Si yo fuera ellos…

Ya en México el campeonato del mundo de pilotos de 2016 pudo quedar sentenciado, pero lo cierto es que se necesitaba un milagro para que ello ocurriera. Sin embargo, en Brasil las combinaciones son mucho más sencillas, pues el líder, Nico Rosberg, depende de sí mismo. A Lewis Hamilton sólo le vale ganar y forzar que el título se decida en Abu Dabi, pero el menor error le dará el triunfo y el campeonato al #6. ¿Cómo deben afrontar ambos este fin de semana?

————————————————-

Por segunda vez en lo que llevamos de 2016, un Gran Premio de Fórmula 1 puede acabar coronando a un piloto como campeón del mundo. En México hubo una opción, pero todos sabíamos que era muy poco probable que pudiese darse la combinación necesaria. Ahora en Brasil, Nico Rosberg tiene muchísimas más opciones de lograr el sueño de su vida en su 11ª temporada en la categoría reina. Las combinaciones para vencer a su compañero y rival Lewis Hamilton en la pelea por el título en Interlagos son numerosas: que Nico sea 6º y Lewis 10º o peor; que sea 5º y el inglés 9º o peor; acabar 4º con el de Tewin no mejor que 8º; subir al tercer escalón del podio con Hamilton como mucho 6º; o acabar 2º con Lewis 4º o peor. Pero nos hemos dejado la más factible para el final: con una victoria, Nico Rosberg se proclamaría automáticamente campeón del mundo. Y saber que el desenlace puede resolverse de una forma tan sencilla sin duda influirá en el comportamiento de Nico y Lewis en este fin de semana en São Paulo. Desde esta modesta tribuna, intentaremos predecir cómo debe actuar cada uno de los contendientes para cumplir sus respectivos objetivos.

Nico Rosberg

Si Rosberg se toma Brasil como una carrera más, será el favorito para el triunfo. (Fuente: puromotor.com)

Si yo fuera… Nico Rosberg: en primer lugar, mantener la calma. Tener 2 semanas en vez de 1 para preparar la carrera sin duda le habrá alterado, porque las matemáticas son tan sencillas (gana la carrera y serás campeón) que aumentan la presión. Donde antes necesitaba una carambola poco probable, ahora todo está en su mano. Y eso pone nervioso al más templado. Así que Nico simplemente deberá afrontar la carrera como una más. No pensar en el campeonato. Pensar en lo más puro de la competición: una reunión de pilotos en la que el objetivo es ganar. Centrarse sólo en este fin de semana, obviando lo hecho en los 19 anteriores, será clave para rendir al máximo. Por otro lado, tendrá que rodearse de todo lo positivo que pueda. Que nada le altere ni le distraiga. Y sobre todo, pensar en cosas buenas. Por ejemplo, que en Interlagos él es mejor que Lewis Hamilton. Sí, hay algunas frenadas donde Lewis puede hacerlo mejor, pero el resto de trazado consta de curvas de media velocidad, de poco uso del pie izquierdo, donde, como diría Hamilton, “hay que dejar llevar el coche“. El historial de los pilotos de Mercedes en el José Carlos Pace desde que son compañeros no puede ser más claro: 3-0 en parrilla, 3-0 en carrera a favor de Rosberg. Entrando en la acción en pista, será capital para Nico pelear la pole. Suponiendo que nadie le baja de primera fila, clasificar 2º puede ser un fuerte sedante: “siendo 2º aquí y subiendo al podio en Abu Dabi soy campeón“. Y dado su reciente historial de lucha cuerpo a cuerpo con el británico, es poco probable ver una pasada en pista. Como Nico parte con ese 51:49 que le da dominar el circuito, si pilota como si fuera un día más (y deja de hacerlo pensando en el Mundial, como sin duda ha ocurrido en el resto de gira americana), Rosberg se hará con la pole. En ese escenario, suponiendo que el embrague no juega ninguna mala pasada, el alemán puede estar absolutamente seguro de que en alguna fase de la carrera (probablemente el 2º stint) el #44 le va a tirar el coche. Ése será su único momento clave, así que Rosberg se tendrá que centrar en mantener la distancia en todo momento por encima de los 2 segundos, para evitar undercuts o maniobras de adelantamiento. ¿Y cuál será el papel del resto de competidores? Todo sugiere que Interlagos será una pista más para Red Bull que para Ferrari. Será mejor para Rosberg que sólo haya 2 posibles competidores en vez de 4, pero los dos RB12 son peligrosos. No tienen nada que perder, y además están afrontando la parte final de 2016 como un ensayo para la pelea contra Mercedes en 2017. Dividiendo estrategias en Q2, haciendo un undercut agresivo, montando los neumáticos inesperados en la 1ª parada… RB está “jugueteando” con los de Brackley para ver cómo reaccionan a cada movimiento estratégico. Con la ventaja de Mercedes, de momento no les hacen cosquillas, y con sólo ceñirse al plan los W07 aseguran el doblete. Si Nico está 1º, no habrá nada que temer: el más vulnerable es Lewis. Pero si Rosberg va 2º, Mercedes reaccionará para evitar bajo cualquier concepto que ambos Red Bull superen a Nico. En el peor de los casos, sacrificarán sólo 1 plaza, haciendo que a Rosberg le valga la P2 en Abu Dabi. Será importante contar con ello. Pero no tiene sentido preocuparse hasta el sábado después de la clasificación. Si tiene la pole, Rosberg podrá respirar. Hasta entonces, take it easy.

