Rosberg China Carrera

Nico reina en la locura

Parece mentira que, con el trepidante inicio de temporada que estamos teniendo, haya habido un piloto capaz de imponerse en todas las carreras disputadas hasta la fecha. Pero eso es lo que ha hecho Nico Erik Rosberg. Mientras casi todos sus rivales son víctimas de alerones rotos, pinchazos u otras coyunturas desfavorables, el #6 ha conseguido poner rumbo a Europa con un insuperable botín de puntos que nos obligan a preguntarnos sin remilgos: ¿será éste su año?

————————————————-

La historia, a veces, se repite. Y en la Fórmula 1, más aún. En 2011, Pirelli entró en la Fórmula 1 tras una larga ausencia debido al adiós de Bridgestone como suministrador único. A pesar de que veníamos de un campeonato histórico, a la marca italiana se le pidió que sus neumáticos dieran salsa a las carreras, haciendo que fueran tremendamente blandos y obligando a carreras de 2, 3 y hasta 4 paradas, en contraposición a las trilladas tácticas de 1 pit stop vistas en 2010. Pirelli comulgó, y los primeros GGPP de 2011, mientras los equipos se habituaban, se cuentan como los más espectaculares vistos en lo que llevamos de siglo. Curiosamente, aquí en Shanghái se vivió hace 5 años un evento formidable que sirvió para congratular a Pirelli por su buen trabajo. Pues bien, como decíamos, la historia se repite. Y en 2016, después de otro cambio importante en la normativa de neumáticos (el archifamoso tercer compuesto en carrera), de nuevo la Fórmula 1 puede decir que sus carreras son un auténtico espectáculo.

Salida China Carrera

Ricciardo se cuela a Rosberg en la arrancada. Los Ferrari están a unos instantes de hacer contacto. (Fuente: GPUpdate.net)

Por supuesto, muchos factores han confluido en esto, pero sin duda la posibilidad de elegir entre tres gamas distintas de neumáticos aumenta las alternativas y la posibilidad de error por parte de los equipos. Otro motivo parece ser el paso de las parrillas de 20 coches, que competitivos en realidad sólo eran 18, a las de 22 unidades, todas ellas muy próximas entre sí. Tal vez sólo sea un efecto psicológico, pero el hecho de que haya más coches y más juntos está deparando salidas en las que todo el mundo va muy apretujado. Y Shanghái no ha sido una excepción. Nico Rosberg consiguió una pole relativamente sencilla en el día de ayer, y su jugada en la Q2 de calificar con el neumático blando en lugar del súperblando, por no hablar de su ventaja de coche, le ponía como favoritísimo para hoy. Pero tenía un escollo que salvar, y es que en la salida gozaría de menos tracción que los coches que le rodeaban, pues éstos (Ricciardo, Räikkönen, Vettel) salían con SS. Y al apagarse los semáforos, el temor se hizo realidad. Nico salió tan bien como en Baréin, pero Daniel gozaba de más agarre y le pasó por la derecha. A la llegada de la curva 1, Kimi iba con demasiada velocidad en su persecución del Mercedes y se fue demasiado largo… y eso fue su perdición. Valtteri Bottas se borró al irse aún más por fuera que su compatriota, así que entró en escena Daniil Kvyat, que vio un hueco a la derecha del timorato Vettel. De repente, Seb se vio con su compañero girando hacia la derecha para volver a su trazada, y con Kvyat “empujando” al alemán hacia la izquierda. El resultado era obvio: ¡bang! El alerón delantero de Vettel chocó con Räikkönen y el finés se puso de lado, perdiendo la posición con todo el mundo. Esta ralentización, similar a la que se produjo en Baréin tras el lío Hamilton-Bottas y que milagrosamente se saldó sin más daños que entre ellos dos, sí causó esta vez un efecto dominó más atrás en la parrilla: Grosjean golpeó a Ericsson y tuvo que cambiar su morro; Hamilton chocó con un Nasr que evitaba a Kimi y el alerón delantero del #44 corrió idéntica suerte.

