El juego de tronos en Red Bull

Sin duda ha sido la noticia de la semana. El anuncio de Red Bull de ascender a Max Verstappen en detrimento de Daniil Kvyat ha dejado sorprendido a medio paddock, sobre todo porque se ha pretendido relacionar con los dos últimos incidentes protagonizados por el ruso en las salidas en Shanghái y Sochi. Pero lo verdaderamente sorprendente es que en vez de deshacerse del #26, se le ha descendido al equipo filial, de vuelta adonde estaba en 2014. ¿Cuál es el sentido de este trueque?

————————————————-

Corría el año 2013 cuando Daniil Viacheslávovich Kvyat y Carlos Sáinz Vázquez de Castro corrían en el equipo MW Arden en la GP3. Era el año de debut para ambos en la categoría, y aunque ambos sabían que Mark Webber se retiraría a final de temporada y uno de la pareja de Toro Rosso Daniel Ricciardo-Jean Éric Vergne iba a ocupar su asiento y dejar vacante un puesto en Faenza, nninguno partía como candidato a él. El legítimo heredero era Antonio Félix da Costa, que ese año corría las World Series, también con Arden. Sin embargo, al portugués se le había consignado una misión: ganar su certamen. Y da Costa falló (quedo 3º, por detrás de Kevin Magnussen y Stoffel Vandoorne). Así, Helmut Marko aplicó la conocida regla del agresivo programa de jóvenes pilotos de Red Bull: “o ganas, o mueres”, y fue despedido. El asiento de STR en 2014 lo ocuparía el que mejor lo hizo en la cantera de la GP3. Y ese fue Kvyat, que salió campeón mientras Carlos se quedó en una modesta 10ª plaza. De forma un tanto inesperada, el ruso llegaba a la máxima categoría. Y su poca preparación hacía suponer que su estancia en el segundo equipo de la marca de bebidas energéticas sería muy inestable. Para colmo, el adiós de Sebastian Vettel a finales de 2014 le abrió la puerta de Red Bull para el siguiente curso. En apenas su 2ª temporada, y con apenas 20 años, Daniil se veía a bordo de un coche con el que subir al podio. La presión comenzaba ya a ser insoportable. Y el detalle final vino de la mano de un jovencísimo piloto de 16 años: Marko acababa de “enamorarse” de Max Verstappen, la futura estrella del automovilismo. Y Kvyat sabía lo que pasaba si un conductor caía en gracia de Helmut, y más con esa vitola de futuro campeón: nada le detendría. Así, el 5 de mayo de 2016 se consumó lo que todos deberíamos haber previsto: Kvyat ha caído, larga vida a Verstappen.

Verstappen Rusia

Verstappen al límite en Rusia: de no ser por el motor, sus esfuerzos le habrían reportado 8 puntos. (Fuente: cnn.com)

