¿Libertad, igualdad? Espectacularidad

(Fuente foto de portada: f1fanatic.co.uk)

Aunque en muchos contextos “libertad” e “igualdad” son dos términos que hacen referencia a la misma corriente, la Fórmula 1, tan especial ella, los presenta casi como una dicotomía de la filosofía a seguir por el deporte: ¿Libertad, permitiendo elecciones de neumáticos, motores y con el margen presupuestario que se desee? ¿O igualdad, estandarizando para reducir costes y propiciar que todos los rivales estén muy cercanos en medios y rendimiento? El reestreno de la Fórmula 2 y el mandato del Grupo de Estrategia de “ayudar” a Honda son dos buenos ejemplos para posicionarse en alguno de los lados.

————————————————-

Fabricantes contra privados, tecnología contra estandarización… los eternos debates de la Fórmula 1 iban a volver a estar en boga en 2017, un año de profundas novedades reglamentarias que iban a variar notablemente la fisionomía de las carreras. ¿Habría competición de verdad por las victorias? ¿Sería más difícil seguir al piloto de delante? ¿Resultarían más o menos complicados los adelantamientos con DRS? De momento, el mundillo parece bastante contento de que le haya salido una alternativa a Lewis Hamilton y Mercedes. Sin embargo, ya saben que en diezcilindros nunca nos quedamos en la superficie. No nos bastan las apariencias. Así que, como se suele decir, “dos noticias juntas se entienden mejor“: hemos aprovechado el electrizante comienzo de temporada de Fórmula 2 y el hecho (ya sabido desde pretemporada) de que Honda será ayudada a mejorar su rendimiento, hemos combinado ambas y nos hemos preguntado sobre el rumbo que ha tomado la F1 este año. Ambas noticias confrontan dos de los términos más globales definidos por el ser humano, “libertad” e “igualdad”; inclinarse por uno o por otro será lo que defina al deporte y su filosofía en el futuro. Si todavía no nos captan la idea, a continuación la desglosamos.

Nato y Leclerc se pasaron y repasaron en la cabeza de carrera en Baréin… pero de la nada apareció Markelov para adelantar a ambos y hacerse con el triunfo en un GP espectacular.
(Fuente: thecheckeredflag.co.uk)

En la pista: El hecho de ver a Sebastian Vettel y Lewis Hamilton alternándose las victorias en este comienzo de la temporada ha maravillado a gran parte de la afición, que sueña con una lucha trepidante por el título hasta noviembre. Sin embargo, más allá de unos pequeños esbozos de Red Bull, nadie está ni remotamente cerca de poner en peligro a Mercedes y Ferrari, y eso ofende mucho a los que creen que el piloto debería tener una mayor importancia en el deporte. Tal vez esta gente encendió el televisor unas horas antes del Gran Premio de Baréin y observó el inicio de la temporada de la renacida Fórmula 2. Si no conocían la extinta GP2, tal vez quedasen prendados: ¿cómo una cosa tan sencilla puede ofrecer un resultado tan maravilloso? En la F1 tenemos 13 juegos de neumáticos por piloto y GP, de tres compuestos distintos, y hay que ir devolviéndolos poco a poco a lo largo del fin de semana, teniendo en cuenta limitaciones de compuestos obligatorios para clasificación o carrera. Un galimatías que Alain Prost ha sugerido solucionar: los equipos deberían tener libertad de elegir los compuestos que quieran de entre los 5 que fabrica Pirelli, ¡pudiendo llevar a la vez neumáticos de distinta dureza! La F2, por su parte, tira por la calle de en medio y simplifica brutalmente: 3 juegos de duros, 2 de blandos, y en carrera hay que usar uno de cada. Fin. Por así decirlo, la navaja de Ockham llevada al extremo: la forma más probable de tener un gran espectáculo es haciéndolo sencillo. Y las dos carreras que vivimos en la F2 fueron maravillosas, con definiciones en la última o penúltima vuelta. En nuestro timeline de Twitter varios señalaron los Pirelli de rápida degradación como la clave de que estas carreras sean tan excitantes… pero también los había en F1 en 2016 y había mucha gente (entre ellos los pilotos) que no parecía del todo contenta. Tal vez porque el otro ingrediente es que en la Fórmula 2 hay una tremenda igualdad en los coches; algunos equipos tienen a los mejores ingenieros y ganan en la configuración del setup, pero en la práctica son muy parecidos. ¿Pero no decíamos que coches iguales serían más difíciles de seguir y adelantar; que hacía falta un diferencial de rendimiento para ejecutar maniobras de este tipo? Es entonces donde se comprende lo de Pirelli: la marca italiana es la que crea ese diferencial, de tal forma que en determinadas condiciones cualquiera puede adelantar a cualquiera. Y, como se vio en Sakhir, la victoria está abierta a numerosos candidatos. ¿Cómo se traslada esto a la F1? A nivel de neumáticos se puede hacer: ya se hizo de 2011 a 2016 con altibajos, y los datos de adelantamientos son claros al respecto: aquellas gamas de Pirelli fomentaban el espectáculo. A nivel de vehículos… mucho nos tememos que ni en sueños. Construir tu propio chasis es el fundamento de la Fórmula 1 actual, y parece poco probable que cambie en el corto plazo. Claro que hablamos de chasis; nadie dijo nada de motores…