Este desastre ferrarista provocó cambios en la cabeza: Vettel cayó a P8, por detrás de Massa, Sainz, los Force India, Kvyat, Rosberg y el sorprendente líder Ricciardo. La labor del Red Bull sería tratar de escaparse, si es que podía, de un Nico con neumáticos más lentos. Pero jamás sabremos si podía conseguirlo. El australiano pilló uno de los múltiples trozos de fibra de carbono que había desperdigados por la pista (probablemente del alerón delantero de Lewis) y pinchó su rueda trasera izquierda en la tercera vuelta. Charlie Whiting decretó la salida del Safety Car, y con ello desató el caos en Shanghái. Aquellos que portaban los frágiles súperblandos (es decir, Button, Magnussen y todos los de la Q3 salvo Rosberg) iban a entrar a deshacerse de ellos. Vettel dejó para la galería un inverosímil adelantamiento a Sainz y Hülkenberg en la entrada del pit lane, mientras el Force India intentaba hacer la treta de frenar al paquete para ganarse un hueco con respecto a Checo Pérez, que iba delante, y no perder tiempo en boxes (una treta prohibida desde 2005, por cierto). Todos calzaron los blandos, que eran claramente los neumáticos “de carrera”, salvo Sebastian, que mientras cambiaba el morro puso los SS nuevos que se guardó el sábado. Ahora la cabeza era para Rosberg, seguido de Massa, Alonso, Wehrlein (!) y Gutiérrez, todos sin parar. Por detrás, merece destacarse la táctica de Mercedes: Hamilton hizo “un Sato”, es decir, poner el neumático menos deseado del GP (el súperblando) durante 1 vuelta, y entrar de nuevo a boxes a calzar el que se pretende llevar el resto de carrera (el blando). Podía funcionar.

Vettel Button China Carrera

Vettel se labró su merecida P2 con una impresionante remontada al inicio de carrera. (Fuente: GPUpdate.net)

Y cuando Bernd Mayländer se retiró, comenzó la auténtica locura. El GP de China se convirtió en una montaña rusa de adelantamientos, luchas y batallas a lo largo y ancho del asfalto. Necesitaríamos decenas de miles de palabras para narrar lo que ocurrió desde la vuelta 9 (la primera sin SC) y la 22, cuando todo se “estabilizó” (es un decir). Y el refrán dice que antes que eso, más vale una imagen: allá va. Pero de todo el barullo de líneas, la verdaderamente estelar fue una color escarlata. La de Seb Vettel. De acuerdo, su Ferrari es un coche rapidísimo y contaba con súperblandas nuevas. Pero su remontada fue, sencillamente, hipnótica. Probablemente no supere a la mejor de su vida, de 22º a 6º en sólo 7 vueltas (y con el coche dañado) en Brasil 2012, por lo trascendental de aquella. Pero lo vivido hoy en China merece ser contado. En apenas 6 giros, los que van del 8º al 14º, Vettel dio cuenta de 11 coches, adelantando por todos lados y de todas las formas posibles: por dentro, en tracción, por el exterior de la horquilla (!)… en el ínterin, eso sí, se tocó con Bottas en el vértice de la curva 6 y se dejó de nuevo medio alerón delantero. Pero había culminado el objetivo: de nuevo estaba donde empezó, y ahora quedaban 42 vueltas. Eso sí, Rosberg se había escapado con gran facilidad primero de Massa y luego de Kvyat cuando el ruso dio cuenta del Williams. Aquellos que no habían visitado aún la calle de boxes comenzaron a desfilar: Alonso, el propio Felipe, y en la vuelta 20 Rosberg. Lo impresionante es que Nico consiguiera hacer durar tantos giros sus neumáticos e hiciese su pit stop más tarde incluso que algunos que lo habían calzado durante el SC, como Räikkönen (vuelta 14), Hülkenberg (17), Pérez (18) o Kvyat, Sainz y Ricciardo (19). Está claro que correr en aire limpio ayuda, y mucho, a mantener con vida a los delicados Pirelli.

