgestone principal en la estela del alemán y no pudo rebasar al BMW. De hecho, Fernando se salió dos veces más en la misma curva 1. En la primera perdió aún más metros y en la segunda fue adelantado por Felipe Massa, poco antes de que llegara el turno de las primeras paradas. Al menos, había conseguido ahorrar una vuelta de combustible y podría intentar atacar para recuperar las posiciones perdidas. Pero aquel día nada le saldría bien: eso fue su perdición.

Al disponer de esa vuelta extra, ahora iba a una estrategia idéntica a la de Lewis. El equipo decidió parar primero al inglés porque era el español quien necesitaba retrasar lo máximo su parada para intentar adelantar. Pero mientras Fernando daba su última vuelta de stint, Adrian Sutil se estrellaba contra el muro de la curva 4 y provocaba la salida del Safety Car. En 2007, la nueva normativa indicaba que en cuanto se desplegara el coche de seguridad se cerrarían los semáforos del pit lane y se prohibiría repostar. Con esto se intentaba evitar que los pilotos siguiesen yendo a fondo bajo SC mientras había un accidente, lo cual en ocasiones causaba problemas. Pero claro, la contrapartida era evidente… ¿qué pasa si te toca repostar en la misma vuelta en que sale el Safety Car? Pues que serías sancionado con un stop&go. Y en la fatídica vuelta 23, Fernando se vio obligado a entrar y aceptar su sanción (así como Nico Rosberg), antes que quedarse tirado. El resto de contendientes que aún debían detenerse pudieron esperar hasta que el pit lane se abriera (lo cual ocurría cuando todos los coches se alineaban detrás del SC). Pero dos de ellos, Massa y Giancarlo Fisichella, no repararon en que aunque el semáforo de entrada estaba verde, el de salida estaba rojo (algo que 12 meses después provocaría un curioso accidente), y unas vueltas después, como le ocurriera a Juan Pablo Montoya en 2005, fueron descalificados. Cuando se retiró el Safety Car, y ninguna de las sanciones se había hecho efectiva todavía, Robert Kubica se lanzó a por Jarno Trulli, precisamente en la horquilla L’Épingle. El italiano hizo un movimiento y Robert impactó contra su zaga. El F1.07 se levantó y se fue directo contra un muro de hormigón, sufriendo un impacto brutal. El accidente, que unas décadas antes habría supuesto muy probablemente el fallecimiento del piloto, se saldó con una conmoción cerebral y una torcedura de tobillo. Los médicos le aconsejaron no correr en el siguiente GP, Estados Unidos, y aquel día Kubica fue reemplazado por el tercer piloto de BMW, un nombre muy familiar.

Kubica Canadá 2007

El espantoso accidente de Robert Kubica hizo que todos temiéramos por su vida. (Fuente: f1-fansite.com)

Este segundo Safety Car terminó de enloquecer el Gran Premio. Fernando Alonso, relegado a las últimas plazas por su stop&go, empezó a remontar como un poseso, marcando la vuelta rápida absoluta por el camino. Por arriba, con el modesto Super Aguri, Anthony Davidson se encontraba 3º… hasta que una marmota (!) se le cruzó en el camino en la vuelta 37. El pobre animal fue atropellado a gran velocidad por Anthony, cuyo coche quedó muy afectado, hasta tal punto que en la última chicane los frenos no respondieron y el inglés entró en el pit lane, ¡cuando nadie le esperaba! Tan sobresaltado fue el GP que mientras los mecánicos salían apresuradamente a atender al #23, las cámaras rápidamente tuvieron que enfocar a otro punto de la pista, pues Rosberg y Trulli acababan de tener el incidente más absurdo del año: un trompo sincronizado, ¡sin tocarse! Christijan Albers provocaría unas vueltas más tarde el tercer Safety Car; Alonso, que había recuperado hasta ponerse a la zaga de Kimi Räikkönen, esta vez pudo esperar hasta la apertura del semáforo, y protagonizó un tremendo “duelo de mecánicos” con el finlandés, a quien rebasó gracias a la mayor pericia del equipo McLaren. Uno de los siguientes objetivos del español era Vitantonio Liuzzi, pero el italiano se estrelló contra el “muro de los campeones” y Bernd Mäylander visitó ¡por cuarta vez! la pista. Fernando intentó aprovechar la confusión del impacto de Liuzzi para rebasar a Trulli, pero se volvió a pasar de frenada en la curva 1 (¡también por cuarta vez!) y perdió el puesto con Kimi y con Ralf Schumacher. Jarno usó este SC para detenerse por última vez en boxes, pero quiso batir su anterior registro de accidente tonto y, en la salida del pit lane, se pasó de frenada con neumáticos fríos y se fue recto contra las protecciones.