Balón de oro a Hasegawa y a Honda: los demás fabricantes tendrán que ayudar a Honda. ¿Pero cómo? (Fuente: thebestf1.es)

En las fábricas: … y es que precisamente el punto de mira está ahora puesto en las unidades de potencia. El Grupo de Estrategia (los “stakeholders” del deporte) decidió que los datos de los cuatro motoristas en las tres primeras carreras serían introducidos en una simulación, y si hubiera una diferencia de más de 3 décimas (en el Circuit de Catalunya como referencia) entre el más lento y el más rápido, se tomarían decisiones que ayudasen a aquél a “ponerse al día”. En su día, nadie le dio mucha importancia, porque se creía que con la liberalización del sistema de tokens Renault y Honda se acercarían durante el invierno y no haría falta ejecutar la cláusula. Pero tras la debacle de McLaren en este inicio de temporada, hay que actuar conforme al acuerdo. Por un lado, esto ha irritado a los puristas, que ven inconcebible que los equipos grandes frenen su desarrollo o incluso colaboren en que los demás les alcancen. En la pura competición debería haber libertad para que cada participante encuentre las soluciones óptimas dentro de las normas… y tonto el último, que hay mucho dinero en juego. ¿Se imaginan al Barcelona o al Real Madrid cediendo durante unas jornadas a Messi y a Ronaldo a sus rivales para que les recorten puntos? Pero claro, entonces volvemos al párrafo anterior: más igualdad no puede haber entre los propulsores de la F2 y dan un espectáculo brutal. ¿Entonces está bien o está mal que Honda pueda recuperar su forma? Bueno, para esto tenemos la caja de comentarios debajo: para opinar sobre ello. Una pista: no es casualidad que Liberty Media, empresa estadounidense, sea la propietaria de la Fórmula 1 y que salga una norma que emula el efecto de conceptos americanos como el draft o el reparto de ingresos, igualitario al máximo e incluso beneficioso para los últimos clasificados. ¿Pero debe ir la Fórmula 1 hacia eso?

Esta será una de las muchas preguntas clave que tendrá que resolver Ross Brawn, quien está deseoso de poder establecer una clara guía de lo que tiene que ser el deporte y hacia dónde tiene que ir. La Fórmula 1 está en un período de transición vital, similar al de la guerra FISA-FOCA pero, de momento, sin cuchillos. 2021 es el año clave: nuevos motores, nuevo Pacto de la Concordia… y será ahí cuando se decida qué va a ser la F1. ¿Un lugar lleno de libertad, con experimentaciones de distintos motores, neumáticos a tutiplén como pide Prost, tecnologías de recuperación de energía y el presupuesto que buenamente quiera el responsable de ello? Suena bien, sobre todo a nivel evolutivo y de transferencia al coche de calle… ¿pero no se convertiría esto en un desfile de modelos, en el que cada 15 días los fabricantes presentan sus armas al mundo con más intención de “presumir” que de “competir”? Entonces, ¿debería ser un lugar lleno de igualdad, con los coches muy estandarizados, los motores casi igual de buenos porque a Honda se le echa una mano, y donde el piloto marque la diferencia? También suena bien, pero para eso ya está la F2 y tiene audiencias decenas de veces inferior a la Fórmula 1, así que tan interesante no será, ¿no? En definitiva, es una disyuntiva capital. Y según cómo se responda, veremos a algunos equipos salir y a otros entrar de la máxima categoría. Y por tanto, miles de empleos en el aire. Así que figúrense lo delicado que es el asunto.

¿Crees que debería replicarse la inmensa igualdad y sencillez de la F2 en la F1? ¿Crees que los demás fabricantes deben ayudar a Honda? Vota en nuestras encuestas y deja un comentario con tu opinión.