El huracán Vettel se había detenido en la vuelta 17, cuando visitó los boxes a poner blandos nuevos. Hamilton también remontó de forma espectacular, aunque entre coches más lentos y aprovechándose de las paradas, y marchaba 3º en el giro 20. Acto seguido decidió entrar y copiar la estrategia de Vettel. Ahora Lewis se vio metido en un pequeño grupo encabezado por Sainz, que estaba reteniendo a Kimi y éste al #44. El español había sido pasado por el ascendente Ricciardo y ahora se tenía que defender de un Räikkönen que se demostró bastante poco animado para adelantar. Tras el SC, mientras Vettel diseccionaba el pelotón, Kimi sólo pudo subir hasta la P15 y tuvo que parar prontísimo buscando algo distinto, comprometiendo su carrera: ahora iba con el medio, un neumático que tampoco era el adecuado para este GP (demasiado poco rendimiento en comparación con el perfecto comportamiento del blando), incapaz de adelantar a Carlos. La pelea era por la parte baja de los puntos, pero de repente comenzaron a desaparecer varios coches de delante: Pérez y los Williams hicieron unos stints incomprensiblemente cortos con el S (9, 10 y 12 vueltas) y se vieron abocados a una parte final de carrera larguísima con los denostados M. Hamilton habría marchado 7º alrededor de la vuelta 35, pero él también cometió el error de poner medios muy pronto (vuelta 30, ¡5ª parada!). Al menos, tenía la justificación de que estaba atrapado detrás de Sainz-Räikkönen y tenía que intentar algo.

Räikkönen Hamilton China Carrera

Hamilton se quedó clavado tras Räikkönen y Sainz y decidió probar una estrategia alternativa. (Fuente: GPUpdate.net)

En posiciones reales, Kimi sería 6º, Carlos 5º y Ricciardo 4º. Pero una preciosa batalla se estaba cocinando 20 segundos delante de ellos. Kvyat marchaba en una brillante 2ª posición y Vettel era 3º. El SF16-H andaba bastante afectado por la falta de carga delante y no podía acercarse a menos de 1 segundo del ruso. Lo que tuviera que suceder, sucedería en boxes. Ferrari sacó a sus mecánicos en la vuelta 35, pero Red Bull leyó la maniobra a la perfección y copió la táctica, protegiéndose de un undercut. Todos nos preguntamos lo mismo: ¿por qué Vettel se dirigió al pit lane cuando vio que Kvyat le iba a cubrir? ¿No sería mejor quedarse fuera y buscar una desincronización? Pues no, y pronto lo entendimos. Los estrategas, que tienen miles de datos más que nosotros y, sobre todo, la capacidad de manejarlos todos a la vez, también habían hecho el mismo listado de neumáticos que nosotros ayer. Y lo que ahí figuraba es que Kvyat sólo tenía 2 juegos de blandos para la carrera. Y ya los había calzado en los dos stints anteriores, así que ahora, a nada menos que 21 vueltas del final, estaban obligados a calzar medios. Seb pudo usar su 2º y último juego de blandos ahora, y entonces Ferrari razonó que la gran opción para pasar a Kvyat sería aprovechar la vuelta de salida de boxes, cuando sus M estarían fríos como un témpano y los S del alemán ya habrían cogido temperatura. En la teoría los números salían, y en la práctica, también: Vettel hizo funcionar el maravilloso plan de su equipo y en la vuelta de salida adelantó al #26 para ponerse 2º.

Rosberg iba en su mundo, pero para que conste se detuvo en la vuelta 36 para poner su set de medios. Mercedes tenía claro desde el viernes que los súperblandos se degradaban demasiado, y todas las decisiones (la Q2 de Nico, el “Sato” de Hamilton…) indicaban que no lo querían ni en pintura. Sin embargo, los mismos datos de la FP2 sugerían que los medios tampoco eran la panacea. Rosberg tenía una ventaja tan abismal que ni se pudo comprobar, pero Hamilton sí que los sufrió. Mientras eran nuevos, los hizo funcionar (no en vano es uno de los pilotos que mejor calienta las gomas, algo importante para este compuesto tan duro), y en el juego de pit stops salió ganando frente a Sainz y Räikkönen. Pero ahora le quedaban muchos kilómetros de padecimiento: su coche estaba algo tocado después de que el alerón se quedara metido en sus bajos en aquella lejana vuelta inicial, y Lewis perdió el ritmo.

Verstappen China Carrera

Menos televisiva que de costumbre, la remontada de Max Verstappen hasta la P8 incluyó errores como éste.
(Fuente: GPUpdate.net)

