Seguir sobreviviendo

Sauber sigue obrando el milagro de mantenerse en la parrilla año tras año a pesar de un exiguo presupuesto. Y lejos de convertirse en la nueva Jordan o Minardi (aunque puede que acaben destinados a ello), el equipo suizo sigue mostrando un rendimiento competitivo. En 2015 acabaron por delante de McLaren, pero 2016 será una historia mucho más complicada. No podrán poner el nuevo coche en pista para el primer test, ya que no han podido adaptarse a la modificación del calendario previsto inicialmente, y sus rivales directos han mejorado mucho. Pero por muy duro que sea el año, tengan por seguro que Sauber sobrevivirá. Como siempre hace.

————————————————-

Si uno se pregunta cuál es el equipo privado por excelencia, a día de hoy tiene que decir Williams. Pero si hay uno que evoca especialmente el espíritu del humilde aventurero que se atrevía a plantar su escudería en la parrilla (aunque con mucha más profesionalidad que las nombradas en el artículo enlazado), sin duda es Sauber. Radicados en la tranquila Hinwil, en Suiza, no hay ninguna escuadra a lo largo y ancho de la parrilla que dé la sensación de estar más lejos del corporativismo y el politiqueo. En una región que tradicionalmente prohibía las carreras (debido a la peligrosidad de las mismas, que tan patente quedó en la trágica edición de Le Mans 1955), tal vez la discreción, como contrapunto a la ostentación, sea el modo más correcto de obrar, aunque está claro que Sauber presume con orgullo de su carácter suizo. Así era el sueño de Peter Sauber, antiguo piloto de resistencia que pronto descubrió que se le daba mejor construir coches que conducirlos, y que tras una exitosa carrera de 20 años por numerosos campeonatos internacionales (donde fraguó una estrecha relación con Mercedes y dio un volante a un jovencísimo Michael Schumacher), decidió lanzarse a la aventura de la mano del motorista alemán: comenzar un nuevo equipo de Fórmula 1.

Giedo van der Garde

Giedo van der Garde metió presión en Albert Park vistiéndose como piloto Sauber. ¡Menudo culebrón! (Fuente: formula1.com)

Entre 1993 y 2005, Sauber nunca ganó un GP, pero con sus escasos medios (Mercedes les abandonó poco después de financiar su fábrica en Hinwil para irse a McLaren, más pudiente; Sauber se asoció con Ferrari por medio de la marca Petronas) consiguieron 6 podios y el honor de haber descubierto para la Fórmula 1 a nombres como Kimi Räikkönen o Felipe Massa, además de haber podido contar en sus filas, debido a la fama de Peter de pagar bien a sus pilotos, con pilotos de la talla de Jean Alesi, Heinz-Harald Frentzen, Nick Heidfeld, Giancarlo Fisichella o el campeón del mundo de 1997 Jacques Villeneuve. La situación económica era demasiado precaria y en verano de 2005 Peter vendió su equipo a BMW, con el objetivo de que su fiel plantilla en Hinwil siguiera adelante. Con la marca alemana llegaron algunos grandes éxitos, como la primera victoria en Canadá 2008, pero la crisis económica mundial hizo que BMW pusiera de nuevo en venta el equipo. Peter no podía permitir que su gente fuera despedida, salió de su retiro y compró de nuevo la escudería. Con la gestión diaria más a cargo de la nueva jefa Monisha Kalterborn, Sauber sigue sobreviviendo… como puede. Y es que 2014 y su siguiente invierno fueron durísimos. Esa temporada sumaron 0 puntos, acabaron décimos en el mundial y la falta de liquidez era evidente. El recurso a los pilotos de pago ya era evidente, pero ello causó una agria disputa legal con Giedo van der Garde, tercer piloto en 2014 y que se garantizó un asiento para 2015. Sin embargo, aparecieron con más apoyo económico Felipe Nasr y Marcus Ericsson y Giedo se vio descabalgado, lo cual propició una situación incómoda: la justicia le había dado la razón al holandés y le dieron el derecho a subirse al Sauber, y el viernes del GP, por riesgo a que se actuase contra el equipo, Sauber no sacó a ninguno de sus pilotos en la FP1. Con la mediación, se supone, de Bernie Ecclestone, el asunto se solucionó, van der Garde sería compensado económicamente más adelante y tanto Nasr como Ericsson pudieron disputar ese grandioso GP en Australia.

