Schumacher Francia 2004

Francia 2004: cuatro del siete

Michael Schumacher no tuvo rival durante 2004. Ganó 8 de las 9 primeras carreras o bien escapándose con facilidad desde la pole o bien haciendo uso de su mítica habilidad en las vueltas de entrada en boxes para hacerse con el liderato de la carrera. Pero en el 10º evento de 2004 se encontraron con un rival casi a su nivel: Fernando Alonso y su Renault. El desafío fue tal que Ferrari tuvo que abandonar su enfoque calculador e improvisó una estrategia que dejó a todo el paddock con un palmo de narices.

————————————————-

Como es de esperar, las 91 victorias de Michael Schumacher contienen todo tipo de gestas. La gran mayoría fueron en apariencia sencillas, con una ventaja mecánica apreciable pero con un ritmo demoledor de carrera (por ejemplo, su temporada 2002); algunas fueron usando su escandalosa habilidad en la lluvia, como España 1996 o Bélgica 1995. Pero otras requirieron de que alguien le echara una mano desde el muro de boxes. Con Ross Brawn a los mandos de las operaciones de pista, Michael consiguió algunas victorias increíbles por estrategia, fundamentalmente en los repostajes. Una de ellas fue en Japón 2000, que le dio su primer título con Ferrari. Pero tal vez la más famosa sea Francia 2004. El cuarto día del séptimo mes, cuatro paradas del siete veces campeón del mundo le dieron un triunfo frente a un Fernando Alonso y su escudería Renault que se quedaron atónitos ante la increíble improvisación de la Scuderia.

Alonso Schumacher Francia 2004

Schumacher jugó psicológicamente con Alonso desde la vuelta de formación. (Fuente: grandprix.com)

Para poner en contexto, lo más probable aquel día era una victoria del Káiser. Y es que de las 9 carreras disputadas hasta entonces había ganado 8 de ellas (!), con la notable excepción del GP de Mónaco. El F2004 era un coche formidable, del estilo de los Mercedes de hoy día, y la diferencia en Ferrari entre Michael y su fiel escudero Rubens Barrichello era notoria para evitar interferencias en la pelea por el título. De esas 8 victorias, 5 fueron desde la pole: a Jenson Button le desbordó con una gran vuelta de entrada en San Marino; en Canadá venció por 2 paradas frente a 3 y en Estados Unidos superó a Barrichello en una resalida de Safety Car. Así que cuando llegó el Gran Premio de Francia en Magny-Cours todos confiaban en que el #1 volviera a vencer. Sin embargo, les salió un enemigo más competitivo de lo que creían. Renault corría en casa, y su bala más destacada, Fernando Alonso, comenzaba a dejar destellos de lo que sería unos años más tarde. Piloto español y coche francés volaron sobre esta pista en medio de la nada y se hicieron con una pole espectacular. No ya porque le metieron casi 3 décimas a Michael y su Ferrari, sino porque llevaban 3 vueltas de combustible más que el campeón del mundo. Eso resultaría clave el día siguiente. Con esa desventaja de gasolina, Schumacher sabía que sería capital pasarle en la salida, y de hecho intentó poner nervioso al español ya en la vuelta de formación. Sin embargo, el R24 se caracterizaba por un reparto de pesos tremendamente echado hacia atrás, lo cual le dotaba de una sublime tracción en las arrancadas. Y eso fue lo que ocurrió en la salida real: Fernando se escapó rápidamente y Michael se conformó con defender la P2. Detrás de ellos, Jarno Trulli cumplía con lo prometido por su monoplaza y subió de 5º a 3º, desbancando a Jenson Button y David Coulthard.

