Todo queda para Abu Dabi

Da igual que haga un sol de justicia o que la pista esté inundada. Mercedes se las apaña para sumar un doblete tras otro en cualquier condición… para desgracia de Lewis Hamilton. Sólo para él fue fácil un diabólico Gran Premio de Brasil, y sigue destrozando registros: ya es el 2º piloto en solitario con más victorias en la historia del deporte. Sin embargo, de poco le vale esa marca. Con su 2ª posición, Nico Rosberg ha salvado la papeleta más complicada de la temporada. Si sube al podio en Abu Dabi, será campeón del mundo.

————————————————-

No hubo sorpresas: el GP de Brasil estuvo repleto de ellas. Esta paradoja se comprobó desde primera hora de la mañana, cuando el cielo descargó con suficiente fuerza y sobre todo con continuidad sobre São Paulo, cumpliendo los pronósticos, pero Charlie Whiting sorprendió a todo el mundo al declarar en petit comité que si la lluvia no iba a peor la salida del Gran Premio se daría desde parado, sin necesidad de recurrir al Safety Car. Esto era increíblemente novedoso: cuesta recordar una carrera en la que el uso de los full wet fuera tan evidente (calzando un juego de este compuesto, Romain Grosjean hizo aquaplaning en su vuelta de preparrilla y destrozó su Haas) y no se comenzase detrás de Bernd Mayländer. Niki Lauda, alguien con capacidad para hablar de seguridad en la lluvia, sugería que era mejor llegar a la primera curva saliendo desde parrilla, a baja velocidad, que hacerlo en un relanzamiento. Todo parecía indicar que veríamos acción de la buena desde el inicio… pero a las 13:50 saltó una noticia inesperada: la salida se retrasaría 10 minutos. Como ocurrió en 2008 cuando un chaparrón a 5 minutos del inicio pilló a todo el mundo por sorpresa. No se entendía el motivo del retraso, y aún menos cuando a las 14:00 todos torcimos el gesto ante lo evidente: salida detrás del Safety Car.

Salida Brasil Carrera

Bernd Mayländer (que en 2016 lleva más vueltas en “cabeza” que todo un Max Verstappen) lideró el paquete en la salida neutralizada.
(Fuente: Formula1.com)

Seguramente, Nico Rosberg era un manojo de nervios en este momento. Todos daban por hecho que Red Bull tenía mucho más ritmo que él en estas condiciones, así que su título mundial estaba en peligro. Pero en cuanto se bajó la visera y arrancó, comenzó a sentirse un poco mejor. Su W07 era magnífico, e incluso en estas espantosas condiciones inspiraba confianza. Un despiste del muchacho que llevaba delante, un tal Lewis Hamilton, e igual se encontraba un par de horas después tomando numerosas caipirinhas para celebrar su campeonato del mundo. Justo cuando intentaba sacarse de encima ese pensamiento, vio que Bernd Mayländer apagaba las luces. Tocaba correr. Le dio mucho espacio a Lewis para alejarse y poder ver algo de la pista, pero eso hizo que el grupo se compactase detrás de él y de este modo su comodín, el hombre que le separaba del primer Red Bull, sucumbió. Kimi Räikkönen fue enguillido por un Max Verstappen que no era capaz de imaginar la carrera que estaba a punto de protagonizar. Los pilotos comenzaron a tantear el terreno y confirmaron que, si bien los sectores 1 y 2 estaban relativamente bien, la subida hacia la recta de boxes era una auténtica piscina. Los Pirelli del flanco azul no eran una garantía de nada, como se ha demostrado en numerosas ocasiones: los pilotos intentan quitárselos de encima cuanto antes. Pero esa maniobra sólo tiene sentido si la pista de veras es aceptable para intermedios… o si tu posición es tan mala que puedes jugártela. Esto segundo fue lo que prevaleció y gente como McLaren, Williams o Renault metieron en boxes a sus pilotos a calzar los I.

