3 años sin la estrella

María de Villota no llegó a debutar en la Fórmula 1. Seguramente, tampoco tuviera grandes probabilidades. Pero el 3 de julio de 2012, en el complicado camino hacia su gran sueño, durante una rutinaria prueba aerodinámica con el Marussia sufrió el accidente que le acabaría costando la vida hace 3 años. Fue la primera muerte relacionada con la F1 desde el nefasto primero de mayo de 1994. Por desgracia, no fue la última; ni siquiera la última para el equipo británico, pero eso no debe permitir que María se quede en el olvido.

————————————————-

Casi desde que el ser humano organizó una estructura de sociedad, el rol ocupado por los padres es a menudo heredado por los hijos. Numerosas profesiones se han visto perpetuadas de este modo tan sencillo: la herencia. Y el pilotaje de un Fórmula 1 no iba a ser la excepción. Nico Rosberg lidera hoy el Mundial como lo hiciera su padre hace 34 años antes de proclamarse campeón; los Hill sí que lograron el hito, al ganar el título Graham (1962 y 1968) y su vástago Damon (1996). Los Villeneuve, los Verstappen, los Nakajima y otros apellidos ilustres hacen un total de 12 parejas de padre e hijo en la F1. Lo que nunca hubiera nadie sospechado es que alguna vez pudiera darse una combinación de padre e hija. El deporte del motor, que casi nunca ha dado oportunidades a las mujeres, no parecía el lugar más apropiado para María de Villota Comba, pero no le importó desafiar al statu quo para intentar cumplir su sueño.

De Villota WTCC

María de Villota, enfundada con el mono del Chevrolet que pilotó en el WTCC en 2006. (Fuente: motor1.com)

Su padre, Emilio de Villota, intentó clasificarse para un Gran Premio de Fórmula 1 en 14 ocasiones entre las temporadas 1976 y 1982, logrando la hazaña en sólo dos ocasiones, en 1977, con un McLaren como concursante privado con el patrocinio de la aerolínea española Iberia. Estaba claro que el motor se respiraba por los cuatro costados en el hogar de la familia, pero Emilio seguramente contaba con que si alguien tenía más posibilidades de tener una buena carrera en el automovilismo era su hijo, Emilio Jr., y no María. Sin embargo, quien dio el salto de los karts a los monoplazas fue ella, en el año 2000, 4 años después de comenzar su trayectoria. Evidentemente, dado que María había nacido en 1980, no se trataba de un talento precoz al volante, y sin duda la joven buscaba labrarse un nombre en categorías alejadas de la F1. Debutó en la Fórmula Toyota Castrol 1300 mientras se formaba como licenciada en Ciencias de la Actividad Física y Deporte (además de, más adelante, dedicarse al entrenamiento de otros pilotos), y en 2001 consiguió acabar en 2ª posición del campeonato tras ganar el evento de Albacete. Acto seguido dio el salto a la F3 española, pero no pasó de la media parrilla en sus cuatro temporadas, por lo que decidió probar suerte más allá de los monoplazas. Y bingo: en 2005 venció en los 1000 kilómetros de Hyundai, además de otros resultados respetables en el Ferrari Challenge Europa y en otras competiciones de resistencia como las prestigiosas 24 Horas de Daytona. En 2006 y 2007 continuó en turismos, llegando a competir en el WTCC, pero María seguía soñando. Su objetivo eran los monoplazas.

De Villota Atlético

El paso de María por la Superleague Formula entre 2009 y 2011 no fue todo lo brillante que deseaba. (Fuente: formula1.autobild.es)

