Ricciardo Kvyat

Daniel contra Daniil

Aparentemente ante un año de transición, Red Bull ha comenzado 2016 en buena forma, y se encuentra a sólo 3 puntos de la 2ª posición entre los equipos. Gran parte del mérito la tiene un Daniel Ricciardo que ha brillado en Australia y Baréin. Por su parte, Daniil Kvyat no ha sido capaz de meterse en Q3 en ninguna carrera y sólo una inspirada actuación dominical en Sakhir le ha permitido sumar puntos al equipo. ¿Dónde están las diferencias entre australiano y ruso?

————————————————-

4 títulos de pilotos y otros 4 de constructores imponen. Y más si son consecutivos. Y aún más si son recientes. 8 campeonatos dan prestigio, dinero… pero también obligan a rendir. Y Red Bull Racing estuvo muy lejos de ello en 2015. víctimas de un flojo y poco fiable motor Renault y de un RB11 que no heredaba mucho de la excelencia de sus antecesores, Daniel Ricciardo y Daniil Kvyat sufrían para sumar unos pocos puntos. El equipo pequeño, Toro Rosso, a menudo les superaba en buena lid a pesar de contar con el mismo déficit de caballería. Pero a partir de Silverstone todo cambió: el coche sufrió profundas modificaciones y volvieron a ser competitivos. Williams estaba ya demasiado lejos en la tabla, pero al menos pudieron pelear de cerca por las victorias en sitios como Hungría, Singapur y Estados Unidos. En el duelo entre los pilotos, el vaivén fue similar. La iniciativa al principio la llevó Ricciardo, con más bagaje en la categoría para saber sacar el máximo de un coche complicado. Kvyat, por su parte, iba despendolado e incluso desde el equipo se le instó a mejorar, especialmente después de que por debajo Verstappen y Sainz estuvieran maravillando al mundo. Pero desde el GP de Gran Bretaña, las tornas se cambiaron, el ruso comenzó a tomar la delantera y acabó por delante de su compañero en la tabla.

Ricciardo Australia

Ricciardo cuajó una actuación sin mácula para acabar 4º en casa.
(Fuente: sbs.com.au)

Sin duda, este duelo interno será una de las mejores atracciones secundarias de la temporada, y decimos “secundarias” ya que casi nadie, ni siquiera desde dentro del equipo, cuenta con que Red Bull pueda luchar por victorias en 2016. Y tras dos carreras, podemos ver los primeros trazos de esta temporada para Daniel y Daniil: mientras el #26 ha sido incapaz de brillar en la nueva clasificación, Ricciardo ha firmado dos de las actuaciones más descollantes de su trayectoria deportiva. Recapitulemos: tras los tests de pretemporada, todo parecía indicar que el RB12 se encontraría en una teórica sexta posición entre los constructores, aunque no muy lejos del tercero (Williams). Albert Park confirmó algunos de los malos presagios: Kvyat fue víctima de una mala vuelta al inicio de la Q1 y se quedó 18º; Ricciardo pudo encontrar dos décimas sobre los Force India y se metió en Q3, pero Massa y los Toro Rosso le superaron y se quedó 8º. Sin embargo, en carrera Daniel sintió los caballos extra de correr en casa y cuajó una actuación sensacional. El Red Bull sacó sus virtudes a relucir, en forma de bajísima degradación de neumáticos: en el primer stint pudo resistir el masivo undercut que intentaron Sainz y Massa y salió por delante de ambos, y en el segundo pudo alargar sin problemas su juego de blandas; con gomas frescas salió 5º y adelantó al paulista para alzarse a la 4ª posición final. Con un coche para ser 9º, no está mal. Kvyat, el pobre, ni compareció: en la vuelta de formación su RB12 le dejó tirado y dijo adiós. En Baréin, un circuito negativo para su motor por las largas rectas, nadie esperaba que los Red Bull pudieran repetir el relativo éxito de Melbourne. En la Q1, Daniil salvó los muebles y pasó 15º, pero a más de 1,1 segundos de su compañero, y en Q2 la distancia se repitió: Kvyat se quedó en la P15 y Ricciardo pasó a una Q3 en la que de forma inexplicable consiguió vencer a ambos Williams y partir 5º. Y en carrera, se superó: a pesar de cometer el error de no calzar súperblandos más que en el primer stint, el ritmo del #3 fue demoledor y finalizó de nuevo en 4ª posición. Kvyat, por su parte, volvió por sus fueros y se marcó una carrera repleta de adelantamientos, aprovechando en los dos tramos finales la ventaja de los SS y adelantando tanto a Bottas como a Massa, que languidecían con su errónea opción de neumáticos, y acabó 7º.

