“¡Gracias, Ferrari!”

Por enésima vez en 2016, Lewis Hamilton hizo una salida floja. Superado por Sebastian Vettel, la carrera se había puesto en chino para el vigente campeón. Sin embargo, Ferrari decidió inmolarse en la vuelta 11 y Hamilton aceptó gustoso el regalo. 5ª victoria en Canadá del hombre que mejor domina los intríngulis del Gilles Villeneuve. Y el nefasto domingo de Nico Rosberg hace que el liderato del Mundial esté a sólo un paso.

————————————————-

Todo el mundo pendiente del cielo desde que se despertaron el domingo. Las previsiones eran confusas: algunos daban un 80% de probabilidad de lluvia, otros un 40%, otros un 0%, luego se habló de precipitaciones media hora antes de la salida… Lo cierto es que nadie tenía ni idea de si iba a caer o no agua, así que más valía centrarse en lo que había ese momento, es decir, asfalto seco, y tratar de encontrar la estrategia ideal. Porque aunque todo estaba escrito para ir a 1 parada, ultrablando-blando, las bajísimas temperaturas que hubo en Montréal hicieron temer a los equipos por el graining de sus neumáticos. Si las gomas no cogían calor, o bien se granularían y perderían agarre, o bien se desgastarían al ir deslizándolas por todas partes, así que la táctica de 2 paradas salió del cajón en el que parecía confinada.

Salida Canadá Carrera

Vettel en cabeza, los Mercedes están a punto de tocarse. Nico se vio obligado a ir largo. (Fuente: GPUpdate.net)

La distancia de la parrilla a la primera curva no es muy grande, así que nadie esperaba grandes movimientos cuando se apagaron los semáforos. Pero tampoco nadie esperaba que Mercedes reeditara los fantasmas de Melbourne. Hamilton no anduvo fino con el embrague y Rosberg sólo fue un poco mejor. El que realmente lo clavó fue Sebastian Vettel, quien tuvo incluso que cambiar de idea en plena aceleración debido al enorme diferencial de velocidad conseguido. Abortó la idea de ir por el centro y se dirigió a la izquierda. Tan rápido iba que pudo echarse a la parte limpia en frenada y pasar la primera curva sin problemas. Esos se los dejaba a los Mercedes. Nico se emparejó con Lewis y de pronto llegó la frenada. Ya hemos perdido la cuenta de las veces que se ha producido esta situación. Suzuka 2015, Austin 2015, Melbourne 2016… y de nuevo ahora. Las dos Flechas de Plata en paralelo han tenido casi siempre el mismo resultado: el piloto que va por dentro alarga disimuladamente su trazada y deja sin sitio al que circula por fuera. No hay más ciencia. Si el que va por el exterior no gana en la frenada, no tiene nada que hacer. Está fuera de la pista. Y al igual que en todas las ocasiones previas, el damnificado perdió la carrera en ese instante. Rosberg se vio empujado a la escapatoria por Hamilton y no sólo perdió la P2, sino que los Red Bull, Räikkönen, los Williams, Alonso y Hülkenberg le pasaron como centellas, por un lado y por otro. 10º puesto. El GP al garete, y el liderato del mundial en entredicho.

Vettel pronto se vería afectado por lo que según consideró a posteriori más complicó su pilotaje: el viento en la recta de atrás. Tras construir una sólida ventaja sobre Hamilton en los dos primeros sectores de la vuelta inicial, Seb se saltó la última chicane, y a punto estuvo de verse sobrepasado por el #44 tras seguir todo el procedimiento de llegar hasta el bolardo, pasarlo por la izquierda y reincorporarse. Mientras tanto, Verstappen se había aupado al tercer puesto y ponía en un compromiso a Red Bull. Su ritmo era bastante lento (unas 8 décimas por giro más lento que el líder, lo previsto el viernes), y Daniel Ricciardo pedía paso. De hecho, el equipo le dio un extraño mensaje: “no molestes a Daniel”. Un texto demasiado ambiguo, que no incluía la orden de dejarle pasar, así que Max simplemente bajó la visera y tiró para delante. Rosberg sólo se había desembarazado de Alonso y lo que debería haber sido una cabalgada atómica hacia el podio se estaba convirtiendo en una auténtica pesadilla. Era un triste 9º. Su máximo rival, Hamilton, era 2º, a 1,3 del líder Vettel al final de la vuelta 10. En la siguiente, todo cambió.