De los punteros, Sebastian Vettel fue el primero en hacer ese cambio, y lo hizo forzado justo unos segundos después de trompear escandalosamente a la salida de Junção. En condiciones normales, su carrera (salió de boxes 18º) se habría acabado ahí… pero teníamos de todo menos condiciones normales. Parecía que los intermedios comenzaban a funcionar cuando uno de los valientes, Marcus Ericsson, se estrelló antes de la recta de meta. El sueco fue noble al intentar llegar a boxes y quitarse de en medio, pero su Sauber se quedó sin empuje debido al impacto y el coche se quedó bloqueando la entrada del pit lane. Red Bull vio en el evidente Safety Car la opción de parar “a bajo coste” y poner intermedios, pero no usaron el pensamiento lateral: si Ericsson acababa de estrellarse con este compuesto, igual es porque no era tan bueno. Para colmo, pusieron en riesgo su carrera al tener que evitar al #9 en el carril de boxes. Verstappen lo esquivó con maestría y Ricciardo lo emuló unos segundos después… para encontrarse con que Charlie Whiting había cerrado el pit lane. Daniel puede sentirse agradecido por recibir sólo 5 segundos de sanción. Otros semáforos rojos han conllevado una bandera negra. Mercedes, por mero timing, tuvo que dejar fuera a ambos pilotos, pero en cualquier caso era lo razonable. Ferrari hizo lo propio con Räikkönen. Pero de nada le sirvió al finés llevar las ruedas correctas. Justo cuando Mayländer se marchó, Kimi fue otra víctima del aquaplaning en plena recta. Sus desesperados intentos por controlar el derrapaje recordaron a aquellos de hace 8 años, pero con idéntico resultado: el #7 se empotró contra la barrera y acabó su carrera. Y tuvo suerte de que nadie le alcanzase en lo que podría haber sido un accidente espantoso. Safety Car.

Räikkönen Brasil Carrera

Räikkönen perdió el control y un posible podio al hacer aquaplaning y destrozar su Ferrari contra las barreras. (Fuente: Formula1.com)

Si un piloto con neumáticos de extrema lluvia acababa de estrellarse así, lo más probable es que no fuera seguro correr. Charlie Whiting, que seguramente jamás olvide Japón 2014, sacó la bandera roja. Minipunto para Mercedes, que no perdió posiciones parando innecesariamente en boxes. Tras más de media hora esperando a que el tiempo mejorase (sin fortuna), Charlie decidió sacar a los coches a pista detrás del SC, pero apenas 7 giros más tarde volvió a suspender la carrera. Las previsiones hablaban de lluvia fuerte 15 minutos más tarde, así que la decisión de reanudar el GP no tenía ninguna viabilidad. El público lo tomó como una pantomima innecesaria y comenzaron los abucheos y los pulgares hacia abajo. No es que estuviese mucho mejor la pista 25 minutos más tarde, cuando de nuevo se quitó la bandera roja, pero el tiempo comenzaba a apremiar y había un GP que disputar. Tras sólo 2 vueltas de Safety Car, éste se marchó. Era la vuelta 31, y quedaban 40 de, deseábamos, acción de la buena. Y vaya si lo fue. Verstappen no pudo deshacerse de Rosberg en la curva 1, pero se preparó mejor para la salida de la 2 y adelantó al líder del Mundial con una brillante pasada por fuera en la Curva do Sol. Impresionante. Acababa de dar comienzo uno de los mejores tramos de competición que hemos visto en toda la temporada, al nivel de la resalida de China. Los 18 supervivientes dieron una auténtica lección de pilotaje en unas condiciones increíblemente complicadas y con unos neumáticos que no inspiraban confianza a casi nadie. El agua permitió ver una serie de preciosas luchas con pasadas y repasadas, literalmente, en cualquier curva. Si es preciso destacar a alguien por encima de los demás, seguramente dos sean las respuestas: Sebastian Vettel, al igual que en Shanghái, hizo una preciosa remontada desde la P14 hasta la P6 en apenas 14 giros. No bate a la suya en este mismo circuito de hace 4 años (de 22º a 6º en 7 vueltas), pero no estuvo mal. El otro nombre propio, una vez más, fue Max Verstappen. Hacer la machada de meterle 3,6 segundos a Rosberg le sirvió para no perder la 2ª posición cuando, como comprobamos en directo desde su cámara a bordo, “had a big moment“, que dirían los ingleses. Hizo un aquaplaning bestial antes de meta y derrapó brutalmente hacia el guardarraíl izquierdo. De algún modo Max controló el coche, pero todavía quedaba el “contralatigazo”. Aporte de volante en el otro sentido, esquivando de nuevo la valla, bajada de marchas de 7ª a 2ª y a acelerar a fondo para evitar que Nico recuperase la posición. El holandés se mantuvo por delante. La torcida alucinaba.