Kvyat Baréin

La velocidad en clasificación ha desaparecido. ¿Qué le pasa a Kvyat?
(Fuente: f1fanatic.co.uk)

Hasta aquí, los resultados. Y ahora, ¿cuáles son los motivos? Parece claro que Daniel, tras un 2015 irregular, ha alcanzado la madurez: sus dos cuartas posiciones, con coche para arañar apenas los últimos puntos, han sido actuaciones tan impresionantes como sus tres legendarias victorias de 2014. A pesar de que el fuerte del coche no es la clasificación, ha conseguido dar vueltas mágicas como la de la Q3 en Sakhir, y el espectacular ritmo de carrera que el RB12 le permite gracias a su gestión de neumáticos hace el resto. Resulta interesante ver este crecimiento los sábados en un piloto que aún no ha conseguido una pole. Su estilo relativamente convencional de pilotaje, con una frenada tardía y un par de movimientos de volante tirando a progresivos para meter el coche en curva, le permite lidiar con bólidos de todo pelaje. Kvyat, por su parte, se ha encontrado de forma inesperada con un muro los sábados. Comoquiera que durante los entrenamientos libres el ruso está al nivel o por encima de su compañero en velocidad pura (y de hecho ésta es una característica de Daniil), cabe preguntarse si se puede deber a algún factor psicológico. Es decir, Daniil apenas tiene 2 temporadas completas en el deporte y vino directamente desde la GP3. Aún es un piloto que se está haciendo, y su estilo de conducción totalmente al límite (sobrevirador, reflexivo, casi pisando briznas de hierba en las frenadas) se ha revelado ineficaz para domar al RB12 cuando hay que dar el máximo. Con apenas 21 años, tal vez le esté pesando la cansina presencia de Max Verstappen en todas las quinielas del mundo. Todo parece indicar que el segundo volante de Red Bull tiene dueño para 2017 y es holandés, pero Kvyat no debe dejarse confundir por ello: su velocidad siempre ha estado ahí desde su debut, pero ahora mismo no puede canalizarla. El domingo en Baréin, no obstante, supo hacer gala de su pilotaje agresivo para remontar entre el pelotón con algunos adelantamientos a aplaudir, como el que le hizo en la última vuelta a un desbordado Felipe Massa, con la presencia del líder de carrera Nico Rosberg justo delante de ellos.

Debido al desigual rendimiento de uno y otro, fundamentalmente los sábados, cabe preguntarse cuál es el rendimiento real del RB12. No debería ser el que marca Ricciardo, superando por pura inspiración a coches como Williams y Toro Rosso, ni tampoco el de Kvyat, que lo pone por detrás del McLaren. La citada diferencia entre ambos de 1,1 segundos en clasificación es inaceptable, y de momento inexplicable, y sería interesante poder ver si Kvyat puede igualar el nuevo nivel que ha establecido Ricciardo. La remontada de Baréin nos confirma que la velocidad de coche y piloto es tanta como preveíamos, y el déficit del ruso en Q1 y Q2 es tan grande que tiene margen de mejora. Ahora bien, ¿eso les dará para mantener la 3ª posición en el campeonato de constructores durante todo el año? Probablemente no, pero no pierdan de vista a esta pareja. Si Verstappen va a ocupar uno de estos asientos en 2017, no será porque Daniel o Daniil se lo hayan puesto fácil.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s