La dura vida de los teloneros

(Fuente foto de portada: diariomotor.com)

Como dijo Fernando Alonso, tener un mal año en la Fórmula 1 no es un desastre. Lo preocupante es tenerlo en las categorías inferiores, donde un resultado adverso puede significar el final del camino. Por ello, nombres como Sergei Sirotkin, Alex Lynn o Álex Palou han visto seriamente dañados sus sueños de infancia, mientras otros como Charles Leclerc o Alexander Albon han dado pasos en la dirección correcta. Pero tan difícil es esto que ni siquiera ganar te asegura el éxito: Pierre Gasly venció en Abu Dabi a Antonio Giovinazzi y se hizo con el título de GP2, pero el francés se quedó sin el asiento de Toro Rosso y el italiano ha sido contratado por Ferrari. Repasamos el 2016 de las categorías teloneras.

————————————————-

Para el aficionado que se deja una notable cantidad de dinero en acudir a un Gran Premio de Fórmula 1 resulta una bendición llegar al circuito por la mañana y ver numerosas categorías soporte disputando carreras que, en realidad, resultan tan o más emocionantes que las del Gran Circo. La igualdad de mecánicas, la mentalidad de “sprint” y la juventud de los protagonistas suele deparar acción a raudales, justificando gran parte del precio de la entrada. Pero los teloneros, esos grupos de música que tocan durante unos 30 minutos antes de que el plato principal del concierto entre en escena, no están ahí sólo para servir de aperitivo. Ellos tienen unos medios muy escasos, y saben que deben aprovechar cualquier pequeña oportunidad para convertirse en las verdaderas estrellas del show. Y en el automovilismo la intrahistoria es muy similar: la GP3 y la GP2 pueden ser muy interesantes, pero el objetivo de todos es llegar a la Fórmula 1. Y sólo unos pocos elegidos lo consiguen. ¿Qué méritos han hecho para dar un paso adelante en su trayectoria?

20170111 Giovinazzi Europa

No ganó el título, pero detalles como la doble victoria en Bakú en su año de debut hicieron que Ferrari se fijase en Antonio Giovinazzi. (Fuente: diariomotor.com)

GP2: la Fórmula 1 podría aprender muchas cosas de su categoría inmediatamente inferior. Con una carrera larga el sábado (1 parada obligatoria para poner el otro compuesto de neumáticos) y una corta el domingo (sin paradas, los 8 primeros del sábado se invierten en la parrilla), la acción en pista es siempre monumental. Se adelanta por doquier, son habituales los tres en fondo, el liderato nunca está asegurado, ni siquiera en la última vuelta… en definitiva, la GP2 es lo que muchos piden que sea la F1. Pero esta categoría no es Harlem Globetrotters; más allá del show en pista, también hay un campeonato que disputar. Y ese campeonato se convirtió en una lucha entre los dos hombres del debutante equipo PREMA: Pierre Gasly y Antonio Giovinazzi. El season finale en Abu Dabi iba a ser trepidante, pues la ventaja del italiano, de sólo 7 puntos, podía cambiar con facilidad. Y exactamente eso fue lo que ocurrió: el viernes, Gasly logró una espectacular pole (y 4 puntos extra), con más de 3 décimas de ventaja sobre el segundo y nada menos que 8 sobre Giovinazzi, P6. Pierre ganó con facilidad y Antonio sólo pudo acabar 5º, lo cual puso al francés 12 unidades por delante a falta del sprint del domingo. Ni siquiera le hizo falta puntuar, pues Antonio sólo pudo ser 6º y Gasly se proclamó campeón. Pero lamentablemente sólo fue un premio de consolación: en octubre, Red Bull (su mecenas) había hecho oficial la renovación de Daniil Kvyat y el ruso correría en Toro Rosso en 2017. Kvyat no podría haberlo hecho peor durante el 2016, pero el gran cambio normativo que se avecina asustó a los de Faenza y no quisieron tener a un piloto debutante que no supiera dar feedback. Para colmo, Gasly (que no podrá competir en GP2 este año al ser ganador del certamen) tuvo que soportar cómo Giovinazzi era reclutado por Ferrari como tercer piloto y, a día de hoy, aparece en más quinielas para un volante titular en 2018. De algún modo, la reputación del subcampeón (más de 2 años mayor que Gasly) es superior a la del campeón. Pero Pierre puede considerarse afortunado en comparación con otros nombres que deberían haber brillado en 2016 y no lo han hecho. La mayor desilusión, sin duda, ha sido Sergei Sirotkin. Con el ART que Stoffel Vandoorne dejó libre tras masacrar a la competencia en 2015, Sirotkin partía como máximo favorito al título. Pero ha padecido de una crónica irregularidad durante toda la temporada, coronada con dos GGPP (Bélgica e Itaiia) donde Sergei pareció, sencillamente, lento. Parece por tanto que el globo de aquel ruso que iba a debutar prematuramente con Sauber en 2014 se ha desinflado por completo. Otra eterna promesa, Raffaele Marciello, tampoco ha brillado como se esperaba. Su aval ha sido la regularidad, pero apenas ha habido actuaciones para recordar por parte de uno de los integrantes más destacados de la Ferrari Driver Academy. 0 victorias, poles y vueltas rápidas en las dos últimas temporadas dan que pensar que Lello se está estancando. Lo mismo puede decirse de Alex Lynn, que repitió la posición de 2016 y no ha mostrado señales de mejoría. Y siendo ya su octava temporada en monoplazas, cada vez hay más dudas de que tenga ese “algo” especial. Ninguno tiene el asiento confirmado para 2017, donde sólo les valdría ganar o ganar. Y lo tendrán bien complicado, porque hay cierto nombre que se postula como favorito…

