Se anima el Mundial

La bandera roja del GP de Bélgica le brindó a Lewis Hamilton unos 5 puntos extra en la pasada carrera. Como si al de Tewin le hicieran falta regalos. Así que Lewis decidió ser tan generoso como el azar estaba siendo con él y decidió donarle 14 unidades a un Nico Rosberg que se acerca peligrosamente a la cabeza del campeonato. La última carrera europea de la temporada se decidió en la salida, y el #6 la aprovechó para lograr la 7ª victoria del año y añadirle bastante picante a lo que queda de Mundial.

————————————————-

No es la primera vez que la Fórmula 1 nos deja esta sensación. En un deporte en el que el hombre está tan supeditado a la máquina, en muchas ocasiones los méritos del piloto no se corresponden con su resultado final. Y a veces da rabia que la perfección no se vea recompensada con el éxito. Lewis Hamilton estaba en uno de esos fines de semana en los que se muestra sencillamente imbatible. Todavía recordamos su legendaria actuación en Silverstone, donde a pesar de enfrentarse a un circuito que no le permitía lo mejor de su repertorio de pies y manos arrasó a la competencia con una abrumadora superioridad. Pues el de Monza iba camino de ser algo similar. Aplastando en la clasificación con una vuelta de Q3 memorable y con una estrategia diseñada a 1 parada para ganar con facilidad. El clímax para los amantes de la perfección. Pues no hicieron falta ni 5 segundos para tirar por tierra todo lo construido hasta el domingo.

Salida Italia Carrera

Hamilton se hunde en la salida y cae a la P6. Rosberg toma un liderato que ya no soltará salvo en el pit stop. (Fuente: GPUpdate.net)

La salida, esa donde no se puede ganar una carrera pero sí perderla, o eso dicen, fue un día más decisiva. Antes de la carrera ya se especulaba con que no sería pan comido para Mercedes. Los Ferrari partían con neumáticos superblandos, mejores en la tracción que los blandos de las Flechas de Plata, y la recta de meta tiene metros suficientes como para coger un rebufo y superarles, y aunque ese hecho de por sí no significaba que la victoria estuviera perdida (1 parada frente a 2 habría sonreído fácilmente a los de Brackley), sí que podía suponer que otros coches se colasen por delante y entorpeciesen la carrera. Sin embargo, Lewis Hamilton superó las previsiones más pesimistas. Al apagarse los semáforos padeció un espantoso patinaje de ruedas que le impidió coger velocidad. Rosberg, Vettel, Räikkönen y Bottas le rebasaron con inusitada facilidad, y Ricciardo lo haría en la primera chicane al tomársela Lewis con relativa calma. Nico y Sebastian lucharon por la primera posición en la frenada, pero como ocurriera 12 meses antes el Ferrari, por fuera, tuvo que ceder ante una perfecta frenada de su rival (en aquella ocasión, Hamilton). Verstappen y Gutiérrez se solidarizaron con el de Tewin y también tuvieron unas salidas pésimas, pero por lo demás no hubo ni grandes accidentes ni grandes cambios en la clasificación.

Rosberg comenzó una sencilla cabalgada a pesar del amago de resistencia de Vettel: en cuanto los superblandos del SF16-H empezaron a degradarse, la distancia entre ambos coches se amplió notablemente (una diferencia de ritmo de hasta 1,2 segundos por giro a partir de la vuelta 10); Räikkönen aguantó con su típica actuación de escudero de Sebastian cuando marcha justo detrás de él, mientras Hamilton, en P6, se ponía manos a la obra. Su W07 es muy superior al resto de bólidos, pero lo cierto es que pareció estancarse después de desembarazarse de Ricciardo en la segunda vuelta. No pudo superar a Bottas de forma inmediata, y antes que rodar en su estela degradando los neumáticos (y poniendo en entredicho la estrategia a 1 parada), prefirió darse unos giros de margen para poner todo en orden e intentar el rebase. Este ocurrió en la vuelta 11, y ahora Kimi estaba a sólo 3,6 segundos de distancia por delante de él. No hubo mucha más acción en pista en estos primeros giros (más allá de que Verstappen, al estilo de Lewis, hizo una recuperación similar, pasando a Hülkenberg y Alonso y poniéndose 9º). Todos estaban con sus ojos centrados en los ordenadores: había que pensar en estrategia.

