Nico Rosberg Europa Carrera

Un impulso para Nico

A la hora de la verdad, el Gran Premio de Europa en el nuevo circuito de Bakú no tuvo nada de la acción que se esperaba. Ni un Safety Car (ni real ni virtual) y ni un solo incidente propiciaron una carrera algo más sosa de lo deseable. Sin embargo, hubo mucha tela que cortar a lo largo y ancho de la parrilla, salvo en uno de sus puestos: el líder, Nico Rosberg, aprovechó la inmensa superioridad de su monoplaza en este circuito y ganó con soltura. La victoria acaba con 3 nefastas carreras y trae como propina la recuperación de los puntos perdidos en Montréal en la lucha por el campeonato.

————————————————-

A veces nos olvidamos de que los pilotos de Fórmula 1 son los mejores del mundo. Eso es válido incluso en el mismo día en que se disputaban las 24 Horas de Le Mans, la más famosa carrera de resistencia, adscrita a un campeonato, el WEC, cada vez con más adeptos. La F1 sigue siendo la cúspide, lo máximo, y días como el de hoy nos permite recordarlo. En el estrecho circuito de Bakú, repleto de muros y con algunas curvas que realmente se pueden considerar peligrosas, las dos carreras de los teloneros, la GP2, se saldaron con nada menos que un total de 7 Safety Cars y decenas de accidentes. Pero en la máxima categoría, los pilotos son demasiado buenos. Parecía que Bakú, tras lo visto ayer, iba a ser por fin un reto mayor del que podían sobrellevar, pero su calidad, sumada a la ya consabida dureza de los neumáticos, ha hecho que el primer GP en Azerbaiyán acabase siendo un poco aburrido.

Salida Europa Carrera

Rosberg defiende fácil la primera plaza en una salida tranquila.
(Fuente: Formula1.com)

Había mucha expectación por lo que pudiera ocurrir en la salida. Veníamos de Canadá, donde Sebastian Vettel se puso en cabeza apenas 50 metros después de partir en tercera posición, la misma que ocuparía hoy. Desde ese lugar, unas horas antes, Nobuharu Matsushita había saltado al liderato en la carrera dominical de la GP2. Además, la zona sucia estaba llena de polvo, así que podría haber bastantes cambios en la primera curva. Nico Rosberg y Daniel Ricciardo compartían la primera línea, y en la ocasión anterior, en China, el australiano salió líder de la pelea. ¿Sucedería lo mismo? En absoluto. Cuando se apagaron los semáforos, Nico salió suficientemente bien. Daniel lo hizo de forma espectacular, pero la distancia con la curva inicial era demasiado corta y no pudo atacar al alemán. Vettel no pudo repetir sus arrancadas de Melbourne o Montréal y se quedó en P3. Más atrás, tampoco se desató el caos. Felipe Massa, desde la 5ª plaza, se fue un poco largo y demostró uno de los peligros de Bakú: la vuelta desde la escapatoria en la curva 1 es tremendamente peligrosa, pues se invade directamente la trazada. De este modo, Daniil Kvyat tuvo que levantar para no llevarse puesto al Williams y eso lo aprovechó Sergio Pérez, quien desde la 7ª posición tenía trabajo por hacer para llegar al podio que durante todo el fin de semana demostraba merecer. Frenó más tarde para la curva 2 y se deshizo por el exterior de ambos. Más atrás, Gutiérrez se tocó con Hülkenberg y éste estuvo a punto de perder el control, pero no hubo más acción. Sorprendentemente, Lewis Hamilton anduvo muy tranquilo en los primeros metros, a pesar de tener que recuperar desde la P10 si quería pelear por el cajón.

