Una temporada que no pinta bien

(Fuente foto de portada: youtube.com)

SAUBER

(Fuente: formula1.com)

Nombre completo: Sauber F1 Team
Sede: Hinwil, Zúrich, Suiza
Jefa de equipo: Monisha Kaltenborn
Director técnico: Jörg Zander
Nombre del coche: C36
Motor: Ferrari (2016)
Pilotos probadores: Tatiana Calderón

Primer GP: Australia 1993
GGPP disputados: 354*
Victorias: 0 (0%)*
Poles: 0 (0%)*
Podios: 10 (1,4%)*
Vueltas rápidas: 3 (0,8%)*
Títulos mundiales de pilotos: 0
Títulos mundiales de constructores: 0

*No se incluyen los datos del período 2006-2009, donde BMW Motorsport era la propietaria del equipo. Sí se cuentan los datos del año 2010, a pesar de llamarse BMW-Sauber, pues Peter Sauber volvía a ser el propietario.

————————————————-

Por un lado, los equipos privados representan la oportunidad de vencer a las grandes corporaciones con escasos medios; el espíritu de competición sin necesidad de justificar gastos ante una junta más preocupada por las ventas de coches; el compromiso a largo plazo con el deporte porque éste es su modus vivendi. Sin embargo, los equipos privados también tienen una cara B. Pilotos de pago, condena a la parte de atrás de la parrilla, desesperante escasez de medios y, fundamentalmente, el temor permanente a tener que vender en cualquier momento. Los garajistas, McLaren, Jordan o Force India forman parte del primer grupo; lamentablemente Sauber, la cuarta escudería en activo con más Grandes Premios en la historia de la Fórmula 1, pertenece al segundo. Y 2017 no parece que vaya a ser el año en que actúe de “matagigantes”.

Su chasis no tiene mala pinta en lo estético, pero se nota la falta de recursos. Y ese motor de 2016 será un lastre importante.
(Fuente: motorsportweek.com)

En 2016, la escudería suiza estuvo muy cerca de desaparecer. A principios de año el nuevo coche tardó en estar disponible (y eso que era prácticamente idéntico a su predecesor) y los salarios se pagaron con retraso en varios casos. En abril, el rumor de que Alfa Romeo compraría su plaza en F1 era notable. Pero no fue hasta julio que llegó la salvación: el grupo Longbow Finance adquirió el equipo, se aseguró de mantener el nombre y comenzó a invertir para solucionar los déficits del equipo. Lo primero que hizo fue asegurar que nadie se quedase sin su sueldo, algo que animó a personas como Jörg Zander, Xevi Pujolar, Ruth Buscombe o Nicolas Hennel de Beaupreau a fortalecer el departamento técnico y estratégico del equipo. Sin embargo, el nuevo grupo inversor tampoco es el Roman Abramovich de la Fórmula 1, y las apreturas siguen siendo evidentes. La más palmaria fue el hecho de que el C36 de 2017 no tendrá motor actualizado, sino que portará el Ferrari del año pasado. Una mayor sencillez a la hora de diseñar la zaga del coche alrededor de un propulsor ya conocido… o una forma de ahorrarse unos millones en la factura del motor, más bien. El Sauber fue el primero en presentarse (aprendiendo así la lección del año pasado) y gustó su decoración con tintes dorados para recordar los 25 años del equipo. Pero echando un vistazo a su carrocería, se observa que no ha podido invertirse demasiado dinero en él. Sus líneas, hace 3 años, habrían sido consideradas “punteras”, pero a día de hoy su alerón delantero es más simple que el de la competencia, demostrando una ligera falta de optimización; asimismo, no han aprovechado del todo el potencial de la zona de deflectores y sidepods. Su toma de aire es interesante, pero no es más que un detalle. Y habida cuenta de su motor 2016, una decisión anticompetitiva dada la eliminación de los tokens, uno puede esperarse que Sauber lo pasará mal en 2017.

La noticia positiva para ellos es que esta vez sólo hay 10 equipos, como en 2015, y no hay que esperar a milagros como el de Felipe Nasr en Brasil el año pasado para asegurarse entrar en el reparto de los premios. Y al igual que aquel año, parece que McLaren empieza con severos problemas, así que hay una pequeña opción de subir a la P9 si no consiguen arreglarlos en Woking. Pensar en algo más, como Haas, a día de hoy parece atrevido. Ni siquiera considerando un ritmo de evolución positivo durante la temporada pueden pensar en atacar a los americanos. Y es que esa unidad de potencia cada vez supondrá un déficit mayor, al estilo de Toro Rosso el año pasado. Si quieren seguir progresando en 2017, necesitarán una pizca de suerte. El futuro aún está lejos.