Es el momento de explicar por qué el ruso, en su 2ª temporada, con 20 años, tendría que estar menos preparado que el holandés, también en su 2º año, y con 18 de edad. La respuesta es sencilla: parece (y decimos “parece” porque como meros aficionados estamos muy lejos de poder afirmar nada con rotundidad) que Red Bull ha dado, en efecto, con “la futura estrella del automovilismo”. Y es que la trayectoria de Kvyat sería sencillamente impresionante si la comparamos con la inmensa mayoría de pilotos que han corrido en Fórmula 1… menos con Verstappen. Repasemos los méritos del ruso: sus impresionantes resultados en las Fórmulas Renault inferiores con sólo 17-18 años, su título de GP3 a la primera con 19 años, su espectacular debut en Toro Rosso (3 veces en los puntos en las 4 primeras carreras, con un STR9 con un déficit de caballería brutal)… Daniil atesoraba un gran caudal de velocidad pura, y de hecho batió 12-7 a Vergne en clasificación. Pero su pilotaje vivía demasiado en el límite. Apuraba hasta el milímetro el asfalto en la entrada de las curvas, solía precisar de un par de movimientos de volante bastante agresivos para insertar el coche, y bastantes veces equivocaba la velocidad que podía llevar por el vértice o aceleraba demasiado pronto, lo cual desembocaba en un derrapaje en tracción. 2015 fue más de lo mismo, volvió a demostrar las mismas virtudes y los mismos defectos, con una escasa evolución; sólo un benigno RB11 en la 2ª mitad del año pudo aguantar todo lo que Daniil le echara en agresividad. En definitiva, un piloto rápido, pero con propensión a los accidentes (sobre todo con pista húmeda). Un “reactivo” en vez de un “manipulador”. Un Rosberg, un Sainz, en vez de un Hamilton, un Räikkönen. Y de repente aparece en Toro Rosso un tal Max Verstappen, hijo de un no excesivamente exitoso piloto de los años 90 y 2000, y deja los registros de juventud de Kvyat en mera anécdota. Con 16 años, en su primera temporada en monoplazas, corre que se las pela en las F3 Euroseries, batiendo de vez en cuando a otro piloto con una pinta espectacular como Esteban Ocon, con 2 años más de experiencia. Su cuerpo a cuerpo es embriagador: no cede un milímetro. Pero al contrario que Kvyat, cuando ha de luchar contra el crono y no contra otro oponente, Max roza la perfección: su movimiento de volante es progresivo, su frenada no está en el límite, su entrada y salida de curva es lineal, pura, sin derrapajes ni contravolantes. No parece rápido, a diferencia de Daniil, pero en velocidad pura en clasificación es casi tan veloz como el ruso, y con un control de la situación mucho mayor. Los domingos, cuando se reparten los puntos, la estabilidad del pilotaje de Verstappen le reporta un montón de ventajas en conceptos como ritmo de carrera y conservación de gomas, y ese pilotaje “suave” (en el fondo, es un decir) tiene su contrapunto con una inusitada agresividad a la hora de batallar por posición, a veces de forma desaforada (uno de sus pocos detalles por pulir).

En definitiva, mientras Kvyat parecía un buen piloto y cumplía los estándares tradicionales de juventud (rápido pero sin constancia), de repente aparece un piloto 3 años y medio más joven que pinta aún mejor y tira por tierra todo lo dicho sobre los adolescentes al volante. A principios de 2016, la situación para Red Bull era suficientemente comprometida. Tenían en el equipo senior a un Ricciardo que impresionó en 2014 pero no terminó de crecer en 2015, y a un Kvyat que, aunque tenía todavía bastante trabajo para terminar de hacerse como piloto, acababa de batir en puntos al australiano y cada vez pintaba mejor. Pero ambos, a pesar de contar con un gran potencial, estaban ensombrecidos por lo que podría ser un Max que terminase de explotar en su 2º año en Toro Rosso. Bendito problema. Se daba por hecho que un RB13 de 2017 era para él, pero había dos factores importantes, una decisión de Christian Horner y cía y otra de la familia Verstappen. La primera: ¿a qué piloto se le decía adiós? ¿A Daniel o a Daniil? La segunda: ¿existía la opción de que otro equipo se llevase a Max? Jos usaba para beneficio propio el evidente interés de otras escuadras: Mercedes (a quien, no olvidemos, Red Bull le arrebató el joven piloto), Ferrari, Williams… El hecho de que Verstappen quedase libre si RB no le confirmaba un asiento en el equipo grande era un peligro. Milton Keynes necesitaba darle un volante, pero aún no había decidido de quién deshacerse. Horner necesitaba una señal del cielo, un mínimo atisbo de fragilidad de uno de sus pilotos, una justificación suficientemente creíble a nivel público para poder tomar la decisión. Y Christian tuvo lo que buscaba en Sochi.

Kvyat Vettel Rusia

El toque de la discordia: Kvyat pone punto y final a la carrera de Vettel… y a la suya propia en Red Bull. (Fuente: foxsports.com)