Vettel Räikkönen Italia Carrera

Una mala parada en boxes a punto estuvo de darle a Räikkönen el puesto por delante de Vettel. (Fuente: GPUpdate.net)

Y esos ordenadores decían que si habías salido con SS, la vuelta 13 podría ser un buen momento para parar. Bottas, Verstappen, Alonso y Kvyat abrieron la veda, y pronto les siguieron los demás. En este momento cabía echar un vistazo a la figura de Ferrari y preguntarse si su táctica fue la apropiada. El viernes, Räikkönen anduvo en 27 medios con los superblandos, y subiendo a 28 bajos a partir de la 10ª vuelta. La Scuderia no parecía muy competitiva con esas gomas, pero a pesar de todo decidieron salvar un juego en la Q1 para ponerlo en carrera. Eso significaba que, si se obligaban a dos stints con los SS, tendrían que alargarlos más de la cuenta. Y a partir de la vuelta 11 se vio que no era una gran idea. Sebastian, que rodó entre 27.4 y 27.7 durante 7 giros seguidos, pasó rápidamente a 1:28. Su primer pit stop llegó 4 vueltas tarde, pero su táctica (muy parecida a la de Australia) les había condenado a ello. De hecho, tampoco se entendió que Räikkönen fuera el primero en entrar: Hamilton no era una amenaza en el undercut (iba a una estrategia totalmente distinta y de todos modos no corrían contra él), así que lo lógico era que el alemán tuviese preferencia. La parada de Vettel fue lenta y anduvo de un pelo que no se le colase Kimi en la salida de boxes. Por detrás de ellos, Ricciardo, cuyos SS no sufrían ninguna degradación, pudo alargar su run inicial hasta la vuelta 16, algo que más adelante se tornaría decisivo.

Los Mercedes pasaron a formar en doblete desde dicho 16º giro, con Rosberg 14.8 segundos por delante de Hamilton. En esta situación, que recordó a Rusia, Lewis siempre va a ser medio segundo más veloz que Nico. Es algo que se ha visto a menudo desde 2014, y más si cuenta con la ventaja de velocidad que tenía en este fin de semana. Le recortó 2,6 segundos en 5 vueltas, aunque a ojos de cualquiera era evidente que el líder del Mundial no podía hacer nada por pelear la victoria. Cumplieron con lo planeado al detenerse en las vueltas 24 (Rosberg) y 25 (Hamilton): poner neumáticos medios y correr hasta la bandera. En esta fase, los Ferrari, con superblandos nuevos (en el caso de Kimi les dio un giro al final de la Q2), estaban recortando la diferencia con el líder. Los M de los Mercedes no cogieron temperatura con rapidez y por ello ambas escuderías parecieron en la misma órbita. Pero nada más lejos de la realidad, claro. La Scuderia tenía que parar una segunda vez, y su única opción para evitar el doblete de Mercedes era que saliese un Safety Car (ya fuera virtual o preferiblemente real) con el que hacer un pit stop “barato” y salir cerca de Lewis. Entonces, la cámara enfocó a un superlativo Pascal Wehrlein (que con el Manor marchaba 14º con su única parada ya hecha) aparcar su MRT05 en la escapatoria de la primera chicane, instado por sus ingenieros vía radio. Maurizio Arrivabene esbozó media sonrisa: esa era su bala, pero el #94 se apartó del asfalto y Charlie Whiting no tuvo que tomar ninguna medida. Además, hubiera sido bastante poco elegante (y sí muy injusto) que Ferrari se intercalase entre los Mercedes por culpa de un elemento externo como ese. Sin azar de por medio, en las vueltas 33 y 34 pararon Vettel y Räikkönen, calzaron blandos y certificaron sus posiciones 3ª y 4ª.

Bottas Ricciardo Italia Carrera

Bottas rodó por delante de Ricciardo durante casi toda la carrera, pero sucumbió ante la entrega del australiano. (Fuente: Formula1.com)

