Un finés en Brackley

(Fuente foto de portada: as.com)

El secreto peor guardado de la Fórmula 1 al fin vio la luz: Valtteri Bottas es el sustituto del campeón del mundo Nico Rosberg en Mercedes. Para llegar hasta este punto, en Brackley han tenido que remover cielo y tierra para intentar devolver el orden a la parrilla que Nico se encargó de alterar tan sólo 5 días después de lograr el título, y el coste de todo ello ha sido cuantioso. ¿Podrá Valtteri justificar su fichaje?

————————————————-

Muchos nombres se vieron sin comerlo ni beberlo en la palestra cuando Nico Rosberg dejó al mundillo helado. De repente había un asiento disponible en el mejor equipo de la Fórmula 1, y absolutamente todos los pilotos fueron señalados como posibles sustitutos. Eliminando los espoleados por las respectivas prensas nacionales, básicamente quedaban dos opciones sensatas: Pascal Wehrlein y Valtteri Bottas. La primera parecia la más apropiada: hombre de Mercedes (y por tanto sin necesidad de romper ningún contrato), con un salario barato (aún no se ha labrado suficiente caché) y suficientemente rápido como para merecer el segundo Mercedes. Sin embargo, Brackley se decidió por la segunda. Y alterar el orden lógico de las cosas conlleva un coste. ¿Será inferior al beneficio que Bottas le reportará a Mercedes?

20170118 Wolff Bottas

Toto Wolff deja de ser el mánager de Bottas, pero no cabe duda de que su relación jugará en favor de Valtteri en la política interna del equipo. (Fuente: mundodeportivo.com)

¿Cómo le irá a Mercedes? 2017, como no nos cansamos de decir, será un año muy diferente. Hay notables opciones de que la estrella de tres puntas deje de ser la marca de referencia, y salvo que la factoría británica descubra algún secreto en el chasis (y con la prohibición del pseudo-FRIC se quedan sin un activo importante) tendrán que pelear a muerte por los títulos de pilotos y constructores. En el primer apartado, por mucho que hayan perdido al campeón vigente, saben que no tienen gran problema manteniendo a Lewis Hamilton bajo contrato. No hace falta presentación para el tricampeón, así que Mercedes no necesitaba contratar a una superestrella carísima que pudiera enturbiar la ya de por sí complicada relación entre el británico y su equipo. Su principal preocupación era por tanto el segundo de los campeonatos. Querían a alguien que sumase puntos con regularidad y prontitud, nada de jóvenes que pudieran perderse con la puesta a punto o que tardasen en alcanzar el nivel. En definitiva, necesitaban garantías. Y en Bottas encuentran a un piloto que ha demostrado ser suficientemente rápido (destruyendo a Felipe Massa en 2016) y con 4 temporadas en su haber que básicamente aseguran rendimiento inmediato. La situación podría compararse con la del propio Felipe recalando en Ferrari en 2006, al lado de Michael Schumacher, o la de Daniel Ricciardo cuando ascendió a Red Bull en 2014 como compañero de Sebastian Vettel. Massa y Ricciardo eran jóvenes con 3 temporadas de experiencia en media parrillaquey llegaban con la vitola de número 2 al lado de sus pluricampeones compañeros. Felipe fue muy rápido en la segunda mitad de 2006 y peleó por el título durante las dos siguientes temporadas, y no hace falta recordar que Daniel batió a Vettel en su primera temporada en Red Bull. Por tanto, los precedentes sugieren que Bottas sumará numerosos puntos para Mercedes y le ayudará en todos los objetivos que tengan en el campeonato de constructores.