Después de un inicio de campaña sensacional de Ricciardo, con una velocidad sublime tanto los sábados como los domingos, Kvyat estaba en la picota. China era casi una última oportunidad para el ruso, y así la afrontó. Todo o nada en la salida… y salió todo: podio para el #26. Su asiento ganaba en seguridad, y encima venía el GP de Rusia: Daniil no se iba a ninguna parte. Pero en la salida de Sochi, su ya conocido accidente doble contra la zaga de Vettel, el antiguo icono de Red Bull, fue todo lo que necesitaban en el equipo grande. El jueves siguiente a la carrera, tras muchas especulaciones a las que pocos queríamos dar valor, se anunció: Kvyat abandonaba Red Bull, Verstappen ocupaba su lugar. Pero no era un despido al uso, sino un intercambio de asientos: Daniil bajaba a Toro Rosso y sería el nuevo compañero de Sainz. ¿Cómo puede entenderse este movimiento? Su camino en Red Bull se ha acabado. Sólo una rocambolesca opción de que Ricciardo fuera a Ferrari en 2017 y Horner decidiera subirle de nuevo, al lado de Verstappen, le daría el 2º volante del RB13. Pero hay tres motivos que hacen pensar que eso no sucederá: 1) Daniil no querrá seguir en la estructura de la marca de bebidas; 2) Red Bull tampoco querrá quedar en evidencia re-ascendiéndole; 3) probablemente Kvyat no esté en condiciones anímicas de vencer a Carlos Sainz en lo que queda de temporada, y esté más centrado en buscarse un futuro en otro sitio, por lo que el español le adelantaría en la carrera si es que Ricciardo decidiera irse. Este punto 3) es importante, porque ahora Toro Rosso se ha quedado con 2 pilotos frustrados: el ruso, por su evidente degradación; y el español, por no haber sido el elegido para ocupar el puesto vacante. Pero no había otra opción: no hay nadie más en las categorías inferiores listo para dar un salto en plena temporada. Sólo Pierre Gasly está en condiciones, pero habría que buscar un sustituto en GP2 y se liaría demasiado la madeja, y otras opciones como repescar a Buemi o hacer regresar al redil a da Costa, ambos en la Formula E, parecen harto improbables. Kvyat-Sainz es la única pareja viable. Carlos tiene la mencionada tímida esperanza de ascender por el escalafón, pero tanto él como Kvyat bien harían en buscar asientos fuera. Dado que Ferrari, McLaren y Williams seguramente dejen un asiento libre en 2017, ambos pondrán sus ojos en dichos volantes, siendo los de Grove la opción más probable. También se abre un camino en Renault: equipo oficial, con expectativas de crecimiento y con un Jolyon Palmer bastante discutido.

La mala noticia para ambos es que Toro Rosso presenta una funesta estadística: de todos los pilotos despedidos por la escudería, sólo Vitantonio Liuzzi ha conseguido poder correr de nuevo en la F1 con otro equipo (y debido al accidente de Felipe Massa en 2009 y al posterior fichaje de Giancarlo Fisichella por Ferrari). En cierto modo, salir de STR es decir casi con total seguridad adiós a la máxima categoría. Pero Kvyat y Sainz, aquellos antiguos rivales de la GP3 que tres años después se vuelven a encontrar, han demostrado suficiente talento como para pensar en ellos como pilotos profesionales en un futuro a medio plazo. Y quién sabe, si tienen la oportunidad podrían llegar a ganar carreras. ¿Títulos? Parece que hay un hombre por delante de ellos con más opciones de ser campeón. Un hombre por el que, a juicio de Red Bull, bien vale golpear en la línea de flotación a las trayectorias de Daniil y Carlos. Max Verstappen no desentonará frente a Daniel Ricciardo (pasando una prudencial fase de adaptación al Red Bull-Renault), pero cada vez quedan menos etapas y la obligación de ganar será aún mayor. ¿Podrá el holandés postularse definitivamente como un futuro campeón del mundo?

Anuncios

18 comments

  1. SportPrototipos · mayo 8, 2016

    Veo en este señor una evocación del excéntrico Jordan, pero en versión villano.

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 8, 2016

      Hemos hablado de unos cuantos señores en este artículo… convendría que aclararas a quién te refieres ^^. Y también que te explayaras un poco más, para que los demás podamos aportar algo :D.

      Me gusta

  2. SportPrototipos · mayo 8, 2016

    Hacía referencia a Helmut. Si, tendrá ojo clínico para buscar talento, pero sus modos tan sumamente dictatoriales le jugarán una mala pasada, no me cabe duda.

    Me gusta

  3. Daniel · mayo 8, 2016

    A mi me parece que fue una jugada maestra, hay que reconocer que el ruso se la dejo picando frente al arco. El contrato que firmó Max (desde Lewis y Vettel que no aparecía tanto talento) es por varios años.

