Pascal deja su sello

Puntuar con el Manor es una auténtica proeza. En 7 años de existencia del equipo (desde que se llamaba Virgin), sólo 2 pilotos lo han hecho. El primero de ellos, Jules Bianchi, permanecerá para siempre en nuestros corazones. El segundo, Pascal Wehrlein, quiere demostrarnos qué podría haber conseguido el joven francés de no habérsele cruzado la desgracia en su camino. Pero lo más peculiar de que el #94 haya puntuado en Austria no es precisamente el hecho de acabar entre los 10 primeros, sino que el fin de semana distara de ser perfecto. Eso sólo puede significar una cosa: el MRT05 es un coche más que digno.

————————————————-

No es habitual que las escuderías pequeñas alberguen a talentos grandes. En el mejor de los casos, si los pilotos no vienen con un maletín debajo del brazo es porque hablamos de jóvenes prometedores… los cuales suelen estar “de prestado” en estos equipos, auspiciados por otro más poderoso que controla su carrera. Manor es una de esas modestas aventuras que bastante tiene con sobrevivir año a año, cosa que le cuesta horrores. Por tanto, es normal que nunca haya contado con pilotos ganadores de Gran Premio antes o después de pilotar para sus coches. Si contamos el histórico, sumando a sus predecesores Marussia y Virgin, vemos que el listado no va sobrado en fueras de serie: Timo Glock es el más reputado de cuantos han trabajado para los de Banbury, mientras que nombres como Lucas di Grassi, Jérôme D’Ambrosio, Charles Pic, Max Chilton o Will Stevens ni siquiera serán recordados por el aficionado esporádico. Pero toda regla tiene su excepción, y los británicos han contado con dos. Precisamente, las dos que lograron la heroicidad de sumar un punto para ellos. El primero fue Jules Bianchi, el piloto de la Academia de Ferrari que consiguió finalizar en un impresionante 9º lugar en Mónaco 2014. Su rendimiento en sus dos temporadas en Marussia fue tan destacado que se hablaba muy fuertemente de un asiento para el francés en la Scuderia en 2016. Sin embargo, el destino se cruzó en aquella aciaga tarde de Suzuka. Hoy, otro talentoso piloto tiene ganas de demostrar cuán lejos podría haber llegado Jules de haber seguido con vida. También es un joven piloto, pero de Mercedes. Y también ha logrado la heroicidad de puntuar con Manor. Su nombre: Pascal Wehrlein.

Wehrlein Austria Análisis

Wehrlein brilló durante todo el fin de semana. Entrar en el top-10 era factible. (Fuente: thebestf1.com)

El MRT05 comenzó siendo el peor coche de la temporada, pero el trabajo durante los meses previos sirvió para recortar la enorme diferencia que separaba a Manor del resto de la parrilla en 2015, de unos 2,5 segundos. Ahora, los británicos estaban casi igualados con escuderías más asentadas como Sauber. Y por ser los últimos eran los que más margen de mejora tenían. Además, su motor Mercedes les permitiría dar que hablar en ciertos Grandes Premios. El primer éxito relativo llegó en Baréin: Wehrlein clasificó en una impresionante 16ª plaza, por delante de los dos Sauber, los dos Renault, un Force India y su propio compañero, Rio Haryanto. Curiosamente, el indonesio le ha estado causando más de un quebradero de cabeza durante el principio de temporada. Si alguien creía que Pascal era la estrella y Rio un mediocre piloto de pago, estaba muy equivocado. Haryanto, cuyo asiento está en la picota debido a los retrasos en los pagos de los patrocinadores, ha confirmado la solidez demostrada en GP2 en 2015 y ha puesto en más de un aprieto a la estrella de Mercedes. La batalla en clasificación, antes de Austria, estaba empatada a 4. El empate se desharía en el Red Bull Ring a favor de Wehrlein, que comenzaba así su gran actuación. El MR05 fue relativamente rápido en Bakú, dejando a 4 coches por detrás de ellos. Era mucho pedir que en un circuito sin la enorme zona a fondo de 2,1 kilómetros pudieran repetir actuación, pero Manor llevaba unas sustanciosas mejoras para esta carrera, y vaya si se notaron. Wehrlein firmó una Q1 para enmarcar, metiéndose 10º, y la posibilidad de la Q3 estaba ahí. Tan inesperado fue todo que Pascal no tenía suficientes juegos de ultrablandos para la Q2: hizo su primer intento con súperblandos y se metió 12º. La lluvia arruinó su última vuelta, y muy probablemente el pase a la ronda definitiva. Increíble, pero cierto: Pascal saldría desde la P12, y hasta sabía a poco. Había más por venir.

