Objetivo top-5

(Fuente foto de portada: motorsportweek.com)

TORO ROSSO

(Fuente: @ToroRossoSpy)

Nombre completo: Scuderia Toro Rosso
Sede: Faenza, Rávena, Italia
Jefe de equipo: Franz Tost
Director técnico: James Key
Nombre del coche: STR12
Motor: Renault
Pilotos probadores: Pierre Gasly, Niko Kari

Primer GP: Bahrein 2006*
GGPP disputados: 206*
Victorias: 1 (0,5%)
Poles: 1 (0,5%)
Podios: 1 (0,2%)
Vueltas rápidas: 1 (0,5%)
Títulos mundiales de pilotos: 0
Títulos mundiales de constructores: 0

*Datos del equipo como Toro Rosso. Antiguamente, Minardi.

————————————————-

Desde que Red Bull decidiera salvar Minardi por la vía más rápida (encargarse directamente del equipo), Faenza ha sido uno de los lugares más interesantes de la Fórmula 1. Su estatus de cantera de la escudería grande nos ha permitido ver con cierta regularidad a numerosos pilotos debutantes que aportan savia nueva al campeonato. A día de hoy, su alineación es el fruto de su última camada de novatos, que se estrenó en Australia 2015: Max Verstappen irrumpió con tal fuerza que ascendió a Red Bull y de ahí vino rebotado Daniil Kvyat; su compañero, Carlos Sainz, confirma que mimar a los pilotos desde la base puede producir un resultado fenomenal cuando éstos llegan a la máxima categoría. Y gracias a ello, la escudería italiana está sólidamente asentada en la media parrilla, con visos de poder aspirar en alguna carrera suelta a repetir lo que Sebastian Vettel logró hace ya 9 temporadas: un éxito sonado.

El STR12 destaca por su novedosa decoración, pero tiene algún que otro detalle muy interesante a nivel aerodinámico. (Fuente: motor.es)

Claro que desde 2014 Toro Rosso ha ido dando tumbos en un aspecto fundamental: el motor. Su chasis ha sido siempre de bella factura, con un rendimiento aerodinámico notable, pero el corazón que impulsa a la máquina nunca ha estado en la élite desde que se introdujo la configuración V6 turbo híbrido. Primero penaron con Renault, y tras el horrible 2015 decidieron pasarse a Ferrari, pero llevando la unidad del año anterior. Justo entonces la Régie mejoró y superó a su anticuada unidad de potencia, así que STR volvió a contratar a la marca francesa para 2017 en adelante, confiando en que con un motor actual podrán luchar de tú a tú por conseguir el objetivo que tienen entre ceja y ceja desde hace años: la 5ª posición por equipos. Así que cuando el STR12 con caballería francesa se puso en la pista para la pretemporada, había muchas expectativas. Y no todas se han colmado. De momento, Toro Rosso deja una sensación de “sí, pero no”. El chasis es bonito, elegante y con una decoración novedosa, pero el equipo no ha arriesgado en exceso con la nueva normativa. Su sidepod lateral escalonado parece interesante, pero su gran deflector no parece muy elaborado. Y a nivel de propulsión, Renault no ha confirmado todo lo que se esperaba al dar numerosos problemas con su ERS. Se espera que esté solucionado para el GP de Australia, y entonces veremos si los notables registros de velocidad punta de Red Bull se deben a la línea “limpia” del RB13 o es que realmente el motor es tan competitivo como el Mercedes o el Ferrari. Toro Rosso cree que siguen teniendo un déficit en las rectas, pero menor que el del año pasado. Por tanto, hay motivos para pensar que podrán mejorar esa 7ª plaza en el campeonato de constructores que llevan repitiendo desde 2014.