Vettel Ricciardo Canadá Carrera

Vettel paró y puso súperblandos, viéndose innecesariamente obligado a adelantar en pista. (Fuente: GPUpdate.net)

El McLaren-Honda de Jenson Button echaba fuego por su parte trasera. El inglés aparcó el coche en la larga recta del último sector y confió en que los operarios lo retirasen rápido. Charlie Whiting, como casi siempre que hay comisarios dentro de la pista, desplegó el Safety Car virtual. Y llegaba el momento de tomar una dura decisión. Una parada bajo VSC supone un ahorro considerable con respecto a hacerla durante el desarrollo normal: mientras tú vas por el pit lane con el limitador, el resto no pasa a tu lado a máxima velocidad para recortarte tiempo, sino que van en un modo más lento. Por ello, hacer una parada podía ser atractivo. ¿Problema? La vuelta 11 tal vez era un pelín demasiado pronto para poner el blando y marchar hasta el final. Ante eso, lo lógico era no detenerse y esperar a una vuelta más lógica para hacer el pit stop. Pero Ferrari hizo la mayor de las locuras: llamó a boxes a los dos pilotos y les puso súperblandos. Una maniobra, sencillamente, incomprensible. Por un lado, Vettel regalaba tal vez el mayor activo: la posición en pista. Por otro, comprometían a sus pilotos a ir a 2 paradas (recordamos una vez más que en este GP Pirelli impuso usar el neumático blando en carrera) más pronto que a nadie. Los US no habían dado síntomas de desvanecimiento en ninguno de los dos, así que la parada no era necesaria. Y si lo fuera, la experiencia reciente sugiere que cuantas menos paradas, mejor. Así que, de ser preciso parar, lo lógico habría sido poner las gomas blandas e intentar llegar hasta el final. Si se puede, fantástico; si no se puede, al menos ya se ha cumplido con la norma de neumáticos y a unos giros del final puede calzarse un ultrablando con el que generar un offset (diferencial de rendimiento) con Lewis e intentar pasarle en pista. Pero la Scuderia no decidió ninguna de estas cosas. Su elección fue poner SS, y además hacerlo con los dos, lo cual es más sangrante al no diversificar riesgos.

Así, la carrera estaba ahora en el tejado de Lewis Hamilton. El inglés gozaba de casi 10 segundos de ventaja sobre el dúo de Red Bull, y Vettel ahora tendría que pasarles en pista. Sus súperblandos nuevos le permitieron hacerlo rápido, con dos bellas maniobras en las que apenas perdió tiempo. Era la vuelta 18, y Vettel estaba ahora 2º, a 10 segundos de Hamilton, y ambos con una parada por hacer. En apariencia, una distancia insalvable. Tras ellos, Verstappen conseguía despegarse ligeramente de Ricciardo y por detrás del australiano venía un sólido Valtteri Bottas. ¿Rosberg? 7º, tras Felipe Massa, y con vagas esperanzas de subir al cajón. Llegó la vuelta 20 y se abría la ventana para que los pilotos pasasen del US al S, como así ocurrió, Verstappen primero, Ricciardo, Rosberg y Hülkenberg después, y Bottas en último término pasaron por el garaje por primera y, si todo salía según lo planeado, última vez. El de Mercedes superó a Felipe, quien más tarde abandonaría por un extraño fallo mecánico en su motor alemán, pero Räikkönen había aparecido delante de él, Bottas y Ricciardo, con una parada pendiente. El ritmo de Kimi durante toda la carrera fue sencillamente espantoso (a la postre, acabó a 58 segundos de Vettel con la misma estrategia), así que pronto formó un trenecito con el #7 liderando sobre los 3 mencionados. Pero antes de eso, en la vuelta 24, llegó la parada de Lewis Hamilton. Calzó S y se dispuso a ir hasta el final. 13 segundos le separaban de Sebastian, el nuevo líder.

