¿Dónde tienen el límite?

Tras 5 temporadas quedándose a las puertas de la codiciada quinta plaza entre los constructores, Force India logró el objetivo al fin en 2015. Con la dificultad que ha tenido llegar hasta ahí, seguir ascendiendo parecía improbable. Así, la meta para 2016 era ser de nuevo quintos, conteniendo a fabricantes como Renault o McLaren. Y los de Silverstone lo han vuelto a hacer: la P5, a media temporada, parece más que afianzada. No sólo eso, sino que tienen a tiro a Williams en el 4º lugar. ¿Conviene seguir trabajando para superar a los de Grove, o parar el desarrollo y pensar en 2017?

————————————————-

En cierto modo, nada de esto debería estar sucediendo. Cuando Jordan entró en la espiral de los pilotos de pago allá por 2003-2004, todo parecía indicar que se abocaba a la desaparición. Y cuando los siguientes grupos que adquirieron su plaza duraron sólo un año (Midland, Spyker), tratando al equipo como un objeto de inversión y no con la finalidad de competir o ganar carreras, el miedo estaba extendido. La inestabilidad era máxima y el futuro parecía muy negro. Pero entonces apareció Vijay Mallya, dotó al equipo de un particular carácter nacional (que al final ha equivalido a mero patrocinio) y nos hizo recordar a todos por qué la factoría de Silverstone llegó a gozar de grandes éxitos con escasos medios, como la pelea por el título mundial de 1999. Force India es ahora uno de los mejores equipos privados y amenaza con lograr el primer puesto en dicha clasificación.

Force India Barcelona

En pretemporada Force India parecía el tercer mejor equipo, pero las primeras carreras fueron complicadas. (Fuente: conceptcarz.com)

A pesar de que la falta de presupuesto ha sido siempre una espada de Damocles para el equipo (con la pretemporada de 2015 como punto culminante), el equipo ha conseguido salir adelante con unos coches de bella factura y una pareja de pilotos explosiva. En 2016 se preveía que la situación fuera más dura, con McLaren remontando desde abajo, Renault con un equipo de fábrica potente y Toro Rosso sin el déficit de caballería de la temporada anterior. Las actualizaciones en el coche iban a ser escasas, y para colmo el Dr. Mallya tuvo que huir de su India natal, acusado de decenas de delitos de carácter económico. En definitiva, volver a ser quintos en 2016 sería el máximo alcanzable, si todo se daba bien. Pues a la hora de la verdad, Force India ha vuelto a superarse. El VJM09 es casi idéntico al VJM08B, y esa falta de evoluciones se notó en las primeras carreras. Pero en España introdujeron un nuevo suelo, y con el apretadísimo centro del grupo que existe una pequeña mejora puede valer varias posiciones. Desde el GP de Mónaco marchan en esa famosa P5 entre los constructores, y en las últimas 5 carreras han conseguido recortarle 24 puntos a Williams (4ª), dejando la diferencia en apenas 15. La comparativa con los de Grove es magnífica porque además cuentan con el mismo propulsor Mercedes, así que cualquier diferencia vendrá dada por el nivel de los pilotos y del chasis. Y viendo que en presupuestos Williams vence por 190 millones a 130, superarles y alcanzar esa 4ª plaza sería increíblemente meritorio.

Hülkenberg Hungría

Tras verse superado por Pérez a principio de año, Hülkenberg le ha dado la vuelta a la tortilla en julio. (Fuente: paddockeye.ie)

