Weltmeister, Nico!

Al fin lo logró. Tras una temporada que no parecía tener fin, tras 206 carreras en la Fórmula 1, Nico Erik Rosberg se proclamó campeón del mundo. Nadie fue mejor que él en 2016. Ni siquiera un Lewis Hamilton que dejó una vez más una carrera para el recuerdo. Vencer a un fuera de serie en plenitud como el británico es una hazaña que merece reconocimiento, así que no hagan caso a aquellos que digan que no se ha merecido el título. Tras un año sin apenas errores, y después de 55 vueltas de puro estrés que le han obligado a asumir más riesgos de los deseados, Nico ha grabado su nombre con letras de oro en la historia del deporte.

————————————————-

Montecarlo, 1991. Todas las personas pasan por dos etapas en su vida antes de alcanzar la madurez: la infancia, en la que siempre queremos ser lo mismo que nuestros padres, y la adolescencia, en la que nos declaramos rebeldes a lo que éstos nos imponen. En Mónaco, por muy particular que sea este microestado, ocurre exactamente lo mismo. Un chavalín rubio, que respondía al nombre de Nico, tenía apenas 6 años y estaba en esa primera fase de querer hacer lo mismo que su papá. Y lo que su papá hacía era conducir a toda velocidad los bólidos más estremecedores del mundo. Hasta 1986 eran los Fórmula 1, unos coches con mucha más potencia de la que se podía controlar. Luego se dedicó a las 24 Horas, los coches sport y el DTM: en definitiva, cuatro ruedas, un volante y un cronómetro que destrozar. Al pequeño Nico le picó el gusanillo y empezó con apenas 6 años a conducir en karts más grandes que él en los alrededores de Montecarlo. En condiciones normales, lo más probable es que más tarde las hormonas se revolucionasen, a Nico le interesasen los amigos, las chicas y las fiestas y renegase de todo lo que estuviese relacionado con su padre. Pero el automovilismo no es así. El automovilismo engancha. Así que cuando llegó la adolescencia, el rubito alemán/finés no sólo seguía prendado del olor a gasolina, sino que tenía un objetivo: ser campeón del mundo de Fórmula 1.

Salida Abu Dabi Carrera

Hamilton sale líder del primer giro. Räikkönen supera a Ricciardo y Verstappen se tocará en el siguiente fotograma con Hülkenberg.
(Fuente: formula1.com)

Abu Dabi, 2016. Pocas cosas hay más emotivas que una despedida. Y en Abu Dabi este año había unas cuantas. Algunas seguramente no muy relevantes para el espectador de a pie, como la de Mike ‘Herbie’ Blash (la mano derecha de Charlie Whiting desde hacía más de 20 años), pero otras mucho más destacadas, como las de Jenson Button y Felipe Massa. Por un momento, casi pareció que no había un título mundial en juego, para fortuna de Nico Rosberg. El alemán había vuelto a clasificar en 2ª posición, y estaba un poco mosqueado porque antes de subir al cockpit había podido oír los murmullos y ver los titulares de prensa. “Será un campeón inmerecido”. “Si no es por Malasia, no estaría líder”. “Hamilton es mejor que Rosberg, y punto”. “Mercedes le ha dado el título a Nico”. Estamos hablando de un piloto que, en sus 4 años con Mercedes, ha sido prácticamente tan rápido como Lewis en clasificación (!) y que en este mismo 2016 estaba por delante de él en el Mundial no sólo “por Malasia”, sino también por no cometer errores groseros y por no equivocarse en las salidas. ¿De qué iban todos esos comentarios venenosos entonces? Se iban a enterar. 25 años después de su primera travesura con un kart, ahora Nico Rosberg estaba a un podio de proclamarse campeón. Pero el #6 estaba enfadado. Quería callar unas cuantas bocas. No sólo iba a ganar el campeonato, sino que iba a demostrar que lo merecía.

