El mejor Sebastian

(Fuente foto de portada: formula1.com)

Ferrari ha ganado su primer Gran Premio desde 2015 y lo ha hecho venciendo a Mercedes sin circunstancias extrañas. Es por ese motivo que, de repente, la esperanza de la afición se ha disparado. Por vez primera desde 2013, podríamos tener una temporada abierta a las victorias regulares de más de un equipo. Y si Red Bull se une a la fiesta, serían tres los coches en disposición de ganar. Como en 2010, un año al que 2017 podría parecerse en muchos sentidos, como Australia se ha encargado de demostrarnos. Pero antes de llegar a eso, lo más justo será detenerse en el artífice del triunfo de hoy, un tal Sebastian Vettel que, si todo sigue como se espera, ofrecerá este año su mejor versión.

————————————————-

El decatlón es una de las pruebas atléticas más exigentes del panorama deportivo mundial. Ser el mejor en la combinación de pruebas de velocidad pura como los 100 metros, de resistencia como los 1.500, de salto de longitud, altura y pértiga y de lanzamiento de disco o jabalina, entre otras, requiere una capacidad fuera de lo común para dominar todas esas disciplinas a la vez. Fernando Alonso (por decir tal vez el ejemplo más notable en la Fórmula 1) sería el decatleta perfecto, pues en cualquier arte del automovilismo parece muy competitivo: con coche rápido, con coche lento, en lluvia, con ruedas frías, adelantando por el exterior… en definitiva, un corredor completo. Sin embargo, Ashton Eaton, el decatleta que batió el récord mundial de puntuación hace apenas 2 años, no es conocido por “casi nadie” si le comparamos con Usain Bolt, Sergey Bubka o Hicham El Guerrouj. Porque donde Eaton hace 10,23 segundos, 5,20 metros y 4:17.52, estos ases marcan respectivamente 9,58, 6,14 y 3:26.00. Es decir, nadie lo hace mejor que ellos. Y es por ello que el especialista, aunque fuera de su zona de confort no sea élite, siempre se llevará los focos. Y tal vez por ello conviene fijarse en Sebastian Vettel, un hombre absolutamente invencible cuando un Gran Premio se presenta justo como a él le gusta. Nadie puede hacerlo tan bien como él en la disciplina que parece predominar en 2017.

Hamilton defiende la pole y Vettel se esfuerza en mantener la P2 a pesar de la mejor salida de Bottas. (Fuente: formula1.com)

Evidentemente, estamos hablando de esta nueva generación de Fórmula 1. Con neumáticos gordos y alerones (especialmente el trasero) y difusor enormes, el agarre es demoledor. Nunca ha habido tanto apoyo aerodinámico como ahora. Y Vettel ha demostrado en numerosas ocasiones, como por ejemplo durante los años de sus cuatro títulos, que cuanto más adherencia haya, más destacará él como piloto con respecto a sus rivales. Si en el fútbol el mediocentro es el termómetro del juego del equipo, en Fórmula 1 el comportamiento de la zaga es el que dice si Sebastian va a tener un día bueno o uno malo. En curvas de media velocidad, como la 1 o la 13 de Albert Park, Vettel tira el coche con su estilo “acrobático” y pretende traccionar prontísimo. La zaga pende siempre de un hilo, a punto de deslizar y provocar un contravolante a lo Ricciardo en Q3, o dando un hachazo al pisar el gas que destruye las gomas. El #5 evita todo eso gracias a una habilidad fuera de lo normal, desarrollada cuando sus Red Bull le permitían hacer esas virguerías. De 2014 en adelante, sin difusores soplados ni efectos Coanda, Seb no estaba ni remotamente cerca de esa excelencia. Pero con el extra de grip de 2017, lo que Vettel sabe hacer mejor que nadie vuelve a ser la solución. Y por ello, gana. Y por ello figura como un claro candidato al título mundial si Ferrari mantiene el ritmo de desarrollo. Por ello y por alguna otra cosa más, claro, pues la Fórmula 1 es un deporte de equipo y Sebastian ha necesitado un poco de colaboración para batir a los, en apariencia, superiores Mercedes.