Aún más interesante que el genial rendimiento del departamento técnico es sin duda el capítulo de los pilotos. Desde 2014, Force India cuenta con una pareja propia de un equipo top4, aun siendo el 8º equipo de la parrilla por recursos económicos. Nico Hülkenberg y Sergio Pérez tienen talento de sobra para pilotar en media parrilla; no en vano sus nombres han sonado con fuerza para grandes equipos (Checo de hecho ascendió a McLaren, con la mala suerte de hacerlo en el año que Woking comenzó a decaer). Empezando por el alemán, Nico ha sido durante mucho tiempo el piloto más infravalorado de la parrilla. Su debut en 2010 tuvo una primera mitad irregular y una segunda brillante, pero fue sustituido en Williams por Pastor Maldonado y se quedó sin asiento titular en 2011. Encontró acomodo como probador en Force India y obtuvo un volante titular para 2012, año en el que se destapó. En las últimas 6 carreras sumó 32 puntos por sólo 2 de su compañero Paul di Resta, y fue en la ronda final, Brasil, donde dejó anonadado al mundillo. Con el 5º mejor coche de la parrilla, superó uno a uno a todos los pilotos hasta alcanzar el liderato en la vuelta 19. Iba en camino de una victoria legendaria, pero un semitrompo pasada media carrera y un evitable accidente al intentar resarcirse le costó una sanción y acabar sólo 5º. En 2013 se iría a Sauber para intentar acercarse a Ferrari. Había un volante disponible para 2014, pero la Scuderia le rechazó para poner en su lugar a Kimi Räikkönen. Nico volvió a Force India, pero se ha encontrado con un duro compañero de equipo y ha perdido algo de brío. En cierto modo, su pilotaje no ha evolucionado en exceso. Sigue siendo el piloto con menos giro de volante a media curva de toda la parrilla, y en su aplicación es casi tan diestro como Hamilton. Sin embargo, el inglés sabe buscar mejor el límite: frena más tarde, lleva más velocidad en el vértice y tracciona algo mejor que Hülkenberg. El #27 peca de conservadurismo en la entrada (como gira tan poco el volante, se ve obligado a llevar poca velocidad), pero luego intenta compensar traccionando demasiado pronto (antes del vértice), algo que su coche no le deja hacer, y casi siempre tiene que corregir, con el consiguiente desgaste.

Pérez Mónaco podio

El podio de Sergio Pérez en Mónaco fue una combinación de estrategia, talento y una pizca de buena suerte.
(Fuente: Formula1.com)

Nico no está teniendo 2016 como su año más inspirado: de hecho suele pecar de no ser capaz de juntar toda una temporada a tope. Pero quien sí que está destacando al máximo es Sergio Pérez. Sus actuaciones nos han obligado a escribir varios artículos sobre él, y es que Checo, después de una sensacional segunda mitad de 2015, ha refrendado su reputación con una excelsa primera parte de 2016. Su remontada en Rusia y sus fantásticos podios en Mónaco y Europa pusieron de relieve que el mexicano se encuentra en el mejor momento de su carrera. Sorprendió ver al #11 tan fuerte después de ser convincentemente batido por Hülkenberg durante la primera temporada y media que compartieron equipo. Como algunos compañeros nos apuntaron, podría ser que el cambio radical que fue el VJM08B en verano del año pasado le haya sentado muy bien a su estilo de conducción. Temíamos que para un maestro de la gestión de gomas la remesa de 2016, con las presiones elevadas, fuera demasiado dura y su virtud quedase anulada. Pero parece que, a lo Red Bull, ha optado por adaptarse y decir “ahora puedo atacar a tope sin preocuparme por la gestión de gomas”. Checo siempre se había caracterizado por una amplitud de giro de volante similar al de Nico (de hecho algunas estadísticas decían que él era el 2º piloto que menos grados lo movía), pero su aplicación era algo más brusca porque entraba más tarde en curva. Y el mexicano, a diferencia de su compañero, sí que tenía paciencia con el gas, para salir lo más en línea recta posible (a lo Kimi en McLaren), a máxima velocidad sin maltratar las gomas. Era raro verle contravolantear. Es de suponer que Checo ha perdido ese cuidado que ya no necesita y por eso superó en clasificación y carrera a Hülkenberg a principios de año.