Tras una aparición aislada en la Fórmula 3000 Euroseries en 2008, el nacimiento el siguiente año de la Superleague Formula, un certamen que mezclaba clubes de fútbol con carreras de coches, le dio la oportunidad que buscaba. Sin embargo, tres temporadas con resultados poco destacados (y algún que otro accidente embarazoso) al volante del Atlético de Madrid deberían haber servido para devolverla a la realidad. Ya con 31 años, no había ninguna opción de que llegase a la Fórmula 1. Pero como antes se ha mencionado, María era una mujer con muchos frentes abiertos en su vida personal y profesional. Su imagen y su excelente labor divulgativa y de representación le hicieron merecedora de numerosos nombramientos por parte de la Comunidad de Madrid: en 2008, Embajadora del Día de la Mujer; en 2009, Silvestre del Año; y en 2010, Premio Siete Estrellas. La FIA tomó nota y decidió nombrarla, también en 2010, Embajadora de la Comisión de la Mujer. Se centró así en ese papel integrador con el objetivo de introducir al género femenino en el automovilismo, labor que ha heredado Susie Wolff con su programa “Dare To Be Different“, y consiguió así abrirse nuevas puertas en el automovilismo: Lotus Renault le dio el volante de uno de sus coches de Fórmula 1 en unas pruebas privadas, y un año más tarde, en 2012, daría un salto de gigante al firmar por Marussia como piloto probadora. Su objetivo: conseguir la Súperlicencia y rodar en el test oficial en Abu Dabi al final del año.

De Villota Marussia

Más cerca del sueño: con su eterna sonrisa, María de Villota sella con John Booth el acuerdo que pondrá a la madrileña en el puesto de probadora de Marussia. (Fuente: formula1motor.com)

Es indudable, y no tiene sentido ocultarlo a la vista de su trayectoria previa, que si de Villota ocupaba ese asiento era en gran parte por el reto autoimpuesto por la FIA y Bernie Ecclestone de introducir a una mujer en la Fórmula 1, ya fuera por motivos éticos o económicos (que cada uno se quede con los que quiera). Pero de todos modos, la temporada 2012 sirvió para ver a una persona darlo todo por cumplir su sueño en la vida. Un sueño que, desgraciadamente, se truncaría de forma inesperada un aciago 3 de julio de ese mismo año. En una prueba aerodinámica rutinaria con el equipo Marussia (en un aeródromo, con velocidad limitada), quedaron en entredicho las medidas de seguridad de estos tests, un caballo de batalla históricamente entre los pilotos y la FIA. María se dirigía a los “boxes” (por llamar de alguna manera a la carpa instalada a tal efecto en el aeródromo) cuando su MRT03 falló a la hora de reducir marchas. Después de notificar por radio problemas con el embrague, de Villota apretó la leva para bajar de 2ª a 1ª pero el cambio no respondió. El sistema anticalado hizo que el motor siguiera en marcha, a unas 4.000 revoluciones por minuto, por lo que María se dirigió sin poder frenar hacia un camión del equipo que, en una increíble desgracia, tenía una rampa trasera desplegada justo a la altura de la visera del casco de la madrileña. María impactó de lleno contra la rampa y sufrió gravísimas heridas. Tras pasar una eternidad antes de ser atendida en el hospital, la piloto fue intervenida de urgencia. Los médicos lograron salvar su vida, pero María perdió su ojo derecho debido al choque. Se acababa el sueño.

Su historia de superación tras el accidente conmovió a todo el paddock; en 2013 participó con el equipo de retransmisión de la Fórmula 1 en España en campañas de concienciación de seguridad vial, y aumentó su implicación en las diversas iniciativas con la FIA y otros estamentos gubernamentales. Sin embargo, el viernes 11 de octubre de 2013, día en el que empezaba el GP de Japón, María de Villota fallecía en un hotel en Sevilla, donde se preparaba para dar una conferencia. La autopsia señaló que la muerte se debió a causas naturales, muy probablemente secuelas neurológicas de su terrible accidente de 15 meses atrás. Habían pasado 19 años y medio desde la última relación entre la Fórmula 1 y la muerte, y desgraciadamente el deporte volvió a teñirse de negro. Precisamente Japón sería 1 año después escenario de la siguiente tragedia, pero ésta no ha de eclipsar nunca la de la joven María, una soñadora que quiso demostrar que la Fórmula 1 no es sólo un deporte de hombres. La estrella de su casco es la que, desde hace 3 años, más brilla en el firmamento. Descansa en paz, María.

Anuncios

2 comments

  1. numancia54 · octubre 15, 2016

    Una historia que llega al corazón.

    Me gusta

  2. BooT Loos · octubre 17, 2016

    A mi se me siguen saltando las lágrimas cuando pienso en ella. Gracias por acordarte 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s