    Me gusta

  4. Pato Saurio · mayo 9, 2016

    “Red Bull – Tag Heuer”

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 9, 2016

      Quería haber escrito “adaptación al chasis Red Bull y al motor Renault”, pero por juntarlo he usado el nombre no oficial. Gracias por la correccion ^^, aunque espero que se entienda igualmente ^^.

      Me gusta

  5. Gerard Pujol · mayo 9, 2016

    Esta web supone una entrada de aire fresco para los fans de la f-1. En vez de llenarse de rumores y multitud de noticias sin fundamento, ofrece un contenido completo y con grandes dosis de reflexión. Mi enhorabuena, desde que empezó el mundial sois lectura “de cabecera”. Sobre el tema de RB i STR creo que esta política está clara desde hace tiempo…o muestras rendimiento “extra” o a la calle. Puede gustar o no pero gracias a esta política hay renovación en una parrilla bastante fija últimamente y podemos disfrutar de un piloto como Verstappen que tiene tanto por delante (la comparación con su padre es brutalmente odiosa). Lo raro es que ha sido después de 4 carreras y que a Kvyat no le mandan a casa sino al equipo B. Esto me hace pensar que quizás algun equipo ha mostrado un interés sólido en Max i que por esto en RB se han visto “obligados a improvisar”. La salida de Kvyat en Sochi les ha dado el argumento que necesitaban, por poco que fuese ya tenían excusa. Coincido en que lo mejor es que Carlos i Daniil se busquen otros equipos, tienen talento y quizás en otros equipos tengan un poco más de margen para mostrar su potencial.

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · mayo 9, 2016

      A mí el mantener a Kvyat, después de descenderle, también me extraña bastante. Lo habitual es que si no quieres seguir con él, acabéis con vuestra relación. Sólo puedo argumentar dos cosas: 1) que a pesar de que esté desmotivado y mirando otros equipos, Kvyat fuera la única opción plausible por falta de más nombres; 2) hayan decidido mantenerle por el patrocinador ruso que acaba de llegar a Toro Rosso. Y ambas me convencen.

      Por cierto, eres el comentario nº 500, enhorabuena ^^. Y por supuesto muchas gracias por tu mensaje, nos alegra que te guste la web ;).

      Me gusta

      • Daniel · mayo 9, 2016

        También es darle una segunda oportunidad, luego de invertir en la formación del ruso (para mi un muy buen piloto, pero que todavía está verde. Veremos como sigue…
        Igual prefiero mil veces la política de pilotos de Red Bull, que por ejemplo la de Ron Denis, con dos pilotos ya gastados, pagándole muchos millones, pudiéndolos usar en el desarrollo del coche y teniendo a un piloto como Stoffel Vandoorne y haber dejado ir a otro como Magnussen.

        Me gusta

  6. Daniel · mayo 9, 2016

    me sobro un “los” como se puede re-editar el texto?

    Me gusta

  7. Pepito_01 · mayo 9, 2016

    Hola a tod@s!!!

    Primero dar las gracias al trabajo de la web, que como decía Gerard Pujol, me parece que es un planteamiento diferente a otras webs y en mi humilde modo de ver bastante imparcial. Lo que os querría preguntar es los siguiente: ¿creéis que si Carlos Sainz (hipotéticamente) queda por delante de Daniil a final de temporada mostrando una relativa solvencia no tendría sitio en Reb Bull?. ¿Es posible que Ricciardo deje Red Bull?. ¿Podría o debería estar un año más Carlos en Toro Rosso?.

    Un saludo 😉

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 9, 2016

      Todo depende, en efecto, de si Ricciardo se va. Es poco probable que entre Daniel y Max Verstappen haya una diferencia salvaje de rendimiento, así que no creo que echen a ninguno. Pero si alguien (¿Ferrari?) se interesa por el australiano… ese sitio debería ir para alguien de STR. Sainz ha hecho como poco los mismos méritos que Kvyat en 2014, ¿pero querrá subir a RB para tener un puesto tan frágil como el de Daniil? ¿O preferirá buscarse las habichuelas en un Williams o en un Renault, opciones en principio más sólidas? ¿Y quedarse otro año en STR como sugieres? Si es Kvyat el que se va, seguramente asciendan a Gasly, y al equipo le convendría que tuvieran a una referencia como Carlos a su lado… ¿pero querrá el español aguantar otro año más en Toro Rosso? Me temo que es demasiado pronto para responder a todo esto ;).