EL 2017 DE SAUBER EN TRES CLAVES

¤ Ese motor Ferrari de 2016 aparenta ser un déficit. Y sumado a que el chasis debería ser el peor de la parrilla, se avecina un duro año para Sauber.
¤ La estabilidad financiera será algo vital para construir a medio plazo. Ya han atraído a buenos nombres y es de esperar que la tendencia se mantenga.
¤ Ericsson cumple y Wehrlein promete, pero el vínculo entre el alemán y el equipo parece un poco extraño, al ser un hombre Mercedes. ¿Le perjudicará en el día a día?

#9 MARCUS ERICSSON: Sólido, pero no impresiona

(Fuente: formula1.com)

Nombre completo: Marcus Ericsson
Fecha de nacimiento: 2 de septiembre de 1990 (26 años)
Lugar de nacimiento: Kumla, Orebro, Suecia

Primer GP: Australia 2014 (P: 19º. C: Ret)
GGPP disputados: 56
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 0 (0%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2014: Piloto de Caterham
2015-?: Piloto de Sauber

Así pilota Marcus Ericsson: onboard.

Al aficionado ocasional de la Fórmula 1 difícilmente le sonará el nombre de Marcus Ericsson. Nunca ha tenido una montura para brillar, pero tampoco la han tenido nombres como Felipe Nasr o su compañero Pascal Wehrlein y éstos sí que parecen ser más conocidos. Por lo general, en esto influye que hayan tenido una actuación descollante, como el debut de Felipe (5º en Australia 2015), sus milagrosos puntos bajo la lluvia en Brasil 2016 o la P10 del alemán para Manor el año pasado en Austria. Pero en el caso de Ericsson es muy difícil recordar alguna actuación memorable en sus ya respetables 56 Grandes Premios. En cierto modo, fijarse estos 3 años en Marcus ha sido muy difícil. Y eso no habla bien del de Kumla.

Todos creíamos que Felipe Nasr vencería a Marcus Ericsson, pero el sueco fue ligeramente mejor a lo largo del año. (Fuente: f1aldia.com)

Tal vez al sueco le haga falta promocionarse más, encontrar un rasgo distintivo o algo que nos permita señalarle y recordar su nombre. Pero es que ni siquiera su conducción invita a ello. Ericsson se ha convertido en un piloto bastante regular (tras mejorar su flojísimo debut de 2014), con la suficiente velocidad para poner nervioso a su compañero. De hecho, ganó a Nasr 13-8 en clasificación el año pasado. ¿Pero quién se fijó en ello? Hay que hacer un esfuerzo para resaltar algo del #9. Y no necesariamente porque sea “malo”, sino porque no destaca en nada. Uno se sienta a mirarle y ve cierta querencia por el vértice tardío, movimientos de volante relativamente imperfectos (como si no tuviera confianza en meter las dosis de volante como él quiere; algo normal dados los coches que ha conducido) y una salida de curva inestable. Además, constantemente comete pequeños fallos de posicionamiento (frena demasiado pronto o demasiado tarde, no lo hace en línea recta, equivoca el aporte inicial de dirección…), pero precisamente esa constancia en los errores es la que le vuelve bastante regular: Ericsson “siempre” pilota de la misma imperfecta manera. Su principal crecimiento se dio entre 2014 y 2015, pero este último año no ha parecido corregir nada. Si puliera esos defectos, Marcus podría conseguir 2-3 décimas por giro y convertirse en un piloto muy interesante, porque a día de hoy no es “lento” en el sentido de la palabra. Simplemente, es imperfecto. Pero parece convivir con ello y asumirlo, lo cual no es excesivamente emocionante. Y ya tiene 26 años, los mismos con los que gente como Sebastian Vettel sumaba 4 títulos.

Pero el asiento del #9, de momento, no peligra. No es casualidad que algún patrocinador de Caterham en 2014 se mudase a Hinwil en 2015. Y también existen conexiones entre Longbow Finance y el piloto sueco. Es decir, Marcus puede estar más o menos convencido de que acabará la temporada y de que muy probablemente siga en 2018, a no ser que alguien aparezca con un maletín irrechazable. Sería un buen momento para que Ericsson se soltase y comenzase a conducir sin estar atenazado, a demostrar mejora y evolución y a justificar su presencia en la Fórmula 1. No hacerlo sería bastante decepcionante.

EL 2017 DE MARCUS ERICSSON EN TRES CLAVES

¤ Marcus es un piloto bastante regular; cuando su coche ha estado ahí y ha habido algo de suerte ha hilado algunas carreras seguidas en los puntos, como a mediados de 2015, así que no es malo.
¤ Sin embargo, es desilusionante ver cómo en los últimos 12 meses apenas ha habido progreso, como conformándose con seguir en F1 y batir a un Felipe Nasr que acabó siendo muy decepcionante.
¤ La relativa seguridad en su puesto podría atemperar aún más al sueco. ¿Tal vez se desinhibiría más si su asiento estuviera en peligro?

