¡Guantes fuera!

Todo ocurrió en la última vuelta. Nico Rosberg había superado a Lewis Hamilton por mera estrategia al principio de la carrera, y el inglés sintió que estaba perdiendo una victoria que era suya. En el giro final, llegó ese momento que a todos los fanáticos de la Fórmula 1 nos electriza: dos compañeros de equipo, rueda a rueda, peleando por la victoria, al todo o nada. Como era de esperar, fue el de Tewin quien ganó en el cuerpo a cuerpo. Los abucheos en el podio recuerdan a Spa 2014: la batalla estaba por todo lo alto en aquel entonces y Mercedes la frenó. ¿Volverán a intentar contener a las dos bestias?

————————————————-

Es tentador empezar por el final. Al fin y al cabo, es la primera vez en más de 5 años que presenciamos un cambio de líder en la última vuelta, ¡y vaya cambio! Pero la casa nunca se comienza por el tejado. Es de justicia tratar al Gran Premio de Austria como un todo y no ceñirse sólo al clímax final, ya que hemos tenido una carrera llena de acción a lo largo y ancho de la parrilla, con numerosas alternativas fruto una vez más de la acertada norma de los tres compuestos por Gran Premio. 4 pilotos diferentes han rodado en cabeza, 3 equipos distintos han pisado el podio por 4ª carrera consecutiva (no ocurría esto desde 2012) y hasta hemos visto a una escudería coger puntos por segunda vez en su historia. El Red Bull Ring nos ha vuelto a recordar por qué la Fórmula 1 es el mayor espectáculo del mundo. Y sin necesidad de que viniera la lluvia.

Salida Austria Carrera

Salida. Lewis por fin lidera una primera vuelta. Button y Räikkönen se cuelan a Hülkenberg. (Fuente: Formula1.com)

A pesar de que la GP3 y la GP2 se disputaronsobre una pista inundada, y de que a poco más de una hora para el inicio de la carrera de Fórmula 1 cayó algo de agua sobre la recta de meta, a la hora de la salida la pista estaba completamente seca, así que el Gran Premio comenzaría de forma habitual. Lo que no era tan común era la disposición de la parrilla. Un Force India y un McLaren se habían colado entre los 3 primeros después de la trepidante sesión de clasificación, lo cual dejaba a Lewis Hamilton en la pole y con una oportunidad pintiparada de romper su particular maleficio: ésta era su 5ª pole del año, y todavía tenía pendiente liderar la primera vuelta de un GP. Cuando los semáforos se apagaron, Lewis sonrió al fin: el inglés cogió la directa mientras Nico Hülkenberg comenzaba un domingo increíblemente aciago. Jenson Button y Kimi Räikkönen le adelantaron con facilidad, mientras Nico Rosberg, los Red Bull y Sebastian Vettel, todos ellos con neumáticos súperblandos, se pegaban a su zaga, prestos a robarle la posición. Precisamente los dos pilotos alemanes fueron objeto de una extraña situación en la parrilla, fruto de las incomprensiblemente complicadas normas de la FIA a la hora de elaborar el orden de salida. Como recordarán, Nico clasificó 2º y Sebastian 4º. Como ambos arrastraban sanciones de 5 puestos por sustituir la caja de cambios, la lógica dicta que deberían partir 7º y 9º, respectivamente. Sin embargo, la realidad es que el Mercedes partió 6º. ¿La explicación? Todo depende del orden en que se apliquen las sanciones. El primero en ser penalizado fue Vettel, al haber infringido antes la norma, y cayó a la P9. Rosberg debía ahora perder 5 puestos, pero uno de ellos resultó ser el “hueco” dejado por Sebastian en el 4º lugar. No recordamos ningún antecedente similar, y de hecho esta interpretación tampoco nos convence, pero de momento no se nos ocurre otra. Resolvámoslo con un “las cosas de la FIA”.

