Sauber obra el milagro

Sólo le quedaban 2 oportunidades. De forma realista, seguramente sólo 1. Si había un sitio en el que Sauber pudiera sumar ese punto que le diera la 10ª posición en el campeonato de constructores, tan valiosa a nivel económico, ése era Brasil. Si había una carrera loca, con lluvia y coches de seguridad, tendrían una opción. Se la jugaron… y ganaron. Felipe Nasr acabó en una heroica 9ª plaza que significa entre 35 y 40 millones de euros para los de Monisha Kaltenborn. Tal vez la diferencia entre existir y no existir.

————————————————-

Para los que sentimos cariño por los equipos privados, aquellos que sólo existen para competir en Fórmula 1 y no para promocionar una marca, elegir nuestro favorito para ocupar la 10ª plaza en el campeonato de constructores de 2016 era como escoger entre papá o mamá. Sauber tiene un inmenso legado como el 4º equipo en activo con más carreras en la historia del deporte, mientras que Manor había impresionado al mundillo al haber logrado un brutal progreso de más de 2 segundos durante el invierno con un presupuesto irrisorio. La lucha entre ellos era cerrada, y no sólo en la tabla de constructores sino también en pista: en muchas carreras, Marcus Ericsson, Felipe Nasr, Pascal Wehrlein, Rio Haryanto y Esteban Ocon se han alternado en un duelo feroz. Dado el sistema de puntuación de la Fórmula 1, el equipo que lograse un resultado aislado más impresionante, independientemente de su rendimiento medio, se llevaría el gato al agua: esa P10 en el campeonato que se traduce en entrar en el reparto de la “columna 2” de los derechos televisivos, es decir, entre 35 y 40 millones para cada equipo situado en el top-10. Y el ganador era, desde Austria, Manor, gracias al puntito que sumó Wehrlein. Sauber intentó a la desesperada igualar ese listón (si conseguían un 10º lugar, tenían unas cuantas P12 para desempatar a su favor), quedándose a punto en México. Sólo quedaban 2 oportunidades, y dado que Abu Dabi debería ser un GP sin grandes sorpresas, la única opción realista era São Paulo.

Nasr Brasil Análisis

Sauber aplicó la táctica obvia en una carrera de este tipo: cero pit stops y a ir ganando poco a poco posición en pista. (Fuente: noticias-f1.com)

El GP no comenzó del todo bien para los suizos, pues en clasificación firmaron una última linea que seguramente no esperaban. El MRT05 ha sido toda la temporada un cohete en las rectas, y las dos largas que tenía el José Carlos Pace eran un buen lugar para este coche. Pero Sauber contaba con recuperar todo el déficit en la zona virada, donde se viese que el Manor es el peor chasis. Los tiempos por sectores señalaban que Wehrlein y Ocon tenían una décima de ventaja en el sector 1 y otras dos en el sector 3. Sin embargo, en la parte central, el C35 no recuperaba nada. De hecho, Pascal y Nasr marcaron el mismo tiempo a la milésima en este parcial. En definitiva, la ventaja era para los de Banbury. Pero la esperanza de Sauber residía en el domingo. En que cayera agua. Y así ocurrió. Para empezar, la primera buena noticia vino de la mano de la FIA, al sancionar a Esteban Ocon hasta la última posición en parrilla por estorbar en Q1. Desde P20 y P21, los de Hinwil tenían muy claro lo que había que hacer: salir con ruedas de lluvia extrema y tener paciencia. Hace 13 años, un diluvio universal en Interlagos fue aprovechado por Paul Stoddart, por aquel entonces jefe de equipo de Minardi, para idear una estrategia con la que ganar la carrera a pesar de contar con el peor coche. Esta consistía en llenar de gasolina los tanques y no hacer pit stops: ir ganando posición en pista y esperar que hubiera Safety Cars y banderas rojas que permitieran al PS03 de Jos Verstappen no ser adelantado ni perder tiempo con los líderes. Algo parecido intentó hacer Sauber en 2016, y vaya si le salió bien.