#94 PASCAL WEHRLEIN: Perdió la ocasión de su vida

(Fuente: planetf1.com)

Nombre completo: Pascal Wehrlein
Fecha de nacimiento:
18 de octubre de 1994 (22 años)
Lugar de nacimiento: Sigmaringen, Baden-Wurtemberg, Alemania

Primer GP: Australia 2016 (P: 21º. C: 16º)
GGPP disputados: 21
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 0 (0%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2016: Piloto de Manor
2017-?: Piloto de Sauber

Así pilota Pascal Wehrlein: onboard.

Campeón de la DTM en 2015 y protegido de Mercedes, Pascal Wehrlein lo tenía todo para brillar en su estreno en la máxima categoría. Y más allá de una inconstante velocidad de clasificación, lo cierto es que el #94 sí que dejó numerosas muestras de su talento. Parecía entonarse justo los días en que su MRT05 le permitía algo más que la última línea. En sitios como Baréin, Austria, Italia o México Wehrlein superó a varios pilotos e incluso conseguía meterse casi siempre en Q2. De hecho, en el Red Bull Ring lo acabó bordando, pues clasificó 12º sin usar un último set de gomas nuevas y en carrera sumó un punto que podría haberle dado la supervivencia a su equipo. Sin embargo, en Bélgica vio cómo su compañero cambiaba, y ahora tenía que enfrentarse a Esteban Ocon, otro protegido de Mercedes… pero éste con aún mejor pinta. En el global, seguramente Pascal fue algo superior (también porque el francés tenía aún menos experiencia que él), pero algo no cuadraba. Porque Force India decidió agenciarse a Ocon para 2017 y dejar a Wehrlein sin volante. De repente, Nico Rosberg anunció su retirada y parecía que el alemán reiría el último… pero tampoco consiguió subirse a ese asiento. ¿Qué estaba pasando?

Wehrlein se perdió el primer test por una lesión en la espalda en un choque en la RoC. ¿Le cogerá pronto el punto a la F1 de 2017?
(Fuente: @GPF1cz)

Dado que a nuestros ojos no se ven motivos para dudar del talento de Pascal, habrá que buscar la explicación en otra parte que no veamos. Y eso es algo que no nos gusta en diezcilindros, porque cada uno puede imaginarse una tesis distinta sin poder refutarla. Lo único que parece cierto es que su actitud entre bastidores ha sido la de alguien extremadamente ambicioso… y seguramente algo falto de “visión pragmática”, por usar un eufemismo. A nadie se le ocurriría pilotar en la Carrera de Campeones sin dispositivo HANS por lo que pueda suceder, pero eso fue exactamente lo que hizo el bueno de Pascal. Lamentablemente, un accidente bastante evitable le causó una pequeña lesión en la espalda, que en principio no se vio influida por la ausencia del HANS pero que pone de relieve la falta de prudencia de un Wehrlein que, seguramente, esté pasando por la lógica etapa de exuberancia juvenil. Él mismo reconoció no estar preparado para heredar el puesto de Rosberg, pero esto debe ser sólo a nivel mental, pues a nivel de conducción se observan trazas de un buen piloto. Más allá de que su coche no le ha permitido tampoco muchas alegrías, el #94 muestra un estilo relativamente parecido al del actual Fernando Alonso o el del propio Rosberg de 2016: un aporte moderado en la entrada, y luego uno más profundo en el vértice. Además, es bastante consistente: su fuerte es más la carrera que la clasificación. Desde luego, compararle con ambos campeones del mundo tal vez parezca exagerado a día de hoy, pero no dejan de ser buenos modelos en los que fijarse. Y si progresa, sobre todo a nivel mental, si puede convertirse en alguien como ellos sin duda que merecerá la pena mantenerle en la Fórmula 1.

Obviamente, lo que necesita ahora Wehrlein es experiencia. Competir y sumar carreras. Lamentablemente, el Sauber de 2017 suena más a “penitencia” que a otra cosa, pero bien podría pegarse al principio de año con McLaren, y conforme avance la temporada, si muestran una buena evolución, tal vez se encuentre en la órbita de los Haas. Y será a partir de esas luchas, y de la posibilidad de cumplir objetivos ambiciosos, que Pascal se pulirá y mejorará. Cuando hay materia prima, dan muchas ganas de ver cómo comienza a tomar forma y a convertirse en un piloto a tener en cuenta. Y en el caso de Pascal, parece que calidad hay por arrobas.

EL 2017 DE PASCAL WEHRLEIN EN TRES CLAVES

¤ Toto Wolff ha dicho justo hoy que Wehrlein “es un personaje explosivo“, y juntarle con Hamilton le habría recordado a McLaren 2007. Con eso está dicho todo.
¤ Esa comparación con Fernando no va mal tirada, pues su estilo de pilotaje recuerda bastante a él. ¿Podrá igualar ese nivel en un futuro?
¤ Después de un 2016 en el que todo parecía positivo para Wehrlein, pasar una temporada a priori tan difícil en Sauber le ayudará a forjar el carácter. Veremos si sale reforzado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s