Trulli Francia 2004

Trulli, Barrichello y Button tuvieron una increíble pelea por el podio. (Fuente: crash.net)

Fernando y Michael intercambiaron vueltas rápidas al inicio pero adelantar en pista era imposible. El circuito francés, tan añorado actualmente por tratarse de un “clásico”, no dejaba de ser un trazado con sólo una recta de mención que venía precedida de una curva larga y de media velocidad en la que era imposible pegarse al coche de delante. Esto solía deparar carreras con muy poco movimiento en el asfalto, y así fue la edición de 2004. Pero a cambio su cortísimo pit lane permitía que las estrategias a muchas paradas tuvieran sentido. Por eso todo el mundo decidió hacer una táctica de 3 detenciones. El primero en pasar por los garajes fue Michael Schumacher, vuelta 11, y Alonso no lo haría hasta 3 giros después. El tráfico en el que se vio metido el Ferrari, algo habitual cuando se para tan pronto, hizo que Fernando consiguiera una ventaja de unos 3 segundos al salir de su repostaje. Por detrás hubo más acción, ya que Rubens Barrichello estaba subiendo posiciones después de una malísima clasificación que le hizo partir desde el 10º lugar: Marc Gené (que sustituía a Ralf Schumacher tras el fuerte accidente de éste en Indianápolis 2 semanas antes) salió mal desde la P8 y perdió 3 plazas; Takuma Satō rompió por enésima vez su motor Honda; Kimi Räikkönen fue superado al parar una vuelta antes que Rubinho; y Juan Pablo Montoya se borró después de un absurdo trompo a la salida de la última chicane, con unos bordillos elevadísimos que hacían volar a los coches. Barrichello ya era 6º, pero por delante tenía aún a Coulthard, Button y Trulli si quería lograr el cajón.

Baldisserri Schumacher Francia 2004

Baldisserri era, junto a Ross Brawn, el cerebro estratégico de la Ferrari de Michael. (Fuente: motorsport.com)

Michael y Fernando cargaron la misma gasolina en la 1ª parada, por lo que el Ferrari era de nuevo 3 vueltas más ligero que el Renault y gracias a ello (y a que indudablemente era más rápido) recortó toda la distancia hasta que en la vuelta 29, pegado a la caja de cambios del #8, entró en boxes. Luca Baldisserri, responsable de la estrategia justo por debajo de Brawn, se dio cuenta de que parando todo el rato antes que Fernando no podría nunca superarlo, así que decidió que la solución era cargar poquísimo combustible para que Michael volase en sus vueltas de salida con gomas nuevas y superase a Alonso. Y eso fue lo que ocurrió: mientras Alonso rodaba en 16 medios, Michael se metió en 15 altos. Cuando el español salió de su 2ª parada, el Ferrari ya estaba por delante. Y Renault cometió un error inevitable: sabían que necesitaban mantener la posición en pista y por ello cargaron también muy poco fuel. Pero no salió bien, y quedaron hipotecados. Michael siguió volando y abrió un enorme gap con Alonso, pero en la vuelta 42, a 28 del final, el Ferrari hizo su siguiente pit stop… y de nuevo cargó poquísimo combustible. ¡Tenía que hacer una 4ª parada! Pero todo estaba planificado: gracias a ese fantástico stint, ahora Schumacher salía sin tráfico, con gomas nuevas, y de nuevo apretando a ritmo de clasificación durante decenas de vueltas seguidas. A lo Hungría 1998. Alonso hizo su 3ª parada pronto, en la vuelta 46, lo cual le obligó a cargar mucho combustible y le hizo ir aún más lento en sus vueltas de salida, en 1:17, mientras Michael seguía volando en 1:15 con unos pocos litros de gasolina en su tanque. Las dudas se disiparon en la vuelta 58, cuando Ferrari atendió a su coche por 4ª vez con una ventaja tan grande sobre Fernando que salió cómodamente por delante. Misión cumplida.