Anuncios

4 comments

  1. telmex · abril 25

    ¡¡ Esta nueva F1 solo nos ha dejado ??????????????????????????? !! saludos

    Me gusta

  2. Nacho · abril 25

    Hola, yo creo que hay el real problema es cuando se queda uno a mitad de camino, si se libera que sea por completo, en tema motores que halla limites de cilindrada y sistemas de recuperacion de energia y que el resto sea libre(cantidad de cilindros, disposicion, etc..). Con la aero igual, idem en los neumaticos. A mi no me gusta esa opcion por que los costos se irian a las nubes y las carreras serian malas(creo yo).
    En lo personal las carreras que mas me gustaron en mi vida, fueron las de la serie cart entre el 96/99 donde alli habia muchos elementos standar, y el ultimo podia tener el mismo auto(chasis, motor y gomas) que el primero.
    pero tambien se que la F1 no es eso.
    Para mi una forma de generar igualdad sin llegar a la standarizacion, seria atravez del reparto de ingresos, que para los equipos particulares tengan mas ingresos, y simplificar la”unidad de potencia”, volvamos a los motores.
    No se por que aveces la F1 cambia sin razon de ser, las temporadas 11/12/13, con motores aspirados, aero limitada, DRS y neumaticos de alta degradacion se daban muy buenas carreras, en 2012, Checo en Malasia casi gana con un Sauber, Pastor gano en Catalunya, cada fin de semana podian ganar Red Bull, Ferrari, Lotus, Mercedes, Mc laren, si pasaba algo raro el Sauber o el Williams.
    Yo quiera que la F1 vuelva a ese camino con un mejor reparto de ingresos, para que la paridad se acentue, con normas simples en los motores y aero por tiempo prolongado.
    Ja no se si mezcle mucho jajaja.

    Saludos, desde Argentina.

    Me gusta

  3. SportPrototipos · abril 25

    Desde mi punto de vista, un factor fundamental para aumentar el espectáculo es uno de los que no se ven: la imperiosa necesidad de reducir el peso de los monoplazas.

    Si bien es , cuanto menos, complejo. La manera mas sencilla de bajar tranquilamente 70 kilos tirando corto es….rehuír de la hibridación.

    Las mejoras en el motor tradicional con turbocompresor han sido lo suficientemente notorias, (y en un vehículo mas liviano todavía mas) como para poder prescindir de la hibridación. Porque, aunque no lo digan, pesa bastante.

    Un posible enfoque sería ése, con monoplazas notablemente mas livianos, incluso se podría reducir caballaje y consumos ligeramente sin perjudicar al rendimiento por puro peso-potencia. Sólo recordar la época turbo (si bien bastante mas sencilla, ni de lejos tan avanzada como la actual en cuanto a materiales y soluciones de ingeniería) donde un monoplaza que rondaba los 540-550 kilos ya era considerado una morsa con ruedas y pegatinas.
    Esto proporcionaría lo siguiente:
    -Mayor libertad en compuestos (inclusive montar dos compuestos simultáneos)
    -Poder forzar mas la frenada y el paso por curva global.
    -Consumos similares o ligeramente reducidos.
    -Mayor fiabilidad “lo que no está no rompe ni pesa” (Chapman dixit)

    Me gusta

  4. jamt · abril 26

    Concuerdo que la libertad no conlleva a la igualdad, a lo largo de la historia de la F1 hemos visto como distintos equipos les encanta hacernos recordar esto a través de soporíferas temporadas. Aun así no creo que la igualdad requiera una falta libertad, si la primera es aplicada con lógica y sabiduría. Un ejemplo de esto fue el WEC en las temporadas 2014-2015, en donde a pesar de haber libertad de usar distintas tecnologías en los motores en un mismo campeonato, la igualdad se mantenía a niveles mayores de lo que se ha visto en la F1 en los últimos años.

    Por otro lado, igualdad no trae de por si espectacularidad, basta pensar en un “trensito” a lo largo de todo un GP, para darse cuenta de lo aburrida que podría ser una F1 de este tipo. A mi juicio lo que es necesario, es tener bólidos que por sí mismos sean bastante iguales en rendimiento, pero que puedan sufrir diferenciales del mismo en una carrera. Esto último es lo que se le pidió a PIRELLI años atrás, y este año parece que seguirá dando que hablar.

    Entre libertad, igualdad y espectacularidad, mi única conclusión es que F1 sin libertad es GP1

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s