Sauber se inmola

La temporada 2016 de Sauber está siendo una de las más complicadas de su historia. Con 0 puntos en su casillero, todo indica que tendrán que evitar un desenlace como el de 2014 y que Manor no les supere en la tabla. Para ello, cualquier ocasión es buena para intentar inaugurar el casillero, y Mónaco podía ser ese día. Sin embargo, la tensión interna desembocó en un vergonzante choque entre Marcus Ericsson y Felipe Nasr que obligó a ambos a abandonar. ¿Por qué ocurrió este desastre?

————————————————-

Mónaco, 2005. Tras un inicio de temporada muy competitivo de Red Bull (sus grandes rivales), Sauber necesitaba sumar puntos sí o sí. Felipe Massa y Jacques Villeneuve rodaban en 8ª y 9ª posición, aunque un incidente posterior entre Giancarlo Fisichella y Jarno Trulli les hubiera permitido acabar en P6 y P7, uno de los mejores resultados del año para el equipo. Sin embargo, Jacques, criticadísimo durante toda la temporada por su falta de ritmo, cavó aún más su tumba al intentar un adelantamiento suicida sobre su compañero, que acabó con ambos en la escapatoria y perdiendo toda opción de puntos. Mónaco, 2016. No había posibilidad aparente de puntos para ninguno de los dos C35, pero con la pista aún semimojada y la previsión de lluvia para final de carrera, habría que estar preparado para cualquier oportunidad. Sauber decidió dar prioridad al piloto que más rápido estaba yendo, Marcus Ericsson, y para ello pidieron a Felipe Nasr que se dejase pasar. Todo había sido acordado por radio para que la maniobra fuera lo menos peligrosa posible: en la recta de meta, el brasileño se apartaría. Sin embargo, el sueco vio que Nasr no se iba a quitar y se lanzó en la Rascasse. No había sitio. Bang.

Nasr Ericsson Mónaco Análisis

Nasr, por delante de Ericsson antes del primer intercambio de puestos. (Fuente: GPUpdate.net)

¿Por qué ocurrió esto? No es la primera vez que dos compañeros chocan, pero cada vez que sucede es la mayor deshonra para un equipo. Y más si a una misma escudería le ha sucedido 2 veces en el mismo escenario con apenas 11 años de diferencia. Sin duda, el ambiente en Sauber durante toda la temporada está siendo difícil. Los retrasos en los cobros, la falta de competitividad del coche y el incierto futuro del equipo hacen que el pesimismo cunda en la plantilla. El pesimismo deriva en nerviosismo, y el nerviosismo en errores. La batalla entre Ericsson y Nasr, aunque a un segundo o tercer nivel, está siendo una de las más duras de toda la parrilla. Ambos saben que su futuro más inmediato pasa por demostrar ser mejor que su compañero, y la falta de recursos de los de Monisha Kaltenborn a veces obliga a priorizar determinadas cosas que pueden desnivelar la igualdad entre ambos. Por ejemplo, Felipe protestó porque el equipo no fue capaz de hacer 2 chasis competitivos, y el malo le tocó a él. No fue hasta Rusia que pudieron cambiarlo, y aunque en Sochi el brasileño superó a Ericsson, el resto de la temporada ha sido dominada por el sueco. Montecarlo iba a ser una nueva batalla por la supremacía, con el extra de que podría haber un Gran Premio algo especial que permitiera a las escuderías de abajo pillar algún punto que pudiera ser capital en la pelea por evitar la última posición.

Nasr Mónaco Análisis

Felipe Nasr no cumplió las órdenes de equipo y se amparó en que Ericsson se las saltó 2 veces en 2015. (Fuente: formula1.com)

Pero Nasr volvería a tener motivos para la queja: su motor estalló nada más empezar la Q1, impidiéndole pelear contra su compañero. El domingo, no obstante, amaneció lluvioso, por lo que las cosas todavía podían salir bien. Sauber fue de los primeros equipos en cambiar de neumáticos de lluvia extrema a intermedios: Felipe lo hizo en cuanto se fue el Safety Car y Marcus apenas 3 giros después. El brasileño salió ganando al parar en boxes en el momento justo y le superó. Sin embargo, poco después Nasr perdió tiempo mientras Kvyat se desdoblaba y Ericsson venía más rápido. El brasileño no era capaz de pasar al grupo de Bottas-Wehrlein-Magnussen, así que ahora era el turno de Marcus de intentarlo. Kevin desapareció, pero el #9 no podía con Valtteri… hasta que salió del todo el sol. La pista estaba casi para slicks y el sueco fue el primero que los probó. Sin embargo, tuvo la desgracia de que un giro o dos después, justo detrás de él salieron de boxes Sergio Pérez y Sebastian Vettel, mucho más rápidos que él y a punto de doblarle. Ericsson tuvo que cederles el paso y ahí perdió su ventaja. Nasr paró para poner gomas de seco y salió de nuevo por delante de su compañero. La situación se repitió: Felipe estaba atascado detrás del propio Wehrlein y de Grosjean, y Ericsson vino más rápido por detrás. La radio crepitó: “Deja pasar a Marcus. Si no adelanta te cederá de nuevo la posición“. Nasr no asintió: “¿Por qué? Dadme una razón“. El equipo replicó: “Es mucho más rápido. Si no adelanta, te cederá de nuevo la posición“, recalcaron. No ocurriría como en el lance anterior, donde Ericsson mantuvo su posición por delante. Nasr no parecía dispuesto a levantar el pie, así que otro ingeniero tuvo que intervenir: “Felipe, soy Robert, cédele la posición, vamos, hazlo. En la curva 1“. A Marcus no le dieron la confirmación de que Nasr hubiese aceptado, así que entendió que tenía que hacerlo por su cuenta, y de hecho el equipo le dio el OK. Creyó ver un hueco en la Rascasse y se lanzó desde lejos. Su compañero giró como si no hubiera nadie y, obviamente, pasó lo que suele pasar en Montecarlo: accidente. Volaron piezas de ambos coches, Marcus despegó unos centímetros del suelo y Felipe destrozó su alerón delantero. “¿Por qué Marcus ha hecho eso? ¿Por qué?” No hubo respuesta…

La carrera de ambos terminó ahí, y quién sabe si con ella gran parte de las posibilidades de Sauber de puntuar en 2016. Todo apunta a que el desarrollo estará cada vez más limitado y el C35 esté cada vez más lejos de los Force India, Toro Rosso o McLaren, los coches que marcan ahora mismo la zona de puntos. Manor es el gran y único rival por la P10 en la tabla de constructores, la que da un suculento premio en metálico. De momento, el coche británico es más lento que el Sauber, pero para la clasificación por equipos no cuenta la velocidad. Cuentan los resultados, y eso a veces tiene una importante cuota de azar. Si Manor consigue no ya un punto, sino un 11º lugar, superará a Sauber y se pondrán décimos. Eso fue lo que ocurrió en 2014 y acabó llevando a Sauber a contratar a dos pilotos que destacaban más por el maletín que por su talento. Un oscuro túnel del que aún no ha salido y del que, desgraciadamente, no tiene pinta de salir.

Anuncios

One comment

  1. SportPrototipos · junio 2, 2016

    Tenía esperanzas de que pudieran puntuar con la lluvia, el bajo desgaste y tal.

    Tortazo que se dan , entre ellos, para colmo. Y todo por un mal trabajo por parte del box.

    Yo pediría la dimisión de la jefa de Sauber. Ha tenido mucho que ver en el ambiente enrarecido en Sauber.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s