El duelo bonito era ahora el de Bottas y Ricciardo. Williams quiso cubrir cualquier amenaza de undercut de Red Bull e hizo parar al #77 en la vuelta 30. Red Bull reaccionó con inteligencia, asumiendo la derrota provisional y creándose un offset de neumáticos para la parte final del GP: Daniel alargó hasta la vuelta 37 y calzó los SS, por los S de Valtteri. Salió de boxes a 4,2 segundos, pero pasó a rodar aproximadamente 4-5 décimas por giro más rápido y se preparó para el ataque en las últimas vueltas. Anteriormente se había visto que la diferencia en velocidad punta era muy favorable a Bottas, tanto que incluso con DRS Ricciardo no podía recortarle más de 2 décimas en la recta. Dado que era prácticamente salir de Parabolica a esa distancia, el australiano tendría que usar su maniobra favorita: tirarse de forma salvaje en la frenada. Esa que le hizo a Rosberg en Hungría 2015 o a Vettel en España 2016. Al acabar la vuelta 46 pasó por meta a 458 milésimas de Bottas, y entonces activó el DRS. Cuando llegó al cartel de 150 metros, seguía unas 2 décimas por detrás, pero era ahora o nunca. Daniel se tiró a cuchillo en una maniobra al límite. Bottas intentó cubrir desesperadamente el interior, pero Ricciardo tenía el hueco. Milagrosamente, el Red Bull se mantuvo dentro de lo negro; Valtteri se tuvo que subir a la salchicha interior en la curva 2 y perdió toda opción de responder al espectacular adelantamiento. Hasta Daniel alucinó consigo mismo.

Y Monza, la carrera más corta del año, no dio para mucho más. Apenas un adelantamiento de Verstappen a Pérez poco después en la Variante della Roggia, y el duelo entre el dúo de McLaren, fue lo poco que nos dejó esta tranquila carrera. Con los Mercedes y los Ferrari rodando en formación, sin nadie que pudiera enjugar las diferencias, cayó la bandera a cuadros. Rosberg se encontró con una victoria que apenas hora y media antes parecía improbable. Hamilton le había superado duramente en clasificación y era el gran favorito al triunfo, pero Lewis recordó sus viejos problemas a la hora de arrancar desde parado y Nico, por una vez, lo hizo perfecto. 7 puntos más para el alemán, más los 7 que pierde Hamilton, hacen un total de 14 puntos que han ido en el sentido inesperado: todos pensábamos que saldríamos de Italia con 16 puntos de diferencia en cabeza, pero son sólo 2 unidades. Y ahora viene Singapur, el inicio de la cuenta atrás en este campeonato 2016 que al final va a acabar siendo más trepidante de lo que parecía hace 1 mes. Mucha tela que cortar.

Podio Italia Carrera

La temporada 2016 de Fórmula 1 se despide de Europa en el podio más espectacular del año. (Fuente: Formula1.com)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

9 comments

  1. accioniastascam · septiembre 4, 2016

    Como siempre sublime artículo, pero sabes si le pasó algo a Alonso, ya que Button lo adelantó y estaba a casi 4 segundos cuando sus ritmos suelen ser parecidos.
    Saludos y gracias Leo

    Me gusta

    • diezcilindros · septiembre 5, 2016

      Entre Button y Alonso ocurrió lo mismo que entre Ricciardo y Bottas: Jenson tardó en entrar y puso SS, por los S de Fernando (encima más viejos). Así que en la parte final iba más rápido y por eso le adelantó. Tal vez otro gallo hubiera cantado si Alonso no hubiera perdido unos segunditos clave en la primera parada por culpa del semáforo del pit stop que no funcionó.

      Me gusta

  2. Fabián · septiembre 5, 2016

    Buenas, recién me registro pero hace tiempo que leo la página, me parecen muy buenos los comentarios y los análisis la verdad. Sólo una cosa, me parece que deberías ser más objetivo, es demasiado marcado el favoritismo que tenés por Hamilton, quién también comete errores y vaya. Así como esta carrera hubo otras que fue Rosberg el que largó mal y por eso perdió la carrera, no porque inexorablemente Lewiis se la iba a ganar. Por otro lado si tanta diferencia hay no entiendo por qué Hamilton no pudo recortar el tiempo, más allá de hacerlo en algunas vueltas, pero al contrario terminó a 15 segundos, es decir que en realidad Rosberg le sacó mas ventaja. Igualmente te felicito por la página. Slds

    Me gusta

    • diezcilindros · septiembre 5, 2016

      Supongo que no puedo pretender parecerle objetivo a todo el mundo ^^.

      La Fórmula 1, como todo deporte de élite, es muy complicada de analizar. Algunas aseveraciones que se hacen tienen como objetivo “simplificar” la realidad de cara a su análisis, pero existen numerosos factores cuasialeatorios (que un embrague funcione bien, el estado de ánimo o de forma de cada uno…) que impiden universalizar esas aseveraciones al 100% de los casos. Mi único objetivo es tratar de plasmar lo que ocurre en la F1, sabiendo que hay algunos conceptos que no se pueden explicar de forma razonada, por ser demasiado complejos para alguien profano en la materia, y que nada se cumple al pie de la letra.

