Fiabilidad total

En el pasado Gran Premio de China ocurrió un hecho muy poco común: los 22 pilotos que iniciaron la carrera consiguieron ver la bandera a cuadros. Esta circunstancia se ha dado 5 veces en la historia, y sin duda merece mención el nivel de fiabilidad al que han llegado los monoplazas, y también el talento de los pilotos para conducir de forma segura en un día en el que hubo decenas de adelantamientos y maniobras arriesgadas en pista. ¿Pero es bueno o malo que no haya abandonos?

————————————————-

22 pilotos comenzaron el pasado GP de China a las 14:03 hora local. 100 minutos después, tras una carrera en la que hubo un Safety Car, un accidente en la salida, varios alerones rotos, algún pinchazo y decenas de maniobras de adelantamiento por toda la pista, 22 pilotos vieron la bandera a cuadros. Insólito, ¿verdad? La figura del abandono ha sido una de las imágenes de la Fórmula 1, tan difícil de digerir como puede ser el gol en propia puerta en el fútbol o la caída en MotoGP. A veces no hacen falta ni 30 segundos para eliminar a 7 coches. Otras veces llegan en la última vuelta para el piloto que lidera. Los peores te arrebatan un título del mundo. Pero siempre están ahí, y son una parte de las carreras que parece inseparable al deporte. ¿Seguro? Ya llevamos disputadas 938 carreras desde que se creó la Fórmula 1, y en nada menos que 933 de ellas al menos un piloto no ha llegado hasta el final, víctima de accidentes, averías mecánicas, descalificaciones o cualquier otra coyuntura. La estadística es clara: sólo en 5 ocasiones todos los pilotos han completado la carrera. Pero de ellas, 4 han llegado en los últimos 11 años. ¿Está desapareciendo de la ecuación el factor retirada?

GP Europa 2011

Hasta el pasado domingo, Europa 2011 fue la última vez que todos los pilotos que comenzaron la carrera vieron la bandera a cuadros.
(Fuente: antuanf1.blogspot.com)

Para ello habrá que echar un vistazo a la historia y entender los motivos que llevaron a cada una de estas singularidades. La primera se dio en el Gran Premio de Holanda de 1961, carrera que tuvo un doblete de Ferrari von Trips-Hill. 15 pilotos la comenzaron, y dos horas después 15 la completaron. Era la primera vez que ocurría esto, y para mayor casualidad es el único GP en la historia en el que no hubo pit stops. La coincidencia es mayúscula si consideramos que en esta época lo habitual es que el 30-40% de la parrilla se retirase en cada carrera, por lo que los historiadores sólo la pueden explicar como una “alineación planetaria”. Fíjense si fue extraña que hasta 2005 no volvió a producirse. Y por partida doble, aunque una de ellas con trampa: la primera, en Estados Unidos. Tengan por seguro que en poco tiempo tendremos un artículo de “Historias de la F1” sobre aquel GP, porque desgraciadamente quedará marcado para siempre. Los neumáticos Michelin que equipaban 14 de los 20 corredores no eran seguros en la curva 13 (para los supersticiosos), con el característico peralte de Indianápolis, y ante la falta de acuerdo entre suministrador, equipos, FIA y FOM, la única decisión era la de la seguridad: todos ellos abandonaron la carrera antes de la salida. Sólo quedaron 6 pilotos en la parrilla… y todos ellos acabaron. Pero apenas 3 meses después tuvimos un 20/20 en línea de meta más “legítimo”, y nada menos que en un circuito tan duro como Monza, a pesar de que 4 pilotos tuvieron un toque en la salida. La circunstancia no tardó 44 años en repetirse como la vez anterior, sino sólo 6: en el GP de Europa de 2011 se logró un récord. No abandonó nadie, pero en esta ocasión el número de participantes fue de 24, lo cual hace más impresionante el registro. Sin embargo, algunos culparon al trazado valenciano de ser el causante de esto: la poca acción que promovía en materia de adelantamientos o salidas de pista fue, para gente como Martin Brundle o Murray Walker, la causante de que “no pasara nada”, ni siquiera abandonos. La quinta ocasión donde todos los pilotos acabasen podría haber sido el GP de Japón 2015, pero Felipe Nasr tuvo que retirarse a 4 vueltas del final. No obstante, algunos la tienen en cuenta porque el brasileño completó el 90% de las vueltas y aparece como clasificado. Sin embargo, no vio la bandera a cuadros, por lo que no se puede considerar que todos finalizasen. El pasado GP de China no ofreció dudas y sus 22 pilotos certificaron la 5ª ocurrencia de tan curioso evento.

GP Australia 2001

Aunque reducido, el riesgo de accidentes sigue ahí…
(Fuente: lamaximablog.com.ar)

