¿Va todo bien, Lewis?

El tricampeón del mundo no ha empezado con buen pie la temporada 2016. A pesar de conseguir la pole en los dos primeros GGPP, en ambos se vio en medio del pelotón tras la primera curva, y en China se le conjuntaron todas las desgracias. El problema es que su compañero Nico Rosberg ha ganado los tres eventos y ya ha cogido una ventaja de 36 puntos en la clasificación. Y dado el peculiar estilo de vida del inglés, ya hay quien ha criticado una presunta falta de dedicación del #44. ¿Es todo mala suerte, o hay algo más?

————————————————-

Siempre dedicamos el primer párrafo de los análisis a repasar un poco el contexto o la historia reciente del objeto del texto. Pero en ocasiones eso resulta innecesario por repetitivo: todos sabemos la vida y milagros de Lewis Carl Davidson Hamilton, que debutó en McLaren en 2007 y casi ganó el campeonato y que ahora lleva 2 seguidos con la hegemónica escudería Mercedes. Así que vayamos directos al grano: en 2016, las cosas no le están saliendo como se esperaba. Suponiendo, obviamente, que lo que esperaba es alzarse con un cuarto entorchado con el que superaría a su mito, Ayrton da Silva Senna. Tres carreras y 0 victorias no es un bagaje ideal cuando quieres proclamarte campeón, y menos aún si quien ha ganado dichos Grandes Premios ha sido tu compañero y presumiblemente máximo rival, Nico Rosberg. Pero lo peor es que en casi ningún momento durante las carreras (es decir, descontando los sábados) hemos visto a un Hamilton demostrando su condición de mejor piloto del mundo. Mientras unos se crecen en la adversidad (y Lewis siempre ha sido de esos), el #44 ha parecido querer simplemente sobrevivir a ella, conformándose con lo que le deparase el destino, y dejando translucir cierta falta de perfección con errores más o menos evitables. ¿Cómo se explica todo esto?

Lewis Hamilton China Análisis

Ni siquiera el formidable W07 funciona bien sin alerón delantero.
(Fuente: GPUpdate.net)

Todo empezó con esa fatídica salida en Albert Park. Lewis había conseguido una pole supersónica, aplastando a su compañero, pero cuando se apagaron los semáforos su sistema de embrague pareció sacado de un coche de calle en comparación con la tremenda velocidad del SF16-H de Sebastian Vettel. Su carrera se vio salvada por la bandera roja y la errada decisión de Toro Rosso y Ferrari de programar una parada más tras la resalida, pero fue Nico el que ganó. En Baréin, tras otra P1 en parrilla (y batiendo el récord del circuito), de repente vimos al inglés cometer un error inusual: reaccionar muy lento al apagado del semáforo, algo que suele ir aparejado a un bajón de concentración que cuesta creer que ocurriese. Fue un pasajero en el toque con Bottas, pero su ritmo el resto de la carrera fue bastante poco competitivo. Tenía daños, sí, pero le pareció faltar algo de ardor. Y en China, aunque tenía activado el “modo remontada” desde el jueves por una sanción de 5 puestos por sustituir su caja de cambios, las cosas se le complicarían al romper el motor el sábado y partir desde la P22… lo cual suponía verse envuelto en la gresca de la curva 1. Su comeback desde las últimas posiciones hasta la P7 quedó bastante descafeinada por la cantidad de tiempo que perdió en el tráfico. No pudo hacer nada cuando se encontró con Sainz y Räikkönen, y su parte final de carrera clavado detrás del Williams de Massa provocó que Ricciardo y el propio Kimi le acabasen adelantando.

Hamilton Clasificación China Análisis

Un problema en el MGU-H dejó a Hamilton en P22 en parrilla en China. (Fuente: GPUpdate.net)

