Vettel Singapur Análisis

La remontada de Seb

Un piloto que jamás ha ganado saliendo desde más atrás de la P3 en parrilla y que ha demostrado ciertas dificultades para adelantar en pista lo tendría crudo tras clasificar 22º en un circuito urbano como Singapur. Sin embargo, Sebastian Vettel alcanzó la P5 en carrera gracias a una excepcional remontada. ¿Cuánto hubo de talento al volante, cuánto de estrategia y cuánto de suerte?

————————————————-

Singapur era la fecha marcada en rojo para Ferrari y Sebastian Vettel. Si había un circuito en que Mercedes no sería fuerte y el piloto alemán sí, ése era el Marina Bay. Esa sucesión de curvas lentas, técnicas, en las que hay que meter el coche en la curva con una habilidad especial para rotarlo sin derrapar, es maná caído del cielo para Seb, quien rehúye todo aquello que se parezca a una curva rápida. El historial del #5 en esta pista es demoledor: 4 victorias y 2 segundos puestos en el sexenio 2010-2015, con la exhibición de 2013 como la mejor muestra de una simbiosis piloto-equipo. Así que cuando llegó la clasificación del evento de 2016 y vimos su SF16-H a tres ruedas, con la suspensión completamente rota, y sin tiempo para repararla y pasar a Q2, algo se nos murió en el alma. El mejor piloto del lugar decía adiós a la lucha por la victoria.

Nasr Vettel Singapur Análisis

Sebastian Vettel tardó demasiado en dar cuenta de Felipe Nasr. ¿Otro ejemplo de su escaso desempeño para remontar?
(Fuente: GPUpdate.net)

Listo para una durísima carrera el domingo, al menos podríamos consolarnos con disfrutar de una lección desde el fondo de la parrilla que nos permitiera despejar algunas dudas sobre Vettel. Lo vimos en Baréin y Austria 2015, persiguiendo respectivamente a Valtteri Bottas y Felipe Massa. Lo vimos igualmente este año en Australia, cuando daba caza a Lewis Hamilton. Uno esperaría ver a un piloto preparar una maniobra de adelantamiento sobre un rival más lento que él como sigue: pensar exclusivamente en salida de curva, traccionar lo mejor posible y entrar en zona de rebufo + DRS. Sin embargo, Sebastian lo hacía todo al revés: en vez de sacrificar la entrada en favor de la salida, frenaba muy tarde, hacia un vértice temprano, que le hacía recortar la diferencia con el piloto de delante momentáneamente, pero cuando tocaba realizar la 2ª fase de la curva se veía en el vacío creado por su presa, bregando sin apoyo aerodinámico y yendo largo, saliendo lento y perdiendo todo el impulso por la recta siguiente. No es que hayamos cogido en el vídeo una situación aislada: pueden ustedes observar toda la persecución y ver que esta maniobra, de forma más o menos clara, se repite constantemente. Así que queríamos ver si Seb solucionaba este problema con una buena remontada en Singapur. Para ello, Ferrari decidió que saldría con los neumáticos más duros traídos por Pirelli. En este caso, los blandos. La situación la avanzamos el sábado tras la hecatombe de la Q1, y los motivos eran obvios. Por un lado, el piloto fuera de posición siempre tiene que ir a una táctica alternativa: como estaba claro que el resto de pilotos partirían con US o SS, Seb tenía que calzar los S. Por otro, teníamos demasiado reciente el ejemplo de Lewis Hamilton y Fernando Alonso en Bélgica. El Safety Car que mejor les vendría sería aquel que saliera justo después de que el resto de pilotos parasen y ellos aún no lo hubieran hecho (vueltas 5-20 en Spa). Y no sólo salió un SC, sino que fue una bandera roja: pudieron hacer una parada gratis porque no tenían urgencias por detenerse antes al ir con gomas muy duras. La Scuderia por tanto aprendió la jugada e intentó lo mismo en Singapur, a ver si sonaba la flauta.

