Sobre Fernando en Indy 500

(Fuente foto de portada: elconfidencial.com)

Todos dábamos por hecho que los próximos años de Fernando Alonso se iban a desarrollar en otras prestigiosas categorías ajenas a la Fórmula 1. El escenario más evidente era el campeonato de resistencia, las 24 horas de Le Mans han sido disputadas o incluso ganadas por nombres familiares a la máxima categoría como Mark Webber, gran amigo del español, o Nico Hülkenberg. Pero lo que ni por asomo podíamos imaginar era que todavía pilotando para el Gran Circo, tras reiterar en numerosas ocasiones su compromiso con el deporte, haya decidido probar otra competición, las 500 Millas de Indianápolis, a costa de perderse el GP de Mónaco. ¿Cuáles serán las implicaciones de dicha decisión? Y, esto… ¿puede de veras ganar en Indy?

————————————————-

La era de la profesionalización de la Fórmula 1, empezada de veras en los años 80, acabó con muchos de los comportamientos que habían caracterizado al deporte desde sus albores. Celebrar el Año Nuevo “en familia”, ver a las mujeres y novias de los pilotos encargarse del cronometraje o que las fiestas, el sexo, el alcohol y los cigarros acompañaran siempre a los “caballeros del riesgo”. Pero si algo se perdió con este cambio de paradigma fue, sin duda, la multifacética dedicación de los conductores. Donde antes abundaban las pruebas no puntuables de Fórmula 1, la F2, la Can-Am y la resistencia, ahora la ultraespecialización convierte a los pilotos del Gran Circo en uno de los trabajos más envidiables: decenas de millones de euros de ingresos al año por pilotar los mismos coches unas 5 horas cada quince días. Pero los tiempos cambian, y tras la capital prohibición de los tests en 2009 quedó un enorme vacío de pilotaje que ahora todos quieren llenar, sobre todo si las opciones de triunfo en la F1 se circunscriben a sólo 2 ó 3 coches. Primero fue Nico Hülkenberg, quien hizo historia al ganar en Le Mans en 2015, y ahora nada menos que Fernando Alonso ha dado una vuelta de tuerca: renuncia a una carrera en Montecarlo para tratar de ganar las 500 Millas de Indianápolis. Como hiciera Jim Clark hace 50 años. Las vueltas que da la vida.

Fernando Alonso se ha ganado el respeto del paddock y se sabe libre de poder tomar decisiones como correr la Indy 500.
(Fuente: grandprix247.com)

Ante todo, hay que entender cómo se ha llegado hasta esta situación. Su germen, seguramente, sea en 2005. Fue ese año en el que Alonso se convirtió en un auténtico símbolo de la Fórmula 1. No sólo se proclamó campeón del mundo, sino que lo fue por primera vez, puso a España en el mapa y lo hizo poniendo fin a la tiranía más larga de la historia del deporte. Súmenle a todo eso sus siguientes highlights: segundo campeonato, ganando de tú a tú a Michael Schumacher; protagonista de una electrizante rivalidad con el debutante Lewis Hamilton (otro símbolo nació aquí); candidato al título en 2010 y 2012 metiendo a su coche en posiciones ilógicas; y una lengua afilada para expresar lo que siente sin importar si lleva o no razón. Alonso se ha convertido en una personalidad del deporte (algo que a auténticos fueras de serie como Sebastian Vettel les cuesta más), y eso le da un estatus superior. Cada acción del español reverbera por todo el paddock. Cuando Fernando habla, todo el mundo escucha. Y no interpreten esto como un panegírico hacia su persona; es simplemente lo que se palpa: todo lo que hace Alonso tiene una repercusión superior a casi la totalidad de la parrilla. Y por ello, puede tomarse ciertas libertades. Igual que Lewis Hamilton vive a medio camino entre Europa y Estados Unidos por voluntad propia, el asturiano puede hacer que su propio equipo le busque acomodo en otras categorías. En este caso, su elección sigue copando titulares casi 2 semanas después de anunciarla: Alonso correrá para McLaren las 500 Millas de Indianápolis el próximo 28 de mayo y se perderá el Gran Premio de Mónaco. Una noticia que hizo que todo el mundo fuera preguntado por ello. Y los que no, ya se encargaron de opinar. Las principales implicaciones de esta decisión son evidentes: por un lado, Fernando y McLaren dan por imposible conseguir el título en 2017, pero habrá que ver si pierden una posición en el campeonato de constructores por 1 ó 2 puntos y no se echen de menos esos millones en premios por culpa de mandar a tu primer piloto a otros menesteres en un fin de semana en apariencia positivo para el MCL32. Por otro, se resquebraja la idea del “compromiso 100%” de Alonso con la F1: el español ya habla de “ganar la Triple Corona” no en clave de futuro, como comentaba en su día la opción de ir al WEC, sino en total presente: a Fernando ya le ha picado el gusanillo de las categorías alternativas.