Con los Mercedes calzando ultrablandos, todo se decidiría en ver cuánto les duraban esas frágiles gomas y qué estrategia seguían a partir de entonces. Räikkönen no tardó muchas vueltas en quitarse de en medio a Button, pero Lewis ya había conseguido una ventaja de 3,5 segundos. Por detrás, Hülkenberg se hundió a un ritmo espantoso, víctima del graining en sus neumáticos, y tanto Rosberg como los dos Red Bull (Verstappen había pasado a Ricciardo) y Vettel le pasaron. Mientras que Sebastian adelantó a su antiguo compañero en una gran maniobra antes de la curva 8, el holandés se pegó a la zaga del líder del mundial y demostró que los US estaban en el límite. Nico entró en boxes en la vuelta 10 (justo después de que lo hicieran Hülkenberg y Button, los otros con los Pirelli del flanco morado) y calzó neumáticos blandos. En 2015, estas gomas habían durado como mucho 50 vueltas. Sería muy complicado que pudiera ir a una parada. El siguiente debería ser el líder Hamilton, mientras que Kimi, Max, Sebastian y Daniel serían los que se quedasen en pista con sus superblandos. O eso era lo que decían los planes: estas gomas ya demostraron en Mónaco o Canadá que ni eran especialmente rápidas ni tampoco muy duraderas. Así, ambos Red Bull volvieron a sufrir para sacarles el rendimiento y enseguida tuvieron que parar en boxes a calzar también los blandos. Salieron por detrás de un Rosberg quien, a ritmo de vuelta rápida (1:10.0 mientras todos andaban en 11 medios), pudo hacer valer su masivo undercut, tras uno o dos giros con las gomas frías y bastante tráfico.

Vettel Austria Carrera

7º abandono en la trayectoria de Sebastian Vettel yendo líder. Esta vez fue un caprichoso Pirelli. (Fuente: Formula1.com)

Lewis y los Ferrari aguantaron. Lo de la Scuderia era lógico, pero a todos nos sorprendió la táctica del #44. Había hecho un trabajo sensacional manteniendo con vida sus US sin granularnos, y para colmo era aún bastante rápido. No fue hasta la vuelta 21 que se los quitó de encima, sin ningún signo de degradación, lo cual viene a confirmar que el único problema de esta goma, al igual que en Montréal, era su graining, y nunca su desgaste: los compuestos de Pirelli son tremendamente resistentes. Con esta parada de Hamilton, calzando los S, todo parecía indicar que él sí que podría ir a una parada. Al salir de boxes, Nico Rosberg ya había pasado por su izquierda hacía un buen rato. No sería problemático si el alemán tenía que hacer la mencionada segunda parada y él no. Lo que no estaba tan claro era qué iban a hacer en Ferrari. Su estrategia estaba increíblemente comprometida debido a que ninguno de sus pilotos tenía un juego de blandos nuevo, sólo uno usado. ¿Estaban intentando retrasar la parada todo lo posible para quitarle exigencia de vueltas a ese set? ¿Intentarían algo muy alocado, como ir a 2 paradas calzando dos juegos de US? Räikkönen paró un giro después que Lewis y copió su estrategia, pero a la postre no sirvió de nada porque los Red Bull le habían hecho el undercut y salieron por delante de él; el que se quedó fuera fue Vettel, quien pasaba a liderar el Gran Premio. El alemán no tenía ninguna intención de parar, pero nos íbamos a quedar con las ganas de saber qué iba a hacer. Al cruzar la meta por 26ª vez, y tras 17 vueltas seguidas en 1:11 (!), su rueda trasera derecha decidió fallar en el peor momento posible. El neumático explotó y el Ferrari desbocado se dirigió contra el muro de boxes. Seb se libró de un accidente mayor, pero su carrera (¿y tal vez sus exiguas opciones de campeonato?) se acababa de ir por el sumidero. Safety Car.

Algunos hombres de mitad de tabla decidieron usar este período para hacer una segunda parada y de paso cumplir con el expediente: en cabeza, nadie se movió. Rosberg-Hamilton-Verstappen-Ricciardo-Räikkönen era el orden, mientras como es habitual la parte de atrás estaba tremendamente mezclada. McLaren, Wehrlein, Grosjean y Pérez habían parado “gratis” usando el SC para calzar neumáticos blandos y llegar hasta el final; Felipe Nasr, que había empezado con ellos, también aprovechó para hacer su pit stop y no perder tiempo (iba 7º) pero al poner de nuevo los S (y encima usados) estaba obligado a parar de nuevo. La carrera se relanzó y el brasileño se convirtió en el objetivo de todos. El #12 se defendió bien, pero Button, Grosjean y Massa le pasaron con facilidad y tuvo que meterse de nuevo en boxes. Por delante la carrera tomaba un cariz aburrido: los Mercedes se escaparon muy rápido de los Red Bull, y Räikkönen se dedicó a mimar sus blandos usados. Tenía que hacerlo si quería llegar al final.