De todos modos, el objetivo último de Toro Rosso no es pelear por ganar. Su labor es claramente la de servir de “jardín de infancia” para los muchos pilotos que Red Bull tiene en su agenda. Actualmente son Carlos Sainz y Daniil Kvyat, pero ya hay muchos llamado a la puerta. Pierre Gasly, campeón de la GP2 el pasado año, tuvo muchas opciones de relevar al ruso para esta temporada; de momento se queda en el banquillo pero es el siguiente en la lista. Niko Kari y Sérgio Sette Câmara no andan lejos, y Dan Ticktum, Neil Verhagen y sobre todo Richard Verschoor podrían llegar a medio plazo. A veces, puede parecer que STR es una trituradora de pilotos. Pero no es más que el final de la Odisea que es la cantera de Red Bull. Y dada la cantidad de futuras estrellas que traen al deporte… pues que así sea.

EL 2017 DE TORO ROSSO EN TRES CLAVES

¤ Al fin parece que tendrán un motor a la altura de su chasis… si consiguen solucionar esos problemas de fiabilidad. ¿Les permitirá subir al podio por primera vez desde 2008?
¤ Daniil Kvyat tuvo un 2016 espantoso desde su durísimo descenso desde Red Bull, y STR prácticamente compitió con un solo coche. ¿Demostrará el ruso haberse recuperado del bache?
¤ La falta de dirección técnica por la inexperiencia de sus pilotos puede lastrarles. Y en un año lleno de novedades, el problemá podría amplificarse.

#26 DANIIL KVYAT: Sobrevivió a un año durísimo

(Fuente: mundodeportivo.com)

Nombre completo: Daniil Viacheslávovich Kviat
Fecha de nacimiento: 26 de abril de 1994 (22 años)
Lugar de nacimiento: Ufa, Baskortostán, Rusia

Primer GP: Australia 2014 (P: 8º. C: 9º)
GGPP disputados: 59
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 2 (3,4%)
Vueltas rápidas: 1 (1,7%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2013: Piloto probador de Toro Rosso
2014: Piloto de Toro Rosso
2015-2016: Piloto de Red Bull
2016-?: Piloto de Toro Rosso

Así pilota Daniil Kvyat: onboard.

Daniil Kvyat parecía no tener absolutamente ninguna opción de continuar en la Fórmula 1 en 2017. Después de la “tropelía” que montó en la salida de su GP de casa, llevándose puesto hasta en dos ocasiones a Sebastian Vettel, el ruso fue degradado a Toro Rosso en una maniobra que acaba con la carrera de cualquiera. De mayo en adelante, el #26 vagó como alma en pena por los circuitos, a muchísima distancia de su compañero e incapaz de mostrar un mínimo de ritmo. Mentalmente, estaba KO. Sin embargo, llegó el GP de Singapur, un lugar en el que su STR11 rendiría moderadamente bien, y de repente se encontró delante de Max Verstappen, el hombre que le había bajado de su volante en Red Bull. Era un duelo muy especial, y Kvyat recuperó el ardor. Se hizo enorme, impidió que el holandés pasara adelante y Daniil ganó una batalla psicológica. De ahí al final estuvo mucho más en el ritmo de Sainz y se ganó in extremis su renovación para 2017. Se había librado.

Red Bull ha sido quien ha llevado a Kvyat a la Fórmula 1… pero también quien casi le enseña la puerta de salida. (Fuente: soymotor.com)

