La batalla en Force India

Cuando comenzaron su andadura como pareja de pilotos en Force India, hace poco más de 2 años, todo el mundo tenía claro que Nico Hülkenberg era un talento subestimado y Sergio Pérez un alocado latino que fue batido en su año en McLaren. Lo ocurrido en 2014 y primera mitad de 2015 venía a confirmar dichas sensaciones. Pero desde el Gran Premio de Bélgica de hace 10 meses, el mexicano ha cogido el liderato del equipo y es su nombre el que suena para ocupar los principales asientos de la Fórmula 1. ¿A qué se debe este brutal cambio?

————————————————-

Más de una vez, en diezcilindros hemos mostrado admiración por el trabajo de Force India. No deja de ser un equipo privado, con recursos modestos, que a pesar de los increíbles costes del deporte sigue año tras año demostrando que en la factoría de Silverstone trabaja gente muy válida, capaz de superar a 2 ó 3 equipos con más recursos. Que dicho plantel provenga en una gran parte del carismático Jordan también ayuda a despertar simpatías. Pero sin duda, lo más atractivo de Force India es que sus asientos estén ocupados por dos pilotos cuyo principal activo no es el patrocinio que traen consigo, sino su talento. Nico Hülkenberg fue campeón de la GP2 y desde 2010 ha estado considerado siempre en la órbita de los grandes, siendo harto conocida su historia con Ferrari a finales de 2013, que acabó con la Scuderia decidiéndose por Kimi Räikkönen; por su parte, innegablemente Sergio Pérez cuenta con apoyo económico, pero su palmarés está jalonado de enormes actuaciones, como por ejemplo sus 7 podios con coches no punteros. De hecho, es precisamente su espectacular rendimiento en los últimos meses el que ha cambiado el statu quo dentro de la pareja: Pérez está en una forma espectacular y es él quien apunta a un ascenso inminente.

Hülkenberg Pérez

Hülkenberg superó a Pérez en Baréin debido a un error en el timing de la denostada clasificación por eliminaciones.
(Fuente: paddockeye.ie)

Como siempre, intentaremos responder desde el análisis: ¿cómo se puede explicar este giro en Force India? Lo primero tal vez sea recordar las virtudes y defectos de cada uno de los conductores, que en algún que otro artículo hemos estudiado. Nico Hülkenberg se caracteriza por conducir con el menor giro de volante posible. Es una forma de definir en pocas palabras su estilo. Frena en línea recta hasta perder la velocidad suficiente como para hacer la curva con poquísima dirección (el que menos de toda la parrilla, por lo general). Sin embargo, sus defectos son dos: el primero, que no es tan perfecto como, por ejemplo, Lewis Hamilton, y por tanto peca de ir con poca velocidad en la entrada; el segundo, que a veces quiere compensarlo con una salida demasiado efusiva, dando gas muy pronto, pero su coche no es un Mercedes: derrapa y pierde tiempo en la salida. Sergio Pérez también presenta un giro de volante pequeño, pero lo aplica más rápidamente. Eso le permite pasar la curva a mayor velocidad, pero le compromete en la salida de curva: si pisa el acelerador pronto, a lo Sainz, derrapará; si lo pisa tarde, perderá lo ganado. Checo tiende a elegir esto último pues presenta una ventaja fundamental: le permite conservar los neumáticos traseros. Ahora tenemos que ver cómo se traduce todo esto a la realidad. Y la realidad decía que Nico Hülkenberg gozaba de ventaja en las sesiones de clasificación frente a Pérez, seguramente por la falta de mordiente del mexicano en tracción. En carrera, cuando la posición en parrilla no fuera determinante y sí la gestión de gomas, Checo surgía para lograr un resultado. Sin embargo, el GP de Bélgica de 2015 marcó un antes y un después: desde Australia 2014 hasta entonces, Nico venció 20-9 en clasificación a Sergio y 120-74 en puntos. Desde Spa hasta el pasado GP de Europa, Pérez gana 11-6 los sábados y 102-54 en el botín conseguido los domingos.