Wehrlein Austria Carrera

Pascal Wehrlein logró un punto que sabe a gloria a Manor. ¡Y ni siquiera les salió todo sobre ruedas en este GP!
(Fuente: skysports.com)

Hamilton, que rodaba a unos dos segundos de Rosberg, pronto entendió que si seguía así la carrera estaba perdida. Los neumáticos Pirelli no se iban a degradar bajo ningún concepto. Así que el inglés entendió que tendría que hacerlo en la pista y se puso manos a la obra. Un error de Nico le acercó un segundo, pero las turbulencias eran enormes y tuvo que dejarse caer esa misma distancia para no sobrecalentar el coche. En la vuelta 51, cuando su mente estaba a punto de saltar del modo “atacar” al modo “asumir la derrota”, llegó un mensaje por radio que le dio alas: “close the gap with Nico. It’s hammer time“. Un giro después, Lewis marcó un rotundo 1:08.872, casi 7 décimas mejor que el tiempo de Rosberg. Ese enorme diferencial de velocidad, sumado al de ayer en la Q3, sólo se puede explicar atendiendo a lo que decía Hamilton el día antes sobre el Red Bull Ring: “es un circuito que no se me da bien, así que he trabajado en mi estilo de pilotaje. Aquí no se trata de frenar muy tarde, sino de dejar correr el coche por las curvas“. Ajá. El fuera de serie con el pie izquierdo, que es capaz de ganarle una décima a Rosberg en cada frenada fuerte (véase su dominio en sitios como Canadá), lamentaba que el circuito de Austria no se prestase a resaltar sus virtudes. Las curvas no son muy lentas: en los sectores 2 y 3 el freno apenas se insinúa, los giros son largos y en definitiva Hamilton no puede sacar ventaja de su principal arte. Era por eso que Nico le dominaba en 2014 y 2015. Lewis lo comprendió, y trabajó sobre ello. Un triple campeón del mundo reconociendo con humildad que no era lo suficientemente bueno en ciertos aspectos. Suena increíble, pero era así. Y ahora el de Tewin iba a aprovecharse de su esfuerzo.

La llamada al ataque de su ingeniero sólo podía responder a que se avecinaba una segunda parada. No había motivo ninguno, viendo los tiempos. Pero como el pinchazo de Vettel había ocurrido estirando al límite la vida del superblando, y la situación se parecía tanto a Spa 2015 (donde tanto Seb como Rosberg destrozaron un neumático), por mera precaución hicieron parar a sus dos pilotos. La ventaja con Verstappen era bastante grande: saldrían detrás de él, pero no tendrían problemas en pasarle. Además, le daban una oportunidad a Lewis para ganar la carrera, después de que la estrategia no funcionara nada bien con el hombre más rápido, que se había ganado el derecho a intentar conseguir el triunfo. No sabemos si fue por hacer este “favor” o porque Rosberg sabía que con las temperaturas tan bajas un undercut de una vuelta no funcionaría, pero fue Hamilton el primero en entrar. Y aquí se notó la diferencia de neumáticos pedidos por uno y otro piloto de Mercedes antes del GP: Nico tenía un juego de SS nuevos y Lewis no. Como el equipo juzgó que el US era inapropiado, sólo le quedaba la opción de calzar un juego usado de S. Hamilton no comprendió la decisión y así se lo hizo saber a su equipo por radio; para colmo, cometió un error en la curva 2 de su vuelta de salida. Nico lo tenía en el bote: paró, puso su juego de superblandos nuevo y salió por delante. El match ball parecía salvado. Como era de esperar, Verstappen (quien junto a Räikkönen, quien se había desembarazado de Ricciardo antes de que éste hiciese un segundo pit stop, intentaría llegar al final: así de bueno es el holandés gestionando neumáticos) no fue rival: tanto Rosberg como Hamilton se lo quitaron con prontitud. Lewis intentó aprovechar el tráfico para acercarse, pero Nico parecía tenerlo bajo control cuando apenas quedaba nada para el final. Un nuevo doblete Mercedes estaba a la vista.