¿Podrá Fernando Alonso celebrar bebiendo leche al acabar las 500 Millas de Indianápolis? (Fuente: drinksfeed.com)

Aunque de momento sin mácula en su pilotaje, lo cierto es que esta decisión demuestra que Fernando ha comenzado su transformación. Si ya denominábamos a Alonso “el decatleta” en comparación con Vettel “el especialista”, con este paso Fernando aspira a convertirse en “el todoterreno”. Su razonamiento no está exento de lógica: para ser el mejor, o ganas 8 títulos (y superas los 7 de Schumacher) o consigues imponerte en otras categorías. Lo primero es casi imposible; lo segundo está más al alcance de su mano. Pero eso no significa que sea fácil. La F1 se arroga la posición de superioridad e incluso se permite el lujo de mirar con desdén al resto de certámenes… ¿pero cómo puede demostrarlo? A ello irá Fernando Alonso: a ver si el europeo puede ganar a los americanos en su propio terreno. ¿De veras puede hacerlo? Sin que un servidor sea precisamente un conocedor del automovilismo americano, el sentido común dice que un espectáculo que congrega a 350.000 espectadores en la pista y millones al otro lado del televisor forzosamente tiene que estar protagonizado por auténticos fueras de serie. La IndyCar es un campeonato ganado por leyendas como Dario Franchitti, Sam Hornish Jr. o Scott Dixon, y qué decir de Nigel Mansell, Mario Andretti o Bobby Rahal cuando aún no se había producido la escisión Champ Car – IRL. Claro que dichos campeonatos se disputan en su mayoría en circuitos “tradicionales”, y no en óvalos; apenas un puñado de carreras tienen lugar en estas pistas… e Indy 500, como todos sabemos, es una de ellas. Eso sí, prácticamente los mismos nombres han triunfado también en las 500 Millas, a los que podemos incluir otros como Juan Pablo Montoya o Hélio Castroneves. Pilotar en un óvalo requiere una técnica bastante diferente a la que Fernando Alonso está habituado. ¿Recuerdan nuestro artículo hablando de las particularidades de conducir en lluvia? Pues multipliquen dichas diferencias por diez: en las 500 Millas, los 5 G en frenada y la entrada en curva son términos sin sentido; a nivel de puro pilotaje, esto va de coger rebufos. Pero donde Alonso sí tiene algunas nociones es en un concepto capital: la estrategia y el consumo de combustible. Esta carrera puede ganarse de muchas maneras diferentes: yendo a 8 paradas, como el debutante Alexander Rossi en 2016; haciendo 9 mientras el resto va a 6, como “Juancho” en 2015; y por supuesto a partir de los Safety Car, las “yellow cautions” y todas las interrupciones imaginables. Desde 2014 en adelante, con el ahorro de combustible con los V6 turbo híbridos, y los Virtual Safety Car, Alonso ha aprendido lecciones que le servirán en el otro lado del charco.

Pero de ahí a ganar… va un trecho. ¿Puede de veras hacerlo? Talento, obviamente tiene; la experiencia, aunque es un grado, no es vital, como demostró Rossi; en Indy 500 hay un alto componente de azar y de saber estar posicionado en el momento justo. Fernando es un fanático del ciclismo, y en muchas ocasiones el posicionamiento es clave en las llegadas al sprint. Y estar bien colocado en las últimas 10 vueltas de las 500 Millas es clave para intentar pelear la victoria. Así que ganar es posible. De hecho, algunas casas de apuestas le dan alrededor de un 10% de probabilidades… más que a gente como Kimi Räikkönen de vencer en Rusia dentro de 7 días. ¿Pero qué repercusiones tendrá esta maniobra de Alonso? A nivel global, el hecho de que no coincida en la hora con el GP de Mónaco ayudará a que no haya una fuga de espectadores. Si Alonso “sube al podio” (real o figuradamente), el éxito se venderá como “el excepcional talento del español” o “la superioridad de la Fórmula 1”; si fracasa, habrá servido para que muchos teleespectadores vean que hay vida fuera de la F1, que hay numerosos campeonatos de gran prestigio y que para cualquiera que no se divierta al 100% pilotando en la máxima categoría siempre habrá retos casi inalcanzables. Sólo Graham Hill ha conseguido conquistar Mónaco, las 24 Horas y las 500 Millas. ¿Podrá ser Fernando Alonso el siguiente?