20170111 Leclerc Austria

Ese #1 era premonitorio: Charles Leclerc se proclamó campeón de la GP3 en 2016. (Fuente: crash.net)

GP3: … y ese nombre es el de Charles Leclerc, la gran promesa del automovilismo. Con apenas 19 años ha ganado a la primera el campeonato de GP3 y se ha enrolado en PREMA para la antesala directa de la F1, junto con uno de sus rivales del 2016: Antonio Fuoco. El joven piloto monegasco, en la órbita de Ferrari, triunfó con ART gracias a un gran rendimiento cuando más importaba: los sábados. Antes de llegar a Abu Dabi, había ganado 3 de las carreras principales, sumado 4 poles y 4 vueltas rápidas de 8 posibles. Más que nadie en todos esos registros. Pero la superioridad del ART era tal que con que uno de sus 3 compañeros fuera más o menos regular estaría muy cerca de él todo el tiempo. Y ese compañero fue el tailandés Alexander Albon, probablemente el mejor proyecto de piloto que hay en Asia a día de hoy. No desentonó en su debut en la F3 europea en 2015 (7º, 4º entre los rookies), y tampoco lo hizo en su estreno en la GP3 en el mismo equipo que Leclerc. Todos esperábamos que fuera Nyck de Vries, piloto que en 2010 se asoció con McLaren, quien se lo pusiera más complicado al monegasco, pero fue Albon quien llevó la pelea por el título hasta el Yas Marina. El tailandés marcó la pole, con Leclerc sólo 5º, pero en la carrera del sábado, defendiendo su liderato de Jack Aitken, Albon despegó en uno de los pianos, chocó contra su rival y destrozó la suspensión trasera. El título era, matemáticamente, para Leclerc después de este accidente. Pero sin duda Alexander mostró de qué es capaz y podría ser dentro de unos años el 2º piloto tailandés de la historia de la Fórmula 1 (a ver si alguno sabe quién fue el anterior sin usar Google ^^). El dominio de ART dejó sin oportunidades de brillar a muchos pilotos, así que hubo que poner la lupa. Que Fuoco, con su Trident, llegase vivo hasta Abu Dabi le hace merecedor del asiento en PREMA en GP2, y veremos si puede pelear de tú a tú con Leclerc. Jake Dennis y Jack Aitken también tuvieron un notable año de debut. Por contra, las cruces de la temporada fueron de Vries, incapaz de igualar el desempeño de Leclerc y Albon a pesar de ser mayor que ellos, y Álex Palou, que tras brillar en clasificación en 2015 y conseguir una gran victoria en Abu Dabi aquel año, se hundió de forma inesperada en 2016 y fue superado por compañeros mucho menos reputados como Steijn Schothorst. Sólo la lluvia dominical de Silverstone le hizo salir en el mapa, pero perdió la victoria un par de giros antes de la suspensión de la carrera, y en definitiva el piloto español más prometedor de las categorías inmediatamente inferiores vio muy refrenado su ascenso a la F1. Es probable que en 2017 se vaya a la devaluada Fórmula V8 3.5, alejándose un poco del radar.