Rosberg pronto se puso en 50 medios-bajos a escaparse del resto, algo que no le costaría trabajo. Detrás de él, Daniel Ricciardo acababa de destruir los súperblandos a una velocidad de vértigo. Su stint inicial fue dantesco: 50.3, 51.0, 52.7, 53.6. Una degradación espantosa e imprevista, y que hizo que Vettel le adelantara con gran facilidad al inicio de la 6ª vuelta. Max Verstappen tuvo incluso que parar una vuelta antes, víctima de la misma brutal pérdida de rendimiento. ¿Por qué Red Bull, el equipo con fama de cuidar mejor los neumáticos, los destrozó así? Es difícil de adivinar. Las temperaturas del asfalto subieron algo el domingo, pero eso en principio les venía hasta mejor, pues podrían calentar las gomas y, en temperaturas de ejercicio, hacerlas funcionar. Lo más probable es que como su coche es tan benévolo ni siquiera en estas condiciones pudieron calentar las rígidas Pirelli y por tanto las hicieron patinar hasta acabar con ellas, pero sin duda será motivo de estudio para los de Milton Keynes, quienes por lo demás no encontraron la velocidad en este complicado GP. Junto a ellos, había otros tantos pilotos que se estaban comprometiendo a ir a 2 paradas, muy parecido a lo que ocurrió la semana pasada en Canadá: Nasr, Toro Rosso, McLaren, Red Bull, Renault y Haas entraron en las 11 primeras vueltas a poner un juego de blandos. El resto de equipos de cabeza no entendía qué estaba pasando, pero sabían que las gomas blandas bien podrían durar unas 40 vueltas y por tanto esta maniobra podía convertirse en un undercut masivo que diera posición en pista. Por ello, Ferrari llamó a sus pilotos a boxes: Kimi Räikkönen entró en la vuelta 9, justo un giro después de que los ingenieros le comunicaran a Vettel que era el momento de hacer la parada. El alemán se quedó boquiabierto, pues sus gomas estaban en perfecto estado. Seb se negó por la radio y sus explicaciones parecieron convencer a su equipo, pues se mantuvo fuera.

Pérez Europa Carrera

Pérez culminó un fin de semana casi perfecto con la 2ª visita del año al podio. (Fuente: GPUpdate.net)

Mientras tanto, Hamilton se ponía manos a la obra: con todas las paradas, había subido hasta la P5, y en la vuelta 11 dio buena cuenta de Valtteri Bottas, quien intentaba mantenerse a la estela de Checo Pérez. El podio parecía a tiro para el inglés, pero en medio del tráfico había degradado sus neumáticos y en la vuelta 15 entró en boxes. Force India sabía que era el momento crítico de la carrera para ellos: hicieron parar al mexicano justo la vuelta siguiente para tratar de cubrir a Lewis. La jugada salió perfecta: Pérez se mantuvo por delante del #44. Nunca sabremos si el error del británico en la vuelta de salida en la curva 16 fue el causante, pero desde luego no ayudó. Ahora la carrera estaba comandada por Rosberg, nada menos que 20 segundos por delante de Vettel. El Mercedes rodaba en cómodos 49 bajos y el Ferrari en 50 bajos. Así de clara era la diferencia: 1 segundo por vuelta. La degradación era nula, pero el viernes se vio que las gomas blandas eran un poco mejores, así que en cuanto hubiera un hueco de tráfico aceptable pararían. Bottas, 3º (y a 18 segundos de Vettel) lo hizo en la 19; el propio Seb, en la 20; y Nico, para cubrirle, en la 21. Todo muy académico, todo sin problemas. Rosberg salió confortablemente líder, mientras que Räikkönen se aprovechó de haber rodado con las S y le ganó el puesto a su compañero. Daniel Ricciardo, la amenaza por la que Ferrari quería que Vettel parase pronto, se había desvanecido: desde la vuelta 18 sus tiempos habían subido más de un segundo por vuelta, de 50 bajos a 51 bajos, y Kimi le adelantó con facilidad. Con las gomas del australiano muy desgastadas, en la vuelta 22 no tuvo más remedio que entrar de nuevo en boxes. Dado que ninguno de los dos compuestos más blandos habían dado resultados, a Red Bull no le quedaba otra que poner los marginados neumáticos medios. Lo mismo habían hecho con Verstappen dos giros antes. El resto de equipos que pararon pronto al principio repitieron jugada, y antes de la vuelta 31 tuvieron que hacer su segunda parada, si bien todos ellos (salvo Grosjean) pusieron gomas blandas de nuevo.

La bondad de estas gomas era clara para todos, con la notable excepción de Red Bull. La prueba es que Rio Haryanto hizo todo el GP salvo la primera vuelta con el mismo juego de S. Y Kimi Räikkönen, después de su temprano pit stop, estaba comprobando que él también podía tirar hasta el final. Su carrera no estaba siendo mala, con varios adelantamientos en pista a Ricciardo o Hülkenberg. Pero cuando Daniel se dirigió al inicio de carrera a los boxes, el finlandés invadió el carril de entrada al pit lane mientras trataba de coger el rebufo del #3. La maniobra tenía su peligro, pues Ricciardo podía haber frenado bruscamente para maniobrar en la complicadísima chicane de entrada a los garajes y provocar así un sonoro accidente. Por ello, la FIA sancionó al Ferrari con 5 segundos a cumplir en su siguiente parada, que como no tuvo lugar se sumaría a su tiempo final. Eso acabó lastrándole durante la 2ª mitad de carrera: cuando se avecinaba una interesante batalla por la P2 entre Kimi y Sebastian, que venía por detrás con blandas más nuevas, la Scuderia tuvo que decirle al #7 la verdad. No tenía sentido enzarzarse en una pelea con Vettel que tenía perdida de antemano por culpa de ese hándicap de 5 segundos. Sería mejor que se apartase y Seb no sufriera a final de carrera con Pérez, que venía por detrás y el viernes prometía ser un avión. En la vuelta 28, Räikkönen cumplió a la perfección con el rol de segundo piloto al que ha quedado confinado debido a haber abandonado la élite a nivel de pilotaje allá por agosto de 2013. Se apartó en el primer sector y dejó vía libre a la bala más valiosa de Ferrari a día de hoy.