La carrera, para que conste, iba a ser trepidante. Tras los dos Mercedes, Daniel Ricciardo era una amenaza con los superblandos, los dos Ferrari habían sido bastante rápidos el sábado y Max Verstappen iba a usar sus 19 años como arma para atacar. Nico estaba moderadamente tranquilo porque su más cercano rival, Ricciardo, gozaría de una peor tracción, pero aun así los nervios estaban a flor de piel cuando se apagaron los 5 semáforos. Los dos W07 partieron a la perfección, olvidando sus problemas de embrague (por tercer año seguido, cualquier mínima fisura de las Flechas de Plata desaparece en la parte final de temporada: las 4 últimas carreras de 2014, 2015 y 2016 han sido 11 dobletes de 12 posibles), y Daniel sucumbió ante el empuje de Räikkönen. Pudo resistir ante un Vettel que, por 5ª vez consecutiva, partía por detrás de Kimi, pero que más adelante demostró que lo que sea que le pasa los sábados no se reproduce los domingos (7-1 gana al finés en las últimas 8 carreras acabadas por ambos; la excepción fue Singapur, donde Seb partió 22º). Pero el que verdaderamente salió perdiendo fue Max Verstappen: horrorizado por perder el puesto con Nico Hülkenberg, soltó los frenos irresponsablemente pronto y se tocó con el Force India, trompeando en el lance y cayendo a la última plaza. Más tranquilidad para Nico, o eso creíamos.

Verstappen Abu Dabi Carrera

Max parecía abocado a una P6 como máximo tras su trompo inicial, pero la estrategia le permitió acabar 4º. (Fuente: GPUpdate.net)

Y entonces depositamos nuestra atención sobre Lewis Hamilton. ¿Qué truco de magia tenía pensado el inglés para esta carrera? Sus declaraciones el jueves, como era de esperar, eran un brindis al sol: “antes que intentar una carrera en grupo, prefiero ganar por medio minuto de ventaja. Eso demuestra más superioridad“. Nadie se creía que por esa fanfarronada alguien como Lewis iba a renunciar al título mundial. El problema que tenía era que, evidentemente, no todo el mundo estaba por la labor de secundar su estrategia. Ferrari y Red Bull eran unas amenazas lo suficientemente importantes como para ir con el freno de mano echado toda la carrera; de estar la victoria en peligro, Mercedes simplemente daría prioridad estratégica a Rosberg y podría comprometer su posición en pista. Para desgracia del de Tewin, Toto Wolff tenía que defender a su marca, y eso significa buscar por todos los medios un doblete Mercedes. Desde Japón, las matemáticas indicaban que a Rosberg le valía con ser 2º, y el equipo jamás intentaría comprometer eso. Así que el #44 tendría que ser inteligente. Se tomó con naturalidad el primer stint, distanciándose de todos sus rivales lo suficiente para evitar ser vulnerable al undercut. Hamilton marcó la vuelta rápida de la carrera en el 6º giro, por lo que sus US seguían en plena forma. El graining del viernes, como era de esperar, no se repitió de forma tan salvaje el domingo. Pero la maniobra que sugeríamos unos días antes, que un perseguidor parase muy pronto y Mercedes pudiera estar en la tesitura de sacrificar a Nico, no se dio, porque Mercedes ha demostrado durante toda la temporada una inteligencia estratégica sobresaliente. Se adelantaron a todos e hicieron parar a Lewis primero, mucho antes de que apareciera la degradación. Kimi entró con él y le molestó ligeramente, pues tuvo que ser retenido para evitar el unsafe release. Rosberg respondió en la siguiente vuelta, y Vettel paró a su misma vez, propiciando la misma situación en Mercedes. Nico se dejó 1,5 segundos en esa parada y era vulnerable a Räikkönen, pero la vuelta de entrada del alemán había sido demoledora y salió crucialmente por delante.

