El segundo año es el duro

(Fuente foto de portada: tecnicaformula1.com)

HAAS

(Fuente: haasf1team.com)

Nombre completo: Haas F1 Team
Sede: Banbury, Oxfordshire, Reino Unido*
Jefe de equipo: Günther Steiner
Director técnico: Rob Taylor
Nombre del coche: VF-17
Motor: Ferrari
Pilotos probadores: Santino Ferrucci

* Base de carreras. Su sede se encuentra en Kannapolis, Carolina del Norte, Estados Unidos.

Primer GP: Australia 2016
GGPP disputados: 21
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 0 (0%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales de pilotos: 0
Títulos mundiales de constructores: 0

————————————————-

Haas llegó hace apenas 12 meses a la Fórmula 1 y se encontró con el rechazo de una parte de los aficionados puristas, que decidieron ningunearles al considerarles un equipo “Ferrari B”. En cierto modo, los americanos se iban a presentar en la máxima categoría con una definición de “constructores” cogida muy por los pelos: motor, suspensiones, transmisión… ¡hasta el volante era el de Ferrari! Gene Haas dijo sin necesidad de ruborizarse que subcontratarían todo lo que les dejase el reglamento. Y como la única norma a cumplir es que no pueden usar el mismo diseño del chasis que otro equipo, Haas llamó a Dallara, que no trabaja para nadie más, y les pidió que le hiciera el VF-16… usando el túnel de viento de Maranello, obviamente. Pero para su primera temporada no se veían obligados a cumplir los límites de recursos que marca la FIA. Tal vez por ello, al inicio consiguieron algunos resultados sonados. Pero conforme avanzó el año se quedaron atrás, anclados en la Q2. Y en 2017 ya no tienen ninguna prebenda. Ni siquiera el aprecio extra del debutante. Ya son un equipo más, y tendrán que luchar como tales. Y el refranero del paddock dice que el segundo año es el más duro para una escudería. ¿Qué le espera a Haas en 2017?

Demasiado oscuro para el gusto de muchos, el VF-17 ha ido de más a menos en esta pretemporada. (Fuente: motor.es)

Parte del escepticismo inicial se confirmó cuando Haas acabó en P6 en Australia y P5 en Baréin. Pero no porque el VF-16 fuera el SF15-T repintado, como decían sus detractores. Sino porque su acierto táctico fue brutal (con una cucharadita de suerte, claro). Romain Grosjean y la estratega Ruth Buscombe se convirtieron en los nombres de moda. Pero las carencias aerodinámicas del chasis se hicieron evidentes ya desde China y el resto del año sólo pudieron sumar puntos en las carreras accidentadas. Además, Buscombe se mudó a Hinwil y Haas echó de menos ese instinto para transformar sus posiciones en parrilla en puntos, y no en desesperantes P11. Con los deberes hechos ya en abril, los americanos se centraron en 2017 y fruto de su trabajo ha llegado el VF-17. El coche replica el morro corto de su predecesor, y por lo demás ciertamente no parece muy radical. En un año de libres interpretaciones de deflectores, em>sidepods y aletas de tiburón, el nuevo Haas parece muy conservador. Un alerón delantero relativamente convencional, una deriva lateral muy simple, un deflector muy bajo y apenas un aletín en la carrocería donde otros equipos cuentan con miles de ranuras y perfiles alados que denotan, al menos, más recursos invertidos en CFD y túnel de viento. Obviamente, el presupuesto de Haas es limitado y no se puede pedir que marquen la pauta. En cualquier caso, su rendimiento en la primera semana de pretemporada fue notable, y parecían en cabeza de la media parrilla. Sin embargo, este fenómeno ya lo vivimos en 2016: tras unos días iniciales prometedores, la semana final fue bastante más problemática. Y este año parece haberse repetido la tendencia: el VF-17 sigue en esa pelea por la media parrilla, pero ahora parece estar en la parte de atrás, sobre todo después de unos problemas de frenos bastante extraños que sólo parecen afectar a Grosjean. Tal vez sólo tenga a dos equipos por detrás. Y seguramente eso no sea muy ilusionante.