20170111 Stroll Austria

Lance Stroll arrasó en la F3 europea y ha obtenido un volante en Williams en 2017. (Fuente: montrealgazette.com)

Otras categorías: atendiendo a los puntos de Superlicencia que la FIA otorga a cada campeonato, es evidente que, de las copadas por pilotos jóvenes, las más interesantes son la Fórmula 3 europea y la 3.5 V8 (antigua World Series), ambas incluso por encima de la GP3 pero con el matiz de no compartir cartel en cada GP europeo con la Fórmula 1. En cuanto a la F3, todos sabemos quién ha ganado la edición de 2016: sí, Lance Stroll, el nuevo piloto de Williams. Tras un inicio dubitativo, Stroll arrasó y apenas dejó unas migajas para el resto de competidores. Pero de entre ese resto, seguramente el más ilusionante haya sido Joel Eriksson. En su año de debut en la categoría, ha sumado más puntos que Niko Kari y Sérgio Sette Câmara (sus compañeros) juntos. Dado que ambos están en el Red Bull Junior Team y que competirán respectivamente en GP3 y GP2 en 2017, sin duda Eriksson (hermano de Jimmy, también piloto) ha demostrado estar preparado para desafíos igual de sugerentes a sus tiernos 18 años. Si sigue en la categoría en 2017, tendrá que vérselas con otros candidatos como Callum Ilott, Ralf Aron, Jake Hughes o, por supuesto, Mick Schumacher, el hijo del Káiser. Por otra parte, la Fórmula V8 3.5 (que en 2017 recuperará la partícula “World Series” para su nombre) pegó un importante bajón en su caché al perder el soporte de Renault. La lucha por el título, eso sí, fue trepidante, con hasta 7 pilotos en liza por el campeonato en la última cita. Pero de todos ellos, la mayoría (el campeón Dillmann, Orudzhev, Nissany, Panis, Vaxivière, Binder) no ha parecido tener futuro en la Fórmula 1. Sólo uno, el subcampeón, Louis Délétraz, podría tener alguna oportunidad. Hijo de Jean-Denis (antiguo piloto suizo de la máxima categoría), a sus 19 años cuenta con unos resultados aceptables en la Fórmula Renault 2.0, y en Abu Dabi debutó en GP2, categoría en la que ya ha sido confirmado para 2017 en un equipo competitivo como Racing Engineering (subcampeón en 2016). Se espera que la categoría crezca en interés al convertirse en telonera del WEC a partir del próximo año, pero de momento sólo está confirmada la plaza de un Alfonso Celis Jr. que, tras verse cuadruplicado en puntos por su compañero Dillmann, sin duda también ha visto frenado su ascenso a la F1.

A día de hoy resulta complicado señalar a nombres candidatos a la victoria en cada categoría porque casi nadie tiene el volante confirmado aún. Pero tengan por seguro que allá por abril, cuando las parrillas estén prácticamente cerradas, publicaremos algún artículo analizando las posibilidades de cada uno, los nombres a anotar y las claves para disfrutar al máximo de cada campeonato. Si quieren ser los primeros en descubrir a las estrellas del mañana, lo mejor que podrán hacer es echar un ojo a estas categorías en las que no sólo se libran batallas espectaculares en pista, sino por el ascenso al estrellato.

¿Crees que Pierre Gasly o Antonio Giovinazzi tienen posibilidades de ascender a la Fórmula 1 en un corto plazo? ¿A qué pilotos recomiendas seguir en 2017 en las categorías inferiores? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s