La tiranía que no cesa

Ya van para 3 años que la Fórmula 1 está dominada de cabo a rabo por un mismo equipo. Mercedes dejó el terreno preparado con varias poles y victorias en 2013, pero su verdadera apuesta vendría el año siguiente. Su V6 turbo híbrido era de largo el mejor de la parrilla y la ventaja con el resto de escuderías no se ha reducido un ápice. Quitando sus escasos errores, nadie puede toserles, por lo que el verdadero interés radica en el duelo entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg. ¿Será recordado como una de las mejores batallas entre compañeros de todos los tiempos?

————————————————-

El pasado 19 de marzo, la Fórmula 1 pasó por alto un pequeño detalle. Todos estábamos expectantes por ver si verdaderamente Ferrari había alcanzado a Mercedes en rendimiento. La pretemporada sugería que en ritmo de carrera estaban casi empatados… pero habría que ver su velocidad en clasificación. Una clasificación que cambió de forma inesperada unas semanas antes del Gran Premio de Australia, mudando a un novedoso formato que suscitaba un montón de dudas, las cuales serían despejadas aquel día. Y con el desastre que fue el sistema de eliminaciones, casi nadie reparó en que Lewis Hamilton acababa de lograr su pole nº 50 con una ventaja con respecto al primer no-Mercedes que asustaba. Más de 8 décimas que venían a enterrar las muchas esperanzas que había en el campeonato: el W07 era de nuevo un coche sideral.

Motor Mercedes

En Mercedes pueden estar pero que muy orgullosos de su fantástica unidad de potencia. (Fuente: theverge.com)

Mucho se ha hablado de su excelente motor Mercedes como la principal causa de la hegemonía que desde 2014 imponen las Flechas de Plata en el deporte. Y así era desde luego en aquella primera temporada: el motor Ferrari era mediocre y el Renault cedía unos 80 CV cuando no se averiaba. Pero no había que pasar por alto que el chasis de Brackley era igualmente el mejor de la parrilla. Esto se notó a partir de 2015, cuando la Scuderia consiguió una unidad de potencia que prácticamente igualaba la potencia de la germana. En sitios como Montmeló, Silverstone o Spa la ventaja del W06 era impresionante. Y en este 2016 estamos viendo que si en pistas con curvas de alta velocidad sigue siendo intratable, también lo está siendo en lugares con curvas lentas como el primer sector de la pista de Bakú, donde Hamilton metió más de medio segundo en la clasificación al tercero más rápido. Lo más preocupante para algunos es que su ventaja no parece menguar con el paso de los meses, a pesar de la manida “ley de rendimientos decrecientes”. ¿Por qué? Bueno, la explicación podría radicar en que Mercedes no es que esté por delante de los rivales en el camino de la evolución, sino que sencillamente en 2014 cada equipo decidió tomar una senda distinta y la de la estrella de 3 puntas era la mejor. Los cuatro motoristas avanzan en paralelo por filosofías distintas de diseño, la velocidad de progreso es similar; lo que pasa es que Mercedes acertó de pleno cuando decidió poner el compresor en el extremo delantero del bloque motor y la turbina en el trasero. Eso reducía las necesidades de refrigeración y las pérdidas de potencia. Acabó siendo el Santo Grial. El resto de fabricantes, atados de pies y manos por la semi-congelación de motores, no podían hacer las enormes modificaciones que necesitaban. Mientras intentaban copiar en la medida de lo posible el secreto del propulsor alemán, Mercedes simplemente siguió evolucionando por su camino, que como apenas tenía 1 año de vida aún poseía un gran margen de mejora. Eso cambiará radicalmente en 2017 con la liberalización absoluta de los motores, al abolirse el sistema de tokens, pero mientras tanto la temporada vuelve a ser un dueto entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg.

Hamilton Australia

Su aspecto y su modo de vida son muy particulares, pero eso ya no descentra al brillante Hamilton. (Fuente: telegraph.co.uk)