Incapaz de pasar a Massa, el inglés fue superado en la curva 6 por un Daniel Ricciardo (M, por la misma limitación que Kvyat) que se rehizo de forma maravillosa de su deprimente pinchazo cuando lideraba. Poco después, Räikkönen (S) hizo lo propio en la horquilla (el finés luego dio cuenta de Massa y acabó en una loable P5: hoy el Ferrari tenía potencial). Y Lewis dio gracias de que por fin llegara la vuelta 56, porque a su zaga venía un desatado Max Verstappen (S) del que, de manera algo extraña, no hemos hablado en todo el texto. ¿El motivo? Su mala salida (cayó a 12º) y el pit stop con SC le dejaron muy atrás. Al igual que casi todo el mundo, sólo tenía 2 sets de gomas blandas para hoy (una decisión extraña, porque antes del GP parecía bastante previsible que una estrategia SS-S-S-S fuera la mejor; así lo había recomendado Pirelli, por ejemplo), y Max decidió dejarse uno para la parte final, como Kimi. Sainz hizo lo contrario, calzando las M tras su 3ª y última parada, y el español volvió a mostrar alguna que otra dificultad para efectuar adelantamientos rápidos. Perdió demasiado tiempo detrás de un Button que iba con ruedas medias (McLaren arruinó toda opción de puntos al obligar a sus dos pilotos a hacer 40 vueltas con 2 juegos de dicho compuesto, a lo Williams en Baréin), y cuando por fin se lo quitó de encima se quedó de nuevo clavado tras otro coche (Pérez). Recibió la temida llamada por radio (“deja pasar a tu compañero, va más rápido“), y al final lo agradeció: Verstappen sí pudo dar cuenta de Checo y Carlos aprovechó el lío para pasar al mexicano. Max se quitó al languideciente Bottas (M) y se quedó a apenas 1 segundo en meta de dar caza a Hamilton.

Un detalle que resumió perfectamente la carrera se produjo en la antesala del podio. Vettel recriminó a Kvyat su agresiva salida; Daniil le recordó que estaban los 2 en el podio así que no había motivo para recordar eso. ¿Rosberg? Nico les miraba con cierto aire de incredulidad. Preguntado posteriormente por Kai Ebel sobre si se había enterado de todo el follón que hubo tras él, Nico contestó con sinceridad y una sonrisa que no. Y entonces lo comprendió. Cambiando el tiempo por el espacio, sin duda Rosberg podía repetir las famosas palabras del rey Luis XV: “detrás de mí, el diluvio“. En el circuito de Shanghái, 21 gladiadores tuvieron que luchar por cada centímetro de pista, y eso incluyó toques como el de Seb y Daniil, o como el de Nasr y Hamilton. Todos sufrían para ganar una posición en el espectacular maremágnum en que se ha convertido la F1 este año. El piloto restante, como hiciera en Baréin, simplemente corrió una carrera sencilla y ganó con unos insultantes 37,7 segundos de ventaja. Y ya van 6 seguidas. O bueno, 3, si nos ceñimos a las que importan, que son las de 2016. 75 puntos, mientras los Hamilton, los Ricciardo, los Vettel y los Räikkönen hacen milagros para sumar los que pueden. 36 unidades de ventaja sobre su mayor rival, Lewis, y sobre todo la aparente calma y sencillez que transmite nos permiten decir esto: amigas y amigos, Nico Erik Rosberg es el máximo favorito al título de Campeón del Mundo.

Nico Rosberg China Carrera

¿Puede de veras hacerlo? ¿Puede Nico Rosberg ser campeón del mundo en 2016? (Fuente: GPUpdate.net)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

3 comments

  1. Sergio Campos · abril 17

    Una carrera maravillosa. Nico con la suerte del campeón. Ferrari entre malas decisiones y errores se van despidiendo del campeonato. Red Bull una maravilla, que chasis impresionante tienen para hacer andar su coche tan bien con el motor tag heuer.

    Me gusta

    • diezcilindros · abril 17

      Hombre, ni mucho menos diría que se han despedido del campeonato porque esto es larguísimo, pero sí que es cierto que la ventaja de Rosberg va a precisar de un par de abandonos para que el resto lleguen.

      Mira, otro paralelismo con 2011 y no sólo a nivel de neumáticos: Vettel ganaba siempre pero las carreras eran trepidantes. Ahora es Rosberg y no Seb, pero está la cosa igual :D.

      Me gusta

  2. Isaac · abril 18

    Carrera genial, nico hacienfo un gran trabajo, siento que el ritmo de ferrari red bull y williams fue muy similar si tomamos en.cuenta los neumaticos que usaban felipe iba con medios y kimi con blandos y aun asi nose les alejaba tanto, dato a tener en.cuenta. mas atras siento que esta toro rosso con force india y talvez maclaren por meterse a los puntos. Y atras los manor ya se estan metienfo entre mefio de hass sauber y Renault, espero continue asi todo el.año. saluds

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s