¿Crees que Fernando Alonso acabará entre los 3 primeros en la 2017 Indy 500? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

8 comments

  1. SportPrototipos · abril 23

    Menos mal que va a poder catar primero el monoplaza americano en un test de 8 horas en circuito “track”, y por tanto, dispondrá de algunas referencias.

    Pero no correrá con el esquema Speedway, por tanto, se remitirán al comportamiento dinámico y de motor, y ciertas nociones en virajes.

    Menos mal que la cordura ha imperado y al menos hará una prueba previa. Aunque sólo sea una, le hará un mundo.

    ¿Que se creía este muchacho, que iba a ganar?
    Con este test previo, al menos tiene un minúsculo porcentaje de probabilidades.

    Juancho, Jacques, Clark, Mansell…. Todos ellos tuvieron experiencias o escarceos previos a ganar en Indy, fuera participando en pruebas esporádicas, un programa de tests, o en categorías de monoplazas (IRL, Champ, Indy Lights….)

    Me gusta

    • pgimoreno · abril 24

      SportPrototipos desde mi subjetivo punto de vista, Fernando Alonso es un piloto muchísimo más talentoso que mis admirados Jackes, Jim y Nigel.
      Correr y ganar Indianápolis significará la caída final de todos los críticos del asturiano. Así será.
      Estaré ese final de día, en este blog recordándote que el “muchacho” es el Señor.

      Me gusta

  2. Rodolfo Rubén Barragán León · abril 24

    Fernando Alonso gran piloto, creo que puede resolver el compromiso de la indy con muchísima solvencia, en mi muy personal opinión, el correr en óvalos exige un estilo de pilotaje diferente pero al final del día no logra la complejidad de las curvas a derechas, las frenadas al límite, el correr en lluvia, es otra cosa, pero no con la absoluta complejidad de lo que es el automovilismo en su máxima expresion. La Indy necesita a Alonso más que Alonso a la Indy, pero es un muy meritorio reto que no cualquier mortal puede presumir. Mucha suerte al asturiano, será este el mejor síntoma de que se acabaron sus días en la máxima categoría?. Si logra un buen resultado estoy casi seguro que irá por las 24 Horas de Le Mans incluso esta misma temporada. Al tiempo… Off Topic, una lástima que el bueno de Jenson Button regrese a la categoría sólo por esta carrera de Mónaco, a más de uno le podría dar buenas lecciones de pilotaje, que no habría podido hacer en el lugar de los dos finlandeses por ejemplo? Habría sido genial una nueva versión de Hamilton v Button no creen?

    Me gusta

  3. telmex · abril 24

    Esta Alonso rodeado de gente que sabe de esta categoria y mas de lo que son la 500 millas de Indianapolis, yo he comentado que llegar a uno de los ovalos mas peligrosos sin haber corrido nunca un ovalo, el riego es muy alto, espero que Alonso supere todo y salga bien de ese ovalo, saludos

    Me gusta

  4. 001 · abril 25

    Resulta peligroso para Alonso correr la Indy 500, presionado por ser el representante de la F 1, por ser considerado el “piloto más completo”, y sin experiencia en este tipo de pruebas, y también resulta peligroso para Mc Laren, visto que en Mónaco podría obtener puntos, además hay que tomar en cuenta la posibilidad de un accidente que le pudiera impedir participar en algunas de las siguientes carreras de F 1, como ejemplo Kubica y Wherlain.

    Me gusta

  5. Edgar Noriega · mayo 3

    En Indianápolis solo importa el ganador, tan es así que en esta carrera no hay podio de vencedores, solo festeja el ganador con leche, algunos como Fittipaldi (Creo), cambiaron la leche por jugo de naranja…

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · mayo 3

      Es así. De hecho por eso digo en el texto lo de “subir al podio real o figuradamente”, porque en efecto allí acabar 2º o 3º no significa nada. Lo de Fittipaldi, por lo poco que sé, era mero márketing ^^.

      Me gusta

      • telmex · mayo 4

        Saludos a los dos, lo de Fitipaldi en ese tiempo, tomo jugo de naranja por que el tenia arboles de naranja y vendia las naranjas a USA, saludos

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s