¿Y cómo les va a ellos, por cierto? En estos tres años de hegemonía, resulta que tras 50 carreras van empatados 25-25 en la batalla de clasificación… pero en títulos mundiales Lewis gana 2-0 y de momento lidera la categoría en busca del tercero consecutivo. ¿A qué se debe esta diferencia? Ayer, tras el GP de Alemania, intentamos describir por qué el de Tewin supera a Nico. La conclusión es simple: en velocidad pura están igualados; en lo demás, gana Hamilton. ¿Cómo se puede explicar esto? En su día ya intentamos justificar las diferencias en el pilotaje entre uno y otro. Y a lo largo del año, ambos se han ido matizando para sacar lo mejor del coche. Lewis, el piloto manipulador del peso, siempre pensando en frenadas tardías y aplicación progresiva de la dirección justo en la misma tasa en la que va soltando el pie del freno. Nunca busca giros bruscos de volante y apenas exige a las gomas traseras. Sin embargo, ese insuperable talento en la frenada no serviría de nada en pistas como Silverstone o el Red Bull Ring, en las que sólo hay 2 ó 3 reducciónes fuertes y donde el propio Lewis reconoció que tenía que aprender a “dejar ir el coche”. Es decir, no frenar en el último milisegundo, hasta el vértice y de vez en cuando echando humo, sino frenar antes, soltar el pie pronto, rotar el peso con una velocidad mínima elevada sin usar ningún pedal, y salir lanzado. Lo principal era el hecho de que un tricampeón del mundo reconociera sus carencias en el pilotaje, pero igual de destacado fue que consiguiera resultados tan impresionantes: en Austria, donde Rosberg le superó en 2014 y 2015, esta vez logró la pole y la victoria, incluso con una mala estrategia; en Silverstone, territorio en el que Lewis marcaba el paso por su localía, en 2016 sencillamente aniquiló a la oposición.

Hamilton Rosberg España

Una de las grandes sorpresas del año fue ver a Nico Rosberg superar a Lewis Hamilton… ¡en una frenada! No duraría mucho: esto fue en Montmeló… (Fuente: bleacherreport.net)

¿Y qué hay de Rosberg? Nico, después de una época de exuberancia juvenil relativamente agresiva, moduló sus impulsos al volante. Pero en sus vueltas de clasificación, al compararlas con las de Hamilton, se le podía seguir considerando un piloto de aportes decididos. En vez de girar progresivamente el volante, Nico, como puede apreciarse en esta comparativa, decide aplicar la dirección deseada de forma más rápida. No “brusca”, pero sí más rápida. Y con el coche apuntando levemente hacia el exterior, para ampliar el giro y poder llevar más velocidad por la curva. A veces tiene que hacer un segundo aporte de dirección porque yerra el primero, y a veces patina en la salida por querer salir de curva demasiado rápido y con demasiado giro de volante. Pero en Rusia descubrimos un detalle: el W07 es un cochazo. Vaya, como si no lo supiéramos. Pero la clave era que Nico había comprendido que podía acelerar casi a fondo incluso antes del vértice. Como frena antes que Lewis, puede pisar el gas antes que él y maximizar esa tremenda ventaja que le permite su coche, maravilloso en tracción. La matización del alemán viene en cuanto a que suavizando ligeramente su entrada no ha de apoyar tanto su trasera exterior cuando pisa el gas (a lo Sainz de 2015), por lo que puede salir como un cohete. Es algo similar a lo que hace Sergio Pérez, pero con un coche mucho mejor, claro. En definitiva, dos estilos distintos, que con el paso de los años se han ido aproximando, y que dan como resultado una velocidad prácticamente idéntica a 1 vuelta. ¿Pero cuál está siendo la diferencia entre ambos? Ya lo mencionábamos ayer: “racecraft“. Pericia. Los detalles que marcan la diferencia. Marcar el territorio en la salida, vencer en el cuerpo a cuerpo, gestionar mejor las gomas (Nico siempre desgastará algo más que Lewis las delicadas traseras, por su exigencia en tracción)… y tener esa última gota de talento extra.

Rosberg estuvo a punto de vencer en el mundial de 2014 a base de vencer a Hamilton los sábados con regularidad, pero eso no bastó. Los domingos, el #44 le desbordaba. Por no decir algo más. El alemán sabe que no le vale con velocidad, necesita más cosas. Y de momento no parece tenerlas. Sólo las vacaciones de verano, o la famosa penalización de motor por determinar de Lewis le pueden dar de nuevo un impulso para, al menos, sobrevivir en el plano mental. De todos modos, lo que está claro es que el mundial de nuevo irá, salvo cataclismo, para Brackley. Por tercer año consecutivo, el trabajo de Mercedes ha sido insuperable. Su dominio permite batir récords de Schumacher y Ferrari, de Prost/Senna y McLaren o de Mansell y Williams. Que disfruten del más que probable triunfo en 2016, pero que no lo celebren más de lo necesario: en 2017, las cartas vuelven a barajarse.

Anuncios

8 comments

  1. J.J. · agosto 1, 2016

    Me tomo la libertad de felicitar al autor de tan buen y detallado análisis.
    Confieso que es el primero que leo de esta web, pero ya habéis capturado a un lector. Seguir con vuestra buena labor.

    Me gusta

    • diezcilindros · agosto 1, 2016

      Muchas gracias, J.J., y bienvenido a diezcilindros. Te invito a participar en cualquier entrada que desees ^^.

