Rosberg se pone a 100

7 victorias consecutivas no son casualidad. A uno le sale solo decir “ya, pero es que Hamilton dañó su motor en clasificación” o “ya, pero es que Vettel perdió 5 puestos en la parrilla”. Pero cuantas más carreras pasan, menos se puede achacar al azar. Nico Rosberg ha vuelto a ganar con absoluta autoridad, ya lleva 100 puntos de 100 y le saca 43 unidades a su máximo rival, Lewis, mientras que todas las amenazas llamadas Ferrari, Red Bull o Williams se han volatilizado en apenas 4 carreras. Apenas estamos en mayo, es muy pronto, ¿pero podrá alguien revertir la enorme ventaja que ha conseguido amasar el #6?

————————————————-

Todo cambió hace 6 meses y 5 días. El 25 de octubre de 2015, Lewis Hamilton ganaba el campeonato del mundo después de un increíble error de su compañero Nico Rosberg. Para colmo, una hora y pico antes el inglés le había dejado sin espacio en una salida al límite: a la hora de la verdad, mientras el de Tewin triunfaba, el alemán se diluía como un azucarillo. Y todo lo ocurrido en Austin fue demasiado para Nico, que perdió el control en el antepodio. O cambiaba su enfoque, o se quedaría como el eterno escudero del piloto campeón, el Rubens Barrichello o el Mark Webber de esta era. 7 carreras se han disputado desde entonces, y todas ellas han sido ganadas por Rosberg. Y de esas 7 victorias, las 4 últimas han sido en 2016. De repente, el secundario perdedor se transformó en el auténtico tirano de la Fórmula 1. ¿Qué se supone que ha pasado?

Salida Rusia Carrera

Kvyat embiste a Vettel, que se cruza y se lleva puestos a Ricciardo y Pérez. (Fuente: Formula1.com)

Hace unos meses nos preguntábamos si en las 3 últimas victorias del alemán en 2015 había alguna pauta, algo que indicase que era mejor piloto que Hamilton. Parecía que Nico estaba suavizando su estilo de pilotaje, cada vez hacía menos correcciones en entrada y salida de curva. Y un vistazo a lo que llevamos de 2016 nos desvela a un Rosberg muy, muy cercano a la perfección. Su pole de ayer lo muestra todo: el W07 es un coche formidable que permite a Nico traccionar limpiamente mucho antes incluso del vértice de las curvas. El alemán no frena muy tarde, pero sí que tarda en aplicar su primer giro de volante (que sigue siendo bastante rápido y firme), lo cual le permite quitar velocidad para pasar el giro pensando en una salida centelleante. Esto, antaño, le solía deparar antiestéticas cruzadas en tracción, pero ahora no ocurre nada de eso: en el ápex de cada curva, Nico ya va por el 50% de acelerador pisado y el coche no se le va. Sencillamente su zaga responde a todo. El estilo de Lewis no exige tanto de la salida de curva, pero eso significa que hay un magnífico potencial que el inglés no está aprovechando. Así, cuando a las 14:03 se apagó el semáforo, comprendimos que Nico Rosberg no sólo estaba en la P1 por suerte. Sí, Hamilton se quedó fuera de juego por un motor fallón, pero también fue 5 décimas más rápido que el #44 en Q2. El caso es que Rosberg era 1º con todo merecimiento: ahora mismo resulta ser el único que maximiza la unión entre piloto y coche, el Santo Grial de la Fórmula 1. Mientras tanto, sus grandes rivales, Lewis y Sebastian Vettel, padecían las típicas cosas de los mortales: cajas de cambios y MGU-H caprichosos. Y, por supuesto, accidentes en las salidas.