      Por ejemplo, la evolución de las distancias entre Rosberg y Hamilton a partir de la segunda parada de Ferrari no considero que sea fácil de analizar, y me parece aventurado establecer conclusiones. “Rosberg le sacó más ventaja” no me dice nada, pues desde la vuelta 35 los Mercedes corrieron con el piloto automático, sin rivales a los que batir ni tampoco entre ellos. Claro que puedo estar errado y resulte que sí que fuera algo muy relevante en la carrera, pero yo no lo vi así.

      Sólo concluyo diciendo que llevaba muchísimos años sin que se me juzgase como fan de Hamilton, por lo tanto me ha resultado sorprendente ^^. Espero que no estemos teniendo una confusión entre lo que cada uno interpreta por “objetividad”: para mí, “objetividad” es, como diría el lema socialista, “a cada cual según su aporte“. No puedo opinar igual de Hamilton que de otro piloto porque cada uno me demuestra cosas distintas.

      Me gusta

      • Fabián · septiembre 5, 2016

        Todo bien, era un comentario nomás, Tampoco te dije fan de Hamilton y ningún piloto es igual a otro así como ninguna persona es idéntica a otra. No sé si fue algo muy relevante en la carrera los 15 segundos, es simplemente un dato objetivo, que contrasta con lo que decís que “Hamilton siempre es medio segundo más rápido”, esa sí es una conclusión terminante. Coincido que es muy difícil analizar todo, sólo te di mi opinión con respeto como vos pedís que lo hagamos, no para molestarte. Te felicito de nuevo por la página y los análisis.

        Me gusta

        • diezcilindros · septiembre 5, 2016

          Ah, vale, ahora entiendo lo que quieres decir. Tal vez tenía que haber explicado eso mucho mejor.

          En varias carreras de 2014 descubrí un fenómeno que se ha repetido más adelante: cuando Rosberg va en cabeza y Hamilton 2º, a partir de cumplirse el primer tercio de la carrera (es decir, más o menos tras el primer pit stop en las carreras a 2 paradas), de repente Lewis se pone a rodar medio segundo más rápido que Nico. No digo con ello que sea mejor o peor que él, simplemente lo hace. Rosberg, supongo que porque prefiere gestionar los neumáticos a su manera, no es tan rápido en esa fase pero luego sí suele ponerse al ritmo de Lewis. Cuando el inglés está muy por detrás (Rusia 2016, Italia 2016), la distancia baja pero nunca llega a ser una amenaza, y luego el gap se estabiliza o sube; cuando está poco por detrás (Japón 2014, Estados Unidos 2014), la primera posición está en peligro y no es extraño que Lewis se ponga primero.

          Espero que esto ayude a explicar el porqué de esa frase.

          Me gusta

          • Fabián · septiembre 6, 2016

            Entendido y es cierto se dan esas fluctuaciones en los ritmos de cada uno. como dijiste antes también deben influir factores anímicos, estados de forma, cabeza, etc,

            Me gusta

  3. apkskull · septiembre 5, 2016

    Gracias —

    Me gusta

  4. Elvis Reymond · septiembre 5, 2016

    Lamentablemente no puedo ocultar mi obstinación al notar que Mercedes sigue en otra liga, más aún cuando se nos han dado bocados de supuesto acercamiento por parte de Red Bull y Ferrari, pero he de admitir que una lucha entre Lewis y Nico en este final de campeonato se antoja interesante. Realmente no sé a quien ligar, Hamilton me parece mejor piloto que Rosberg pero a la vez siento un poco de compasión con el alemán porque está por ser uno más de esos pilotos al estilo Coulthard, Barrichello, Massa o Webber que tuvieron el coche para ganar pero nunca pudieron hacerlo al verse opacados por sus coequiperos.

    Por ello concluí que lo mejor que le puede pasar a la Fórmula 1 dentro de esta “desgracia” llamada “hegemonía Mercedes” es qué el que quede campeón este año demuestre su valía en la pista con algo impresionante. Quiero llegar a diciembre diciendo: Nico quedó campeón por aquella estrategia tan brutal que aplicó en Suzuka, o, Lewis se llevó el campeonato por aquel magnifico adelantamiento en la última curva de Interlagos en la última vuelta (déjà vu). Que haya un punto de inflexión que haga merecido el título y se acaben las especulaciones y las dudas. Si no, esto será otra temporada más sin nada especial para mí (y creo que para otros tantos).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s