Sin embargo, Nico parece que se ha puesto las pilas: le ha ganado en los 4 últimos sábados (incluyendo la mágica P2 en Austria). Esto sólo puede querer decir una cosa: ahora se viene la mitad de temporada buena de Hülkenberg, sube el nivel y aumenta la competitividad de la pareja. Esto era exactamente lo que Force India buscaba al contratar a estos dos interesantes pilotos: que se espoleasen mutuamente para crecer. Y vaya si están creciendo. Un Nico en forma y un Sergio picado para recuperar el trono en el equipo es justo lo que necesitan ahora que Williams está al alcance. Pero lamentablemente en F1 no sólo se vive en el presente. 2017 está a la vuelta de la esquina y hay dos facetas preocupantes. La primera es el enorme cambio reglamentario que obligará a los equipos a dedicar mucha atención para no rezagarse al inicio de la nueva era. La segunda es que Pérez ha rehusado aceptar al 100% la renovación de contrato en el equipo. Aunque la puerta de Ferrari se cerró, sabe que hay volantes candidatos a luchar por las victorias próximamente. El objetivo es Renault, un sólido fabricante que con la esperada inversión a medio plazo podría convertirse en un coche ganador en 2018-2019. Pero para Force India esta inestabilidad, el no saber qué va a ocurrir dentro de unos meses, es el pan nuestro de cada día. Y ha demostrado saber moverse en ella a la perfección. Así que no teman: en 2016 y en 2017, los de Silverstone seguirán dando guerra.

Anuncios

5 comments

  1. 001 · agosto 6, 2016

    Como siempre un análisis buenísimo, pero dada la compleja tecnología de los autos, dudo que los equipos puedan dar autos de igual rendimiento a sus dos pilotos, diferencias que se acrecientan en equipos de menores recursos o con mayores problemas técnicos.

    Me gusta

    • diezcilindros · agosto 6, 2016

      Y como siempre, gracias por pasarte y comentar ^^.

      Este argumento te lo podría comprar hace 15-20 años, cuando la tecnología era bastante menos fiable que hoy día. Pero actualmente, quitando nuevas piezas puntuales de las que sólo se fabrica al principio una unidad, creo que los coches de una misma escudería son casi idénticos. Los procesos de fabricación son increíblemente precisos. Me sorprendería que dos chasis del mismo equipo sean perceptiblemente distintos por defectos de fabricación.

      Claro que siempre queda la duda de si un chasis se ha dañado durante un GP (toque con un piloto, bote en un bache, algún choque contra un resto de fibra de carbono en la pista, etc) y el equipo no sabe encontrar ese error. El piloto a veces solicita que le cambien de chasis casi que por “excusa” de no poder igualar a su compañero de equipo, pero no creo que sea el caso de Force India ahora mismo.

      Me gusta

  2. 001 · agosto 7, 2016

    Pues veo muchos resultados disparejos entre coequiperos, como por ejemplo las fallas a principios de la actual temporada de Hamilton, Grosjean-Gutiérrez, etc.

    Me gusta

  3. LEcarrera4s · agosto 19, 2016

    diez cilindros, según había leído FI había ya centrado todo su potencial en el desarrollo del carro del 2017, pero tu redacción indica lo contrario. no soy periodista así que si sabes algo al respecto por favor hazlo saber.

    Me gusta

    • diezcilindros · agosto 19, 2016

      Bienvenido, LEcarrera4s ^^.

      He releído el texto y no encuentro exactamente dónde indico que Force India vaya o no a seguir trabajando en el VJM09. Es un dato que desconozco y por tanto no voy a tirarme a la piscina con él. Si acaso, menciono que 2017 es una preocupación porque hay que pensar en dicho año bastante pronto para no quedarse rezagado. Lo que sí digo es que estar tan cerca de Williams les llevará a seguir luchando esta temporada y no dejarse ir, pero no lo enfoco desde un punto de vista técnico (“seguir centrados en mejorar el VJM09”), sino en que los pilotos sigan al 100% mentalmente todo el año, peleando el uno contra el otro y encima con un objetivo cercano como Williams para seguir sumando muchos puntos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s