Michael y Fernando se dieron la mano en el podio: la pelea fue brillante pero Ferrari se sacó de la chistera una jugada increíble. El derrotado aceptó con deportividad la derrota por inevitable y el ganador disfrutaba por haber logrado el triunfo de equipo por definición. Sin embargo, mientras ambos se saludaban, no pudieron sino reparar en quién osaba subir al cajón junto a ellos. ¡Barrichello! ¿Pero cómo has llegado tú hasta aquí? Rubens superó a Coulthard en la 2ª ronda de paradas y se pegó a Button y Trulli, quien estaba haciendo su característico tren por falta de ritmo de carrera. En los últimos pit stops Jenson fue superado en la salida de boxes por Rubinho, quien ganó el interior por la larga recta hacia Adelaida y se colocó 4º. Presionó a Jarno durante todo el último stint hasta que, casi rendido, vio que el #7 cometía un error en la antepenúltima curva de la última vuelta y se pudo pegar a él. El Complex Lycée era su última opción, y Trulli dejó un portalón enorme que el Ferrari aprovechó para adelantarle y robarle el podio al 2º Renault en Francia. ¿Sería eso lo que le costó el puesto al italiano en la Régie? Nunca lo sabremos. Con este podio acabó un Gran Premio que tuvo su historia, pero aún más importante y especial fue para el servidor que escribe esto. Y es que Francia 2004 fue la primera carrera de Fórmula 1 que vi en toda mi vida. Haciendo zapping el sábado observé en la tabla de tiempos post-clasificación que un compatriota había quedado 1º y eso me llamó la atención: al día siguiente no pude seguir la carrera en directo, pero me cité para el siguiente evento en Gran Bretaña y desde entonces se despertó mi pasión por este deporte. Una pasión que 12 años después me llevaría a comenzar esta aventura y con la que actualmente me siento muy feliz. Espero cumplir muchos años más siguiendo el mayor espectáculo del mundo.

6 comments

  1. SportPrototipos · julio 15

    Juraría que fue en Silverstone 98 donde ganó una carrera haciendo un drive throught o un stop go en la ultima vuelta.

    Aquel año fue el fin de toda una generación.

    Me gusta

    • diezcilindros · julio 15

      Efectivamente, GB ’98. Pero no sé si es que estás haciendo alguna corrección al texto o es simplemente un dato que añades ^^.

      Me gusta

      • SportPrototipos · julio 16

        Era un dato añadido de una magnífica victoria de estrategia, de pizarra, de Ross Brawn.

        En esa época, el segundo en discordia, Alonso, era un piloto completamente distinto, con mas garra y ambición.

        El pobre hombre, el gran Schumi, lo que ha conseguido en su carrera y ahora está postrado en una silla de ruedas y luchando y sobreviviendo a duras penas.

        Me gusta

  2. bootloos · julio 16

    Que curioso, me has hecho recordar la primera carrera que yo vi. Brasil 2003, me la encontré haciendo zapping y me quedé enganchado para siempre. Que carrerón pese al final.

    Me gusta

  3. Pablo · julio 17

    Excelente tu blog, por como escribes se me ocurrió que seguís la F1 con anterioridad. Tuve la suerte que mi viejo, de madre italiana, siguió a Ferrari siempre hasta que partió dejándome esa locura por el rojo.
    Nací en el 80′ y creo que desde el 87/88 no me he perdido una carrera.
    Un saludo desde los pagos del gran chueco

    Me gusta

    • diezcilindros · julio 17

      Muchas gracias ^^.

      Siempre me he preguntado por qué Ferrari es la única escudería capaz de crear tantos aficionados y tan leales. La sangre italiana tira, pero te vas a cualquier rincón del mundo y hay fanáticos del rosso. Y cuando estaba Michael Schumacher, qué decir. Ese fenómeno no se da con ningún equipo por muy ganadores que hayan sido :los fans de McLaren, Williams, Lotus… son muchos menos en comparación. La afición por lo general se va a los pilotos (Senna, Alonso, Hamilton…), pero nunca a las marcas. Casi sólo a la Scuderia.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s