Bottas Canadá Carrera

Por delante de Felipe Massa todo el fin de semana, Valtteri Bottas se ciñó al plan de 1 parada y logró subir al podio. (Fuente: GPUpdate.net)

Ahora le tocaba al Ferrari o bien crear un hueco suficiente de como mínimo 17 segundos para salir por delante del inglés, o bien estirar todo lo posible su stint para crear el mencionado offset, pero en este caso blandos contra blandos, bastante menos efectivo. Lewis se mostró un poco más rápido con sus gomas nuevas, y a unas 2-3 décimas por giro fue recortando la diferencia hasta los 9,9 de la vuelta 36. En la siguiente, Seb paró, puso los blandos y se lanzó a la persecución. 13 vueltas de vida del neumático les separaban. Si éste se degradase lo suficiente, 13 giros serían una barbaridad. Pero Pirelli (aunque hay que decir que con las bajas temperaturas tampoco es del todo culpa suya) ha traído una remesa demasiado dura en este 2016 para circuitos como Montecarlo o el Gilles Villeneuve, y esas 13 vueltas de diferencia eran muy poco. 7,8 segundos era la diferencia entre el #44 y el #5 cuando éste salió de boxes. Y aunque consiguiese recuperar toda esa distancia, todavía estaba por ver que un Ferrari superase a un Mercedes con tan escasa diferencia de velocidad. Mientras que de haberse ceñido al plan la Scuderia tan sólo tenía que protegerse del posible undercut de Lewis cuando éste parase, ahora se había puesto en la situación de ir al límite durante toda la carrera y atacar desde atrás. Hamilton sonrió en su cockpit: “que me adelante, si puede”. Nociones básicas de las carreras que Ferrari pareció haber desestimado.

Más allá de la pelea entre los dos súpertalentos, la carrera viró brutalmente tras ellos. A 32 giros del final, Daniel Ricciardo volvió a parar en boxes y puso su segundo juego de neumáticos blandos. Sus tiempos no sugerían ninguna degradación. Sin embargo, un giro antes de detenerse en su garaje, Daniel se pasó de frenada en la chicane y le regaló el 5º puesto a Bottas. En la blocada dañó su neumático delantero derecho y tuvo que parar a reemplazarlo. Para colmo, el mecánico de dicha rueda no anduvo hábil y se perdió otro segundo en la maniobra. Después de perder por estrategia las carreras de España y Mónaco, seguro que Ricciardo se desesperó al ver ese lento pit stop. Por detrás de él, otros muchos pararon (Nasr, Wehrlein, Grosjean, Ericsson, Gutiérrez, Kvyat y Haryanto). En su caso, los tiempos tampoco sugerían una gran degradación, pero los datos de temperaturas de los equipos debían ser para echarse a temblar y no quisieron arriesgar. Algunos como Haas y Toro Rosso fueron hábiles y pusieron a sus pilotos un ultrablando usado, más competitivo y fácil de calentar. Otros pusieron un nuevo juego de blandos y no fueron a ninguna parte. Verstappen también pondría más adelante un juego de US a pesar de que su última vuelta de stint apenas fue 2 décimas más lenta que la primera. Los neumáticos blandos no ofrecían ningún problema, pero pocos se fiaban.

Rosberg Verstappen Canadá Carrera

Rosberg intentó adelantar a Verstappen a final de carrera, pero perdió el control de su Mercedes. (Fuente: GPUpdate.net)

Los únicos que se ciñeron al plan fueron Hamilton y Bottas… y fueron los que salieron ganando. Los blandos duraron toda la carrera y más: la degradación era nula. No tenía sentido hacer una segunda parada, así que Lewis venció a Seb y Valtteri a Max por pura estrategia. Sebastian iba limando la diferencia con Hamilton como éste lo hiciera justo antes: a un escaso ritmo de unas 3 décimas por giro. Parecía poco probable que llegase a alcanzar al Mercedes… y el alemán tampoco puso de su parte con dos pasadas de frenada más en la última chicane. Nadie duda de que el viento fue lo que causó sus salidas de pista… pero ese mismo viento soplaba para todos, y Hamilton no tuvo casi ningún problema. El liderato del británico era sólido y terminó de confirmarse con esos dos errores de su rival. Ahora su único aliciente era ver cuántos puntos iba a restarle a Rosberg. El alemán estaba pegado a Valtteri Bottas y acariciaba el podio, cuando el equipo le dio la mala noticia: “tienes un pinchazo lento en tu trasera derecha. Box”. Mercedes sorprendió al no poner un juego de US a su muchacho, sino que calzaron otro de S, así que su remontada era un poco más complicada. Salió 7º y pasó con inusitada facilidad a Ricciardo y Räikkönen (con el finés frenando unos 20 metros antes que el #6). En los últimos giros alcanzó a Verstappen, 4º y con sus ultrablandos de más de 25 vueltas todavía vivos. Nico lo intentó en la recta del Casino, pero el holandés cubría sabiamente el interior. Tendría que salir más pegado de la horquilla del “alfiler” o frenar muy tarde por fuera en la última chicane si quería el puesto. En la penúltima vuelta intentó esto último y pareció lograrlo: había rebasado a Verstappen. Ahora sólo quedaba el ligero problemilla de perder la velocidad suficiente para tomar la curva. Rosberg lo intentó… y perdió escandalosamente el control. Un semitrompo bastante chillón que destrozó sus gomas y a punto estuvo de resucitar a un Räikkönen que al final no pudo pasarle.