Analizándolo fríamente, la decisión de bajar del RB12 a Kvyat estaba justificada sólo a medias. En 2015 había sumado más puntos que Daniel Ricciardo y sólo una carrera antes de ese fatídico GP de Rusia había subido al podio en China. Pero lo cierto es que su velocidad no parecía en general suficiente (Daniel le apabulló en las cuatro primeras clasificaciones) y su inestabilidad seguía siendo elevadísima. Y ese, y no otro, ha sido siempre el problema del ruso. Desde el minuto 0, Kvyat ha parecido vivir siempre en el límite. Su conducción, de entrada agresiva, corrección y tracción casi en contravolante, le permitía ser rápido pero inconstante. No resulta nada raro ver al de Ufa metiendo una rueda en la tierra o salvando una derrapada. Lo más inmediato sería decir que Kvyat sería por tanto un piloto de vueltas rápidas, al que le saldrían brillantes giros en clasificación pero sería incapaz de aguantar 60 vueltas sin cometer un error. Pero en realidad sus fallos vienen de forma totalmente aleatoria. Lo mismo se tira dos GP enteros sin problemas que los enlaza en cuestión de minutos. Por lo general su frecuencia aumenta, como es obvio, cuando más presión hay, y es por eso que ni siquiera puede considerarse un genio los sábados. En definitiva, un hombre con imán para los accidentes. Pero parece que Kvyat ha reiniciado mentalmente, y desde aquel día en Singapur se ha vuelto un hombre más calmado. Ha aflojado el pedal y por consiguiente ha pasado a competir mejor. Ya no es necesario tratar de pasar cada curva batiendo un récord. Toro Rosso supo reconocérselo y por eso sigue aquí, si bien también influye que en un año con tantas novedades el equipo necesitaba experiencia al volante.

Si mantiene ese enfoque algo más tranquilo, la nueva normativa podría venirle bien. Podrá tirar a tope y siempre tendrá una cucharadita extra de agarre y unos neumáticos que se lo permitirán. Podrá vivir más en el lado correcto del límite. Pero de todos modos, muy bien lo tiene que hacer en 2017 para poder progresar en la Fórmula 1. Para empezar, tendría que batir a su compañero de equipo. Si no lo hace, Pierre Gasly entrará en Toro Rosso (y no sería descartable que sucediera a media temporada). Su única opción pasaría por tanto porque Sainz fuese atraído por una oferta muy suculenta y Toro Rosso necesitase al ruso al lado de Gasly. Pero si consigue imponerse al madrileño… un nuevo horizonte se le abriría. Sería la consumación de una resurrección que, en muchos momentos, pareció imposible. Un año clave para el bueno de Daniil.

EL 2017 DE DANIIL KVYAT EN TRES CLAVES

¤ Su único objetivo será mantener la línea desde Singapur en adelante: compitió de tú a tú con Sainz, a quien ya batió en GP3, y podría confirmar sus buenas impresiones de 2014-2015.
¤ La nueva normativa de 2017 podría ayudarle a ganar confianza cuando pilote en el límite. Seguramente sus defectos se camuflen y quede protegido de errores.
¤ Todavía no es momento de pensar en su futuro. Kvyat debe centrarse en las primeras carreras y, de ahí en adelante, ver qué sucede de cara a 2018. Pero sin agobiarse.

#55 CARLOS SAINZ: El piloto deseado por medio paddock

(Fuente: mundodeportivo.com)

Nombre completo: Carlos Sainz Vázquez de Castro
Fecha de nacimiento: 1 de septiembre de 1994 (22 años)
Lugar de nacimiento: Madrid, España

Primer GP: Australia 2015 (P: 7º. C: 9º)
GGPP disputados: 40
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 0 (0%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2015-?: Piloto de Toro Rosso

Así pilota Carlos Sainz: onboard.

Lo injusto de la Fórmula 1 es que solemos juzgar el rendimiento de los coches y los pilotos utilizando sólo una referencia válida: la del compañero de equipo. Y Carlos Sainz tuvo la mala fortuna de emparejarse en su debut junto a Max Verstappen, alguien que desde el primer día dio la sensación de ser una futura estrella. Por ello, cuando muchos vieron que Max casi triplicó en puntos a Carlos en su primera temporada y que, tras las 4 primeras carreras de 2016, el holandés había puesto una velocidad de crucero difícilmente alcanzable por el #55, prácticamente descartaron a Sainz de la posibilidad de ser un piloto puntero en el futuro. Pero había señales de que en el madrileño había talento, como ese 10-9 frente a Max en parrilla en 2015. Que era un gran piloto simplemente opacado por una estrella. Y de repente, en ese GP de España que cambió la vida de Verstappen y Kvyat, Sainz explotó. Una espectacular P6 (el mejor resultado de su trayectoria) para demostrar al mundo, ya sin la losa del holandés, que él también tiene un gran porvenir en la Fórmula 1.