De hecho, la mentalidad de Haas también fue objeto de críticas, pues el patrón Gene dijo algo así como que no estaban en la Fórmula 1 para ganar, sino para aumentar las ventas de sus máquinas de control numérico, la actividad industrial que es la labor fundamental de su empresa. No suena muy “racing“, pero cualquiera que siga la NASCAR sabrá que Haas es un nombre ganador, con dos títulos de la Sprint Cup. Es decir, que su objetivo principal sea vender máquinas no le convierte en menos que Mercedes o Renault, que están en F1 para vender coches. Y nadie duda del espíritu de competición de estos dos. Así que con la conveniente financiación y con alineaciones bastante profesionales de pilotos, los yankees podrían haber venido para quedarse muchos años. Y quién sabe hasta dónde llegarán.

EL 2017 DE HAAS EN TRES CLAVES

¤ El segundo año tiene cosas más duras con respecto al primero. Se pierde el extra de ilusión por debutar, el equipo ya no tiene la “suerte del principiante” y la afición rebaja su aprecio por el novato…
¤ … pero sin duda habrá aspectos donde Haas mejorará. Un año de experiencia en carreras ayudará a tomar mejores decisiones y a solucionar los problemas más rápido en el fragor de la batalla.
¤ Los problemas que Grosjean está padeciendo con Brembo obligan al equipo a cambiar a Carbone Industrie. ¿Se resentirá la evolución del VF-17 si este detalle, nunca mejor dicho, les “frena”?

#8 ROMAIN GROSJEAN: Aspira a cotas mayores

(Fuente: bleacherreport.com)

Nombre completo: Romain Grosjean
Fecha de nacimiento:
17 de abril de 1986 (30 años)
Lugar de nacimiento: Ginebra, Suiza*

* Su nacionalidad es francesa.

Primer GP: Europa 2009 (P: 14º. C: 15º)
GGPP disputados: 104
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 10 (9,6%)
Vueltas rápidas: 1 (1%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2009: Tercer piloto de Renault. Piloto de Renault (7 GGPP)
2012-2015: Piloto de Lotus
2016-?: Piloto de Haas

Así pilota Romain Grosjean: onboard.

Tres fases componen la trayectoria de Romain Grosjean en la Fórmula 1. La primera fue muy breve, pues su debut en 2009 sólo duró las últimas 7 carreras del campeonato. En aquella etapa, a bordo de un R29 bastante mediocre, Grosjean fue “míster trompo”, con 3 ó 4 errores graves por GP. Tampoco dio una notable impresión de velocidad, claro que al lado de Fernando Alonso eso era bastante complicado. Romain bajó a la GP2 y, tras ganarla en 2011, encontró un volante en Lotus que daría comienzo a su segunda fase. Ahora sí tenía un monoplaza en el que demostrar su rapidez, y de hecho estrenó sus vitrinas con 3 podios en las 11 primeras carreras. Pero una después de su última visita al cajón, en Bélgica, Romain cristalizó el defecto que seguía teniendo: su conducción era temeraria. Llegó su exclusión por una carrera, un golpe durísimo que sin duda obliga a cambiar. Y Grosjean cambió: contrató ayuda psicológica y se calmó. Y a partir de 2013, entró en su tercera y actual fase: un piloto mucho más sosegado, rápido y regular. En definitiva, un piloto mejor.