¿O no tan curioso? Analizando los factores que influyen en un abandono (y seguro que algún estadista ha realizado un trabajo al respecto mucho más detallado de lo que nosotros podamos hacer aquí), los más destacados son cuatro: la pericia del piloto, la fiabilidad mecánica, las características del circuito y el tiempo atmosférico. Y todos ellos han evolucionado durante los 66 años de Fórmula 1. Antiguamente, muchos conductores entraban en la parrilla de modo totalmente privado, alquilando un coche e inscribiéndose en la carrera. No fue hasta los años 80 que esto comenzó a regularse, limitándose las entradas por equipo y a pilotos con más habilidad (Súperlicencia). Esta continua profesionalización ha llevado a carreras en las que compiten los mejores del mundo y por tanto tienen el suficiente talento como para llevar el coche por lo negro sin salirse, además de saber controlar la agresividad y no chocar con otros pilotos. Y si el pilotaje ha mejorado, ¿qué decir de la fiabilidad? En tiempos en los que los componentes mecánicos podían sustituirse casi a placer (el parque cerrado no estaba ni en la imaginación), todos los coches iban al límite, con piezas incluso rudimentarias, y era habitual que una tercera parte de la parrilla no viese la bandera a cuadros por este motivo. Pero en la actualidad, con normas que priman la fiabilidad de los componentes como los motores o las cajas de cambios, los equipos invierten millones de euros en sistematizar al máximo los procesos de diseño y fabricación, y todas las piezas están probadas al milímetro. Resumiendo mucho, piloto+coche han sido siempre la mayor parte de la ecuación del abandono, incluso en el siglo XXI (de las 17 carreras del año 2002, en nada menos que 13 abandonaron 8 o más pilotos). Los componentes externos (circuito+meteorología), aunque en menor medida, también han tenido su influencia, pero a su vez ésta se ha visto reducida. Las pistas actuales nada tienen que ver con los circuitos clásicos, en los que había que dar gracias si había una escapatoria de puzolana. Las hectáreas de asfalto que pueblan ahora los exteriores de las curvas permiten a los pilotos reintegrarse en las carreras, sin posibilidad de quedarse atrapados o accidentados contra un muro. En cuanto a la meteorología, obviamente sigue lloviendo de vez en cuando (eso no va a cambiar), pero actualmente se corre mucho menos en mojado debido a las extremas precauciones de Dirección de Carrera. En cuanto hay gran cantidad de agua en pista, a pesar de existir neumáticos preparados para ello, se decide sacar el Safety Car o bandera roja, e incluso en el pasado GP, tras un accidente en Q1, se retrasó la reanudación para secar una zona de la pista (!).

Con la reducción en la influencia de estos 4 factores, se ha llegado a una situación en las que las carreras apenas tienen 3-4 abandonos de media. Por supuesto, esto tiene un lado bueno: hay más coches en pista y por tanto la probabilidad de espectáculo aumenta. Además, los aficionados tienden a apagar la tele cuando su piloto favorito abandona, por lo que es positivo que no lo hagan. Pero tal vez quepa destacar un lado malo: ¿se está perdiendo el fantasma del abandono? En ocasiones, una carrera aparentemente sencilla se veía golpeada por la retirada imprevista del líder. Asimismo, el interés de cada GP a veces radica en que “pase algo”, y a día de hoy la ausencia de retiradas convierte en algo más previsible la competición, lo cual se exacerbó en el pasado 2015. La sensación de tener todo bajo control ha sido objeto de modificación por parte de la FIA últimamente, con algunas medidas como la introducción del tercer neumático o la limitación de la radio. Se quieren imprevistos, emoción, alternativas… pero la brutal fiabilidad, que no deja de ser un prodigio de la industria, ha de entenderse también como un elemento que le resta sorpresa a las carreras. De momento en 2016 la calidad de las carreras es buena, pero cuando no lo sea… ¿nadie desearía un abandono sorpresa que avive la carrera o el campeonato? Mucho nos tememos que la cifra de 5 GGPP sin retiradas seguirá creciendo en los próximos años…

Anuncios

3 comments

  1. SportPrototipos · abril 24

    Lejos han quedado las salidas de pista por blocajes extremos, paseos por la puzolana dando botes de dos palmos de altura o quedando encallados, reventones , fuegos artificiales de motores y escape, las cruzadas en frenadas o aceleraciones…. Ya no es cuestión de mejores pilotos, circuitos…. Es cuestión de el hombre contra la montura.

    Poco o nada queda de eso. Evidentemente no es bueno abandonar (y si se hace, que sea “a lo grande”) pero poco difiere de un Scalextric ya….

    Y las medidas tomadas son notablemente artificiales, como hemos hablado largo y tendido.

    Es por ello que me reitero en tres pilares básicos, aparte de limitar la radio ( objetivo conseguido) : limitar a lo mas básico los ajustes en el volante, poner puzolanas de verdad y reformar pianos; y por último, al menos, levantar parcialmente la prohibición de los motores limitados. Especialmente ésta última. Motor “libre” en Q o en FP, por ejemplo, aceleraría su perfeccionamiento.

    Me gusta

  2. BooT Loos · abril 25

    Has comentado algo que me apetecía comentar por aquí. El tema de secar la pista. !Estuve a punto de apagar la televisión! Me pareció vergonzoso, indigno de éste deporte que si por algo se ha caracterizadohistóricamente es por los imprevistos.
    Me parece que la F1 no va a levantar cabeza hasta que personajes como Charly Whiting y Bernie Ecclestone no pasen el testigo a alguien menos viejo (Iba a decir mas joven pero ahí esta Todt :S)
    ¿Qué os parece?

    Me gusta

    • SportPrototipos · abril 25

      Estoy de acuerdo, olvidé mencionarlo.

      En caso de que caiga muy muy fuerte, y con objeto de que la carrera pueda hacerse, en parece bien, retirar parte del agua en una pista empapada o un sector/curva crítica…..

      Pero una cosa es que caiga mucho mucho y otra cosa es que hagan semejante esperpento en condiciones normales de lluvia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s