Inexplicablemente, Red Bull decidió parar de forma inmediata a Ricciardo, que acababa de ponerse líder y tenía sus superblandos muy enteros (acababa de marcar la VR, de hecho). De haberse quedado fuera, podría haber construido una estrategia alternativa con la que superar a Rosberg, pero parando se convirtió en un vagón más, entre Räikkönen y Vettel. Hamilton era nuevamente líder, pero en 2ª posición había aparecido de la nada Verstappen. El holandés volvió a deleitar al público con otra remontada espectacular apenas 14 días después de la anterior. Tras pasar por meta 19º en el giro inicial, en la vuelta 6 ya era 12º. El resto de rivales se quitó de en medio parando en boxes y así ascendió hasta la 2ª plaza. Ficticia, en todo caso. Rosberg se echó encima del #33, pero lo último que tenía en mente era enzarzarse en un duelo con alguien tan duro como Max. Sólo lo haría si fuera estrictamente necesario. Y conforme pasaron los giros y se vio que Max no sólo no se venía abajo, sino que seguía alargando su primer stint con SS hasta lo que parecía una estrategia a 1 parada, Mercedes comprendió que, en efecto, pasaba a ser estrictamente necesario. “Empieza a ser crítico adelantar a Verstappen“, le dijeron a Rosberg. Unas declaraciones sospechosamente parecidas a las que recibió Fernando Alonso 6 años ha (“sabemos que estás dando el máximo, pero es crítico pasarle [a Vitali Petrov]”). Max empezaba a agarrar con los dedos la P2 real, no sólo virtual, por lo que el colchón de Nico desaparecería. Tenía que hacer algo. Y ese algo se llamaba adelantar en pista al holandés. ¿No querían riesgo? Pues toma dos tazas. En la vuelta 20, Nico se aproximó al RB12 en la primera recta del sector intermedio. Estaba relativamente lejos cuando llegó la frenada, y la distribución del DRS en esta pista (con un segundo punto de detección que hace más apetitoso adelantar en la última recta en vez de en la primera) invitaba a pensar que Nico no lanzaría el coche. Pero el #6 quería dejar su huella, y materializó un adelantamiento que jamás creíamos que pudiera hacer. El alemán echó anclas muy tarde, pero exactamente en el milisegundo exacto para ganarle el interior a Max sin tocarse con él. El alerón delantero pasó muy cerca del Red Bull, éste tuvo que abrirse y perdió todo el impulso por la segunda recta. Chúpate esa, murmuró Nico en su casco.

Vettel Abu Dabi Carrera

Hasta en un año tan aciago como 2016, Vettel ha demostrado en numerosas ocasiones su inmenso talento. (Fuente: GPUpdate.net)

Verstappen paró casi inmediatamente a poner un juego de S e intentar llegar hasta el final, justo cuando la carrera se había enfriado unos cuantos grados. Esa pasada de Rosberg había sido devastadora para las nimias opciones de título de Hamilton, así que el interés de la carrera menguó. Los Mercedes se escaparon de Räikkönen y Ricciardo, quienes peleaban por lo que podía ser el último puesto en el podio. Red Bull fue tan agresiva como acostumbra en las segundas paradas y antes de mitad de carrera llamó a Daniel a boxes: blandos y hasta el final. Ferrari hizo la de Singapur y reaccionó llamando a Kimi para la vuelta siguiente. Pero 2 décimas perdidas por el finés en el giro de entrada, otras 3 en el pit stop y todo lo recuperado por el #3 en la vuelta de salida fueron suficientes para permitir al australiano pasar adelante. Como ocurriera en el Marina Bay, otro podio se le acababa de escapar a Räikkönen. Mercedes no tardó mucho en cubrirse de ambos: primero Lewis, y luego Nico, en lo que debían ser sus últimas paradas de 2016. Todo salió según lo previsto por los de Brackley. Es decir, malas noticias para Hamilton. Sobre todo porque ahora que tenía pensado dar comienzo a su show, le salió un invitado inesperado. Sebastian Vettel decidió no parar y por tanto ponerse líder provisional. En Ferrari vieron una situación de “win-win“: a Seb le venía bien que su rival más cercano fuera Lewis porque a Lewis le venía bien que Seb surgiese como un poslble rival. Pero si Hamilton no corría mucho, a Vettel le podría valer con no parar para ganar, así que el inglés tuvo que “disimular” que quería ir muy rápido para que a la Scuderia ni se le pasase por la cabeza esa opción. Maurizio Arrivabene aceptó con una media sonrisa y sus estrategas llamaron al alemán al garaje en la vuelta 37. Un juego nuevo de SS, y a atacar hasta el final. Y ahora sí, por fin, era el momento del #44.