Entonces, ¿qué pasa? Algunos aficionados, tal vez de forma algo visceral, no han dudado en criticar el conocido estilo de vida de Lewis fuera de las pistas, es decir, sus viajes a Estados Unidos, su presencia en las redes sociales y la explotación de un personaje de cara a los aficionados que luego, dicen, le afecta en el asfalto. Obviamente, eso no es lo que nos interesa en diezcilindros, por lo que intentaremos buscar una explicación a nivel de pilotaje. ¿Ha cambiado algo Hamilton en su enfoque en el coche? Ya analizamos lo que ocurrió en Australia entre él y su compañero, y cómo le arrasó en clasificación siendo cada uno fiel a su estilo. En Baréin, Lewis seguía siendo Lewis: manipulador, suave con el volante, cargando la dirección al mismo tiempo que descargaba la frenada. Su vuelta de pole no siguió al 100% su manual, pero desde luego el de Tewin estaba siendo él mismo. Nico pilotó con una entrada en curva bastante suavizada, como confirmando que en los últimos meses ha razonado que si no quiere ser apabullado por Lewis en “circuitos Lewis” (Abu Dabi, Baréin), tendrá que pilotar como él, y luego los detalles o la inspiración decidirán. Nico se quedó a menos de una décima, la cual perdió por su característica imperfección en tracción y por un error en la entrada de la última curva. Y en Shanghái, aunque no le pudimos ver en acción clasificando, en carrera nos dejó algún que otro destello como su tremenda pasada a Valtteri Bottas en la curva 9, un sitio inaccesible en condiciones de seco. En definitiva, en los aspectos que podemos percibir desde fuera, Hamilton parece seguir pilotando como antes, con el nivel suficiente para ganar 3 campeonatos del mundo. Así que si la diferencia no está en lo perceptible, ¿qué hay de lo imperceptible o de lo sutil? ¿De veras se siente afectado por su tren de vida? En ese caso, en 2015 también tendría que haber sufrido y sin embargo todo le fue de perlas. ¿Ha perdido motivación tras conseguir su objetivo desde los 9 años, que era igualar a Senna? Estamos demasiado alejados como para hablar de su dedicación. ¿Acaso se ha vuelto un piloto menos dotado en el tráfico? ¿La edad ha apagado ese ardor con el que pasaba rivales frenando 20 metros más tarde que ellos? En todo caso, bien podría ser falta de costumbre, como se le achacó en Hungría 2015 cuando visitó la puzolana cuando intentaba pasar a Rosberg.

Por tanto, sólo se nos ocurre una justificación (abajo tenéis el cajón de comentarios para completar con los motivos que vosotros apreciéis: mil mentes piensan más que una): esto son carreras, y el azar juega un papel importante. En Australia su propio éxito de conseguir la pole fue lo que le hizo circular por el carril exterior en la curva 1 y por tanto verse arrinconado por un Nico que le tenía ganas desde Austin. Fue un pasajero con Bottas en Baréin y con Nasr en China. Sólo resulta difícil de encajar el relativamente gran retraso en el tiempo de reacción en la salida en Sakhir, y sí, pareció como una falta de concentración, pero todos somos humanos, ¿no? A Rosberg no le ha ocurrido absolutamente nada malo, todo han sido buenas noticias para él (Ferrari se equivoca con la estrategia en Melbourne, Vettel rompe motor en la vuelta de formación y Lewis es embestido en la salida de Baréin, Hamilton sufre todo tipo de penurias en Shanghái mientras los Ferrari chocan entre ellos), mientras que el #44 ha tenido un inicio tan trompicado como el del resto de pilotos, que en todas las carreras se ven envueltos en algún embrollo. En conclusión, un análisis medianamente exhaustivo es incapaz de delatar algún defecto grave en el pilotaje de Hamilton, y por tanto en Rusia será de nuevo el piloto a batir. Ya tuvo que remontar déficits de puntos similares en 2014, y lo hizo a base de derrochar una clase suprema. Y no hay motivo para pensar que en 2016 no veamos otra lección de Lewis Carl Davidson Hamilton. Las primeras respuestas, en 10 días.

Anuncios

3 comments

  1. Jorge Medina · abril 21, 2016

    Como tú comentas, Hamilton sigue siendo un piloto top pero no ha estado tan centrado como el año pasado: de ahí sus malas salidas, en sus onboards se nota que a veces no tiene esa salida recta que le caracteriza (recordando a Rosberg). Una vez que logre el equilibrio del año pasado (en el que demostró que puede ser él mismo dentro y fuera de las pistas) volverá. Hamilton no ha podido mostrar todo su potencial (en carrera) y lo que necesita son victorias consecutivas, así puede frenar a Rosberg (que tiende a desinflarse cuando no le salen las cosas). Sin embargo esa ventaja de 36 puntos empieza a pesar y recordemos que Vettel es muy peligroso, incluso con un auto inferior al Mercedes.

    Me gusta

  2. BooT Loos · abril 21, 2016

    Me parece que le faltan retos. Lo que el Quería es Igualar a Senna y ya lo ha conseguido. Además creo que también le ha descuadrado el salto de calidad que ha dado su compañero y la presión que le está metiendo, a la que ya no está acostumbrado. El año pasado levantó el pie al final de temporada y todavía no ha apretado, en cuanto apriete volverá. Otra cosa es que quiera…

    Me gusta

  3. SportPrototipos · abril 21, 2016

    Yo veo dos claves en este asunto: últimamente está disoluto, abstraído en otras cosas (en plano casi extradeportivo)

    Y también, y creo no equivocarme, ha coincidido un pico de calidad de nico junto un pequeño cambio de estilo de pilotaje, en algunos matices de la conducción.

    No me preocuparía, al menos en exceso. El mismo lewis se habrá dado cuenta. Sin embargo, un exceso de fogosidad podría ser beneficioso…. O ahondar la diferencia de puntos.

    Pies de plomo, y paso a paso. Es lo que recomendaría.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s