Vettel Rusia Análisis

¿Se acabaron las esperanzas rossas?

57 y 67 puntos tras sólo 4 carreras son respectivamente las distancias que separan a Kimi Räikkönen y Sebastian Vettel del líder del mundial de pilotos, Nico Rosberg. En el campeonato de constructores, las cifras son aún más duras, pues Mercedes goza de 81 unidades de ventaja. 2016 era el año en que, según Maurizio Arrivabene, Ferrari tenía que pelear por el título, pero las cosas no han podido salir peor. ¿Están enterradas las opciones de la Scuderia?

————————————————-

Para Real Madrid, Barcelona, Bayern Múnich y otros gigantes del fútbol europeo, no ganar un título durante una temporada es un fracaso estrepitoso. Incluso conseguir sólo uno de los tres títulos grandes en liza se considera como un “mal año”. Si pasamos del balón a las cuatro ruedas, vemos que la escudería más grande, la más laureada, lleva 7 años sin celebrar nada. ¿Se imaginan lo que dirían los aficionados de esos equipos de fútbol si llevasen desde 2008 sin ganar un solo título? Pues algo así debió pensar la Scuderia Ferrari en 2014: nuestros tifosi no pueden seguir viendo cómo perdemos año tras año, primero superados por una marca de bebidas y luego, después de que la FIA aceptase nuestra petición de que el motor fuera tan o más importante que la aerodinámica, aplastados por otro fabricante de coches. Rodaron cabezas: Stefano Domenicali fue destituido a principios de aquella temporada, su sucesor Marco Mattiacci no duró mucho más y el gran jefazo, Luca Cordero di Montezemolo, un símbolo de la F1 desde los años 70, tuvo que decir adiós. A pesar de que la gran época de Il Cavallino Rampante vino de la mano de un piloto alemán con jefe francés (o lo que es lo mismo, renegando del carácter latino por su distinta ética del trabajo), Ferrari se mantuvo fiel a sus raíces italianas: Sergio Marchionne se hacía cargo de la empresa y Maurizio Arrivabene del equipo de carreras. 2015 sería un año de transición, pero en 2016 debían ganar, según sus propias palabras. Sin embargo, tras 4 Grandes Premios, nuestras dudas estaban fundadas: Ferrari no está al nivel de la mejor escudería del mundo.

Salida Rusia Análisis

El choque de la discordia: un pasado Kvyat se lleva a Vettel y éste a Ricciardo y Pérez. (Fuente: GPUpdate.net)

Este decepcionante inicio de temporada de la Scuderia debe entenderse como un equilibrio inestable entre las dos variables fundamentales de un Fórmula 1: velocidad frente a fiabilidad, rendimiento frente a acabar carreras. Después de estar (muy) cerca de Mercedes hace 12 meses, el SF15T frenó su evolución desde mayo, para luego recuperar a final de campaña la distancia inicial con los de Brackley: 2 décimas en carrera, 4 en clasificación. Siempre se dice que el último escalón es el más difícil de superar, así que Ferrari tenía que tomar riesgos. Y sabiendo que Mercedes tenía una gran ventaja inicial no por haber “llegado” antes, sino por haber tomado el camino de desarrollo correcto de su V6 turbo en 2013 (es decir, su curva de evolución sigue siendo pronunciada, están lejos de su límite), los saltos a dar por los italianos tenían que ser gigantescos si querían pelear por el título. En la pareja velocidad-fiabilidad, tenían que priorizar el primer elemento en detrimento del segundo, y pronto lo pagaron: los tests en Barcelona ya daban una idea, pero en Australia Räikkönen abandonó con llamas saliendo de su toma de aire, y en Baréin Vettel no pudo ni comenzar la carrera, mientras la humareda se desataba en la zaga de su SF16-H. Shanghái vio cómo ambos coches rojos se destrozaban la carrera en la salida, y para colmo la fragilidad del chasis se hizo patente en Sochi, cuando hubo que sustituir la caja de cambios del alemán después de que se viera incomprensiblemente dañada en ese toque en la primera curva. Esos 5 puestos de sanción fueron letales: en 2016 los pilotos parecen haber perdido el respeto por las salidas y cada comienzo de carrera es una lotería. Ni siquiera la primera fila se libra de los accidentes, pero mejor salir 2º que no 7º, como Sebastian ayer en Rusia. El alemán se vio embestido en dos ocasiones por un Daniil Kvyat a quien ya señaló como culpable de lo ocurrido en China. El ruso primero le dio en la frenada de la curva 2, lo cual desencadenó un choque múltiple con Ricciardo y Pérez, que también obligó a Hamilton a ir por fuera de la pista. El inglés se reincorporó mientras Vettel pasaba por su lado, y justo al mismo tiempo el Force India levantaba el pie delante de él, víctima de un pinchazo. Seb tuvo que levantar pero Daniil no lo hizo, mandando al #5 contra las protecciones. El caos era total, y él fue la víctima.