Ericsson Nasr

A lo largo del año, Nasr venció a Ericsson. Pero en algunas carreras fueron así de igualados. (Fuente: gpupdate.net)

Y decimos grandioso porque ese 15 de marzo Sauber logró casi el 40% de los puntos de toda la temporada. El C34 fue un coche relativamente rápido al inicio de temporada, gracias al espectacular salto del motor Ferrari, y tanto Nasr como Ericsson consiguieron sumar un buen botín de puntos en ese primer GP: 10 el brasileño, 4 el sueco. El resto del año no sería tan prolífico, pero unidad aquí unidad allá lograron acabar la temporada octavos, por delante de toda una McLaren. Marcus Ericsson fue la regularidad: su 2014 en Caterham no fue nada impresionante, pero en 2015 mejoró algo el juego y supo demostrar cierta constancia, especialmente a media temporada, donde tuvo una buena racha de posiciones finales de puntos (Hungría, Bélgica, Italia). Basó estos resultados en un pilotaje bastante estándar en apariencia, con un giro inicial pequeño y un segundo movimiento más agresivo hacia un vértice tardío. El que brilló en la pareja de Sauber fue Felipe Nasr, pero para su desgracia lo hizo de forma muy intermitente. Los frenos tuvieron la culpa de que apenas pudiéramos ver destellos de su talento. A pesar de que con los Brembo brilló en Australia o China, a partir de Austria (en Canadá, por las características del trazado, probó Carbone Industries con pésimo resultado, accidentes embarazosos aparte) padeció problemas de sobrecalentamiento prácticamente todos los días. Ericsson no tuvo esos inconvenientes y superó en estos meses a Nasr, haciéndonos preguntar si lo visto en marzo y abril era sólo un espejismo. El brasileño, desesperado, probó de nuevo los CI en Singapur y Rusia… y renació, con dos grandes actuaciones que le reportaron un total de 9 puntos entre ambas, destacando el espectacular 6º puesto de Sochi, en un GP en el que los Brembo mandaron a Carlos Sainz al hospital. Claro que para Sauber lo mejor era que sus dos pilotos llevasen los mismos frenos, para evitar complicaciones operativas, y el resto de días Nasr tuvo que sufrir de nuevo con Brembo, con tristes imágenes como su abandono en México tras trompear en la escapatoria, con los frenos completamente acabados. Esperemos que en 2016 podamos ver más regularidad por parte de este rápido piloto, con un estilo relativamente suave que le puede convertir en un gran piloto de domingos. Todavía ha de mejorar en clasificación, donde estuvo muy igualado con Ericsson (10-9 en parrilla, sólo 0,041 segundos de diferencia media entre ellos).

Pero la temporada aún no ha comenzado y Sauber ya se enfrenta a problemas. El calendario inicial de Fórmula 1 ponía el GP de Australia en abril, pero finalmente se adelantó dos semanas, y ello pilló a contrapié al pequeño equipo suizo. A diferencia de sus más poderosos rivales, ellos no han podido adaptarse al nuevo calendario, y por tanto no podrán poner el nuevo coche antes del segundo test de pretemporada, acudiendo al primero con el coche viejo y colores nuevos para aprender de la nueva remesa de neumáticos. No es lo ideal, pero Force India hizo algo similar en 2015 y consiguió acabar 5º entre los equipos. No obstante, un escenario tan positivo es difícilmente imaginable. Sauber tendrá que batirse el cobre con Haas y Manor, siendo los americanos el punto de referencia más claro al llevar el mismo motor. ¿Podrá el tranquilo equipo suizo batir a ambos?

Anuncios

2 comments

  1. SportPrototipos · febrero 15, 2016

    Grande Sauber. Este año la zona baja de la tabla tiene pinta de ir muy muy reñida.

    A mi me gustaban mucho sus decoraciones en los 90. Si no recuerdo mal, fueron los primeros en poner a una tal Red Bull….

    Me gusta

    • diezcilindros · febrero 15, 2016

      Así es ^^. Lo digo a ambos párrafos. La lucha Sauber-Manor-Haas va a estar bien, aunque por el cariño que merecen los suizos espero que estén bastante por delante de los otros dos. Pero tengo muchísimo interés en ver cuál de los enfoques triunfa entre Manor y Haas. Me sorprendería que se metan habitualmente en Q2, pero confío en que estén cerca uno del otro y haya un buen duelo ^^.

      Y en efecto, fue Sauber quien trajo a Red Bull, aunque luego creo que se fueron a Arrows porque Sauber fichó a Kimi Räikkönen en vez de a Enrique Bernoldi, que era el protegido de la marca de bebidas. Qué cosas…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s