20170118 Bottas Williams

Valtteri se estancó en las dos últimas temporadas: ¿podrá corregir sus defectos en 2017 y plantar cara a Hamilton? (Fuente. paddockeye.ie)

¿Cómo le irá a Bottas? Valtteri estaba empezando a cansarse de batir récords de trayectoria más longeva dedicada enteramente a un mismo equipo. El rapidísimo Bottas de 2014 estaba empezando a estancarse; su carrera pedía a gritos un catalizador, un detonante. Y exactamente del mismo modo que a otro ilustre de la parrilla como Nico Hülkenberg, la oportunidad le ha llegado en un momento relativamente inesperado, pues no están en el pico de reputación. Las dos últimas temporadas del #77 en Williams han sido relativamente grises; no por malas, sino porque no se ha percibido evolución. Pareció vencer a Massa con “lo justo” en 2015 y aunque la distancia se incrementó el pasado año todo parecía indicar que era por el declive de Felipe. Entonces apareció el hueco en Mercedes, y aunque no era el principal favorito acabó haciéndose con el preciado tesoro. ¿Y qué puede ofrecer el finés? A día de hoy, Bottas no parece totalmente dentro de la élite del deporte. Aunque está progresando, todavía no da la sensación de coordinar a la perfección su juego de manos y pies. Parecía poder sintonizarse con la pista con sólo dos de sus extremidades al mismo tiempo, en lugar de con las cuatro. Desde su aporte inicial hasta la salida de curva, Bottas apenas corregía: si entraba pasado, no podría salvar el error de ningún modo, y si se quedaba corto, no haría nada para tratar de minimizar la pérdida de tiempo. En cierto modo es la antítesis del piloto al que sustituye, y salvo que siga con los progresos cuesta creer que se pueda mover en niveles de campeón del mundo con esos pequeños defectos. Pero incluso con ellos, ojo: Valtteri es rápido. Tanto como podía ser el propio Rosberg antes de medirse a Lewis. Que nadie piense que Bottas se va a quedar a medio segundo del tricampeón en todas las sesiones: el finés tiene calidad suficiente para vencer al inglés en los días malos de éste. Y su sobriedad, solidez y regularidad están fuera de toda duda. ¿Pero puede de veras iniciar una campaña por el título? Para ello deberá subir un poco el listón y demostrar que puede ser igual de regular en esa nueva altura. En el peor de los casos, Bottas conseguirá poner lustre en su trayectoria, con alguna victoria aislada, numerosos podios y una cuenta corriente saneada; en el mejor, podría alcanzar la gloria. No parece mal asunto para el de Nastola.

20170118 Wehrlein Mercedes

Hombre de Mercedes… pero no tanto como le gustaría: Pascal Wehrlein ha sido duramente descartado por Brackley y cuesta ser optimista para 2017. (Fuente: autobild.es)

¿Qué pasa con Williams y Pascal Wehrlein? Williams sabe perfectamente de qué va la Fórmula 1 y no es la primera vez que sabe sacar hasta el último euro de un contrato con un piloto que quiere correr para otros. El “Buttongate” de 2004-2005 sirvió para demostrar que la brutal inflexibilidad de Frank para liberar a Button en 2006 no era más que pura fachada para que Honda y Jenson se rascasen el bolsillo. 11 años después, su hija Claire no iba a romper el contrato con Bottas por “un descuentillo” en la factura de motores: según se cree, los propulsores Mercedes de la especificacion 2017 les saldrán completamente gratis. Un peaje a pagar por los alemanes debido a las complicaciones que le supone a Grove deshacerse de su primer piloto. Y es que en su sustitución tendrán que cargar con un Felipe Massa que, salvo sorpresa morrocotuda, no rendirá como debería haberlo hecho Valtteri. El brasileño fue inferior a su compañero en la primera parte de 2016, y su rendimiento cayó aún más a partir de Canadá, fecha en la que posiblemente el #19 se dio cuenta de que Lance Stroll iba a reemplazarle en 2017. Anunció su retirada, y ciertamente daba la sensación de que llegaba en el momento justo. Pero entonces surgió el asiento en Mercedes, Bottas se marchó para allá y Williams necesitaba a un piloto experto (“sugerencia” de su patrocinador principal Martini) al lado del canadiense. La única opción disponible era el propio Massa, que “vuelve” sin todavía haberse ido pero con notables dudas sobre su nivel actual (cerca de cumplir 36 años) y la motivación que pueda tener. Ciertamente, no parece el mejor de los negocios para Williams: su pareja de pilotos no promete grandes resultados para 2017 y además Felipe ha podido sacar un suculento trato debido a la falta de candidatos y al montante que Grove se ahorra en motores. Y mirar más por el dinero que por los resultados a la hora de decidir tus volantes supone entrar en una peligrosa espiral: si los pilotos no consiguen un buen puesto en el campeonato de constructores, habrá menos dinero, y tendrán que contratar a alguien con patrocinio para la factura que Mercedes sí les pasará en 2018, poniendo aún más en duda el rendimiento en la siguiente temporada, y así sucesivamente. Jordan y Sauber saben lo malo que es entrar en ese agujero. En cuanto a Pascal Wehrlein, una vez descartado de Mercedes, ni siquiera pudo quedarse con el premio de consolación que sería sustituir a Bottas en Williams; en 2017 correrá con un Sauber con motor de 2016 (ni siquiera Mercedes, haciendo aún más incomprensible esta unión) que difícilmente saldrá de Q1. No parece justo con un piloto que, a nivel de rendimiento, pareció moverse en la misma órbita que el Valtteri de 2016 y con un futuro más prometedor. Pero todos conocemos los rumores sobre el temperamento del alemán: presuntamente con una actitud algo engreída y con una difícil relación con sus ingenieros, que Force India eligiera a Esteban Ocon antes que a él y Mercedes haya renunciado a tanto dinero por no montarle en el W08 parecen suficientes pistas: algo no encaja con un Wehrlein que ha tenido un buen año de debut y que por resultados merece mucho más que un volante de cola.

