Spanish power!

España lleva desde 2013 sin ver a un piloto de su país ganar. Tras 53 años de historia de la F1 sin tener a ningún compatriota conociendo las mieles del triunfo, Fernando Alonso “malacostumbró” a sus paisanos durante 12 temporadas consecutivas subiendo al podio. Las vacas flacas acabarían llegando, y la afición a la Fórmula 1 se resintió sobremanera. Pero el 23 de octubre de 2016, España recordó los buenos tiempos cuando sus dos pilotos, el propio Alonso y Carlos Sainz, protagonizaron un duelo al límite el día que ambos igualaban su mejor resultado de año. ¿Se avecina una nueva etapa de éxitos?

————————————————-

2003 fue el año en que todo cambió. España, país de fuerte tradición “motera” pero sin ningún resultado relevante en la Fórmula 1, asistió atónita al nacimiento de una estrella. Pole en Malasia, podio al día siguiente, otro en el siguiente GP, y una espectacular 2ª plaza en casa, en Montmeló. La “Alonsomanía” había llegado para quedarse. Y desde su victoria en Hungría, se desbordó. 2 títulos mundiales, otros 3 peleados hasta la última carrera y una trayectoria entre Renault, McLaren y Ferrari que abruma: 32 victorias, 97 podios, 22 poles y otras tantas vueltas rápidas. Sin embargo, su travesía con la Scuderia no había salido como deseaba, y en 2015 quiso cambiar de aires hacia un nuevo proyecto que le revitalizase. Tenía nombre y apellido: McLaren-Honda. Pero un alto coste a nivel deportivo: Fernando se alejaría inmediatamente de pelear por ganar.

Sainz Alonso Estados Unidos Análisis

El alumno aprende del maestro e ídolo. La relación entre Sainz y Alonso ha sido excelente a lo largo de estos 2 años.
(Fuente: thebestf1.es)

Ese mismo 2015 fue también, por tanto, el año que todo cambió. Con Alonso lejos siquiera de puntuar, la Fórmula 1 cayó bruscamente en España. Y el anuncio de que la emisión pasaría a ser exclusivamente de pago (una modalidad bastante poco atractiva en el país) sería la puntilla. Para desgracia de Carlos Sainz. El madrileño no sólo avanzó por las categorías inferiores por tener un apellido famoso; “Carletes” pronto demostró su talento y llamó la atención de Red Bull, quien le incluyó en su programa de jóvenes pilotos y le dio la opción de ascender por la escalinata hasta llegar en ese 2015 a la Fórmula 1. Por fin el sueño se hacía realidad. Sin embargo, no podía esperar que hubiera éxitos al principio. Su STR10 no dejaba de ser un coche de media parrilla con el que sumar puntos de vez en cuando, y la presencia en el otro box de Max Verstappen opacaba las buenas actuaciones del español. 2015 fue, en general, una temporada dura para Fernando y para Carlos. La fiabilidad les respetó muy poco, el podio nunca fue una opción para ninguno y ni siquiera podían consolarse con carreras espectaculares para salir en TV: sus motores Renault y Honda eran de lo más lento de la parrilla. Y dado que el MP4-30 estaba muy en la cola de la parrilla, tampoco había opciones de que se divirtieran entre ellos. En definitiva, estaría difícil enganchar a la afición a la nueva Fórmula 1 de suscripción. El horizonte era oscuro.

Alonso Sainz Estados Unidos Análisis

En la penúltima vuelta, Alonso adelantó a Sainz con el DRS, y por si acaso apuró la frenada hasta más allá del límite. (Fuente: abc.es)

