Gracias por todo, Herbie

(Fuente foto de portada: speedcafe.com)

Ni siquiera alguien tan capaz como Charlie Whiting puede estar atento a todo. En el paddock se necesitan mil ojos y el director de carrera requiere a alguien que le eche una mano. Ese “alguien” fue desde 1996 Mike Blash, y en 2017 ya no estará al pie del cañón. Una merecida jubilación para un hombre alejado de los focos, pero que nunca los necesitó para llevar a cabo la complicada tarea asignada: ser el “poli de guarderia” de la Fórmula 1.

————————————————-

En la Fórmula 1 hay personajes que siempre aparecen… pero que nadie sabe muy bien quiénes son. Por ejemplo, ese hombre trajeado que en cada podio reparte las toallas y las gorras, y cuyo nombre es Alex Molina. O el comisario que está al cargo de la báscula y otras verificaciones técnicas, Jo Bauer. Pues bien, hay otro hombre que, desde 1996, ha estado siempre en la recepción de los 3 primeros clasificados de cada sesión oficial en el parque cerrado. Tan presente está, que algún susto se ha llevado. Pues bien, ese hombre es Mike Blash, y a sus 68 años de edad ha decidido poner punto y final a su labor como director adjunto de carrera en Fórmula 1. La leal mano derecha de Charlie Whiting dice adiós y lo hace a su estilo: discretamente. ¿Pero quién es este Blash, qué hacía y por qué le echaremos de menos?

20170113 Ecclestone Blash

Blash, en el centro, al lado de Bernie Ecclestone.
(Fuente: motorsportmagazine.com)

Como suele ocurrir, la carrera de Mike comenzó desde abajo: a los 17 años entra como mecánico en una escudería privada llamada RRC Walker Racing, que hace correr coches Brabham para pilotos como Jo Siffert o Joakim Bonnier. Tres años después, en 1968, la película “Ahí va ese bólido” (o “Cupido motorizado”, como se llamó el film en Hispanoamérica) había irrumpido con fuerza en los cines, y su protagonista era un bólido con vida propia que quería convertirse en coche de carreras. El automóvil se llamaba “Herbie”, y cuando el jefe de mecánicos de RRC Walker Tony Cleverley usó ese apelativo para referirse a Blash, automáticamente se convirtió en su mote. Al año siguiente salió del equipo y entró en Lotus, también como mecánico, pero la tragedia le golpearía: el coche del que se encargaba falló un funesto 5 de septiembre de 1970 en Monza. El piloto a bordo, Jochen Rindt (“sencillamente, un piloto increíble“, en palabras de Mike), falleció tras chocar brutalmente contra el muro. Colin Chapman, el ilustre diseñador, recibió todas las críticas por no construir coches que cumplieran los mínimos requisitos de seguridad, y tras una discusión con el patrón de Lotus “Herbie” salió del equipo. Acabaría recalando en 1972 en la escudería que acababa de adquirir el mánager de Rindt… un tal Bernie Ecclestone. Y si tenía alguna esperanza de haber perdido su apodo por el camino, Bernie se encargó de regalarle una matrícuia “HER 8”. Y se hicieron amigos.

20170113 Blash Brabham

Mike observa una maqueta del Brabham BT46B, el “coche ventilador” que ganó la única carrera que le dejaron correr. (Fuente: motorsportmagazine.com)