Tras un primer año algo eclipsado por Max Verstappen, Carlos Sainz se ha confirmado como un piloto a tener en cuenta en el futuro.
(Fuente: soymotor.com)

Ese GP de España en el que, a pesar de ya no compartir equipo, Max se empeñó en volver a eclipsarle, sirvió para descubrir un nuevo Carlos. Un Carlos… ¿”liberado”? que dio rienda suelta a su talento. En 2015 y ese inicio de 2016, el hijo del bicampeón del mundo de rallys parecía un piloto rápido los sábados, con un estilo basado (además de en ese característico dedo índice derecho sobresaliendo por encima del volante) en los reflejos, el gas demasiado pronto y por tanto el sobreviraje, que era incapaz de conseguir hacer durar sus gomas los domingos. Sin embargo, como por ensalmo, Sainz brilló aquel domingo en Montmeló y acabó 6º yendo a 2 paradas, con un ritmo sensacional y ni una muestra de degradación. Aquel día le transformó, y desde entonces se metió en una brillante racha de carreras en los puntos (6 de 7, fallando sólo en Bakú). Sabiéndose líder del equipo, destruyó a Kvyat y acumuló una serie de puntos con la que intentó defender la P6 de Toro Rosso de la amenaza de McLaren. Lamentablemente, el motor Ferrari de 2015 comenzó a quedarse cortísimo, una evolución aerodinámica en Alemania funcionó rematadamente mal y Sainz sólo pudo puntuar dos veces más, ¡pero vaya dos! Una fue en Estados Unidos, donde lo bordó metiéndose en Q3 y luego acabando 6º tras un icónico duelo con Fernando Alonso, y la otra en Brasil, donde repitió posición bajo el diluvio en São Paulo, sin cometer un error. Lo cierto es que la pasada temporada le ha servido de confirmación (y de paso demuestra a muchos lo importante que es darle una segunda oportunidad a un piloto para demostrar su verdadero valor), y le ha ayudado a pulir algunos de sus defectos. Seguramente, su cuerpo a cuerpo siga siendo algo timorato si lo comparamos con el de Verstappen o incluso Kvyat: le cuesta lanzarse. ¿Pero cuánto de eso podría solucionarse si el motor Renault está mucho más cerca de la competencia que lo que ha tenido Sainz estos años?

Tan bien lo hizo el español en 2016 que su reputación y caché se ha disparado. Se le relacionó con un prometedor volante en Renault, pero Red Bull decidió renovarle un año más y mantenerle en Toro Rosso. No le han financiado su carrera para dejarle ir tan pronto. Gente que sabe de esto como Alain Prost dice que le gustaría verle en Ferrari, palabras mayores. Sainz, abrumado, tuvo que agradecer las palabras del tetracampeón, pero él debe centrarse en 2017. En sumar todos los puntos posibles. En batir a Daniil Kvyat. En conseguir, si una carrera se presenta así de golosa, ese primer podio. Para 2018 y el ascenso en la escalera de la Fórmula 1 ya habrá tiempo.

EL 2017 DE CARLOS SAINZ EN TRES CLAVES

¤ Su drástica evolución en su estilo y mentalidad, casi de una carrera a otra, denota que Sainz tiene una gran velocidad de aclimatación, algo que le vendrá bien con las nuevas normas.
¤ Tras la resurrección de Kvyat, el ruso le batió 4-2 en clasificación, el arte favorito de Carlos. El #55 tendrá que reforzar su aplicación en esta tarea para mantenerse por delante de Daniil.
¤ Será inevitable que se le relacione con nuevos volantes en 2018. Pero para eso estarán los mánagers y su figura paterna deberá ayudarle a descargar ese runrún. Carlos que se centre en pilotar, que lo sabe hacer muy bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s