Los Williams, perdidos y necesitados de un milagro para batir a Force India, pararon a poner intermedios, así como un Jenson Button que por primera vez en milenios no fue a ningún lado en una carrera con caos meteorológico. Red Bull volvió a jugar fuerte y cometió el segundo error de la tarde. No hablamos de hacer parar a Ricciardo (al lado de Verstappen, su actuación estaba siendo muy opaca) a calzar también I, sino de no dividir estrategias y jugársela también con alguien colocado en P2 como Verstappen. El holandés hizo este segundo pit stop, y un giro después Button entraba en boxes a poner full wet. De nuevo, se habían equivocado. Y por si quedaba alguna duda, Felipe Massa acabó su carrera en el mismo lugar que tantos otros: en la subida de boxes. Otro accidente que, una vez más, volvía a bloquear la entrada del pit lane (¿casualidad o mal diseño?), e igualmente a propiciar la aparición del Safety Car. En primer lugar, pusimos la mirada en Massa: nada más bajarse del coche saludó al público, primero pidiendo perdón y luego despidiéndose de ellos para siempre. Cogió una bandera brasileña e hizo saltar las lágrimas de algunos comisarios. Llegó al pit lane y, aprovechando que nadie podía entrar, todos los equipos salieron de sus garajes a ovacionar al #19. Raffaela y Felipinho salieron a recibirle para completar una de las estampas más emotivas de los últimos tiempos. Después de aplaudir este momento, desviamos nuestra mirada y la dirigimos al muro de Mercedes. Pero qué bien lo habían hecho. No sólo tienen el mejor coche y tal vez la mejor pareja de pilotos: son, en definitiva, el mejor equipo. No cometieron ni un solo error interpretando el tiempo. Este tipo de carreras plagadas de Safety Cars y banderas rojas se ganan parando las menos veces posibles en boxes. Si son cero, como en este caso, mejor que mejor. Hamilton y Rosberg se aseguraron un nuevo doblete en un día en que tal vez Red Bull tenía pilotos y coche como para ponerlo en entredicho. En la guerra de cerebros en el muro, Mercedes ganó por goleada.

Massa Brasil Carrera

Felipe Massa se despidió de Brasil con una emotiva ovación por parte de la afición y de varios equipos de mecánicos de la parrilla.
(Fuente: Formula1.com)

El Safety Car se marchó por última vez en la vuelta 55, el momento exacto para que la carrera no tuviera que acabar en el límite de las 2 horas. Así que quedaban 16 giros con más acción. Red Bull había aprovechado el SC para quitarse los intermedios y poner de nuevo extremos: Daniel marchaba 11º y Max 14º. Con estas gomas mucho más nuevas podían sumar unos cuantos puntos. Pero lo que nadie esperaba era que Verstappen cuajara la espectacular remontada que realizó. Antes de lo que se tarda en decir “¡Max!” se quitó a Gutiérrez. Y a partir de entonces fue adelantando a un piloto por vuelta: Wehrlein, Bottas, ¡Ricciardo!, Kvyat, Ocon, Nasr. Como buen coche de Newey, el RB12 se destapaba como una maravilla con el piso mojado. Frenando 20 metros más tarde que todo el mundo, Max se deshacía con facilidad de sus presas. A Daniel, eso sí, le costaba bastante más. No ha sido su fin de semana, pero estas vueltas parecían mostrar una diferencia entre el potencial de uno y otro para los próximos años. Y el de Verstappen es inmenso. Costó más de la cuenta (3 vueltas…) deshacerse de Hülkenberg. Y ahora tenía delante a Vettel. Qué ganas se tenían. Sebastian, a quien el SC le había cortado la remontada y ahora era incapaz de pasar a Carlos Sainz, se defendió con garra de Max, pero era absurdo. Verstappen era insultantemente más rápido. Al menos Seb se las apañó para que pareciera que el holandés le echó de la pista (los comisarios actuaron con lógica y supusieron que era imposible ver nada por los espejos). El #33 siguió su cabalgada: Sainz fue historia en el siguiente giro. Ya era 4º. El podio estaba a la vista: Checo Pérez. La diferencia de velocidad era infinita, así que Max se lo tomó como nosotros en un videojuego, cuando somos mucho más rápidos que la máquina y nos divertimos intentando hacer adelantamientos lo más difíciles posible. Por fuera en el Bico de Pato, con las cuatro ruedas sobre el piano y derrapando a tope: así se quitó al mexicano. P3. Para poner en contexto lo brutal de su remontada: cuando se marchó el Safety Car, le separaban 13 segundos de Rosberg, de esa P2 que tanto merecía el holandés. Tras culminar sus 11 adelantamientos, es decir, perdiendo tiempo en el tráfico, obstaculizado por el spray y sin poder rodar con pista libre, la distancia era de 13.6. La misma diferencia. Impresionante.