Pero en 2016, al fin Alonso y Sainz pueden competir. Y eso significa que había una posibilidad de que se diera la soñada coincidencia: una pelea entre ambos. Y a ser posible, por puntos de los buenos. Y Austin nos regaló ese duelo. Además, ambos cuentan a día de hoy con monturas de similar calidad, por lo que la batalla sería de aúpa. Carlos Sainz partía con ventaja después de bordarlo el sábado: una espectacular vuelta de Q2 que le metió 8º, con un motor Ferrari de 2015, para finalmente partir 10º en parrilla. Fernando se tuvo que conformar con la P12, pero con libre elección de neumáticos tendría plenas opciones de puntos. La salida era un momento clave, y la fortuna les sonrió. Sainz salió muy mal y Sergio Pérez le pasó como un obús. Fernando se emparejó al Toro Rosso e intentó la pasada por fuera, pero el #55 frenó bien y mantuvo el puesto. En el vértice, se encontraron el lío de Hülkenberg y Bottas, y ambos españoles se vieron obligados a salirse “de la manita” a la escapatoria. Pero salieron vivos, que era el objetivo: Sainz 8º, Alonso 9º. La primera mitad de carrera de ambos fue muy estándar, con Carlos alejándose muy ligeramente de Fernando, y manteniendo las posiciones hasta la vuelta 29 (4,5 segundos de diferencia). En ese giro, Felipe Massa, por delante de ambos, entró en boxes, justo cuando Max Verstappen comenzó a languidecer víctima de un problema con el cambio. Los españoles aguardaron y se encontraron con la recompensa del VSC: hora de parar “a bajo coste”. Sainz salió de boxes justo por delante de Felipe; Alonso lo hizo algo por detrás, pero ganando una gran cantidad de tiempo. Cuando se relanzó la carrera, Massa se fue al ataque, pero Sainz se defendió con maestría: vulnerable en el sector 2, sabía que tenía que meterle al menos 8 décimas (así de grande era la diferencia entre su Ferrari 2015 vs el Mercedes 2016 con DRS de Felipe) a la salida de la curva 11. Y vuelta tras vuelta, con unos neumáticos blandos demasiado frágiles para la enormidad del stint, Carlos se defendió. A poco del final, echó un ojo al retrovisor y vio que Fernando se acababa de quitar de forma espectacular al brasileño, en la parte revirada del tercer sector. Sainz evaluó y se dio cuenta de que contra el motor Honda también estaba en desventaja, y para colmo ahora sus ruedas estaban literalmente en las últimas. Pero entendió la magnitud del duelo y se creció aún más: Alonso contra Sainz, el soñado duelo de españoles, y con la 5ª plaza (mejor resultado de la carrera de Carlos si lo lograba) como premio. Sólo duró un par de vueltas, pero fue legendario. Disfrútenlo.

Alonso, a pesar de las maravillosas artes defensivas de su contrincante, salió vencedor. Fuera por neumáticos, por el DRS o simplemente por su bagaje de 271 Grandes Premios, Fernando se llevó el gato al agua. Pero Carlos dio el aviso. Se mostró. Después de un 2015 en el que pareció bastante timorato en el cuerpo a cuerpo (sobre todo al lado de Max Verstappen), el #55 dejó su seña. Y dado que ambos españoles llevan mucho tiempo pensando en 2017, tal vez esto sea simplemente el preludio de lo que le espera a España la próxima temporada. Que la afición se prepare, porque se avecinan más momentos para disfrutar de lo lindo.

Anuncios

3 comments

  1. accioniastascam · octubre 25

    No está mal ( el pique), pero como bien dices “lo mejor está por llegar” . Haber si mclaren – honda se pone las pilas para el año que viene y al toro rosso se le pega algo de su hermano mayor ya que tendrán mismo motor y esperemos que compartan algo más.
    Tengo entendido que Sainz ha metido algo de presión al decir que no se quedará como 3er piloto más de tres años.
    Saludos Leo

    Me gusta

    • diezcilindros · octubre 26

      En cierto modo, hay que tirar más de fe que de datos contrastados: el cambio de reglas de 2017 hace que haya una parte de lotería. Lo mismo Alonso y Sainz luchan por podios que se quedan fuera en Q1. A la larga se irá “normalizando” la situación según presupuestos y demás, pero es difícil decir de primeras dónde estarán. Uno quiere creer que, como mínimo, estarán regularmente en Q3 y puntos, pero ya veremos.

      Me gusta

      • Fernando Fani · octubre 27

        Muy de acuerdo contigo Diez Cilindros.
        Si algo nos han enseñado los dos últimos cambios reglamentarios es que nadie puede predecir el orden en 2017. Cuando todos pensábamos en un cambio de gerarquia entre las tres escuderías punteras del año anterior (influidos claro, por lo que nos contaban los periodistas especializados), nos hemos encontrado luego con esas mismas escuderías luchando por arañar un punto. Encontrar a la primera el “sweet spot” de un nuevo reglamento tiene algo de magia.
        Esperemos a ver quien nos sorprende esta ves. Puede que, como en otras oportunidades, aparezcan equipos del fondo de la parrilla (Brawn con el ex Honda en 2009 y Williams en 2014) o de mitad de tabla (Red Bull en 2009 y Mercedes en 2014) luchando por los podios, victorias y campeonatos.
        Saludos desde Argentina mi amigo, disfruto mucho tus entradas!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s