Lewis Hamilton cruzó la meta y celebró como nunca. Por segunda carrera consecutiva, la victoria le había llegado por los pelos, gracias a un error del rival. En Montecarlo fueron las “ruedas perdidas” en el box de Red Bull, un error fruto de la precipitación. Pero en Montréal, su rival decidió autoaniquilarse. Un garrafal fallo estratégico a la altura de Abu Dabi 2010 (o peor, pues ese tenía justificación a priori). El puesto de Maurizio Arrivabene estaba muy amenazado en los últimos GGPP. Y seguramente lo del Gilles Villeneuve obligue a tomar decisiones. Mercedes es demasiado fuerte como para no aprovechar sus pequeños deslices. Ya regalaron el triunfo en Melbourne, también lo hicieron en Montmeló, y de nuevo en Canadá. 3 victorias tiradas por el sumidero, 3 oportunidades que no se pueden desaprovechar, sobre todo cuando Nico Rosberg, el líder del Mundial, tiene un día tan aciago. Lewis sí que lo maximizó, y a pesar del gafe que le acompañó a principio de temporada, sólo 9 puntos le separan del hombre que salió de Rusia con casi medio título en el bolsillo. Las espadas están en todo lo alto.

Lewis Hamilton Canadá Carrera

Gana incluso cuando parece que no le toca ganar. Hamilton vuelve a subir enteros en la lucha por el Mundial. (Fuente: GPUpdate.net)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

11 comments

  1. Daniel · junio 13, 2016

    Buen relato de la carrera, coincido.
    Varios puntos: 1) error de estrategia en Ferrari, el año pasado Perez hizo 52 vueltas con esos mismo neumáticos en este mismo circuito, en Barcelona, un circuito que desgasta bastante, perdieron la carrera de la misma forma, parece que no aprendieron nada, cambio de estratega ya!.(2) indudable paso adelante de Ferrari con un Vettel brillante (él y lewis juegan en otra categoría, 46 seg. al tercero y mas de un minuto al cuarto. (3) gran remontada de Sainz, pero a una vuelta larga, aunque comparado con su deprimido compañero de equipo, muy bien (4) Si Rosberg no muestra carácter está perdido, debió quedarse en pista e ir al toque si es necesario…arrugó. Y por última, una buena carrera, pero uno de Canadá esperaba un poco más.

    Me gusta

    • diezcilindros · junio 13, 2016

      La superioridad de Vettel y Hamilton me recordó al GP de Japón de 2000 que analizamos en su día en la web. Häkkinen y Schumacher estaban en otra división, como ayer Lewis y Seb.

      Sobre las flojas carreras en Canadá en 2015 y 2016, mi modesta opinión es que se debe a la exagerada dureza de las gomas, que propician carreras aburridas con poca variabilidad estratégica. En 2014 vimos a pilotos yendo a tácticas opuestas, en 2012 vimos espectáculo gracias al cliff de los neumáticos, en 2010 todos alucinaron cuando los Bridgestone no duraban ni 10 vueltas a principio de carrera, y qué decir de 2007. Además, promover esa acción en pista repercute en que la gente tome más riesgos y pueda haber más incidentes, safety cars… que animen aún más la carrera.