Alonso granuló rápidamente los súperblandos y se quedó vendido frente a sus rivales. El más inteligente de todos fue Takuma Satō; su equipo, conocedor de los problemas que tenía con estos neumáticos, decidió que los calzara durante sólo 1 vuelta, y bajo condiciones de Safety Car para perder menos tiempo. Así, Takuma se encontró en medio del grupo con los neumáticos adecuados y capacitado para adelantar a cualquiera. Primero rebasó a Ralf, y luego, en una pasada tremendamente simbólica, al McLaren de Alonso. Taku acabaría finalmente 6º, el mejor resultado de la historia de Super Aguri. Quinto acabó Räikkönen, detrás de su compatriota Heikki Kovalainen, que tras unos 5 primeros GGPP nefastos, se estrelló en la Q1 y partió 22º, con su asiento en Renault pendiendo de un hilo. Pero se rehizo en carrera, evitó todos los problemas y acabó en un 4º puesto que le relanzó para el resto del año. El tercero, también tras caer en Q1 y con su lugar en Williams de igual modo bastante amenazado, fue un sorprendente Alex Wurz, que desafió a la lógica llevando el denostado neumático súperblando ¡40 vueltas! Y por si fuera poco, con el alerón trasero bastante dañado después de chocar con Scott Speed en las primeras vueltas. El segundo fue Heidfeld, que le daba el mejor resultado de su historia a BMW, y el ganador, un hombre completamente ajeno a este caos, y que tuvo una carrera tremendamente sencilla, Lewis Hamilton, su primera victoria en Fórmula 1. ¿Es aventurado decir que este GP cambió la trayectoria de Fernando Alonso? Bueno, tal vez un poco. ¿Pero quién sabe si la situación en McLaren podría haber sido mucho más tranquila de haber tenido el orden lógico (es decir, el bicampeón delante y el debutante detrás)? Los puntos que perdió en Montréal fueron más de los que le faltaron en Brasil para ganar el Mundial. ¿Qué habría sido de Fernando con 3 títulos en el bolsillo? Y todo por una pasada de frenada en Q3…

Anuncios

4 comments

  1. guillerus · febrero 11, 2016

    Uf, pues si que pasaron cosas en ese GP. Yo únicamente recordaba el accidente de Kubica porque se me quedó marcado a fuego en la retina, recuerdo que me quedé “pálido” cuando lo vi en directo.
    Respecto a las últimas preguntas, no creo que este fuese el detonante de todo lo que le haya podido ocurrir. Esto podría deberse más a un cúmulo de circunstancias unida a una situación tensa por el GP de Mónaco. Pero luego tuvo también errores “de campeonato” como el aquaplaning en Fuji que le costaron un 0, y sanciones incomprensibles como la de Hungría.
    Yo más bien diría que los detonantes de su trayectoria fueron Ron Dennis y la prensa inglesa, y esa temporada se puede resumir en una frase de este último: “No corríamos contra Kimi, corriamos contra Fernando”. A Mclaren le perdió el ansia de querer un campeón inglés en un equipo inglés, y al final salieron todos escaldados.
    Eso por la parte de Mclaren. Por la parte de Fernando, si hubiera sabido gestionar mejor su ego (cosa difícil en cualquier piloto de F1), posiblemente contaría con 3 títulos o alguno más.

    Me gusta

    • diezcilindros · febrero 11, 2016

      La temporada 2007 da para más de un libro, y en cierto modo lo de intentar encontrar un solo GP en el que decir “aquí cambió todo” pues es complicado. Pero quería escribir este artículo para sembrar la duda. Simplemente pensemos en el contexto: Alonso hace la pole en Canadá y gana fácilmente; es Lewis el que se come el problema con el Safety Car y pierde unos cuantos puntos. Es decir, Fernando se va a Indy con 2 victorias seguidas y algunos puntos de ventaja sobre Lewis; el inglés sigue siendo 2º y no se despierta ninguna fiebre por su primera pole y victoria: ¿podría todo ello haber creado una imagen de “número 1” que le protegiera de lo que sucedió después? Si Lewis se le subió a las barbas tal vez sea porque, después de Montréal, el que era flamante líder con 8 puntos de ventaja era él. ¿Qué te parece como teoría para reflexionar un rato? :P.

      Pero vamos, que más allá de eso, Canadá 2007 fue una auténtica locura de carrera. 1500 palabras se me han quedado hasta cortas para describirla :D.

      Me gusta

  2. SportPrototipos · febrero 12, 2016

    Caray, ves cualquier monoplaza de 2007 y…. !! Incluso hasta parecen un F1 !!

    Ves uno de 2015 y se te cae el alma a los pies. Cualquier cortacesped bigotudo tiene mas pedigrí…

    Echo en falta la estética años 90 en circuitos tecnicos: dobles alerones traseros, pontones con varios apéndices… Llamadlo barroco, recargado o como queráis. O estética rollo Jordan 191, minimalista extremo !

    Y cuánto daño hace correr para consumir poco, como madrileños camino de la playa….que vergüenza.

    Me gusta

  3. Diego · febrero 13, 2016

    Hola!

    Movidita carrera en el 2007!
    No la recordaba con tanto detalle, como dice guillerus, yo tambien me quede con el accidente de Kubica y con los SC.

    Yo soy del pensamiento de que, polemicas aparte, Fernando cavo su propio hoyo.
    Era mas o menos evidente de que Lewis era el niño mimado de la escuderia britanica, aun asi su talento era innegable y probablemente con prespectivas a igualar o superar el del propio Alonso.
    En su “sabiduria” Ron eligio poner a Lewis a su lado, imagino, con la esperanza de convertirlo en campeon del mundo y sobretodo, promocionarlo. La situacion se torno extremamente competitiva dentro del nucleo de McLaren, con un Fernando descontento por el trato de favor mediatico y por la competencia feroz que representaba tener la directa amenaza por el campeonato en tu equipo.
    Supongo que Fernando preferia, en ese momento, que le sentaran a un piloto dos para ayudarlo a alzarse con el titulo. El fichaje de Hamilton, no parecia ir en la misma direccion…

    Pienso que quizas, si Fernando no hubiera tenido tanta prisa por ganar su tercer titulo…probablemente hoy contaria con varios mas.

    Recuerdo el 2007 por estos cruces dentro de McLaren y creo, que fueron potenciados por ambas partes por igual. Habria que vivirlo desde dentro para saber con exactitud como se desataron los acontecimientos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s