Pérez Europa

Pérez compartió podio con Vettel en Bakú. ¿Compartirán también equipo en 2017? (Fuente: laopinion.com)

Con unas gomas cada vez más indestructibles, cabría pensar que la ventaja de Pérez quedaría anulada, algo por el estilo de lo que le pasa al chasis Red Bull cuando los neumáticos no se degradan. Sin embargo, esto no está ocurriendo. En los mismos circuitos donde Hülkenberg vencía a su compañero al inicio de 2015, ahora es Checo quien le gana con comodidad. No estamos muy seguros de cómo responder a esto (nuestros conocimientos son limitados), pero intentémoslo. Para empezar, está la teoría de que Nico Hülkenberg jamás ha sido capaz de completar una temporada entera a un buen nivel. Su rendimiento ha cambiado siempre a partir del verano: o empezaba flojo y acababa fuerte (2010, 2012 y hasta cierto punto 2013) o empezaba fuerte y acababa flojo (2014, 2015). Si sigue esta circunstancia, es probable que Nico esté pasando un bache de forma física o mental, del que a partir de determinado Gran Premio (en 2010 fue Hungría; en 2012, Bélgica; en 2013, aunque influido por la evolución de su coche, Italia) saldrá. Es una teoría que, aunque pueda resultar meramente estadística. parece cumplirse año tras año, así que no es descartable. A nivel más técnico, Nico ha entrado en una vorágine de pequeños errores, como el que cometió en la Q2 en Bakú o los accidentes evitables en carrera como en Singapur o Estados Unidos 2015. Por su parte, Sergio ha mejorado en clasificación, seguramente porque ha visto que puede apretar las gomas los sábados y no es tan necesario conservar. A falta de datos de telemetría, probablemente Checo esté pisando el gas más pronto en las curvas y eso le dé una o dos décimas claves.

Ahora viene el GP de Austria, un lugar que vio una vuelta rápida de Pérez en 2014 (con la P6 en carrera) y una excepcional actuación de Hülkenberg en 2015 (P5 en parrilla, P6 en carrera, con el VJM08 sin mejorar). Así, será una nueva oportunidad de ver si la tendencia se mantiene o por el contrario se ve un cambio. Los tremendos 10 últimos meses de Pérez le han puesto en la órbita de Ferrari, a cuya academia perteneció hasta que en 2013 decidió vincularse a McLaren. Con el puesto de Kimi en entredicho, sin duda el mexicano es uno de los candidatos. A nivel de patrocinio también es la elección obvia, pues Carlos Slim ya está en el equipo gracias a Esteban Gutiérrez. Ahora nadie se acuerda de Nico Hülkenberg, un piloto cuya presencia en la Fórmula 1 en coches medianos resultaba inconcebible hace no mucho tiempo. Tras alcanzar su máximo al ganar las 24 Horas de Le Mans en 2015, justo ahora que se cumple un año de la machada debe replantearse su carrera deportiva. Si Sergio le bate en lo que queda de año y accede a un volante puntero, la trayectoria de Nico en la F1 podría estar acabada. ¿Podrá ponerse las pilas y subir aún más el nivel de esta trepidante batalla?

Anuncios

5 comments

  1. 001 · junio 28, 2016

    Me parece que Pérez, se ha adaptado mejor a las modificaciones del auto a partir de mediados de 2015, ha madurado y se adapta mejor al auto, está frenando más tarde con lo que su paso por curva mejora, para la comparación entre pilotos, hay que considerar los problemas mecánicos que se les presentan

    Me gusta

    • diezcilindros · junio 28, 2016

      Interesante. Lo cierto es que prácticamente coincide con la entrada del VJM08B, así que temporalmente sí que parece un motivo plausible.

      De todas formas, me cuesta creer que a Hülkenberg le lleve 1 año ponerse al día. De hecho, velocidad creo que ha seguido demostrando. Le ha faltado bastante regularidad.

      Me gusta

  2. 001 · junio 30, 2016

    Posiblemente Hulkemberg no ha tenido el auto en optimas condiciones, o tal vez no se haya podido adaptar a las características de auto, tal y como le paso a Vettel en el 2014, en donde no se supo adaptar al auto, y Ricciardo si, respecto de lo cual creo que mientras más adaptable sea el piloto a las diferentes características de los autos, más completo será ese piloto.

    Me gusta

  3. Joe Corella · junio 30, 2016

    Me parece que, si bien era algo alocado como lo mencionas, su paso por Sauber le abrio las puertas de Mclaren, es decir, que ya se le veian formas; entonces el derrumbe vino. Mentalmente renacio y aqui lo vemos. A lo que voy es que no creo que sea un piloto tan inconstante como pareciera, sin embargo su carrera se vio afectada y no beneficiada al caer en un equipo grande en reconstrucción, que lo llevo a tener que reinventarse. Creo que si hubiera esperado un año más en Sauber, su puerta a Ferrari sería más fácil. Creo que la gestión de las gomas ha sido su fuerte pero tambien si quiere figurar en lugares arriba, eso lo tiene que dejar y dar paso a esa evolución que mencionas en su estilo de manejo.

    Me gusta

  4. José Ignacio González Carrasco · julio 5, 2016

    Joe Corella, tienes razón, nada más que su entrada a Mc. Laren le toco con el peor de los autos Mc. Laren, por lo que no fue él el que se derrumbo, fue el equipo que ya estaba de bajada acelerada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s