Ambos sufrieron las desventuras del pelotón en China; en este circuito de Sochi, de nuevo su primera frenada fue problemática. Vettel, desde la P7, había conseguido desembarazase de Sergio Pérez y había hecho una frenada magnífica para emparejarse con Daniel Ricciardo. Detrás de él, Daniil Kvyat había frenado prácticamente al mismo tiempo que Seb, pero vio que había algunos metros de distancia entre su posición y la de Vettel y Ricciardo, y que Pérez por su izquierda había frenado incluso mejor, y creyó que podía levantar su pie izquierdo un poco más pronto. Un segundo después de hacerlo, se arrepintió: volvió a apretar fuerte, bloqueando su delantera derecha, pero era demasiado tarde. El difusor del Ferrari se acercaba y mucho se temía que iba a darle motivos al alemán para quejarse de su agresividad en las salidas, después de “lo” de Shanghái. El #26 embistió al SF16-H, Vettel salvó la cruzada de forma increíble pero apoyando su trasera izquierda sobre Ricciardo, y éste impactó contra Pérez. El Ferrari estaba dañado, así que el podio estaba perdido. Pero para colmo, Checo iba también con un neumático pinchado y aminoró su marcha en la curva 3. Vettel, que iba por detrás, levantó, pero Kvyat obvió hacerlo una vez más y se estampó de nuevo contra el alemán. Hamilton fue uno de los numerosos pilotos que se saltaron la curva 1 y el inglés parecía que iba a perder muchos puestos, pero la destrucción entre Vettel, los Red Bull y los Force India (Hülkenberg fue golpeado por Gutiérrez en pleno caos) le regalaron la P5. Sebastian, por su parte, no tendría tanta suerte. Una bandera roja, un motor y un alerón delantero destrozado en 3 carreras parecían demasiado, pero el destino es así de cruel y Vettel sigue negado con la fortuna. Con el coche destrozado, el 2º golpe de Kvyat le lanzó contra las protecciones, obligándole a abandonar. Sus palabras en la radio tuvieron decenas de términos censurados. La frustración parece comenzar a anidar sobre el tetracampeón. Safety Car.

Ricciardo Rusia Carrera

Ricciardo puso los medios tras su accidente en la 1ª curva, pero fue una estrategia errónea. (Fuente: GPUpdate.net)

Lo importante para Nico es que seguía líder, pues Valtteri Bottas, desde la P2, había hecho una salida bastante timorata, como es habitual. Kimi Räikkönen, que tampoco había arrancado con brillantez, se lo había quitado de encima en una frenada al límite en la curva 1, eclipsada por el embrollo Vettel-Kvyat. 5 pilotos entraron en boxes en la primera vuelta, y 3 de ellos cometieron un grave error: calzar los neumáticos medios. ¿Recuerdan lo ocurrido en Baréin, cuando Grosjean demostró a todos que los súperblandos eran la mejor opción en la fría noche en el desierto, y Williams tiró por la borda un posible podio por calzar dos sets de M? Pues Sochi era la repetición de aquello. En una pista que no exige absolutamente nada a los neumáticos, los Pirelli del flanco blanco jamás iban a conseguir algo parecido a “calentarse”. Y calzarlos significaba ir deslizando con ellos por todas partes, sin generar nada de agarre y destrozándolos por el camino. Pues Ricciardo, Kvyat y Gutiérrez los pusieron, tratando de emular a Rosberg en 2014 (los calzó en la vuelta 1 y llegó hasta la P2 sin más paradas). Pero no contaron con un factor fundamental: el Mercedes, por su velocidad intrínseca, es capaz de generar suficiente calor a los neumáticos, y los medios pudieron en aquella ocasión ser medianamente útiles. Pero ponerlos en un RB12 que se caracteriza por proteger las gomas, y en un Haas que apenas genera carga aerodinámica para calentarlos, no podía funcionar. Más adelante volveremos sobre ello, pero cabe resumir su actuación en que ninguno de ellos pudo puntuar. Pérez, que entró detrás de los Red Bull en boxes en la 1ª vuelta, calzó blandos y él si que pudo acabar en los puntos. La diferencia era clara.

Volviendo a la carrera, Bernd Mayländer se metió en boxes al final del tercer giro y la acción volvería a comenzar. Räikkönen comenzó con una llamativa pasada de frenada en la penúltima curva que permitió a su compatriota Bottas pegarse al #7. Esta vez no hubo accidente entre ellos, sino una pasada limpísima por parte de Valtteri para ponerse 2º. Hamilton, desde la P5, se quitó rápidamente de en medio a Felipe Massa y se fue a la caza de los dos fineses. El primero que cometió un error fue, nuevamente, un muy decepcionante Kimi, que salió muy lento de la curva 4 y Lewis le adelantó sin problemas. El inglés se lanzó a por el otro Williams, pero no había suficiente diferencia de velocidad. Habría que hacerlo en boxes. Por detrás, poco a poco los vagones se iban colocando en sus posiciones. Verstappen era un excelente sexto; Fernando Alonso, Kevin Magnussen y Romain Grosjean estaban en zona de puntos gracias al lío de la salida; los Red Bull, que se suponen que irían remontando desde atrás, no llegaron a ningún sitio debido a su errónea elección de gomas: Ericsson adelantó a Kvyat (después de que ambos dejaran una de las luchas más bonitas de lo que llevamos de temporada) y Pérez a ambos Red Bull: en la vuelta 7 los 3 pilotos con medios eran los 3 últimos; en la siguiente, el piloto local entró en boxes a cumplir un stop&go por su lío con Vettel.

