Sainz lo clava

El día que su antiguo compañero Max Verstappen entraba en la historia, Carlos Sainz lograba su mejor resultado en la Fórmula 1. Un sexto puesto con el STR11 que le supo a gloria. Primero, porque pone fin a una relativa mala racha en la que ningún GP le salía redondo. Segundo, porque arrasó a su nuevo (y a la vez viejo) colega Daniil Kvyat. Analizamos cómo llegó Carlos a la P6 y qué tuvo de particular.

————————————————-

No hay nada como correr en casa para un piloto. Sentir el calor del público, poder entenderse en tu idioma nativo, degustar comidas de la tierra… aunque muchos ingenieros lo negarán, lo de que la afición da unos caballos extra es totalmente cierto. Además, el Circuit de Catalunya, con sus largos curvones y sus zonas para valientes (Campsa, Renault) que premian la agresividad al volante, sin duda haría las delicias de Carlos Sainz, capacitado para llevar altas velocidades en los vértices de las curvas. Así lo demostró el sábado, metiéndose en 8ª posición en parrilla por delante de sus rivales directos Force India y Toro Rosso, y a apenas una décima del Williams de Valtteri Bottas. Sin embargo, para el domingo Carlos tenía frente a sí el reto de siempre: imprimir un buen ritmo de carrera sin degradar en exceso las gomas. ¿Cómo se las apañaría para conseguirlo?

Salida España Análisis

Bottas se fue un poco largo, y eso fue todo lo que necesitó Sainz para pasarle por fuera en la curva 2. (Fuente: GPUpdate.net)

Por lo pronto, puso de su parte con una salida para el recuerdo. La desgranamos: su reacción al apagado del semáforo fue mejor que la de Bottas y muchísimo mejor que la de Kimi Räikkönen (P5), que perdió posiciones de forma inmediata. Sainz estaba en paralelo con Valtteri, pero pronto se vio que la superioridad del motor Mercedes 2016 sobre el Ferrari 2015 es realmente grande, y el finés cogió 5 metros de ventaja para la frenada de la curva 1. Sainz frenó en el punto exacto mientras el #77 se iba un poco largo. Y el español, como suele hacer, no duda cuando está metido en el lío. Aguantó al Williams por el exterior de la curva 2 y salió disparado hacia la curva 3, ya 6º. Delante de él Verstappen estaba pasando por fuera a Vettel, quien sufrió un trallazo descomunal en lo alto de la colina y perdió velocidad, lo cual animó a Carlos a intentar la pasada. Y aquí llegó el momento clave: mientras Hamilton siguió yendo al interior para adelantar al ralentizado Rosberg hasta el punto de meterse en la hierba y provocar el famoso accidente, Sainz supo rectificar. Sebastian, tras perder velocidad por el derrapaje, cubrió la parte derecha de la pista como hiciera Nico, y Carlos, en vez de seguir apurando por el interior, cambió repentinamente de trayectoria hacia el exterior, justo en el mismo instante en que Hamilton perdía el control de su coche. Más simbólico, imposible. Frenando por la zona limpia, Carlos tiró de agresividad para pasar por fuera como un cohete a Vettel en la curva 4, sin dejarse amilanar por la polvareda levantada por los Mercedes. 2 acciones de agallas en apenas kilómetro y medio le acababan de dejar en una altisonante 3ª posición.

Carlos Sainz España Análisis

Seguro que no fue la carrera más estimulante de su vida, pero Sainz corrió como es debido y sumó 8 puntos. (Fuente: as.com)