Blash había entrado en Brabham para dirigir el equipo, dejando a Ecclestone la tarea que mejor se le daba (hacer dinero), y la unión dará notables éxitos, pues en 1981 y 1983 Nelson Piquet se proclama campeón del mundo con sus coches. Eso sí, el jefe de mecánicos del primer título (e ingeniero jefe en el segundo) era un nombre que había entrado en el equipo en 1978 y con el que, aunque ninguno lo sabía entonces, trabajaría hasta hace 2 meses: Charlie Whiting. El triunvirato hizo migas en aquella época especial, que guardan con cariño en sus memorias. “Herbie” valoraba que “el equipo era como una familia. Todo el mundo se conocía, así que te encantaba ir a una carrera por las amistades que se forjaban“. Pero esa época de la Fórmula 1 tenía los días contados: en 1987, cuando los costes empezaban a desorbitarse y fabricantes como BMW y Honda estaban metiéndose en el deporte, Bernie vendió Brabham y reclutó a Blash para la empresa que le convertiría en multimillonario: FOCA TV, la gestión de los derechos televisivos de la F1. Además, el nuevo propietario de Brabham, Joachim Luthi, tuvo problemas legales y acabó siendo arrestado; el grupo Middlebridge compró la escudería y Blash volvió al equipo, esta vez como director deportivo. En 1991 consiguió que Yamaha desarrollara motores para el equipo, y esa gestión le reportó una notable reputación en el grupo japonés: le ofrecieron dirigir su filial de I+D, Activa, convenientemente instalada en la vieja fábrica de, en efecto, Brabham. Todo queda en familia. Y precisamente por ello, en 1995 recibió una nueva llamada de Bernie Ecclestone. Cuando “Herbie” se puso a los mandos de FOCA TV, Bernie había “enchufado” a Whiting como delegado técnico de la FIA, y ahora era el turno de que Mike volviera al redil. Así fue que Blash fue nombrado director adjunto de carrera para la F1, y un año después Charlie ascendería a director de carrera, dejando su puesto de delegado al anteriormente mencionado Jo Bauer. De nuevo, los tres juntos.

20170113 Whiting Blash

Uña y carne, Whiting y Blash se han encargado de que la F1 nunca se haya descontrolado. (Fuente: motorsport.com)

Y Dirección de Carrera no es precisamente el lugar más tranquilo en el que estar. En cada lance en pista, los directores deportivos de cada escudería implicada se comunican por radio con Whiting, quien en cuestión de segundos tiene que decidir qué hacer. Es entonces cuando “Herbie” sale al rescate y se reparte las tareas: controlar los monitores, hablar con los directores deportivos y con los comisarios (o no hacerlo), desplegar el Safety Car. Y cuando no están en la cabina, se encargan por supuesto de los miles de detalles que pasan ajenos al espectador: repasar el circuito buscando pianos mal atornillados, asfalto en peligro de descomposición o líneas blancas a repintar, estar con los pilotos en los briefings y comunicarles dónde se será severo con los track limits, etcétera. En definitiva, dos hombres que se encargan de que todo lo que puede salir mal salga bien. Dos hombres que tienen que controlar a todos los equipos y sus miembros, mientras éstos intentan tirar de la cuerda hacia su lado en todas las disputas imaginables. Y la receta que se ha aplicado durante estos 20 años ha sido la misma: paciencia. Si pataleas en el mar enbravecido, te cansas y te ahogas: si estás tranquilo, conseguirás sobrevivir y encontrar la forma de escapar del temporal. Charlie y “Herbie” no caen en la tentación de resolver las cosas rápidamente, pues se corre el riesgo de no haber tenido en cuenta todo lo necesario para proporcionar una respuesta fiable: por eso nos tiramos tantas y tantas vueltas de Safety Car hasta que se da comienzo a un GP en mojado. Por eso a veces se tarda demasiado en sancionar incluso lo que a primera vista es evidente. Pero aquí mandan Whiting y Blash, y estas son sus normas. “Herbie” perdió a Rindt, y ambos a Bianchi, así que quieren reducir al mínimo los riesgos. Incluso si eso colma la paciencia de la gente.

Así que en 2017 ya no tendremos a “Herbie”, y probablemente nadie se dé cuenta de ello. “Herbie” era el que colocaba todo en su sitio mucho antes de que la función comenzase. Él no se subía al escenario, sino que lo montaba. Y seguramente el brillo de las grandes estrellas que son los actores en este espectáculo que es la Fórmula 1 será tan grande como siempre, y nadie se fijará en que Mike ya no está. Por desgracia, será cuando las cosas se compliquen, cuando haya accidentes graves, cuando haya que tomar decisiones que no gusten a los equipos, que nos daremos cuenta de que no estaba “Herbie” para echar una mano al desbordado Whiting. Ojalá su reemplazo sea tan brillante como él y permita que las cosas no cambien. Que lo único que percibamos sea que, al llegar los coches al parque cerrado, otro hombre distinto sea el que abraza a los pilotos y les guía hacia el podio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s