      Me gusta

      • Daniel · junio 13, 2016

        De acuerdo, si al menos hubiesen obligado a usar el SS o S, por ahí la carrera mejoraba, pero el obligado uso del S condeno las estrategias. Dos neumáticos x carrera a elección de los equipos de los tres provistos sería más correcto, como las presiones…demasiado poder a un proveedor para mi gusto.

        Me gusta

  2. Daniel · junio 13, 2016

    Ah! y me olvidaba…la buenisima carrera de Max, manteniendo el 4 lugar vs un Mercedes con neumáticos mas frescos y otra vez por delante de “risitas” van dos de tres ya.

    Me gusta

  3. Jorge Medina · junio 13, 2016

    Gran análisis, Mercedes demostró que los blandos no se degradaban nada al mantener el ritmo a Vettel con unas gomas de 13 giros menos. Algo que me molestó mucho fue el Safety Car Virtual, para mi, totalmente innecesario. El McLaren de Button estaba a 4 metros de la escapatoria, creo que con una doble bandera amarilla hubiera sido suficiente ¿Qué opinas de eso?

    Me gusta

    • diezcilindros · junio 13, 2016

      Creo que un VSC es fantástico para los comisarios, que pueden invadir parcialmente la pista sin tener a los coches rodando a 300 km/h. Porque seamos sinceros, habiendo dobles banderas amarillas nadie habría levantado el pie en la recta de atrás, o sólo un poquito para que en la telemetría parezca que has aminorado. Con el VSC, la obligación de reducir velocidad es mucho mayor, así que me parece un gran acierto.

      Lo que habría que mirar es si se permite entrar en boxes con VSC. Es una ventaja muy importante para los que hacen su parada.

      Me gusta

      • Daniel · junio 14, 2016

        Además hay que destacar que el VSC, vino a colación del accidente que le costo la vida a Jules Bianchi, en esa zona había doble bandera amarilla, como bien dice dc, nadie rebaja demasiado el ritmo…con el VSC, seguramente Bianchi estaría vivo.

        Me gusta

  4. Jorge Medina · junio 13, 2016

    Creo que si se debe permitir la entrada a boxes con VSC; Ferrari misma demostró que a pesar de que ganes tiempo te puede salir mal la jugada, igual que con SC.

    Me gusta

  5. 001 · junio 14, 2016

    La acción de Hamilton me parece cochina, y si no es ilegal, es porque es la primera curva, pero Nico afloja porque Hamilton tiene las preferencias de Toto, con todo y sus amenazas de cambiar de pilotos, ya le hemos visto en Spa 2014, Japón y USA 2015.

    Me gusta

    • diezcilindros · junio 14, 2016

      Vamos a intentar evitar los comentarios de preferencias internas, porque cada uno podrá aferrarse a una cosa, y como son cosas ocultas a nuestros ojos no tenemos nada sobre lo que debatir y por tanto no aporta gran cosa.

      Por ejemplo, en Australia 2016 Rosberg hizo con Hamilton algo muy parecido: dejarle temblando sobre el astroturf a la salida de la curva 1. Rosberg cayó a P3 y Hamilton, si no recuerdo mal, a P7. Simplemente se trata de quién llegue por dentro a la curva. Si el otro Mercedes intenta aguantar por fuera lo lleva crudo. Ya son al menos 4 situaciones muy similares en el último medio años y en las 4 el que iba por el exterior perdió numerosas posiciones. Así que para la próxima, con levantar el pie y perder un puesto antes que seguir en paralelo y perder cinco, lo tendrán hecho.

      También coincido en que si es legal es porque es primera curva. Cosas más leves, como aquel incidente entre Sainz y Palmer en Rusia, fueron sancionadas con 5 segundos para el español. ¿La diferencia? Que aquello no fue en la primera vuelta.

      Me gusta

    • BooT Loos · junio 16, 2016

      Pues a mi me parece una maniobra de campeón. Éste tipo de luchas no solo no deberían estar prohibidas sino que deberían alentarse. Es el piloto el que debe valorar el riesgo de su acción y afrontar las consecuencias en lugar de pedir sanciones por radio. Por eso nos gustan las carreras. No logro imaginarme cómo serían las luchas de Prost y Senna si hubiera habido entonces una reglamentación como la de ahora (o una aplicación tan estricta de la misma).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s