Bottas Rusia Carrera

Una estrategia imperfecta y una floja defensa en pista privaron a Valtteri Bottas del podio en Sochi. (Fuente: GPUpdate.net)

Ahora era la vuelta 15, y Mercedes ya había amenazado a Williams al preparar a sus mecánicos como si estuvieran a punto de hacer un pit stop. Nadie entró en boxes, pero un giro después los de Grove quisieron ser los más listos del lugar. Después de numerosas carreras en las que se les acusó de ser demasiado conservadores, ahora serían ellos los que harían un undercut para protegerse de Lewis y Kimi. Sin embargo, eligieron un mal lugar para hacerlo. Por si no se ha dicho en suficientes ocasiones, Sochi es un circuito donde calentar las gomas es misión casi imposible. De este modo, un pit stop para poner unas ruedas más duras que las que se estaban llevando hasta ese momento implicaría que la vuelta de salida de boxes sería complicada, intentando aportar calor a los neumáticos. Así, Bottas se encontró con unas gomas frías con las que tenía que defender su posición de Hamilton. Mercedes llamó a Lewis justo un giro después. El pit stop del #44 fue un par de décimas más lento que el del Williams y esa fue exactamente la diferencia en la salida del carril de boxes: Bottas clavó la frenada y salió por delante. Sin embargo, un giro después el británico adelantó al #77 sin que éste opusiera ninguna resistencia. Una pasada por la P2 que apenas despertó pasiones debido a las facilidades que dio Valtteri, desprotegiendo el interior de la curva 1 cuando el Mercedes iba con el mapa motor al máximo. Räikkönen fue suficientemente hábil y se quedó en pista con los SS usados, que en absoluto se degradaban: 42.3, 42.3, 42.2 de Kimi contra 42.5, 44.2 y 42.3 entre ruedas frías y tráfico de Bottas, suficiente para que cuando Kimi entrase (vuelta 20), saliese por delante. Ferrari se ganaba el podio.

Rosberg se detuvo en la vuelta 21 para cambiar de SS a S, siguiendo la estrategia preestablecida. Al igual que en China, Nico se ciñó sin problemas al plan y volvió a disfrutar de una carrera tranquila, aunque en esta ocasión el resto de la parrilla no estaba intercambiando posiciones como en Shanghái: como era de esperar, la equivocada elección de Pirelli (los compuestos traídos eran 1 grado demasiado duros) hizo que la variabilidad estratégica fuera mínima, la única táctica plausible era ir a 1 parada y apenas hubo adelantamientos. Pérez había subido a la P6 cuando todos fueron parando, y había una ligera opción de que no volviese a detenerse, repitiendo su jugada de 2015. Pero no dejaban de ser 52 vueltas con un juego de ruedas blandas, el VJM09 no es el coche que mejor las conserva y pilotar a la defensiva le hubiera supuesto gastarlas aún más. Por ello, en Force India decidieron volver a parar, pero lo hicieron en la vuelta 28 y calzaron otro set de S. ¿No habría sido más rentable aguantar 10 giros más y poner un SS con el que remontar entre el pelotón? El equipo no lo vio así, por lo que pararon y Verstappen se aupó a la 6ª posición. Otra gran actuación del holandés, que de forma algo más discreta que en 2015 está haciendo una temporada sensacional, pero en esta ocasión no tuvo premio final: en el 34º giro, su motor Ferrari expiró y Max tuvo que aparcar su STR11 en la escapatoria.

Verstappen Rusia Carrera

Verstappen parecía destinado a sumar 8 puntos, pero rompió su motor Ferrari. (Fuente: GPUpdate.net)