Rosberg Austria Carrera

Qué difícil es ganar un campeonato del mundo cuando Lewis Hamilton está en el otro coche… (Fuente: Formula1.com)

Al fin llegó el deseado momento. La vuelta 71 y última. Rosberg aventajaba en 0,599 segundos a Hamilton al paso por meta. El inglés recortó unas milésimas con el DRS, pero la primera clave llegó en la curva 1. Nico, quien tenía un reparto de frenos no óptimo para intentar no desgastarlos, mordió en exceso el piano interior y perdió tracción para la siguiente recta. Lewis, con su instinto asesino, vio que la presa estaba ahí. 3 décimas les separaban a la salida del vértice. No había DRS, pero el rebufo valdría. Rosberg cubrió el interior de la 2 y Hamilton se quedó con el lado exterior. ¿Buscaría Lewis decidirlo en esa curva o en la siguiente? Ambos frenaron en el último milímetro posible, o más allá. Esto no era una de sus salidas, en las que el piloto que iba por fuera tenía que ceder el espacio o irse a la escapatoria (Austin, Melbourne, Montréal): esto era una pelea a cuchillo por la supremacía en Mercedes. Rosberg intentó tirar del librillo de las carreras y le dijo a Lewis: “ni se te ocurra girar a la derecha hasta que yo, Nico, gire a la derecha”. El problema era que el alemán simplemente se fue recto, largo, para evitar que Hamilton girase nunca a la derecha. Lewis, a quien a lo largo de su carrera deportiva ya han sancionado por esa acción, sabía que Nico no tenía derecho a hacer eso que estaba haciendo, y giró. Como era de esperar, el otro coche estaba ahí, y se tocaron. Tan pasado iba el alemán que desde la onboard da la sensación de que es Rosberg quien golpea a Hamilton. El golpe destrozó el alerón del #6: Hamilton se había ido a la escapatoria y a punto estuvo de volver al asfalto como un elefante en una cacharrería: se dio cuenta y frenó, casi perdiendo el control por el camino, pero las chispas que salían de su rival eran la señal de la victoria. Para añadir más leña al fuego, había una bandera amarilla delante de ellos. Pero Nico había perdido la velocidad. Lewis frenó increíblemente pronto, como intentando “rechazar adelantar” al alemán con bandera amarilla y convencer así a los comisarios (la jurisprudencia le avala), pero sabía perfectamente que lo tenía hecho.

¿Era parecido a Spa 2014? Sí… y no. En aquella ocasión, el piloto de detrás también giró muy pronto y destrozó el coche de su rival, pero a diferencia de lo ocurrido allí, en Austria Rosberg no estaba yendo por la trazada normal. No obstante, el público no lo vio así. En Spielberg, donde más de una vez han dictado sentencia, la afición abucheó al ganador del Gran Premio. La entrevistadora Noemí de Miguel no sabía cómo lidiar con esta situación en su primera vez en el podio. Para Lewis Hamilton, que lleva compitiendo desde los 8 años, ganar a un rival tocándose con él en la última vuelta es “pure racing“, así que huelga decir que donde todos oímos abucheos, él siente que ha triunfado en la más definitoria de las artes del corredor de automovilismo: el cuerpo a cuerpo. Nico Rosberg, por su parte, hace tiempo que ha perdido la cuenta de las veces que ha salido perdiendo cuando se ha enfrentado rueda a rueda con un fuera de serie como Lewis. Ha logrado el enorme hito de ser prácticamente tan rápido como él, incluso tal vez sea más constante y regular según lo visto en 2016. Pero mientras las carreras conserven un ápice de competición a cuchillo, sabe que jamás podrá vencer a un hombre bendecido con ese don.

Hamilton Austria Carrera

Hamilton celebra una de sus victorias más especiales. El liderato está a tiro. (Fuente: GPUpdate.net)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

10 comments

  1. nick israel · julio 3

    Me dio pena ver a la entrevistadora Noemí de Miguel. Excelente análisis. Si Rosberg no se calma y mantiene la cabeza fría, entrara en el juego de Hamilton y perdera siempre ya que Ham es infinitamente superior bien sea a una vuelta, en el cuerpo a cuerpo en carrera, en juego sucio o en maniobras de adelantamiento. Mientras que Ros debe estudiar, entrenar en simuladores y concentrarse para lograr un resultado Ham va de farra al otro lado del mundo con “celebrities” en su jet privado y se acuerda de la Formula uno el día de las practicas libres 1. Es un puro a la antigua. Si Ros quiere ser campeón de este año debe dejar de pensar con su “butt”.