      Me gusta

  2. pgimoreno · agosto 2, 2016

    Hola. Muchos hemos esperado a Nico varias temporadas. Ha llegado a su nivel de incompetencia. ¿Le conviene a Mercedes sentar un mejor piloto?: NO, pues con Nico tiene asegurado el 1,2.
    ¿Hoy hay mejores pilotos en F1 que Rosberg?: SI desde luego. Vettel, Alonso, Verstappen, Ricciardo y Pérez.

    Me gusta

    • diezcilindros · agosto 2, 2016

      Esa es tu opinión sobre qué pilotos superan a Rosberg. ¿Podrías completarla? Es que sólo en base a esa afirmación, sin nada que la apoye, no dan muchas ganas de debatir ^^.

      Me gusta

    • pgimoreno · agosto 5, 2016

      Hola.
      10 cilindros me pides argumentos para apoyar lo dicho o en caso contrario no aburrir.
      Ni me dio naturaleza ni presto Salamanca.
      Un teólogo solo debate con otro teólogo, jamas con un paisano como yo.
      Por tanto me remitiré a continuar leyendo con fruición los apuntes disectivos sobre técnica y estilo de pilotaje que magistralmente realizas.
      Ningún aficionado ha hablado jamás de “races” como lo haces. Solo un piloto o ex piloto de F1 con tiempo.
      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

      • diezcilindros · agosto 5, 2016

        Siento haber intimidado. Es exactamente lo contrario de lo que quiero.

        Te puedo asegurar que soy tan o más paisano que tú. No he pisado un circuito de Fórmula 1 en mi vida, con eso creo que todo queda dicho. No tengo ninguna titulación relacionada con la mecánica. Sé de esto lo mismo que cualquiera.

        Aquí sencillamente hemos venido todos a hablar de lo que vemos, de forma objetiva y sin que las nacionalidades o las filias/fobias particulares tengan peso. Y lo que me gustaría que comentases es qué cosas ves tú en esos otros pilotos que te hacen pensar que son mejores que Rosberg (ni siquiera te estoy llevando la contraria, en mi opinión 2/3 pilotos de esa lista que propones también me lo parecen, pero no estamos hablando de eso ahora). Me encantaría saber qué cosas percibís los demás para poder crear un debate. Si sólo me dices “X, Y y Z son mejores que tal”, pues no hay mucho que comentar, porque no sé ni qué argumentos te puedo discutir.

        Me gusta

  3. pgimoreno · agosto 5, 2016

    Hola.
    Nico tiene la “buena” suerte de estar sentado en el mejor auto del serial y la “mala” de permanecer en el establo junto al mejor hoy por hoy ( el asturiano hace tiempo que no tiene un buen auto como para saber su nivel real).
    El punto es ¿por qué Rosberg aún no ha logrado batir al inglés?
    Creo que al alemán lo traiciona su nacionalidad, la forma en que procesa su mente “la razón pura”.
    Por ejemplo: No sabe luchar cuerpo a cuerpo, mano a mano (no le recuerdo uno brillante). Se le nota verde falto de recursos, obvio y torpe.
    Como generalmente esos duelos, los tiene en la punta. Es con un genio con quien se bate y de 10 saldrá perdedor en 9.
    ¿Por qué no mejorar en esa faceta? Creo por dos razones: (1)ya sabe que el moreno lo superará en esos trances y (2)porque su mente razona y lo asimila con el silogismo “luego entonces” no hay nada por hacer. Y lo asume.
    Y mucho peor aún, su mente sumará siempre que 2+2 es obligatoriamente 4.
    Decide que la única chance (probabilidad) existente para superar a Lewis se basa en 1 sola estrategia: la que mecánicamente su tozudez germana le indica “lograr la pole” y despegarse hasta el final.
    Vaya…!!!!
    Muy triste creo.

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · agosto 5, 2016

      Esto me parece un comentario muy interesante.

      Se me ha venido a la mente algo que leí hace tiempo. Hay pilotos que, aunque jamás lo reconocerán, están contentos simplemente con estar en F1. El ejemplo que puso el periodista en cuestión, no recuerdo quién, era Giancarlo Fisichella, allá por 2006-2007 (Renault). Lo cierto es que no se le percibía instinto ganador (“había pasado mucho tiempo pilotando armarios“, era el motivo que esgrimía el periodista), y pensar en él para liderar una ofensiva para el título no tenía mucho sentido.

      Yo me niego a creer que una persona con tanta velocidad pura, con ese pilotaje tirando de reflejos, tenga una mentalidad perdedora. Acciones como Mónaco o Bélgica 2014 no creo que fueran obra nunca de un piloto así. Pero lo cierto es que ahora que lo has puesto todo junto en un mensaje, está empezando a saltarme la duda. Sería muy preocupante. No sé si es exactamente lo que estás sugiriendo, pero me parece interesante. Le daré vueltas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s