Lo que sucedió desde la vuelta 38 hasta el final de carrera seguramente se enmarque como una de las mejores actuaciones de Lewis Hamilton de todos los tiempos. ¿Recuerdan cuando se decía, no ya en 2007, sino incluso en 2016, que Lewis no sabía correr con la calculadora? Pues, por favor, desechen de su mente esa idea. Hamilton diseñó una carrera impresionantemente táctica con una precisión quirúrgica. Porque no sólo tenía que hacer eso que llevábamos dos semanas llamando “formar grupo”. Tenía que hacerlo en primer lugar con moderación, para que no fuera investigado por posible conducción antideportiva o errática; en segundo, controlando el riesgo de que Rosberg se le metiese en zona de DRS y pudiese atacarle; y en tercero, con entereza mental, pues tendría que desoír todas las órdenes que le iban a dar desde el muro para que acelerase el ritmo y dejase de poner en peligro el doblete de la escudería. Como más adelante le dirían no solo su ingeniero sino hasta los superiores como Paddy Lowe, tenía la “instrucción” de mejorar su ritmo y ponerse a rodar en 1:45.1: Lewis decidió marcar 45 altos para permitir que Verstappen, 3º gracias a su estrategia de 1 parada, se acercase. Pero la hoja de tiempos es insuficiente para explicar lo que estaba haciendo el #44. Al final de la 2ª recta, el inglés tenía 1 segundo de ventaja sobre Rosberg. De repente, en las cuatro siguientes curvas, la distancia caía a 0.6 y el alemán pasaba a verse obstruido. Pero a partir de la curva 19, Hamilton apretaba de nuevo: antes de la primera detección del DRS, Nico ya estaba a 1.1. Lewis estaba yendo lo más despacio posible durante 8 curvas, y en las siguientes 8 podía meterle sin problemas medio segundo, vuelta tras vuelta. En Malasia 1999, Eddie Irvine lideró un doblete Ferrari por delante de Michael Schumacher, quien se dedicó a ralentizar a Mika Häkkinen para maximizar las opciones de título del inglés. Eddie declararía que “Michael es deprimente: es el mejor número 1 y el mejor número 2“. La actuación de Lewis Hamilton en estas vueltas en Abu Dabi estaba siendo algo parecido: era el mejor yendo rápido y el mejor yendo lento. La superioridad era insultante.

Hamilton Abu Dabi Carrera

Hamilton intentó el milagro agrupando a los 4 primeros, pero no pudo arrebatarle el título a Rosberg. (Fuente: formula1.com)