Claro está que Nico no tenía ningún motivo para arriesgar. Hamilton lideró las 71 vueltas de este caótico Gran Premio, lo cual revela la absoluta superioridad del británico en este fin de semana. Encima, Lewis liderando una carrera en lluvia alcanza una especie de nirvana, por lo que era literalmente imposible bajarle de ahí. Rosberg no tardó nada en darse cuenta de que no sería campeón hoy, así que se aseguró llegar a Abu Dabi con el mayor número de opciones. El fiasco de Red Bull le dio la 2ª plaza, y eso era justo lo que anhelaba antes de afrontar estas terribles 3 horas de acción en Interlagos. Nico ha salido vivo. No sólo vivo, sino reforzado. Con subir al podio en el Yas Marina, lo tiene hecho. Y Abu Dabi no puede ser más difícil que la locura de hoy. Hamilton, a pesar de estar conduciendo a uno de los mejores niveles de toda su carrera, sigue necesitando un milagro. En apenas 14 días comprobaremos a quién sonríen los dioses.

Podio Brasil Carrera

Siempre son agradables estos podios en los que todos tienen motivos para sonreir. En Abu Dabi tal vez no sea así. (Fuente: Formula1.com)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

6 comments

  1. Pedro · noviembre 14

    10 cilindros,
    Con cuanta atención he leído linea tras linea tu narración y rememorando en mi mente (memoria e imaginación) algo que produce en mí tanta emoción. Ser partícipe en común de algo inconmensurable.
    Este premio de Brasil 2016 ya es inolvidable. Gracias, leerte es otro gozo.

    Me gusta

  2. Fernando Fani · noviembre 14

    Muy de acuerdo con Pedro, un placer el texto!
    Dicho esto, y después de una carrera con tantas on board como nos regaló la dirección de cámaras, espero con ansias una entrada dedicada al pilotaje sobre mojado de estos muchachos! Sería una delicia para los que disfrutamos de tus análisis de pilotaje, que creo que somos muchos!
    Gracias por tu trabajo, en serio, muchas gracias!!!

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · noviembre 14

      Muchas gracias a ambos, no merezco tantos elogios ^^. Gracias por comentar and making this dream bigger.

      ¿Sabes? Había pensado hace unas semanas en dedicar alguno de esos días de temporada baja en enero a hablar sobre pilotaje en la lluvia. No tenía pensado darle el enfoque que creo que solicitas, veré qué puedo hacer ^^.

      Le gusta a 1 persona

  3. Fabián · noviembre 14

    Realmente excelentes tus comentarios, muy bien escritos, interesantísimos de seguir y muy fieles a lo que pasó en la pista, felicitaciones!

    Le gusta a 1 persona

  4. accioniastascam · noviembre 14

    Gracias por la narración, ya que has comentado lo del pilotaje sobre agua, se podría tratar también el tema de lo pirelli de agua que tantos problemas están dando ¿que es lo que pasa?
    Saludos y a disfrutar de la última

    Me gusta

  5. 001 · noviembre 14

    Muy buena narración del GP de Brasil. Creo que el circuito Carlos Pace tiene defectos de diseño que impiden la evacuación eficiente del agua, y que los neumático de lluvia son bastante ineficientes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s