Sergio Pérez despachó a los dos Toro Rosso gracias a valientes maniobras en pista y a una estrategia atinada.
(Fuente: formula1.com)

Arrancando segundo, desde la zona sucia, Sebastian tenía un par de opciones para ganar, y ambas pasaban por no salir peor que P2 de la primera curva. Tras una salida abortada (por segundo año consecutivo en Albert Park) por una confusión en la media parrilla a la hora de colocarse (Sergio Pérez se puso en la caja número 12 cuando era 10º), los semáforos se apagaron para dar comienzo a una nueva temporada. Lewis Hamilton olvidó sus problemas de 2016 y partió como un relámpago con estas nuevas salidas 100% manuales, mientras Sebastian se vio muy amenazado por Valtteri Bottas. Pero no había opción realista de que el finés se arriesgase a una frenada tardía y a pasar por fuera al Ferrari, sobre todo porque sabíamos que el alemán iba a defenderse con uñas y dientes. Hubo mucha limpieza en las primeras curvas (salvo un descuidado toque de Kevin Magnussen a Marcus Ericsson por subirse sobre el piano; el danés ha estado muy errático todo el fin de semana) y algún que otro susto, como la magnífica pasada de Pérez sobre Daniil Kvyat que requirió que el ruso se apartase para evitar la colisión, o la primera frenada en la carrera deportiva de Lance Stroll, que a punto estuvo de hacer strike. Pero todos se portaron bien y por arriba no hubo grandes cambios. La principal novedad fue que Vettel estaba alarmantemente pegado a Lewis durante los primeros giros. Lo habitual es que el líder tire a muerte en las vueltas 1 y 2 para escaparse de la zona de DRS, pero Seb sabía que no podía estar ni un solo momento a más de 2 segundos del #44; de estarlo, las escasas opciones estratégicas se habrían reducido a cero. En 2016, ahora hubiera empezado esa incierta fase en que los pilotos tratan de evaluar hasta dónde pueden estirar sus gomas de Q2, con algún undercut agresivo. Pero la nueva remesa de Pirelli ha simplificado el asunto: los neumáticos tienen una durabilidad elevadísima. Así, Sebastian podía estar todo lo cerca de Lewis que quisiera (y pudiera) sin temor a degradar sus ruedas en aire sucio. Con neumáticos difíciles de calentar y tremendamente resistentes, la novedad era palmaria: el undercut había perdido gran parte de su atractivo y el overcut era una opción plausible.

Hamilton salió de boxes detrás de Verstappen y perdió la victoria. (Fuente: formula1.com)

Tal vez nunca conozcamos la intrahistoria de Mercedes y lo hablado y pensado en el muro de boxes y en el volante de Lewis, pero cuando el inglés se dirigió al pit lane en la vuelta 17 muchos nos sorprendimos. Analizando lo ocurrido el viernes y comparándolo con lo sucedido hoy (ver gráfico), se ve que tanto Hamilton como Räikkönen fueron a un ritmo más lento, y Lewis particularmente fue muy débil en las primeras vueltas, esas en las que atemorizó al personal en la FP2. En vez de meterse en 27 altos, rodó 1 segundo más lento. Además, erróneamente simplificamos el análisis al comparar a Lewis con Kimi y definirlo como “Mercedes le saca 1 segundo a Ferrari”, porque Vettel no usó los ultrablandos. Pero por lo visto este fin de semana, la referencia de la Scuderia es el alemán. Ahora mismo aporta un extra que el año pasado no estaba aportando, y que pone al SF70-H en disposición de ganar carreras. Por tanto, la ventaja de Hamilton no era tanta, y tal vez sorprendido por ello y por su falta de ritmo con respecto al viernes mandó mensajes a su equipo de “falta de grip“. Mercedes creyó que la degradación era más alta de lo esperado y mandó rápidamente a su hombre al box para poner blandos y tirar hasta el final. Y esto fue su perdición. El año pasado Sebastian habría tenido que entrar inmediatamente y habría salido 2º, pero esta temporada sus gomas seguían en plena forma (28 bajos-medios). El #44 ganó tiempo con ruedas nuevas, pero rápidamente se encontró con el tráfico con el que todos sabíamos que se toparía. Primero era Verstappen, un hueso que no iba a ser fácil de sobrepasar, pero si el holandés se quitaba siempre iba a estar Kimi delante de él para echar una mano si era necesario. 28.4 / 28.9 / 29.8 / 29.4 para el inglés, perdiendo los segundos justos para que Seb saliese por delante. En Ferrari pensaron en detener a Vettel en cuanto tuviera el gap, para no arriesgarse a que el US decayera o a que Lewis se quitase el tráfico (de hecho, tanto quisieron amarrar el triunfo que copiaron la táctica de Hamilton de poner S aunque el SS fuese bastante mejor idea, como vimos el viernes), pero lo ajustaron al extremo: cuando el #5 salía de boxes, Max y Lewis aparecían justo a su izquierda. El tetracampeón tuvo que abrirse hasta apenas un centímetro de rozar la línea blanca, clavar los frenos y cubrir interior para mantener la posición con el holandés. Lo hizo a la perfección. Y automáticamente se escapó, hasta sacarle 5,9 segundos a Lewis en los dos giros siguientes. Lo tenía en el bote.