Wehrlein Bottas Austria Análisis

Wehrlein y Bottas se pegaron durante toda la carrera. Ambos tuvieron premio. (Fuente: Formula1.com)

El domingo sería el día grande. Pero a punto estuvo de echarlo todo por tierra. Delante de él, en 10º lugar, había clasificado Felipe Massa. Sin embargo, el brasileño decidió salir desde el pit lane, por lo que delante de él se quedó un hueco. Al acabar la vuelta de formación, Wehrlein se despistó y en vez de quedarse en su puesto actuó instintivamente y se puso en el hueco de Massa. Mientras las últimas unidades llegaban a la parte de atrás, Pascal no lo dudó y decidió meter marcha atrás hasta volver a la P12 original. Charlie Whiting lo había visto y pasó el asunto a los comisarios, pero mientras tanto Pascal tenía una carrera que disputar. Manor había decidido calzarle los ultrablandos: el plan era ir a 2 paradas, poniendo otro juego de US y luego uno de S para acabar la carrera. Tras rodar cómodamente en 12º lugar en el primer stint, se metió a boxes a cambiar de gomas y poner otros con el flanco morado. Sin embargo, este segundo juego estaba usado, y no rindió nada bien. Los Renault de Magnussen y Palmer le pasaron con facilidad, así que el equipo decidió tirar por la calle de en medio y hacer ya la segunda y última parada: blandos y hasta el final. Esto hizo que Wehrlein apareciera en una triste 20ª y última posición a media carrera, cuando hizo acto de presencia el Safety Car, pero si el resto de contendientes tenía que hacer una última parada podría volver a entrar en juego. Y exactamente eso fue lo que ocurrió: tras pasar a Haryanto, el #94 se dedicó a esperar a que todos hiciesen un último pit stop, temerosos de que se repitiera el pinchazo de Vettel. A 10 giros del final, Wehrlein era 12º, justo por detrás de un Valtteri Bottas que le acababa de superar con la muy superior mecánica Williams. Alonso abandonó delante de él y subió un puesto. Bottas empezó a perder ritmo, pero sería muy difícil sobrepasarle. Necesitaba un milagro para puntuar… y sucedió en la penúltima vuelta. El coche de Sergio Pérez, 8º, falló. Ya era 10º. Pero el destino no le iba a regalar el punto. Tenía que demostrar que lo merecía. La prueba de fuego era encontrarse de bruces con el duelo entre Hamilton y Rosberg. Bottas, Wehrlein y Esteban Gutiérrez llegaron a la curva 3 y se toparon con el destrozado Mercedes de Nico ocupando la trazada. Valtteri dudó, Pascal tuvo que levantar y Esteban se echó encima. El Manor adelantó por la derecha al Mercedes al mismo tiempo que Gutiérrez lo hacía por la izquierda, buscando el interior de la curva 5. Era ahora o nunca, quien frenase más tarde se llevaría el último punto. Y fue el alemán. Wehrlein tapó la puerta y Esteban tuvo que quedarse detrás. Desafío superado. Y de postre, la investigación de la salida concluyó que no hubo nada punible. El punto era suyo.

En definitiva, no todo fue de cara para Pascal y Manor, y aun así consiguieron entrar en el top-10. Eso, de por sí, es un notición impresionante. Significa que los de Banbury ya no son la cenicienta. Ahora ocupan la deseada 10ª plaza, por delante de Sauber, un montante económico muy atractivo que les servirá para crecer en un futuro. ¿Hasta dónde puede llegar este equipo? Podríamos decir que su temporada se parece notablemente a la de Spyker en 2007: el peor coche del año hasta que llega una evolución que les permite sumar un puntito y acabar décimos en el mundial. Dos años después, ya con el nombre de Force India, el equipo de Silverstone lograba una pole y subía a un podio. Y a día de hoy es la mejor de la media parrilla. Muy ambicioso, claro, pero demuestra que es posible. Que Manor puede de veras convertirse en un equipo respetable de la Fórmula 1. Gracias a Bianchi y gracias a Wehrlein, el futuro pinta muy ilusionante.

Anuncios

3 comments

  1. SportPrototipos · julio 7, 2016

    Actuaciones como éstas me hacen retroceder a aquella época donde puntuaban los 6 primeros. Ver un Arrows puntuar o similares era una gesta. Lo extrapolo a Manor o Haas y similares

    Me gusta

    • diezcilindros · julio 7, 2016

      Lo entiendo. Pero en aquella época la fiabilidad era nefasta, era normal un 50% de abandonos. Un punto era valioso pero tampoco era algo imposible. A día de hoy, que como poco 15-16 pilotos acaban todas las carreras, tendrías a más de media parrilla luchando toda la carrera fuera de posiciones de puntos, y eso es algo aburrido. en ese aspecto, creo que el sistema actual es positivo.

      Me gusta

  2. Isaac · julio 7, 2016

    Creo que pudo haber conseguido mas puntos sin todos los problemas, muy destacable carrera. Haryanto no hizo mala carrera de echo peleo con varios equipos, creo que si siguen asi podrian quedar delante incluso de renault

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s