Ahora Vettel sí era un ingrediente a favor: Räikkönen se apartó con rapidez de su camino, y los Red Bull no duraron mucho más. La situación era increíblemente parecida a México, pero en esta ocasión ni hubo cortes de chicane ni insultos por la radio: Seb se deshizo primero de Ricciardo y luego de Verstappen con la superioridad que les daban sus gomas un grado más blandas y 10 vueltas más nuevas. Amarró el podio en la vuelta 51 con una pasada al límite sobre el holandés, y al paso por meta la situación era la siguiente: Lewis 1º, Nico a 0.8, Seb a 1.8, Max a 2.8. Para que conste, el tiempo de Hamilton, 1:46.2, era 1 décima más lento que el que acababa de marcar Romain Grosjean con el Haas. Mercedes asumió que el tricampeón iba a hacer caso omiso de sus instrucciones, así que todo se iba a jugar en la pista. Dependería de la pericia de Rosberg. El alemán no pudo coger el DRS ni en la vuelta 52, ni en la 53 ni en la 54. Vettel salía a 6 décimas del #6 de la curva 7 y a 4 de la 9. Necesitaba apenas unas centésimas más para poder realizar el adelantamiento sin comprometer a su compatriota. Hubo un amago, pero Seb no iba a hacer ninguna tontería. Llegó la última vuelta y Lewis, al fin, se rindió. Pudo hacerlo después de romper el motor en Sepang. Pudo hacerlo después de que el VSC le regalase la P2 a Rosberg en Austin. Pudo hacerlo en México cuando el intento de adelantamiento de Verstappen sobre Nico no fue a ningún lado. Pudo hacerlo en Brasil cuando Red Bull tiró a la basura la P2 por una estrategia errónea. Pudo hacerlo en el mismo Abu Dabi unas vueltas antes, cuando el #6 pasó a Max y redujo a prácticamente cero sus opciones de título. Pero no lo hizo. Pole tras pole, victoria tras victoria, sólo las tozudas matemáticas podrían doblegarle cuando ya no hubiera más carreras que disputar ni puntos que conseguir. En la vuelta 55, Hamilton le dio DRS a Rosberg y le permitió defenderse de Vettel. Tras marcar un tan lamentable como bello 1:47.213, logró la victoria más amarga de su carrera.

Puede que nos quedásemos sin nuestra soñada última carrera con los dos Mercedes a menos de 6 puntos de diferencia, pero la Fórmula 1 necesitaba que el final de temporada fuera legendario y todos colaboraron con ello. Gracias a ti, Kimi, por vencer en clasificación a Seb (!) y demostrar que a pesar de tus 37 años sigues teniendo la velocidad. Gracias a ti, Daniel, por acabar 3º en el campeonato y sumar más puntos que la futura estrella con la que compartes box. Gracias a ti, Max, por ser lo que eres y por lo que serás. Gracias a ti, Sebastian, por acabar un año tan desmoralizador con un podio que demuestra que los 4 títulos que tienes son debidos a tu inmenso talento. Por supuesto, gracias a ti, Lewis, por tus 61 poles, tus 53 victorias, tu actuación en Silverstone, tu vuelta de Q3 en Monza, tu final de temporada y en especial este maravilloso intento de milagro en Abu Dabi. Pero evidentemente, gracias a ti, Nico, por demostrar hasta qué punto estás dispuesto a entregarte para conseguir el sueño de tu vida. Has vencido a un Hamilton invencible: así de grande es tu gesta. Y el título de Campeón del Mundo, el 33º de la historia de la Fórmula 1, es una recompensa mucho más que merecida. Digan lo que digan, los demás.

Rosberg Abu Dabi Carrera

La celebración fue sospechosamente familiar a la de Vettel en India 2013, pero a nadie le importó la falta de originalidad del nuevo campeón del mundo. (Fuente: formula1.com)

CLASIFICACIÓN FINAL: (click)

CLASIFICACIÓN DE PILOTOS: (click) // CLASIFICACIÓN DE ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

14 comments

  1. mrflopis · noviembre 28

    Y añado… Gracias a diezcilindros por vuestro primer mundial!! Os habéis convertido en un lugar de referencia 🙂 Os esperamos con ganas para los próximos tests!!

    Respecto al análisis de carrera, solo una diferencia de opinión, a mí no me impresionó tanto Hamilton ayer, creo que cualquiera de los pilotos de la parrilla podría gestionar el ritmo cómo él hizo, teniendo en cuenta que no se jugaba nada.

