Haas no concreta

Todo parecía indicar que Monza sería buen circuito para Haas. Muchas rectas que le van bien a su motor Ferrari y casi ninguna curva rápida en la que salgan a la luz los defectos del chasis. El sábado cumplieron su parte del plan, metiéndose por primera vez en Q3, pero nada salió como deseaban. Al final, el mejor VF-16 se quedó en 11ª posición, un lugar que han ocupado en 5 ocasiones en los últimos 10 GGPP. A las puertas de los puntos, en la posición que más rabia da. ¿Qué pizca le falta al equipo americano?

————————————————-

Cuando Haas F1 Team hizo su debut en el Gran Premio de Australia, había dos vertientes de opinión muy diferenciadas. Una de ellas básicamente acusaba al equipo americano de poner en pista dos SF15T, dos Ferrari de 2015, y sólo la evolución aerodinámica y la calidad de los pilotos diferenciarían a ambos. Daban por hecho que serían unos habituales de los puntos y se quejaban de la duplicidad de oportunidades de la Scuderia a la hora de usar el túnel de viento durante el período de gestación de Haas. El otro pensamiento que predominaba era que no dejaban de ser un equipo con un máximo de 100 millones de presupuesto, que por mucho túnel de viento de Ferrari que hubiera usado no dejaba de contar con un chasis Dallara (con el pésimo Hispania F111 como última referencia), y que sufriría para sumar más de 1 ó 2 puntos. La clasificación de Melbourne pareció darnos la razón a los realistas (P19 y P20), pero la carrera del domingo y lo sucedido en Baréin convenció a los escépticos: ese coche era muy rápido. Al final, desde el siguiente evento en China se alcanzó un término medio: ni Haas estaba para el top-5 ni fuera del top-9: era la 7ª mejor escudería.

Grosjean Italia Análisis

Baréin fue el gran día de Haas. Romain Grosjean acabó 5º por méritos propios. (Fuente: grandprix247.com)

Eso significa que había 12 coches por delante, pero con abandonos y demas circunstancias eso debería traducirse en puntos con regularidad. Sin embargo, la realidad es que sólo han puntuado en 4 ocasiones. De ahí que McLaren, cuando no era tan competitiva, marchaba por delante en el campeonato, y lo mismo ocurre ahora con Toro Rosso: su rendimiento actual es inferior, pero su botín de puntos es muy superior. Haas puede estar feliz por sus 28 unidades, ¿pero no tiene coche para haber puntuado en más carreras? Curiosamente, mientras que en el top-10 han acabado sólo en 4 GGPP, en la 11ª posición lo han hecho nada menos que 5. Esteban Gutiérrez fue el artífice de todas salvo la última, en Monza, a cargo de Romain Grosjean. Es decir, Haas muestra regularidad, pero sólo brilla cuando las cosas se dan muy bien; si todo transcurre con normalidad (sólo 1 ó 2 pilotos que rinden un poco peor de lo esperado), no son capaces de atacar la 10ª plaza. ¿Puede por tanto considerarse que tuvieron suerte en sus primeras carreras? Eso parece. Se está poniendo de manifiesto una ligera incapacidad de transformar un rendimiento de P13-P14 en uno de P10 a la hora de la verdad. McLaren, que durante todo el año ha rondado esos puestos, ha conseguido puntuar 10 veces. ¿Una falta de habilidad operativa los domingos? A pesar de su excelente lectura en Melbourne y Sakhir, lo cierto es que los Haas apenas han vuelto a mostrarse en una carrera. Todos los primeros años son duros, claro, y falta experiencia y agilidad en el muro. No obstante, Monza era una nueva oportunidad: con el bajón de los de Woking y los de Faenza, los dos VF-16 aspiraban a la P11 y P12, y a nada que las cosas fueran bien se traducirían en un top-10. Y sin embargo, volvieron a salir sin puntos. ¿Qué pasó?

Gutiérrez Button Italia Análisis

Tras una espantosa salida de ambos, Button pasó a Gutiérrez por fuera en la Parabolica (Fuente: GPUpdate.net)

En clasificación, como es habitual, ambos Haas rindieron exactamente como se esperaba. Quitando Australia, han pasado a la segunda ronda con ambos coches en todas las carreras. Es decir, que han evitado la primera criba más veces que Hamilton, Massa o Button. Sin embargo, hasta Italia no se habían metido una sola vez en Q3. Con la notable excepción de Baréin, claro, donde Grosjean clasificó 9º… el último día en que la tercera tanda tenía 8 huecos. En Monza al fin llegó esa primera vez: Esteban Gutiérrez, con una interesante evolución mes a mes, acabó en una excelente 7ª posición la Q2, metiéndole 2 décimas y media a su compañero. Pero ahí se acabó lo bueno: el mexicano se equivocó en su primer intento de Q3 y sólo pudo ser 10º; Romain había acabado 12º, pero arrastraba una sanción de 5 puestos. Sus balas para sumar puntos se habían reducido considerablemente: el mejor colocado era un Esteban que todavía no ha podido inaugurar su casillero. Y si había alguna esperanza, rápidamente se difuminó: al apagarse los semáforos, Gutiérrez se quedó clavado. Perdió 10 puestos en la primera vuelta y con ello se evaporaron sus opciones. Un fallo más en un piloto tendente a difuminarse. Y las palabras del jefe Günther Steiner, diciendo claramente que “la presión pudo con él” y “la salida fue un error suyo“, desde luego no ayudan. Grosjean, por su parte, corrió una inteligente pero arriesgada carrera: decidieron ir a 1 parada alargando enormemente el stint inicial con blandos para luego pasar a superblandos. Nadie más hizo esta táctica, pero no pareció funcionar mal. Romain tuvo que hacer frente a un momento de la carrera en que varios coches le adelantaban mientras él iba con los S usados, pero el francés fue lo suficientemente listo para no perder ni una décima en las maniobras: no era su carrera. Eso le permitió llegar al final con la ventaja suficiente sobre los McLaren para defenderse de ellos sin muchas dificultades. ¿El problema? Que sólo era 11º.

Así que parece confirmarse una sensación poco positiva: Haas no está siendo capaz de maximizar su paquete. Y en una media parrilla tan igualada y competitiva, es realmente perjudicial que haya un equipo que pueda acabar 9º ó 10º con relativa regularidad y no lo haga. Lo único bueno es que en 4 Grandes Premios concretos todo les fue de cara y supieron maximizar los resultados. Pero en el resto, cuando han tenido que pelear fieramente en igualdad de condiciones contra el resto de equipos establecidos, casi nunca han salido vencedores. Un aspecto más a estudiar por los de Gene Haas de cara a 2017, una temporada en la que, presuntamente, llevan enfocados casi desde que hicieron sus deberes en Australia y Baréin. Pero no sólo a base de coche y pilotos (ya veremos su continuidad) se hace una escudería competitiva: dada precisamente la externalización de todos estos conceptos, Haas aparecía como un equipo de carreras. Y no lo termina de demostrar, seguramente porque todavía les faltan tablas y experiencia. ¿Mejorarán en ese aspecto para la próxima temporada?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s