Cambio de ciclo en Woking

(Fuente foto de portada: soymotor.com)

Esta vez es de verdad. Después de un primer adiós voluntario en 2009 y de volver a McLaren en 2014, Ron Dennis se despide para siempre de su gran obra. Pero lo peor no es que en esta ocasión haya sido apartado por sus antes fieles accionistas, sino que tras 3 años de trabajo todavía no se atisba que Woking esté preparada para reinar. Su sucesor, Zak Brown, no hereda directamente su puesto sino que anuncia un cambio de organigrama que se traducirá en aún más demoras hasta que McLaren pueda volver a su hábitat: la victoria.

————————————————-

De la segunda escudería con más Grandes Premios, victorias, títulos y todos los registros imaginables de la Fórmula 1 se espera mucho. Como poco, que cuente con pilotos de primera y que pelee constantemente por los triunfos. Indudablemente, lo primero lo cumple: en las dos últimas temporadas ha tenido a dos campeones del mundo al volante, y en 2017 aparecerá un prometedor Stoffel Vandoorne que arrasó en la GP2. Pero en cuanto a los éxitos… ni el más acérrimo puede negar que hace más de 4 años de la última vez que un McLaren consiguió la gloria en un Gran Premio, y casi 3 sin pisar un podio. Es evidente que algo había que cambiar para devolver a Woking a la cabeza. Y nadie quedó a salvo. Ni siquiera la jefatura. Ron Dennis, el legendario líder del equipo, fue depuesto y su rol pasará a dividirse de acuerdo a un nuevo organigrama por definir. Su sustituto “parcial”, Zak Brown (a falta de más nombramientos que completen las funciones que desempeñaba Dennis), ya ha comenzado a dejar claro que McLaren ha pasado página. Un inocente mensaje de Twitter anunciando el nombre del coche de 2017 es suficientemente elocuente. Se llamará MCL32, y no MP4-32, pues la fórmula “P4” respondía a Project Four, el equipo de Fórmula 2 de Ron que acabó de algún modo fusionándose con McLaren. Eliminar la partícula “P4” implica, en efecto, que todos se están esforzando en que no quede ningún vestigio del hombre que construyó uno de los equipos más exitosos de la historia de la Fórmula 1.

20170205 Ron Dennis

El MTC de Norman Foster representa la excelencia que siempre ha guiado a Ron Dennis en la Fórmula 1. (Fuente: newspress.co.uk)

Adiós a Ron “si me pinchan, sangro McLaren” Dennis: una de las grandes personalidades del deporte, a Ron Dennis o le amas o le odias. Nunca quedó más claro que en 2007, cuando puso juntos al campeón vigente y a un joven con casco amarillo que no venía ni mucho menos a ser el número 2, y la situación explotó. ¿O acaso nos referimos a 1988, cuando ese mismo guion sirve para la rivalidad más famosa de la historia del deporte? Durante sus más de 30 años al mando de McLaren, Dennis convirtió al equipo en suyo y lo moldeó a su imagen y semejanza. Ron se caracteriza por la búsqueda constante de la excelencia y la perfección. No necesariamente en el sentido de “ganar doblando a todos”, sino en el de no tener puntos débiles en ninguna faceta: dos pilotos fuertes, una factoría descomunal, los acuerdos de patrocinio más valiosos del paddock… y eso obligaba a una meticulosidad rayana en la enfermedad. Cuenta Joan Villadelprat que en 1980, cuando quiso entrar a trabajar en Project Four, acudió hasta 11 veces a ver a Dennis, con 11 respuestas evasivas de éste para no contratarle, hasta que finalmente confesó: “tu imagen no entra con la imagen de mi equipo“. Villadelprat salió, se rapó la melena y al cabo de una hora volvió a Woking. “Empieza mañana“, fue la respuesta de Ron. Esa preocupación por las formas también se extendía a su lenguaje. Nació el “Ronspeak”, la pomposa y ligeramente pedante forma de hablar del patrón de McLaren (“así que, para volver a la especificidad de su pregunta, no voy a hipotetizar sobre qué podría haber cambiado si hubiera hecho las cosas de forma diferente, porque no creo que haya nada específicamente erróneo con la manera en que hemos hecho las cosas“) que sacaba de quicio a los periodistas. Pero ni mucho menos significa que Dennis fuera un robot sin alma. Preguntado al respecto, supo reírse de sí mismo y comentar sobre el “Ronspeak” que “la adhesión a un léxico homogéneo optimiza axiomáticamente la consistencia de los mensajes“. Y su grado de entrega más allá de las carreras (“la vida, incluso la vida empresarial, tiene muchísima más miga que ganar dinero“) muestra a un Ron increíblemente humano. Cuando Mika Hakkinen sufrió su accidente en Adelaida 1995 que le mantuvo en estado crítico, Dennis le ofreció desinteresadamente todo el apoyo médico que necesitase para recuperarse. Después de construir McLaren, Ron simplemente esperó el momento de, como él solía decir, “hacerse a un lado”. Preparó durante 20 años a Martin Whtimarsh para ese momento, que llegó a principios de 2009, unos pocos meses después de lograr el primer título para McLaren desde 1999. Pero la segunda década del siglo XXI pilló al equipo con el pie cambiado, debido al proyecto “a tiempo completo” de Mercedes en Brackley, y Ron sintió que tenía que volver para poder enderezar el rumbo. Pero su hora ya había pasado. La Fórmula 1 ya nunca más será un deporte en el que un solo hombre pueda llevar el timón.