Lewis Hamilton

Nada que perder para Lewis: una mentalidad agresiva vendrá bien para intentar ganar el GP. (Fuente: formula1.autobild.es)

Si yo fuera… Lewis Hamilton: sin duda pondría en marcha la maquinaria para ganar la batalla psicológica. En 2007, cuando la presión era inmensamente mayor, Lewis se ganó al público brasileño en las miles de ruedas de prensa previas al GP, con menciones a Senna, al amor por las carreras y a la mentalidad de ir a ganar, pero sin acabarse el mundo si no se logra. 9 años después, tendrá que repetir de nuevo la táctica: usar las declaraciones públicas para atormentar a Nico. Cosas como “la gente empujará conmigo para mantener el sueño“, “lo que tengo que hacer es ganar todas las carreras” o “Nico sólo puede perder el título; yo sólo puedo ganarlo“. Y alguna referencia a Senna, por supuesto. Y a la fiabilidad del Mercedes. Que quede claro (ojo, lo que viene a continuación no es nuestra opinión, sino lo que Hamilton querrá dar a entender) que la leyenda es él, que si Nico puede ganar este Mundial es porque a él se le rompió el coche en Malasia, que será injusto si Lewis gana las 4 últimas carreras y Nico acabando 2º es campeón, etcétera. Alimentar la historia de este 2016. Claro que una vez pase de los micrófonos al volante, Hamilton tendrá un importante trabajo que hacer. Partiendo en todo momento de la base de que el título no depende de él pero mantenerlo vivo sí, deberá copiar la mentalidad de Rosberg de afrontar esta carrera como una más. En Abu Dabi no bastaría con ganar, pero aquí sí. Se trata de salvar el match-ball en el peor de los circuitos para el británico. 9 veces ha corrido aquí, y sólo ha subido al podio en 3 ocasiones, sin ninguna victoria. Una de las peores pistas para el #44, justo en el peor momento posible. Pero si recordamos las declaraciones que hemos mencionado arriba, “hay que dejar llevar el coche“, tal vez nos demos cuenta de que las dijo en Austria el pasado verano. Y las completó con un “he trabajado en mi estilo de pilotaje“. Y como aquel día hizo la pole con más de medio segundo de ventaja y, a pesar de una estrategia incorrecta, ganó la carrera, cabe pensar que trabajó pero que muy bien. Si aplica las mismas lecciones de transferencia de pesos y de “dejar flotar” el coche por los largos radios de Interlagos, con muchos tramos sin usar ni freno ni gas, podríamos ver a Hamilton llevando la iniciativa de forma inesperada. Repitiendo el mismo criterio de los dos escenarios posibles, establecemos una gran diferencia según dónde clasifique Lewis. Si lo hace en la pole y la salida va con normalidad, sólo una hecatombe le podría quitar la victoria. Si tiene suficiente “mala leche”, podría incluso emular a Kimi Räikkönen en 2007, cuando en la curva 2 levantó el pie para ralentizar al inglés y ver si se podía “montar lío”. Y vaya si se montó. ¿Podría Lewis, en un hipotético caso de ir el 1º y Nico 2º en la salida, hacer lo mismo y confiar en que un Red Bull pase por fuera a Rosberg? Eso incrementaría sus opciones, sobre todo si Nico entra en un ataque de nervios. Si Rosberg sale 2º de ahí, ¿tendría sentido intentar hacer una carrera muy lenta, a lo China 2015, para juntar a los rivales y que Nico se sienta vulnerable? Si no fuera porque incluso la propia victoria de Hamilton estaría en entredicho, sería una táctica válida. Pero seguramente tenga más sentido en Abu Dabi, a la desesperada, si llega con opciones. ¿Y si Lewis clasifica 2º? Pues tendrá que verse abocado a repetir lo ocurrido en 2014 y 2015. Apretar a partir de la 1ª parada en boxes (sin trompear, claro), pedir por radio estrategias alternativas, amenazar con meterle el morro a Rosberg… en definitiva, presionar para intentar ganar, ya sea en boxes o con una pasada en pista. Y Lewis sabe que puede hacerlo. Y Nico también lo sabe…

Agárrense porque en Interlagos vamos a vivir acción de la buena. En el caso más soso de que sólo los dos Mercedes estén en condiciones de ganar, la situación de Rosberg por delante de Hamilton depararía un GP de Brasil absolutamente histórico, con un Lewis desesperado por pasar a Nico a lo Mansell en Mónaco 1992. Pero en el supuesto de que Red Bull y/o Ferrari se metan en la mezcla, la tensión se desbordará y podrían verse algunos errores que puedan ser decisivos. Que Rosberg juegue con un comodín (acabando aquí en el podio le permitiría ser campeón en Abu Dabi, donde tampoco va a ir lento, con una P2) influirá, pero aun así esperamos que ambos den el máximo y Nico justifique sus merecimientos para ganar el título. Y sí, nos encantaría que el Mundial llegase a Abu Dabi con menos de 7 puntos de diferencia entre ambos, pero si Rosberg lo sentencia en Brasil con una actuación espectacular, sin duda habrá valido la pena, y será el justo campeón de esta electrizante temporada 2016 de Fórmula 1.

Anuncios

One comment

  1. diezcilindros · noviembre 9

    Bueno, pues parece que el domingo va a caer bastante agua… veremos si la previsión va cambiando con el paso de los días, pero esto cambia razonablemente las previsiones.

    El historial reciente dice que cuando llueve en carrera, Hamilton encuentra más ritmo que Rosberg, y a su vez Red Bull incrementa su potencial. Podría ser exactamente lo que necesita Lewis. Pero claro, como no parta desde la pole podría ser vulnerable frente a Ricciardo y Verstappen. También podría llover el sábado, pero hay menos opciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s