Vettel Magnussen Singapur Análisis

Vettel usó la zona de DRS de la recta de meta para quitarse a los Manor y a Magnussen. (Fuente: GPUpdate.net)

Vettel se tomó la salida con mucha calma: la clave era evitar los accidentes, y sólo con eso ya ganaría unos cuantos puestos. De hecho eso fue lo que ocurrió: superó a Grosjean (éste ni siquiera salió), Hülkenberg, Button y por un pelo a Bottas en boxes (como todos los pilotos pasaron por el pit lane, las paradas eran muy “baratas”, y el Williams a punto estuvo de mantener su posición con Seb, incurriendo casi en un unsafe release). Ya era 18º. Y ahora empezaba su turno: se quitó a Palmer en la vuelta 4, a Ocon en la 5, a Wehrlein en la 6, a Sainz en la 7, Ericsson en la 8 y Verstappen en la 13 porque pararon en boxes, y a Nasr con una bella pasada en la 14. Ya era 11º. 4 adelantamientos en pista a coches lentos no suena a mucho, pero siendo Singapur no es un mal dato. La fortuna para Vettel era que los coches que iban pasando no gozaban del DRS para defenderse, pero aun así tardó demasiado en deshacerse de Nasr. Y el segundo golpe de suerte, más importante si cabe, resultó ser el inenarrable tapón que estaba formando Fernando Alonso. Primero porque mantuvo a un montón de pilotos juntos, vulnerables a ser superados si Vettel encontraba espacios sin tráfico, y segundo porque algunos de esos nombres eran pilotos importantes, como los Toro Rosso o el propio Verstappen. Y para aprovecharlo, apareció la estrategia de Ferrari: parada en la 24 para hacer un undercut a Pérez (a su misma táctica), que funcionó a la perfección. Y visto el excelente stint inicial de gente como Rosberg o su compañero Räikkönen con los US, y que Seb gozaba de 3 juegos nuevos, ¿por qué no probarlos? Vettel los calzó y rodó a un ritmo demoledor desde esa primera parada para adelantar a Checo: 49 altos que luego pasaron a 50 mientras cabeza de carrera andaba en 51 medios. Fuera Gutiérrez, fuera Magnussen, fuera Kvyat, con una sencillez por la diferencia de neumáticos que no daba pie al análisis: ya era 5º virtual. Detrás de él andaban Verstappen y Alonso, con sus dos primeras paradas ya hechas. Seb siguió aumentando la distancia a pesar de las gomas más nuevas de ambos y justo clavaron el momento de meterle 29 segundos a Alonso (para salir por delante de él) con el inicio del fade de la goma: a boxes en la vuelta 42, y más ultrablandos hasta el final. En esta fase, Seb voló aunque no tuviera ninguna posición que ganar. Los neumáticos (y la intensidad) se le acabaron viniendo abajo a 4 giros del final, pero el dato importante es que antes de las últimas paradas de Seb y Ricciardo, ambos andaban a 26.3 de diferencia: al caer la bandera, el gap era de 27.2, casi idéntico a pesar del brutal apretón final del Red Bull y del hundimiento del #5 en los últimos giros (1 segundo por vuelta).

Las conclusiones son obvias: la ligera fortuna inicial para no verse atrapado detrás de coches más lentos que abren DRS más el tapón de Alonso que retuvo a gente rápida ayudó sobremanera a Vettel; la estrategia de Ferrari fue sencillamente perfecta, inmejorable y le dio la P5. Pero una vez establecido esto, queda preguntarse una cosa. ¿hasta dónde habría podido llegar Seb saliendo en las 2 primeras lineas? Acabar a 27.6 de la cabeza sin banderas rojas ni SC saliendo último es una hazaña brutal, que hace pensar que el #5 tenía un año más ritmo para pelear por el top-2. Y eso, en un día en que el W07 y el RB12 eran más rápidos y al SF16-H, como le suele pasar, le faltaron esas 2 décimas finales, habría sido un gran mérito por parte del tetracampeón. Pero mucho nos tememos que nunca lo sabremos.

One comment

  1. Rutger Hauer · septiembre 23

    Ciertamente le salio todo redondo y claro su estrategia funciono a la perfección junto con su gran ritmo, totalmente de acuerdo con todo. Nuevamente agradecer todos los detalles que narrais

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s