Obviamente, el STR11 no pintaba nada en esas posiciones, y era carne de cañón para los dos Ferrari que llevaba por detrás. Por radio se encargaron de recordarle que esa no era su carrera; ésta comenzaba ahora y consistiría en una hora y media de gestión de neumáticos para alcanzar el objetivo final. Nadie se sorprendió cuando vimos a Carlos entrar en boxes en la vuelta 10, tras 3 lentos giros en 1:32. Era el típico Sainz de los domingos, destruyendo los neumáticos y condenándose a una estrategia de 3 paradas cuando todo parecía indicar que sus rivales irían a 2. Y entonces, por primera vez en muchísimo tiempo (tal vez en toda su trayectoria en F1), el #55 nos mostró su versión más inteligente y gestora de la carrera. En vez de hacer 1-2 vueltas al máximo con los neumáticos nuevos (medios), Carlos hizo un modesto 1:31.3. Bottas, por ejemplo, hizo un 1:30.5 en su vuelta de salida (ya habiendo superado a Sainz debido a una parada en boxes 1 segundo más rápida). El mismo registro que Massa, que venía desde atrás y había parado más pronto. Es decir, el madrileño rechazó desgastar sus gomas intentando pugnar por una 5ª posición perdida frente a Valtteri: salió de boxes, no sobrecalentó sus gomas y se dedicó a girar y girar y girar. Su stint central fue una maravilla: 28 vueltas, de las cuales casi todas fueron en 1:31 y sólo 3 en 1:32. Su último giro fue un 1:31.221: Carlos por fin acababa de lograr mantener con vida las gomas. Su rival más cercano por detrás, Sergio Pérez, el experto cuidador de gomas, se hundió en la parte final de la tanda: de una distancia de 3,5 segundos en la vuelta 25, a una de 8,4 en la 34, una antes de parar el mexicano. Palmario. En el 38º giro Carlos entró, calzó otros medios y fue hasta el final. Y de nuevo, la perfección. Con menos carga de combustible, pudo tirar un poco más en su vuelta de salida, pero no mucho: 1:29.9 por 1:29.3 de Bottas, 1:29.8 de Pérez o 1:29.2 de Massa. Sainz sabía que no había que forzar las ruedas en ningún momento para hacer valer, esta vez sí, su estrategia de 2 paradas, dándonos una bofetada a los escépticos. Su juego duró 28 vueltas: las últimas 24 fueron todas en 1:30, y sólo 2 de ellas por encima de 1:30.6. No hay mejor definición de “ritmo” en el diccionario que la que estábamos viendo.

¿Kvyat? Daniil se tuvo que conformar con una distante 10ª plaza, a más de medio minuto de Carlos. Motivada fundamentalmente por el fracaso en clasificación, donde Sainz demostró estar en su territorio y le metió casi 4 décimas en Q2. El ruso fue a 3 paradas, que visto lo visto en cabeza tampoco era más lento que 2, y se vio obligado a fajarse en el tráfico, degradando los neumáticos. Para la posteridad quedará su vuelta rápida en carrera al poner los blandos al final (la primera FL de la historia de Toro Rosso), pero quien llevó más puntos a casa, en su mejor resultado en F1, fue un Carlos que aprovechó el gran día de Max Verstappen para redefinirse como piloto. Ya no es una especie de Jarno Trulli, brillante en clasificación pero incapaz de rodar rápido en carrera. Y su determinación en la salida nos hace pensar que valentía no le falta en el cuerpo a cuerpo. Pero lo que Sainz mostró al mundo fue, por fin, que también tiene aquello que hizo grande a su ídolo Fernando Alonso: el ritmo de carrera. El rodar como un reloj. Y todo ello sin desgastar los neumáticos. Parece que Carlos Sainz, al fin, ha dado el salto. ¿Qué se viene a partir de ahora?

Anuncios

3 comments

  1. BooT Loos · mayo 18

    Que gran Artículo! Enhorabuena.

    Leyéndolo se me ha ocurrido que probablemente el hecho de no tener la presión por batir a verstappen le haya hecho estar mas “tranquilo” en carrera y así hacer unas tandas mas inteligentes y menos pasionales.
    ¿no os parece?

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 18

      Gracias ;).

      Pues no lo descartaría. Está claro que Kvyat “resucitará” durante lo que queda de temporada y obligará a Carlos a dar lo mejor de sí mismo en determinados GGPP, pero en este en Montmeló la ventaja de Sainz, por muchos motivos, era clara ,así que sí que es probable que fuera con la tranquilidad y la calma de saberse por delante de Daniil.

      La pregunta es: ¿podrá extrapolar este carrerón al resto de temporada? ¿O ha sido flor de un día?

      Me gusta

  2. accioniastascam · mayo 18

    Y el nuevo chasis? Que casualidad le dan el chasis de Max y va divino y sin fallos.
    Casualidad?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s