Nasr Ocon Brasil Análisis

Las últimas vueltas fueron un suplicio para Sauber, pero Felipe Nasr aguantó la 9ª plaza. (Fuente: GPUpdate.net)

El primer acierto fue, en efecto, optar por esa táctica “paciente”. El segundo fue el de dividir las estrategias, al contrario que Red Bull, y por tanto garantizarse el éxito con uno de los dos coches. Ambas decisiones vinieron de una vieja conocida: Ruth Buscombe. Sí, la que al principio de temporada, en Australia, también tiró de paciencia y le ahorró un pit stop a Romain Grosjean para que ascendiera hasta la P6 en el primer GP de Haas. A mitad de año dejó el equipo americano por Sauber, y el desempeño dominical de los VF-16 cayó sobremanera, incapaces de transformar un aceptable rendimiento en puntos. Mientras, los suizos bordearon el objetivo de la P10 con tácticas como la de México, preludio del éxito de Brasil. Tras retirarse el SC, Nasr atacó y sobrepasó a Ericsson y a Wehrlein antes incluso de cruzar la línea de meta; también superó a Jenson Button y le ganó la plaza a un Kevin Magnussen que había entrado en boxes. Aprovechó que otros desesperados como Williams o Sebastian Vettel paraban a poner intermedios y de repente Felipe estaba en 9ª plaza cuando Sauber perdió a su otra bala, Ericsson, cuya estrategia alternativa era en efecto poner los I, un compuesto para el que la pista no estaba preparada y provocó el accidente del #9, con el consiguiente SC. Con la parada de Daniel Ricciardo, Nasr era 8º… pero Ocon, copiando su táctica, marchaba 10º. De momento no pintaba mal, pero era un peligro potencial. Inmediatamente tras la resalida, Kimi Räikkönen se estrelló y ambos ganaron una plaza (aunque Ocon casi no lo cuenta, pues pasó a centímetros del SF16-H). Para su fortuna, se desplegó una bandera roja que les permitió poner nuevos full wet “gratis”. En el SC siguiente, Hülkenberg se autoeliminó con un pinchazo. Era una carrera de puro aguante. Tras la segunda bandera roja, Nasr marchaba 6º y Ocon 8º, pero ahora tocaba defenderse. Ricciardo pasó a Felipe y Fernando Alonso a Esteban, pero la errada parada en boxes de los Red Bull y el trompo de Fernando al retirarse el último Safety Car les permitieron volver a esas P6 y P8. Dos preocupaciones había en el muro de Sauber: ¿podrían mantenerse en el top10 durante las últimas 17 vueltas? E igual de importante, ¿podrían evitar que Ocon les adelantase? Hülkenberg pasó al C35 y los Red Bull a ambos: ahora iban 9º y 10º. 7 vueltas para el final. Si el Sauber aguantaba, lograrían el milagro; si el Manor les pasaba, se acabó. La distancia era de 1,3 segundos, y Felipe consiguió mantenerla. Con una presión inmensa sobre él, consiguió arañar hasta extenderla a 1,6, y en la penúltima vuelta obtuvo su premio: Alonso pasó a Ocon, que caía fuera de la zona de puntos. Amenaza neutralizada. Nasr completó esa última vuelta casi de honor y finalizó 9º. 2 puntos de oro que sabían a victoria.

Salvo milagro en Abu Dabi, Sauber se ha asegurado esos 35-40 millones gracias a Nasr y Buscombe. De hecho, la ingeniera podría sumar a su cuenta los conseguidos para Haas en la 1ª mitad del 2016. En su caso, el equipo, al ser nuevo, no es elegible para la “columna 2” pero sí para la “columna 3”, la del reparto proporcional en función de la posición. Se puede decir que Buscombe es muy responsable de los 10 millones de diferencia entre ser 8º y ser 11º, por lo cual el valor neto de su año alcanza los 50 millones. Así que ya sabe con qué datos acudir a Monisha para pedir un aumento de sueldo… ¿Y qué pasa con Manor? Su desolación tras el GP era evidente, y aunque van a luchar hasta la última vuelta de la última carrera han de asumir que han perdido su participación de esa “columna 2” (aunque los repartos son siempre algo oscuros y puede obtener una dispensa especial, igual que Haas), y eso es casi la mitad del presupuesto anual. Sus volantes se venderán aún más si cabe al mejor postor, y eso puede ser una mala noticia para Wehrlein. Mercedes ha preferido “ascender” a su nuevo compañero Ocon a Force India y puede no estar interesada en financiar una segunda campaña del #94 en el equipo inglés. Si alguien paga más que la estrella de 3 puntas por el asiento, su futuro estará en entredicho. Pero a Manor no le quedará otra para sobrevivir. Una simple 9ª posición es la responsable de todo. Brasil 2016 ha cambiado dramáticamente el futuro inmediato de los dos equipos más pequeños de la parrilla. Así es la Fórmula 1.

Anuncios

One comment

  1. Isaac · noviembre 16, 2016

    Gran carrera de felipe manejando muy bien, aunque ocon hizo una carrera igual de espectacular saliendo último y con un manor y en lluvia, una lastima un puntito habria sido recompensa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s