Räikkönen Rusia Análisis

Sólo le queda un podio para igualar su marca del año pasado, pero Räikkönen nos volvió a dejar fríos en Rusia. (Fuente: crash.net)

Lo impactante de este caso no es el hecho de que Vettel sumaba otro cero, sino la visceral reacción de éste por la radio. Seb no pudo identificar en su momento a Kvyat como el culpable, pero se despachó a gusto contra quien fuera que le había golpeado en 2 ocasiones. Su frustración y enfado dejaban traslucir dos realidades. La primera ya está comentada: es la poética metonimia que se produce en una salida de Fórmula 1. Sebastian reflejó un paradigmático caso de “la parte por el todo”: señaló a Kvyat, pero en realidad ha de señalar al conjunto de la parrilla. El pelotón no actúa de forma individual, sino como un ente grupal en el que las acciones de cada piloto son insignificantes en comparación con el comportamiento global del paquete de coches. A Vettel no le engulló Kvyat, sino la marabunta; no fue Daniil, fue el hecho de salir 7º en vez de 2º por culpa de un SF16-H ni rápido ni fiable como para pelear con una Mercedes cercana a la perfección. Y esto lleva a la segunda de las realidades: su lenguaje corporal comienza a mostrar unos pequeños destellos de frustración. Pero no por abandonar, sino por ver que la victoria está muy lejos. Y un piloto frustrado y ansioso se desgasta mucho antes. Alonso aguantó 5 años, y le parecieron demasiados; Seb parece tener una prisa similar. Siempre se le ha destacado como un piloto con actitud suficiente como para salir del círculo vicioso en el que está metido, pero ayer pareció verse superado. ¿Räikkönen? Kimi volvió a demostrar que, a sus 36 años, está completamente lejos de cualquier opción por pelear un título de pilotos. Su velocidad en clasificación está cada vez a más distancia de la de su compañero: 0,214 segundos de media que incluyen el GP de China en el que Vettel sólo tuvo una opción en Q3 por las 2 de Kimi (de descontarlo, la distancia sería de casi 4 décimas). Y en carrera, después de perder progresivamente desde mediados de 2013 su habilidad en el ritmo, también parece haberse quedado sin recursos a la hora de los intercambios de posición: en China perdió un mundo detrás de Carlos Sainz, y ayer en Rusia fue superado de forma preocupante por Valtteri Bottas, al abrirle la puerta en la resalida tras el Safety Car, y Lewis Hamilton, tras un error del finés saliendo de la curva 4. Sólo el desatino estratégico de Williams le permitió acabar en el podio.

Así que ahora Ferrari debe afrontar 2016 de una manera distinta. La arriesgada decisión durante el invierno en el desarrollo de coche y motor ha salido más “cruz” que “cara”. Mercedes sigue gozando de una cómoda ventaja en clasificación que, aunque en carrera Ferrari iguale el ritmo, permite a Hamilton y Rosberg “jugar con blancas” y ganar con la posición en pista. Y calificar fuera de la primera línea está siendo más que nunca el principio del fin debido a los toques en las salidas. Rosberg les saca más de 2 Grandes Premios de diferencia en la tabla y su mecánica es superior; además, Red Bull y Williams no están muy lejos, por lo que la Scuderia ha de seguir apretando esta temporada para afianzar su subcampeonato y para conseguir aprovechar las pocas brechas que ofrezca Mercedes. Pero en 2017 las cartas se barajan de nuevo: la normativa técnica sufre un profundo lavado de cara y requerirá de un gran esfuerzo para comprenderlas y tratar de producir el coche más rápido posible en base a ellas. Sabiendo que, por lo general, cuanto antes se comience a trabajar en el proyecto del año siguiente mejores serán los resultados, la simultaneidad del desastroso GP de Rusia y la publicación de las reglas de 2017 puede ser una señal para Arrivabene y Marchionne. ¿Es mejor para la Scuderia aceptar la derrota en 2016 y prepararse para la próxima temporada? Si la respuesta es “sí”, tendrán que contestar a esta otra: ¿le perdonarán los tifosi una rendición con sólo un 19% de campeonato completado y asumir un 8º año consecutivo sin títulos? Tomen la decisión que tomen, esta vez la moneda ha de salir “cara”; si no, la Scuderia estará en un problema.

5 comments

  1. 001 · mayo 2

    Siendo que el Ferrari tiene problemas de fiabilidad, que el Mercedes es superior y que por mucho que Raikkonen peleara Hamilton lo iba a superar, el no pelear la posición con Hamilton le ahorraba desgaste y combustible, y dejaba que Hamilton y Bottas se desgastaran, así supero a Bottas más nunca pudo alcanzar a Hamilton.

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 2

      Pero Bottas pudo contener a Hamilton sin cometer un error. El problema es que Kimi se pasó gravemente de frenada en 2 ocasiones, y en ambas perdió una posición sin defenderse. Personalmente yo no entendería que rehuyese del cuerpo a cuerpo con Lewis, pero aún menos que lo hiciese con un Bottas al que era capital mantener detrás para no tener tráfico.

      Me gusta

  2. Martin · mayo 2

    Buen analisis, como siempre.
    Desde el inicio de temporada siempre pensé que el principal rival de Mercedes es Vettel y no Ferrari, apoyandome en que Kimi desde hace años no es el piloto que solia ser.
    Da la sensación de que en ritmo de carrera Ferrari parece estar cerca de Mercedes, no asi en clasificación donde Lewis y Nico son inalcanzables.
    Ante tu pregunta yo pienso que la Scuderia tendria que esperar hasta Canada antes de aceptar la derrota y ya pensar en 2017. Porque sacando de mi observación el GP de Australia, no he visto a Vettel tener una carrera “limpia” como para pelearle mano a mano la victoria a un Mercedes por distintos problemas.
    Proyectando el año que viene, piensas que Raikkonen seguira siendo piloto de Ferrari?

    Me gusta

  3. ANDRES · mayo 4

    No se como pudes decir que kimi solo supero a Bottas por error estrategico de williams, no se que carrera has visto, pero el pit stop de Williams fue rapido, entro cuando debia entrar, kimi se quedo y encadeno una serie de vueltas rapidas para el, eso le permitio salir delante de Bottas, mas objetividad, se te ve el plumero

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 4

      Cuando respetes mi opinión sobre lo sucedido en la carrera, y no hables de que si he visto otra carrera o que se me ve el plumero, tendré a bien contestarte ;).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s