Lamentablemente, el Gran Premio de Australia “acabó” ahí, pero pudimos sacar alguna lección. Por ejemplo, que Lewis no pudo seguir el ritmo de Vettel en esa parte final y de hecho Bottas se acercó bastante. O que el Red Bull está más cerca del Ferrari de lo que aparentó ayer. Pero más allá de una notable escaramuza entre Alonso, Ocon y Hülkenberg, motivada por los problemas en el coche del asturiano, no hubo apenas oportunidades de adelantamiento. La pista no fomenta los sobrepasos y la nueva normativa aún menos. Todavía está por ver si es cosa del circuito, de los neumáticos o de la aerodinámica, pero todo indica que 2017 será un año con pocas paradas en boxes, pocas diferencias entre la vida de los compuestos y con pocas opciones de que el statu quo varíe, pues la media parrilla ha estado a 2 segundos por vuelta del líder. Pero en cierto modo eso fue lo que tuvimos en 2010. Y tras la primera carrera muchos querían encarcelar a quien decidió prohibir los repostajes: Baréin aquel año fue “aburrido hasta para mi madre“, según Hamilton, pero 8 meses después todos acabamos preguntándonos si había sido “la mejor temporada de la historia“. De momento, 2017 está siguiendo uno a uno los mismos pasos. Para repetir el espectáculo de aquella ocasión, seguramente necesitemos a tres equipos que puedan ganar carreras. En los tres últimos años hemos tenido a uno; hoy, a dos. ¿Serán Ferrari y Red Bull capaces de ser una seria alternativa a Mercedes durante los 20 Grandes Premios de esta campaña?

Vettel festeja con su equipo la primera victoria de Ferrari en 18 meses. (Fuente: formula1.com)

RESULTADOS CARRERA: (click)
CLASIFICACIÓN PILOTOS: (click)
CLASIFICACIÓN ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

9 comments

  1. Gerard Pujol · marzo 26

    Melbourne es un circuito peculiar y se hace difícil extrapolar lo que pasa allí al resto de temporada. Me ha sorprendido la distancia de la “cabeza” a la media parrilla (Massa ha terminado casi a un minuto y medio). Ferrari ha tenido el ritmo y Mercedes le ha dado la oportunidad de ponerse delante. Mal Palmer y Stroll. Sobre Mclaren poco que decir, son el penúltimo coche y simplemente los errores de otros pilotos han permitido maquillar un muy mal inicio de 2017.

    Le gusta a 1 persona

    • SportPrototipos · marzo 26

      Melbourne es uno de esos atípicos circuitos stop&go, dignos de jeques árabes. Por tanto, solo tiene cierta comparacion con Abu Dhabi. Por deducción absoluta, es un mal tipo de circuito para sacar conclusiones.

      Si he de sacar una, si que es buena prueba para ver los índices de tracción en lentas.

      Y, de regalo, veo a Palmer despedido antes de acabar la temporada. Está aplatanado.

      Le gusta a 1 persona

  2. nokiamondejar · marzo 26

    “la primera frenada en la carrera deportiva de Lance Stroll, que a punto estuvo de hacer strike”
    ¿Te refieres a la frenada de la primera curva o de la curva 3? No lo tengo claro.
    Por otra parte, muy buen análisis de la lucha por la victoria (el mejor que he leído de todos los medios), pero no vas más allá. No has dicho nada de Vandoorne ni Giovinazzi ni de las batallas de mitad de tabla, que han tenido su importancia.
    Aún así, sigue por este camino diezcilindros, eres un referente de la información sobre Fórmula 1 para cada vez más personas.

    Me gusta

    • diezcilindros · marzo 26

      Me refiero a la curva 1. En la toma del helicóptero se ha visto cómo iba por dentro pasadísimo y lo ha salvado justo antes del vértice. Aquí lo puedes ver.

      En cuanto a lo otro, si no nos has seguido en 2016 entonces no sabrás que lunes, martes y miércoles hacemos artículos de análisis ampliando lo ocurrido en el resto de las posiciones. Te daré una pista: hablaremos de Giovinazzi ^^. Pero aún así con tres artículos ni siquiera me sirve para abarcar todo lo que quisiera.

      Me gusta

  3. 001 · marzo 27

    Muy buen análisis de la carrera, espero los siguientes puntos de la misma, Raikkonen, Bottas, Verstrappen Pérez, Kvyat y Sainz.