Hamilton comenzó a rodar a un ritmo infernal de 1:40 medios-altos mientras Rosberg perdía más de un segundo por giro en el tráfico. De 13 segundos, la distancia bajó a sólo 7.5 a 17 vueltas del final. ¿Había carrera? En cuanto Lewis alcanzó esa distancia, recibió un mensaje por radio que nos aclaró que no habría lucha: la presión del agua estaba registrando valores anormales y obligaron al inglés a aminorar la marcha. A algunos les sonó sospechoso y hay quien cree que se trata de una orden de equipo camuflada. Nunca lo sabremos, pero lo cierto es que el doblete Mercedes estaba asegurado en el orden en el que iban. Räikkönen corría sin problemas en la 3ª posición, mientras un derrotado Bottas marchaba 4º y su compañero Massa, con otra actuación correcta, era 5º. Su equipo decidió hacer una extraña parada final para calzar SS: el 6º, un solidísimo Fernando Alonso, estaba a 42 segundos, y el #19 pareció mostrar un atisbo de degradación, así que Williams le metió en boxes y se ahorró riesgos. Un Safety Car y Felipe estaría dispuesto a cobrar su boleto premiado, pero no ocurrió. La carrera era totalmente tranquila, y se podría decir que anodina. La poca salsa la puso Sergio Pérez, que se quitó de encima a Carlos Sainz (quien arrastraba una sanción de 10 segundos por forzar fuera de la pista a Jolyon Palmer, en una maniobra muy similar a una anterior de Wehrlein y Nasr que no conllevó penalización), pero no pudo hacer nada contra Grosjean, que iba en la P8: como ocurriera en Australia, el Haas aguantó a un Force India detrás de él hasta el final. Ricciardo corrigió a media carrera y cambió a blandos, pero sólo pudo acabar 11º. Kvyat y Gutiérrez aguantaron con las medias hasta el final y acabaron entre los 4 últimos, a medio minuto del australiano. Está claro que no fue un acierto.

Y tras un rush final de 4 vueltas al límite, Rosberg le arrebató la vuelta rápida a su compañero Hamilton. Y con ello, Nico consiguió el mayor éxito de cuantos se pueden lograr en un fin de semana: el Grand Chelem. Un sinónimo de perfección que casa muy bien con lo que está siendo la temporada del alemán. 4 victorias de 4, 100 puntos de 100, y sus rivales más directos envueltos en una vorágine de motores rotos y salidas accidentadas. Quedan 17 Grandes Premios para el final, un número mayor que muchas temporadas completas de la historia del deporte, pero 2016 se está poniendo muy de cara para el de Wiesbaden. ¿Segundón? ¿Escudero? Nico Rosberg no está de acuerdo.

Nico Rosberg Rusia Carrera

Rosberg es manteado por sus mecánicos. El inicio no ha podido ser mejor, pero queda mucho… (Fuente: GPUpdate.net)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

5 comments

  1. jonathan · mayo 2, 2016

    Excelente resumen y apreciación de esta, sobre la carrera empiezan a cobrar mas sentido tu post y si no cambiamos nada ??

    Me gusta

  2. numancia54 · mayo 2, 2016

    Como siempre, un gran análisis.
    Uno después de leer tus artículos, parece que haya vivido otra carrera. En increíble la de cosas que se pueden vivir en un Gran Premio y que pasan inadvertidas para la mayoría o para mi al menos jejeje.
    Lo importante para mi es que desde que descubrí esta página, vivo la Formula 1 de una manera distinta y disfruto mucho más de todo lo relacionado con ello.

    Una reflexión:
    No creéis que en Mercedes ahora mismo prefieren que gane Rosberg que es alemán? Como bien dices en tu post, el mensaje de la presión del agua suena sospechoso…
    Por otro lado, todo parece indicar que de momento estamos ante una de esas épocas en las que al piloto que va delante nunca le falla el coche y al que siempre le pasan las cosas en al “segundo” piloto. Disculparme el atrevimiento de llamar “segundo piloto” a Lewis…
    Me recuerda un poco a cuando en Red Bull todos los problemas le pasaban a Webber….

    Pues nada, ya estoy con ganas de leer el siguiente artículo

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 2, 2016

      La mención a las sospechas sobre lo de la presión del agua de Lewis era sólo un intento por nuestra parte de mencionar algo que me ha parecido un sentir general, pero en ningún caso quería que el debate se focalizase en eso: ya sabemos de qué no nos gusta hablar en esta web, así que no deberíamos meternos en ello ^^.

      Sobre Red Bull – Webber, te sorprendería mucho saber la estadística real de problemas ajenos al pilotaje que tuvo que sufrir cada uno de los pilotos de RB. Sólo el desafortunado final de 2013 de Mark igualó las cosas ^^.

      Me gusta

  3. numancia54 · mayo 3, 2016

    OK jefe, como bien dices, dejemos la prensa sensacionalista para otras páginas jejejeje

    Me gusta

  4. Marco · mayo 4, 2016

    Excelente analisis y narrativa. Buena observacion, checo debio esperar un poco mas para luego poner SS y no S, no podia creer que lo llamaran tan pronto. Si yo fuera Vijay le doy una corretiza al responsable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s