Ferrari Europa Carrera

Räikkönen iba 2º, pero la sombra de Vettel era alargada…
(Fuente: Formula1.com)

Mientras tanto, aunque apenas se notase, algo pasaba en Mercedes. Lewis Hamilton, 5º, no podía quitarse de en medio al citado Pérez. De hecho, no hacía más que perder una enorme cantidad de tiempo por vuelta. Los mensajes por radio nos dijeron lo que ocurría: en el volante del #44 apareció un error relacionado con el MGU-K que no sabía cómo solucionar. El equipo, debido a la prohibición del “pilotaje asistido”, no podía decirle qué hacer. Y para contradecir aquello que decíamos en el primer párrafo sobre que la F1 es la élite, Lewis no tuvo más remedio que tocar los botones y esperar a atinar con la combinación que solucionase el fallo. Inverosímil. Curiosamente, Nico Rosberg padeció el mismo problema. Su liderato había pasado de 20 a 14 segundos y creíamos que simplemente iba sin tirar y sufriendo con el tráfico, pero al acabar la carrera Niki Lauda nos diría que en el coche del #6 ocurrió lo mismo, y sencillamente el alemán atinó antes que Hamilton con la combinación. No fue hasta que quedaron 10 vueltas que el tricampeón recuperó la velocidad y marcó una vuelta rápida por el camino, pero delante de él Pérez ya se había escapado 15 segundos. Nada que hacer. El mexicano, además, no iba a frenarse: tenía a Kimi a 2.1, y aunque el finés tenía la sanción pendiente Checo quería subir al podio por méritos propios. Quería adelantar al Ferrari en pista y darle a Force India un motivo de alegría. Mientras su compañero Nico Hülkenberg sufría con unos gastados súperblandos (prefirió la táctica opuesta, S-SS) y era pasado en los últimos giros por unos Red Bull que si bien no tenían adherencia ya al menos no tenían degradación, Pérez culminó en el giro final una simbólica pasada a Räikkönen, justo cuando más se rumorea sobre la posibilidad de que el mexicano herede ese segundo Ferrari.

Y poco más ocurrió en lo que no fue un trepidante Gran Premio. Tras 51 vueltas, Nico Rosberg consiguió ganar la carrera y firmar un registro espectacular: su segundo Grand Chelem. Logró el primero en Rusia, una carrera tremendamente similar: mismos neumáticos y estrategia, pista parecida, Hamilton también partiendo desde la P10… el segundo ha caído en Bakú, un nuevo escenario del deporte más espectacular del mundo. No por días como hoy, claro, pero en lo general la pista ha agradado a los pilotos, quienes sólo cometieron errores cuando fueron al límite. Lamentablemente, “al límite” no es algo aplicable a los domingos de carrera: la gestión de neumáticos y la necesidad de ahorrar combustible hacen que la más endemoniada de las pistas se convierta en un bucólico paseo por el parque. El sábado, el día que no había que cometer errores, Rosberg fue el que se salió con la suya y ahora tiene su merecido premio: una victoria que le relanza en el liderato. Próxima parada, Austria, un lugar en el que ha ganado las dos últimas carreras. Allí nos vemos.

Rosberg Europa Carrera

Rosberg celebra una victoria que compensa los 15 puntos perdidas en Canadá. (Fuente: Formula1.com)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

One comment

  1. 001 · junio 21

    Rosberg tubo problemas con la configuración en España, en Monaco, y con los frenos en Canadá, por lo que se puede especular que Rosberg se puso a estudiar como solucionar los problemas desde el volante, por lo que pudo solucionar el problema en Bakú, lo raro es que no se haya previsto que también le podía pasar a Hamilton, y ponerlo a estudiar las soluciones, se dice que hay una cantidad altisíma de posibles combinaciones a efectuar desde el volante, así que los pilotos van a tener que ponerse a estudiar.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s