    Me gusta

    • diezcilindros · marzo 27

      Kimi bastante flojo, pero creo que no por él, sino porque Sebastian está a un nivel excelente. Esa es mi teoría, al menos. Bottas cumpliendo también con mi expectativa: Lewis no le va a barrer. Supongo que le va a ganar, pero estarán más cerca de lo que muchos piensan. Pérez estuvo sublime al dar dos mazazos en pista: pasando a Kvyat en la vuelta 1 y a Sainz en la parada de éste. Luego tuvo algo de suerte con que Daniil tuviera que entrar en boxes, pero me cuesta creer que le fueran a pasar en pista. Y de Verstappen hemos hablado hoy en un artículo ^^.

      Me gusta

  4. Sergi Fabregat · marzo 28

    Fantàstico primer análisis, felicidades por ser casi el único que se preocupa de analizar los estilos de pilotaje.
    ¿Crees que Hamilton puede tener problemas en pistas con mayor degradación respecto a Vettel? Me sorprendió que todo el mundo se quejara de que es imposible seguir al de delante pero Seb se pasó 17 vueltas pegado a Hamilton sin problemas y luego puedo exprimir un poco más los neumáticos para sacar la ventaja necesaria. Y estamos hablando de seguir a un Mercedes pilotado por Hamilton. Dudo que el ritmo real de Vettel fuera esos 2 segundos más rápido que dicen que se necesitan para seguir al de delante.
    Si bien creo que el rendimiento parejo de Hamilton y Bottas dan un buen dibujo de dónde se sitúa el rendimiento real de Mercedes, no sé si el Ferrari está donde Vettel, donde Kimi o en un punto intermedio (que es lo que creo yo, aunque más cerca del nivel de Seb que del de Kimi en Australia).
    Por último, una pregunta: ¿a qué te refieres con que Red Bull está más cerca de Ferrari de lo aparentado el domingo? Yo creo que, justamente, estuvieron bastante más cerca de lo que esperaba…

    Me gusta

    • diezcilindros · marzo 28

      La verdad es que “degradación” en el sentido clásico de la palabra (ir cada vuelta más lento que la anterior) no se lo vi en ningún momento a Lewis. No hay más que ver el gráfico que meto en el texto. Creo que Hamilton simplemente sintió falta de agarre porque estaba rodando más lento que el viernes, pero no porque estuviera perdiendo tiempo cada vuelta. Por ello, no puedo compartir esa teoría.

      En cuanto a los ritmos, yo sí me creo ese diferencial de 2 segundos para adelantar al de delante. Claro que ese diferencial cambiará de pista a pista. Pero Vettel no tenía esos dos segundos ni por asomo: si acaso, unas décimas. Por eso podía rodar cerca (1-2 segundos), pero más allá de los primeros giros tampoco estaba metido encima de su caja de cambios, así que creo que simplemente le seguía porque tenía el ritmo de Lewis o unas decimillas mejor, poco más (como se vio con pista libre). En lo personal yo sí diría que el rendimiento de Ferrari es más el de Kimi que el de Sebastian, pero esto es una apreciación basada en pocos datos, más bien en la confianza en que Vettel está pilotando muy bien, pero poco más. Tampoco quiero insistir en ello porque no tengo datos ^^.

      Por último, me refiero a que Red Bull demostró el domingo estar más cerca de Ferrari que el sábado (en el texto puse “ayer”, porque lo escribí el domingo). Verstappen se quedó a 0.4 de Räikkönen en Q3, mientras que en carrera percibí un déficit algo menor, tal vez 0.2. En el primer stint rodó a unos 3 segundos sin muchos problemas, y luego el segundo es más difícil de comparar.

      Le gusta a 1 persona

      • Sergi Fabregat · marzo 28

        Más que referirme a los problemas de Hamilton en pistas con mayor degradación por su degradación en Australia me refería justamente a que si en Albert Park, sin vivir ninguna debacle, tuvo ciertos problemas, quizá en pistas donde sí veamos degradación pueda sufrir algo más respecto a Seb. Aunque vaya, dando validez a tu punto de vista en que Hamilton no degradó realmente, ahora mismo esto es especulación pura.

        No comparto del todo lo del diferencial, justamente por lo que decíamos de Vettel. Seb rodada igual que Hamilton y esto no le impedía estar muy cerca de él, por lo que no termino de ver claro que si el piloto de detrás rueda mucho más rápido que el de delante pueda acercarse aún más y tratar de adelantar. Tengo la sensación, eso sí, que los señoritos llevan unos años acostumbrados a que el DRS supla en parte la falta de agallas y este año igual tendrá que ser al revés, que donde no llegue el DRS lleguen les agallas. Ojalá :p

        Cierto lo de Red Bull, mea culpa por leer el texto ayer y no extrapolar XD

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s