    Me gusta

    • diezcilindros · noviembre 28

      Muchas gracias por tus palabras, mrflopis. Dais fuerza ^^.

      A mi modo de ver, la dificultad de lo que hizo Lewis ayer no era ir lento (cualquiera lo podría haber hecho, como bien dices). La dificultad estribó en que en las curvas 17-18 la distancia entre Hamilton y Rosberg caía muchas veces a las 5-6 décimas, y para cuando llegaban a la detección del DRS ya estaba por encima del segundo. Es decir, Lewis le metía aproximadamente 0.5 a Nico en menos de medio circuito. Vuelta tras vuelta tras vuelta. Su único fallo, si no recuerdo mal, fue en el último giro, donde el #6 sí que consiguió DRS. A mí me parecía sencillamente imposible hacer eso TODOS los giros, y Lewis lo hizo. Aun así, no le valió de nada.

      Le gusta a 1 persona

  2. Gerard Pujol · noviembre 28

    Siempre me ha molestado mucho que se ningunee a un campeón del mundo. Pasó con Schumacher, Button, Raikkonen, Vettel y ahora con Rosberg. Alegan que su coche fue muy superior (que me cuenten quien gana un mundial con una cafetera), que el resto lo regaló, que si mala suerte, etc. Correr alrededor de 20 carreras permite poner a cada uno en su sitio. Rosberg empezó el año de manera brutal, sumando 100 puntos de 100 posibles. Después de 21 carreras ha sido mejor superando a toda una bestia de la competición como es Hamilton. Tantas carreras permiten poner a cada uno en su lugar. Estoy de acuerdo en que Hamilton jugó sus cartas de una manera magistral en esta última carrera y que no se rindió hasta la última vuelta. Enhorabuena por Rosberg, 100% merecido este mundial, quizás no ha tenido la velocidad pura de Lewis ni su capacidad en el cuerpo a cuerpo pero en este 2016 ha sido mejor y punto, ha cometido menos errores y sumado más puntos. Por cierto, creo que no somos conscientes de la magnitud de lo conseguido por Mercedes estos 3 años. Han vapuleado a la competencia un año más y solo dejan las migajas. Da la sensación que a la próxima consiguen el pleno. Me sumo a las felicitaciones a diezcilindros por el seguimiento de este deporte. Aquí un lector incondicional. Esperando ya con ansias el 2017.

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · noviembre 29

      Por cierto, creo que no somos conscientes de la magnitud de lo conseguido por Mercedes estos 3 años. Han vapuleado a la competencia un año más y solo dejan las migajas. Da la sensación que a la próxima consiguen el pleno“.

      19 victorias de 21 es un dato brutal. Pero creo que esta superioridad de Mercedes es diferente a la de otras como Ferrari 2002/2004 o McLaren 1988. Éstas eran logradas con un coche que era fácilmente 1 segundo más rápido que el resto. Sin embargo, no me da esa sensación con Mercedes. Yo creo que la ventaja neta por vuelta en carrera nunca supera las 5 décimas, oscilando más en torno al 0.3 por giro. El problema que veo es que cada vez hay menos opciones de sorpresa. Menos incertidumbre. Red Bull y Ferrari no están muy lejos, pero es que siempre están a esa misma pequeña distancia. Nunca recortan. Ni siquiera fluctúa de GP a GP. Tan sólo hubo la excepción de Mónaco. Es todo como demasiado previsible pero no porque haya una inmensa ventaja, sino porque la que hay es terriblemente constante. No sé cómo explicarlo ni si compartís mi punto de vista.