Grosjean siempre ha sido rápido y cada día es más constante. En 2013 ya demostró estar en la órbita de gente como Räikkönen.
(Fuente: soymotor.com)

Haas contrató al francés (nacido en Suiza) porque necesitaba a alguien que le garantizase puntos, algo que 3 años antes hubiera sonado a chiste. Pero es que el #8 es justamente eso: alguien que ahora sabe aprovechar el potencial del coche y es capaz de meterlo en el top-10 cuando huele la posibilidad de hacerlo. La prueba más clara es que los 29 puntos del equipo americano en 2016 fueron conseguidos por él, 28 de ellos logrados en las 4 únicas carreras que, en la primera mitad de temporada, presentaron una opción de puntuar para Haas. En esos GGPP iniciales, Grosjean demostró la calidad de su pilotaje. Lejos de esa impulsiva conducción en las fases tempranas de su trayectoria, ahora Romain es simplemente “agresivo”. Reactivo. Un piloto de reflejos, pero dentro de unos márgenes competitivos y lógicos, igual que lo era Rosberg. Romain ha adoptado además un enfoque algo más versátil, como esperando a lo que el coche le diga una vez se ha pisado el freno y se hace el aporte inicial. En curva rápida se ha matizado bastante, pero en los giros lentos aplica primero un movimiento inicial pequeño y luego uno muchísimo más decidido en el vértice. Su temporada, eso sí, evolucionó negativamente. Después de aplastar a Esteban Gutiérrez al principio, luego “se dejó llevar” y el mexicano comenzó a batirle. En Japón, donde el VF-16 encontró el rendimiento al fin a su nuevo alerón delantero, no supo transformar la P7 en parrilla en una plaza de puntos. Y en Brasil, tras repetir dicho lugar en clasificación, se estrelló en la vuelta de preparrilla bajo la lluvia y no pudo participar en la carrera.

La pregunta es, por tanto, si esas pequeñas desconexiones fueron fruto del trabajo hecho demasiado pronto, o si por el contrario Romain ha bajado el nivel. Lo lógico, dado que el #8 apenas tiene 30 años, es que no haya motivos para la preocupación. En 2017 debería volver a ser tan competitivo como lleva demostrando desde esa segunda mitad de 2013, en la que batió a Kimi Räikkönen. Los coches posteriores apenas le han permitido pisar una vez más el podio (Bélgica 2015, tres años después de su punto de inflexión), pero su forma de acabar con las carreras de Pastor Maldonado y de Gutiérrez indican que el francés, si pudiera, sería un piloto muy a tener en cuenta. Dicen que entró en Haas para acercarse a Ferrari. ¿Habrá un volante en 2018 esperándole en Maranello?

EL 2017 DE ROMAIN GROSJEAN EN TRES CLAVES

¤ Grosjean ha confirmado que, si necesitas puntos y tu coche es de Q2, es alguien con quien contar para que sepa sacarle rendimiento. Etiqueta de gran piloto.
¤ Sin embargo, esas carreras finales de 2016 no fueron muy brillantes. ¿Distracción por tener el objetivo cumplido… o una tendencia latente a los errores que aún no se ha erradicado? Suponemos que lo primero.
¤ Romain será otro de los pilotos que deba moverse en el mercado para 2018. Podría haber retiradas y/o cambios de equipo en volantes superiores al suyo, y tiene talento para ascender por la parrilla.

#20 KEVIN MAGNUSSEN: No termina de dar el golpe

(Fuente: formula1.com)

Nombre completo: Kevin Jan Magnussen
Fecha de nacimiento:
 5 de octubre de 1992 (24 años)
Lugar de nacimiento: Roskilde, Zealand, Dinamarca

Primer GP: Australia 2014 (P: 4º. C: 2º)
GGPP disputados: 41
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 1 (2,4%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2014: Piloto de McLaren
2015: Tercer piloto de McLaren. Piloto de McLaren (1 GP)
2016: Piloto de Renault
2017-?: Piloto de Haas

Así pilota Kevin Magnussen: onboard.