Es por eso que, en principio, la decisión de Mercedes parece extraña: perder unos 15 millones de euros por el contrato cliente de motores y unos 4-5 más por la diferencia de caché entre Bottas y Wehrlein, teniendo en cuenta que la diferencia en talento puro aparenta ser pequeña (aunque Valtteri aporte un extra en cuanto a garantía), parece un negocio ruinoso. Y que Williams rescate a un piloto retirado para una temporada que no promete grandes resultados no se asemeja tampoco a la decisión más sabia del mundo. Pero obviamente ellos no lo consideran así, y han tenido fundados motivos para realizar estos negocios. Ahora sólo queda esperar y ver si a los dos les sale bien, uno sale más beneficiado que otro o el asunto es un desastre para ambos.

¿Crees que Mercedes acierta contratando a Valtteri Bottas? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

3 comments

  1. BrunO GuAs JiR · enero 21

    Pues ojalá no solo quede de segundon, y pueda darle algunas batallas a Hamilton con algo de agresividad.. al menos mas que Rosberg, contando que siga la continuidad del dominio de las flechas de plata; ¿si no es así que pasara?. No me explicaba que no subieran a Pascal, hasta que acabo de leer los rumores sobre su actitud, a lo mejor si es buena idea dejarlo un año mas en un equipo de cola para que trabaje un poco mas en eso y no tener a dos Hamiltons xD

    Me gusta

    • diezcilindros · enero 21

      Yo estoy seguro de que Valtteri puede ser casi tan rápido como Nico, y si tiene más de 1 temporada podría mejorar hasta ese nivel. Además, inevitablemente Lewis tendrá que empezar a claudicar aunque sea media décima en clasificación y cosas así (32 años), y eso podría acercar un poco a Bottas. Me sorprendería que Hamilton perdiera en cualquier comparativa a final de temporada, pero no creo que estén muy, muy distanciados, nada de medio segundo por vuelta ni cosas así.

      Me gusta

  2. 001 · enero 23

    Creo que la elección más apropiada era Hulkemberg, lo malo es que ya había firmado con Renault, y este no se los iba a ceder, en segundo lugar pondría a Pérez, pero este no iba aceptar un puesto si no le aseguraban que no iba a ser segundo y además su patrocinador principal no quiso, supongo porque ya había aportado a Force India para el desarrollo del auto 2017; la opción otra de Willians era revivir a Webber que me parece muy buen piloto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s