20170205 Zak Brown

Desde el principio ha intentado borrar todo aquello que suene a Ron, ¿pero podrá Zak Brown reeditar el éxito de su predecesor?
(Fuente: elconfidencial.com)

Hola a Zak “no ganaremos en 2017” Brown: es por tanto el momento de los “Chief Executive Officer”. De los “Deputy Manager”. Del LinkedIn y los MBA. Ya no hay mecánicos que ascienden a los puestos directivos, como los propios Dennis o Villadelprat. Ahora es el turno de los empresarios. Pero Zak Brown tal vez sea el nombre que pueda aunar ambas cosas: un pasado como exitoso businessman pero también como amante de las carreras. En cuanto a lo primero, seguramente por lo que más se le conoce, Brown fundó Just Marketing International (JMI) y se convirtió en el gurú del patrocinio en el automovilismo. Tal vez su rol pueda recordar al del legendario John Hogan, responsable del patrocinio de Marlboro durante 3 décadas en el deporte (el más cuantioso de la historia), pero Zak más bien se encargaba de poner en contacto la miríada de empresas interesadas en entrar en F1 con los equipos para acordar una relación y llevarse una comisión por el camino. Por supuesto, ya coincidió con McLaren en muchos de esos tratos: Johnnie Walker, acuerdo clave firmado justo en el año de la prohibición de la promoción del tabaco (la principal vía de financiación del deporte desde los 70 hasta entonces), y Chandon, una contratación importante en esta etapa de malos resultados en que todos los sponsors salían corriendo, son las dos aportaciones más relevantes de Brown al equipo. Pero en lo relativo a su bagaje automovilístico, Zak sí que presenta un pasado en las carreras que puede dar confianza a todos aquellos que tal vez le vean como un “tiburón de los negocios” que simplemente quiere hacer dinero con la F1 y marcharse cuando no sea rentable. Brown no se graduó en la universidad, sino que se formó como piloto. Comenzó en el kárting en 1986 y ascendió como cualquier otro talento prometedor, pasando por la Fórmula Ford o la F3 británica. Aunque estaba claro que nunca llegaría a la Fórmula 1, Zak pudo aprovechar los beneficios de JMI para costearse su entretenimiento, y hasta 2013 corrió regularmente en todas partes: FIA GT, American Le Mans, Ferrari Challenge, Le Mans Classic, Blancpain Series o el británico de GT. Pero poco a poco comenzó a barruntar un papel más implicado en la F1, y eso significaba decir adiós primero al volante y luego a su compañía. Justo cuando Liberty Media anunció la adquisición del deporte, Zak abandonó su puesto en CSM (que anteriormente había adquirido Just Marketing) y todos le situaron como candidato al rol de “el nuevo Bernie”. Pero fue una cortina de humo: su proyecto estaba en Woking, y consistía en resucitar al gigante dormido. La última jugada de Ron, traer a Jost Capito, salió rana: Ron, y con él Capito, fueron cesados y Brown fue nombrado director ejecutivo. Pero con Jonathan Neale como COO y el puesto de CEO aún vacante, todo parece indicar que el californiano no será un nombre en la cúspide, sino que representará la nueva forma de hacer las cosas en el mundo empresarial: un pequeño comité ejecutivo, dividido en ámbitos especializados, que responda ante la junta de accionistas. Sus primeros meses han estado repletos de prudencia: aunque no es nuevo en el paddock, tiene mucho que aprender sobre la dirección de un equipo. Por un lado, se encargará de la faceta económica del equipo (ya se ha puesto manos a la obra para encontrar un sponsor principal para 2018); por otro, él será la cara visible por encima de Éric Boullier, y en sus apariciones en prensa ya se ha encargado de disminuir las expectativas para 2017. En el plan original de Ron Dennis, esta tercera temporada con Fernando Alonso y Honda era la del asalto al título. Pero con el nuevo terremoto organizativo, ahora se retrasa: “Alonso tendrá en 2017 un chasis decente“; “2018 será el año del cambio“. Todavía es demasiado pronto para adivinar cómo intentará Brown devolver la grandeza a McLaren, pero sin duda dice mucho de él que se haya atrevido a tamaña empresa. Veremos.

2017 está siendo por tanto un año de decisiones importantes. Al adiós de Bernie se le suma el de Ron, y eso sólo puede significar que la vieja guardia comienza a ceder sus bártulos y a dejar paso a las personas que construirán la Fórmula 1 del futuro. Cada uno en su nivel, tanto Ecclestone como Dennis escribieron la historia del deporte. En el caso de Ron, convirtió a McLaren en un equipo que, hasta la llegada de Michael Schumacher a Ferrari, era el más exitoso de la historia del deporte. E igual que Chase Carey tiene que recurrir a 2 personas más a su lado para intentar dirigir la F1, Zak Brown necesitará del apoyo de Neale y un CEO por contratar para intentar resucitar a McLaren. En cualquier caso, es la confirmación de que los tiempos de un solo hombre han acabado. Personajes como Ron nunca volverán a reinar en la Fórmula 1.

¿Crees que McLaren echará de menos a Ron Dennis? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s