Pocos juicios fueron más apresurados que aquel que definía a Kevin Magnussen como “el nuevo Hamilton”. El inglés acabó 3º en su debut en Albert Park con el segundo mejor coche; Kevin, con un McLaren bastante peor, acabó 2º. Titulares de oro para el danés… que 36 meses después sigue manteniendo Australia 2014 como su mejor carrera hasta la fecha. En dicho año demostró velocidad en clasificación pero un desempeño pobre en carrera (sobre todo en lo relativo al cuerpo a cuerpo, bordeando la legalidad por el lado equivocado), y con la necesidad de traer a un piloto enorme con el debut de Honda, Magnussen se bajó del asiento. Daba la sensación, como decíamos ayer de Carlos Sainz, que el #20 se merecía una segunda oportunidad para calibrar del todo su talento. Y la pérdida del patrocinio de Pastor Maldonado le abrió la puerta en Renault. Pero en el global de la temporada, “KMag” volvió a ser un tanto insípido. ¿A la tercera irá la vencida?

Sus dos años en McLaren y Renault ni mucho menos han colmado las expectativas. ¿Demostrará al fin Magnussen su talento a la tercera tentativa? (Fuente: motor.es)

Magnussen batió a Palmer en clasificación (12-9) y en puntos (7-1), pero dado que 6 de estas unidades fueron en una sola carrera, Rusia, lo cierto es que el balance es sorprendentemente igualado habida cuenta de que Jolyon era un debutante en la categoría y el británico tampoco parecía tener madera de campeón del mundo. Un verdadero talento tendría que haberle batido con comodidad. Sin embargo, Kevin no convenció. Su pilotaje parece seguir los designios de los Hamilton o los Verstappen en cuanto a progresividad con el volante, pero está claro que carece del mismo tacto para la frenada y sobre todo para la coordinación de sus extremidades. Donde los punteros apuran hasta el límite y aumentan y reducen sus tasas de pedal y dirección en perfecta armonía, el danés se queda un pelín corto. Fases sin tocar ni acelerador ni freno, velocidad en el vértice un poco demasiado baja… da la sensación como si Magnussen no llegase al límite. O incluso como si no estuviera sacando el máximo de sus reglajes. Es por ello que algunos incluso señalan un déficit de aplicación, y Renault pareció acabar bastante descontenta con el #20 en ese aspecto. Lo cierto es que a pesar de no “parecer” despiadadamente rápido (porque en el fondo lo es, no hay más que ver su buen papel los sábados en 2014), sí comete costosos errores. Es por todo ello que Magnussen no parece estar en la élite: falta constancia y evolución. Ni mucho menos hay que buscar explicaciones por ejemplo en su estilo de vida (como a veces se hace en otros deportes), pues lo desconocemos y seguramente no tenga nada que ver con su rendimiento; simplemente, tal vez escasee en su capacidad de trabajo en el coche, no por voluntad sino por talento.

Pero la materia prima está ahí, o eso parece. McLaren lo vio (acababa de ganar las World Series), Renault también y Haas vuelve a confiar en él. Parece como ese típico futbolista al que se le ve el talento a raudales pero le queda un punto de cocción, alguna arista por pulir, y todos los entrenadores están convencidos de que ellos conseguirán extraer su potencial. Así que Günther Steiner y compañía estarán por esa labor en 2017. Por ver si debajo del actual Kevin Magnussen hay un futuro campeón del mundo, y eso que se vio en Australia 2014 no fue un accidente. Si Haas rasca y siguen sin encontrar más que la versión actual de Kevin, mucho nos tememos que ya no habrá más oportunidades en la élite para el danés.

EL 2017 DE KEVIN MAGNUSSEN EN TRES CLAVES

¤ Renault dijo de Magnussen que “carecía de disciplina y ponía demasiadas excusas” (obviamente tras romper su relación con él). Tal vez ése sea el problema fundamental del danés, y tocará corregirlo en 2016.
¤ En efecto, quizá Kevin sólo necesite ponerse a tono mentalmente y aprender el trabajo en equipo: su conducción parece talentosa y su potencial debería emparejarle con los grandes.
¤ Magnussen dijo que abandonó Renault teniendo una oferta de renovación de contrato porque no le ofrecían “estabilidad”. ¿Significa eso que Kevin cuenta con la seguridad de seguir en F1 en 2018?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s