    Me gusta

  2. Daniel · julio 3

    Lo de ferrari es para hacérselo ver, gran estrategia el sábado y pésima el domingo. Exploto de golpe! decían, un super-blando con 30 vueltas (27d+3s) en una pista abrasiva y perdiendo a razón de 1,5 seg. x vuelta con Rosberg.
    Además que el coche corre por momentos puntuales solamente. A pensar en 2017, reforzar el equipo de diseño y contratar a un estratega “normalito”.
    Rosberg la saco barata, 10 seg. de penalización son muy pocos, para alguien que trato de sacar de la pista deliberadamente a un rival, si no fuera de un equipo grande, como mínimo era un drive-through (o su correspondiente tiempo) y puntos del carnet.
    Desde que veo la GP2 no se porqué, pero la F1 me aburre un poco, jaja!

    Me gusta

    • diezcilindros · julio 3

      Desde que veo la GP2 no se porqué, pero la F1 me aburre un poco, jaja!

      Aburrir, aburrir, yo creo que tampoco es para tanto. Pero sí que coincido que si uno quiere acción en pista, su categoría es la GP2. La carrera del sábado fue una auténtica locura. Y lo de Bakú con los Safety Car ya rebasó el límite :D.

      Me gusta

      • Daniel · julio 3

        aburre solo un poco, pero ya lo de Mercedes cansa, jaja!

        Me gusta

      • BooTLoos · julio 4

        Muy buen análisis para una muy buena carrera. No es comparable con GP2 me parece a mi, en F1 no sólo son mejores pilotos (ya se vio en Baku) sino que además tienen mas compromiso con las marcas por lo que están algo mas calmados 🙂
        De todas maneras, si tuvieras tiempo, sería genial un pequeño análisis de las carreras de GP2 porque ¡¡VAYA ESPECTÁCULO!! Igual es pedir demasiado pero es que esos chicos se merecen que alguien hable de ellos.

        Me gusta

  3. Daniel · julio 3

    lo de gran estrategia, va en el sentido de hacer la Q2 con SS, no en la Q3, donde lanzaron los coches a pista demasiado pronto con los Ultra-blandos

    Me gusta

  4. hernanguillo · julio 4

    excelente crónica de la carrera, claramente Rosberg tiene la mayor responsabilidad en el accidente, que si los dos coches se estrellan la carrera la ganaba Verstapen, e increíblemente Button podía haber hecho podio, bueno aunque para ser franco le quedaba muy difícil

    Me gusta

  5. 001 · julio 4

    Excelente análisis; creo que los neumáticos de Rosberg estaban gastados, por ello en la curva previa al incidente se sale del trazo ideal, el que Rosber se siguiera derecho sin dejarle pista a Hamilton, es igual a como hizo Hamilton a Rosberg en USA 2015, nada más que en esa ocasión Hamilton apunto a pegas rueda con rueda, y en aquel entonces no había disculpas de graning, neumáticos desgastados ni frenos faltos de efeciensia, y aún así los comisarios no sancionaron a Hamilton.

    Me gusta

    • diezcilindros · julio 4

      Para mí, la diferencia con Austin 2015 (o con cualquiera de las salidas a las que nos tienen acostumbrados estos muchachos) la hacen dos pequeños matices:

      1) No es una salida. A alguno le puede sonar arbitrario e injusto, pero la FIA ha solido tratar con más manga ancha lo ocurrido en la primera vuelta: un mismo incidente se produce a media carrera y sí es investigado. Es parecido al fútbol: una patada en el minuto 2 es sólo falta, pero media hora más tarde será tarjeta amarilla.

      2) En Austin, Lewis entró en curva con normalidad y no fue hasta la salida del giro que se hizo ancho y le cerró el paso a Nico. Ayer, Rosberg ni siquiera entró: se fue recto. Mírate el vídeo que enlazamos en el texto: Hamilton se pasa de frenada, se va recto y evita que Räikkönen tome la curva. Me parece una situación bastante parecida a la de ayer. Lewis fue sancionado en aquella ocasión con un drive-through, así que desde ese punto la FIA es bastante consistente con la sanción de ayer.

      Me gusta

      • 001 · julio 4

        Entonces queda a criterio subjetivo de la autoridad, en vez de aplicar el principio de derecho DONDE EXISTE LA MISMA RAZÓN DEBE EXISTIR LA MISMA DISPOSICION.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s