      Me gusta

      • Gerard Pujol · noviembre 30

        Estoy de acuerdo, han pasado 3 temporadas y la distancia es constante, lo cual es muy curioso teniendo en cuenta la evolución de los monoplazas de una temporada a otra. Ferrari arrasó en 2002 y 2004 pero sufrió para ganar el campeonato en 2000, 2001 y 2003. Redbull también sufrió en 2010 y 2012 en su “era dorada”. Mercedes lleva tres años “paseándose”. Ferrari y Redbull no están lejos (¿hablamos de domingo, verdad?) pero que dos pilotos tan distintos como Rosberg y Hamilton esten SIEMPRE por delante sea cual sea el circuito (casi) nos da la muestra de la posición de Mercedes. En 2017 se vuelven a barajar algunas cartas pero de momento la mejor mano está muy claro quien la tiene.También me sorprende su falta de puntos flacos en casi todos los aspectos: mecánicos, estratégicos, fiabilidad, salidas, cuidado de neumáticos, facilidad de adelantamientos, etc. En fin a esperar en 2017, hasta el sábado en Melbourne no sabremos exactamente donde está ahora este domingo, aunque mucho antes empezaremos a especular.

        Me gusta

  3. BooT Loos · noviembre 28

    La carrera de ayer será una de esas que se recuerdan para siempre. Hacía mucho tiempo que no le gritaba a la tele viendo fórmula 1 y durante las últimas vueltas de la carrera de ayer no podía parar. Un carrerón y un gran análisis.
    Personalmente lamento que Hamilton no se llevara el campeonato después de la carrera que hizo aunque eso es una preferencia personal 🙂 Mi enhorabuena a Rosberg, pero ya veremos el año que viene, a ver si me calla la boca JAJAJA.
    Y por supuesto mi enhorabuena a diezcilindros, es casi mas divertido leeros los lunes que la carrera del domingo!!

    Me gusta

  4. LFP · noviembre 28

    Primera vez que entro en la pagina, saludos, nota equilibrada

    Me gusta

  5. accioniastascam · noviembre 28

    Muy bonito todo, todo y todo, yo tú tengona duda, a hamilton le exigieron que aumentará el ritmo y yo creo que si le exigieron eso es porque a rosberg ( en general a los mercedes) se les prohibió que lucharán entre si . Digo esto porque no los he visto luchar en todo el campeonato, amén en españa. Y en monaco hamilton iba mucho mas rapido que rosberg y no le metió el coche hasta que se dejó adelantar.
    saludos y que siga la/s luchas y tú comentando

    Me gusta

  6. txetxele2 · noviembre 28

    increíble crónica, enhorabuenea crack, seguid asi
    Saudos

    Me gusta

  7. Fbián · noviembre 28

    Felicitaciones, muy bien escrita la nota como siempre, ahora creo que hubo varias veces, no sólo una, que Rosberg tuvo DRS, pero no quería ir al mano a mano, con el consiguiente riesgo de que Hamilton lo tire fuera de la pista ni loco. Segundo hay que tener en cuenta que toda la presión estaba sobre Rosberg, hace cuatro carreras que no tiene nada que ganar y todo, todo lo que siempre quiso por perder y la manera en que soportó esa presión en cada una de esas cuatro carreras, sobre todo Brasil y Abu Dabi sin cometer ni un sólo error es digna de un gran campeón. No hay que olvidarse que cuando a Hamilton le tocó ganar su primer campeonato lo hizo superando apenas en la última curva de Interlagos a Timo Glock que iba con gomas slicks en lluvia, cuando Felipe Massa había hecho todo el mérito ganando una carrera que estaba obligado a ganar. Así que lidiar con la presión y sobre todo la de ganar tu primer título del mundo cuando vienes con ventaja y sólo puedes perder no es nada fácil y Rosberg lo hizo como un verdadero campeón. Muy buenas crónicas, nos seguimos viendo el año que viene.-

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · noviembre 29

      Tendría que revisarme la carrera, y tuve de todo menos tiempo para ello (acabé de escribir la crónica a la 1 de la madrugada ^^). En directo me pareció que en ese tramo desde la última parada de Vettel hasta el final Nico sólo abrió el DRS en el último giro, pero puedo estar perfectamente equivocado. Supongo que algún día revisionaré este (a mi modo de ver histórico) GP ^^.