      Me gusta

    • BooT Loos · mayo 10, 2016

      Le voy a dar la vuelta a tu pregunta, espero que no te parezca mal ;). ¿Debería buscar Carlos un asiento en red Bull?
      Bajo mi punto de vista no. Ya sabemos cómo funciona ese equipo y realmente creo que tienen un campeón en las manos con Max. En caso de que Carlos llegara a “ascender” estaría peleando con un piloto que es superior a el, y ya sabemos como se porta Marko con los segundos. Creo que McLaren sería una gran opción con la salida casi segura de Button pero no se yo si Ron Dennis querrá un piloto tan joven…

      Me gusta

  8. Lwyx · mayo 10, 2016

    Hola, lo primero agradecer una página como esta donde se explican los detalles de conducción, entre otras cosas.
    Luego ya sobre el artículo discrepo parcialmente. En los aspectos de Verstappen contra el crono, el año pasado le batió Sainz, y que no se le nota la fogosidad de la condución correspondiente a su edad. Tiene valentía, y es una cosa que aplaudo como espectador, pero a veces realiza maniobras arriesgadas que le han llevado a perder lo ganado en esa carrera.

    Con el tiempo espero que se serene un poco pero sin perder las ganas por estar delante. Que nos siga deleitando con adelantamientos increíbles, pero al mismo tiempo que sepa cuando no debería hacerlo. Ha habido ya varios casos de ir demasiado agresivo y ,en las décadas que llevo siguiendo este deporte, pilotos demasiado fogosos se han encontrando con la horma de su zapato, con el consiguiente abandono; ejemplos en Mónaco hay a raudales.

    Un saludo, suerte y espero que continúe mucho tiempo escribiéndonos.

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 10, 2016

      Lo primero, muchas gracias por el comentario, como siempre 😉

      Sobre lo que comentas, en cierto modo concuerdo, y en alguno de los articulos relacionados (e incluso en este) hemos pretendido hablar de esa dicotomía del estilo de Max: es una cosa mirando sus brazos y pies… pero es completamente la opuesta mirando su cabeza y su toma de decisiones. Su relativa “suavidad” a la hora de frenar, entrar en curva, trazar por el vértice y salir traccionando no tiene nada que ver con su en ocasiones alocado comportamiento a la hora de hacer adelantamientos, donde a veces pierde los papeles ^^. Pero creo que, en general, combina lo mejor de todo: en ritmo de carrera es buenísimo y degrada las gomas menos que su compañero, y a la hora de quitarse el tráfico es mucho más decidido que Carlos. La única ventaja del español podría radicar en clasificación, donde efectivamente en 2015 sorprendió a Max… pero en 2016 parece que también se está invirtiendo la tendencia. Lo bonito es que ahí estaremos para ver cómo se desarrolla ^^.

      Me gusta

  9. 001 · mayo 10, 2016

    Para la próxima temporada se esperan varios cambios de pilotos, y creo que Kvyat puede encontrar acomodo en algún otro equipo, pero también hay otros pilotos que podrían cambiar como son los de Force India o Bottas.

    Me gusta

  10. Tovarich Pavel · mayo 11, 2016

    Eata preparado Max para la presión de estar en Red Bull?? Tomará las decisiones correctas en los momentos decisivos en carrera, siendo aún un adolescente?? Red bull tomó la decisión correcta?? Daniil aguantará su regreso a Toro Rosso anímicamente hablando?? De no moverse la alineación de Red Bull el próximo año, le convendría a los pilotos de Toro Rosso buscar opciones en equipos de media tabla?? La verdad no lo sé, pero el tempo dirá cómo se moverán las cosas. Muy buen análisis y en definitiva me gustaría saber su opinión

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 11, 2016

      Yo tengo bastante fe en Max. Quiero decir, pasar de STR a RB es un salto mucho más pequeño que pasar de la F3 a la F1 tras sólo 1 año en monoplazas, como hizo en 2015. Y huelga decir que su rendimiento ha sido excelente hasta ahora, así que creo que hay que tener fe.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s