      Me gusta

      • Fabián · noviembre 29

        Creo que fue así, ahora después de la locura que fue ese final en vivo tendría que reveerlo también. Coincido con tu modo de ver en cuanto a lo histórico, y la verdad que fue una carrera cargada de tensión y emocionante, gracias a la estrategia de Hamilton obvio, digna de una definición el mundial.

        Me gusta

  8. 001 · noviembre 28

    Así como Rosberg no quería estar por delante de Hamilton para que no lo echase fuera de la carrera, creo que también Vettel no quiso realmente rebasar a Rosberg, creo que quiso estar detrás de este para protegerlo de un ataque de Verstrappen; fue arriesgada la táctica de Rosberg cuando Hamilton empezó a ralentizar la carrera, debió de haber fingido intentar un rebase por el interior y chocarle a Hamilton destruyéndole la suspensión delantera. Muy buen análisis, como nos tienes acostumbrados.

    Le gusta a 1 persona

  9. numancia54 · noviembre 30

    Muy buenas.
    Pues termina un nuevo campeonato y tenemos nuevo campeón. Eso para mi es una gran noticia. Siempre que haya algo nuevo, normalmente es algo nuevo para el deporte en cuestión. Como bien decís en los comentarios anteriores, después de más de 20 carreras, nadie es campeón por casualidad o por suerte. Está claro que cuando el margen es tan pequeño, cualquier detalle influye por muy pequeño que sea. No quiero ni imaginar lo que pasaría por la cabeza de Nico cuando se dirigía a hacer su último pit stop de la temporada. ¿Os ponéis en su cuerpo por un momento? Persiguiendo un sueño desde 1991 y una pistola que se atasca te lo puede mandar todo al traste. Impresionante, sólo de pensarlo se me acelera a mi el corazón, no quiero ni pensar como estaría el suyo hasta ver el semáforo verde dando el OK al pit stop.
    En lo que comentáis sobre la superioridad de Mercedes, estoy de acuerdo en que parece que la distancia con los perseguidores es constante, pero creo que siempre se guardan algo o a mi me da esa sensación. Se que lo que voy a decir no es ni demostrable ni tiene mucho sentido, pero creo que la F1 no se podía permitir paseos de Mercedes ganado carreras por media vuelta de ventaja. y creo que este año han ganado, pero muchas veces viendo por el retrovisor algo rojo o algún toro de bebida energética. Cuando algo se complicaba o había algo que no seguía el guión, como por arte de magia los Mercedes seguían para adelante y sacaban de la chistera otras porcas décimas para ir hacia adelante…
    Pero bueno, conjeturas mías sin mucho fundamento.
    Lo importante es que hemos disfrutado de otra temporada y ya estamos esperando la siguiente, que todavía hace que estemos más expectantes antes los cambios que vienen.
    Quiero agradecer a esta página el haberme hecho disfrura de la F1 como antes nunca lo había hecho. Antes veía las carreras y listo. Este año h visto menos carreras que nunca, pero he disfrutado la temporada más que nunca, y esto sólo tiene a un culpable: esta página.
    Cuando digo esta página, me refiero por supuesto, a su autor, pero también a todos vosotros que hacéis los comentarios cada semana y que hacéis que gente como yo vayamos aprendiendo poco a poco cosas de este deporte que muchas veces no no s dmos cuenta en directo y leyendo vuestros comentarios, suele dar ganas de volver a ver la carrera y estar atento a todo lo que comentáis. Es una pasada. Por tanto, quiero daros las gracias a todos y espero que nos sigamos viendo por aquí y poder disfrutar de este deporte.
    Un saludo de este aprendiz y los mejores deseos para todos.
    GRACIAS

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s