Un nuevo miembro en el club

(Fuente foto de portada: swissinfo.ch)

En un circuito donde adelantar es difícil y en el que la estrategia es claramente a 1 parada, la única oportunidad de conseguir un buen resultado es en la salida. Valtteri Bottas lo sabía, y por ello estuvo dispuesto a luchar desde el primer metro. La larga recta y la superior tracción y velocidad punta de su monoplaza hicieron el resto, y tras 52 vueltas infames para el espectáculo el finés se unió al selecto club de ganadores de Gran Premio que, desde hoy, cuenta con 107 miembros.

————————————————-

Qué complicada es la Fórmula 1. Cuando en ocasiones un lector nos felicita por nuestro trabajo a la hora de realizar algún análisis, solemos decirle que, en realidad, nos equivocamos muchísimo. Entender este deporte al dedillo es prácticamente imposible y nosotros no somos los afortunados que lo conseguimos. Lo intentamos, aplicamos el ensayo y error, establecemos una teoría y luego ésta demuestra ser equivocada. Decíamos que Mercedes dominaría con mayor o menor facilidad el Gran Premio de Rusia 2017 porque su coche era mejor en tracción y velocidad punta y su exceso de degradación no se notaría aquí, además de que su extra en clasificación le daría la posición en pista en un circuito donde adelantar es difícil. Ayer por la tarde, todos esos razonamientos eran completamente incorrectos. 24 horas más tarde, resultó que más o menos habíamos acertado. ¿Fue un accidente lo del sábado o lo del domingo? ¿Fue Mercedes superior o inferior a Ferrari en esta carrera? ¿Fue Lewis Hamilton un piloto menor en la montura dominante… o fue Valtteri Bottas quien consiguió vencer a los superiores cavallinos rampantes? Por si la incapacidad para comprender el deporte fuera poco, resulta que tenemos una hora y media en la que se produjeron cero adelantamientos en pista (salida, pit stops y doblados eliminados de la ecuación), la primera vez que esto sucede en la era Pirelli-DRS-sin repostajes. La F1, como siempre, poniéndolo difícil. Y sin embargo, la queremos.

Bottas cimentó su victoria con una formidable salida: de 3º a 1º sin ni siquiera sufrir en la frenada. (Fuente: Formula1.com)

Ferrari, en efecto, había copado la primera línea, y Bottas había desbancado a Hamilton en la pelea por la P3. Podíamos prever que el finés iba a ir bien en este circuito, siempre ha sido rápido… pero no podíamos imaginarnos que Lewis se desvaneciera como lo ha hecho este fin de semana. No es la primera vez que le ocurre algo así: por detrás de su compañero cada sesión, incómodo en las frenadas, cometiendo errores constantes… una o dos veces al año tiene estos Grandes Premios en los que absolutamente nada le sale. Cruzar la meta a 36 segundos de diferencia de su compañero es algo que le llevaba sin suceder desde Bakú 2016, un día en que salió 10º tras, precisamente, un grueso error en clasificación. De momento, sólo cabe archivarlo como un “off day“, que dirían en su tierra. Así que la cosa se quedó entre Valtteri y los dos SF70-H, y para desgracia de Ferrari habían ido a clasificar en primera línea en uno de los Grandes Premios con mayor distancia entre la salida y la primera frenada. Las tres primeras arrancadas de la temporada nos enseñaron que el Mercedes era más rápido en tracción, así que Valtteri podía tener una opción. Seb salió como es habitual, es decir, regular, pero su esperanza era que Kimi fuera un estorbo para Bottas por la recta y el #77 se conformase con adelantar a su compatriota. El problema fue que Räikkönen salió aún peor que el líder del mundial, y eso dejó al alemán vendido. Desde antes del pliegue a fondo de derechas, se sabía que el Mercedes, no sólo con notable tracción sino con una gran velocidad punta (como se vio en Baréin), iba a estar por delante en la curva 2. Al #5 sólo le quedaba poder llegar mínimamente emparejado y frenar más tarde, pero el W08 estaba totalmente por delante y Valtteri no se equivocó al apretar el pedal izquierdo.

Si ya los pilotos de Force India brillaron al inicio con un coche flojo, hoy que el VJM10 ha mejorado el resultado ha sido espectacular: P6 para Pérez, P7 para Ocon. (Fuente: Formula1.com)

Hubo algún apretujón por detrás y eso desembocó en la salida del Safety Car, que nos impidió ver al Sebastian de Australia: es decir, al que se pega a la caja de cambios de su objetivo. Bottas consiguió una buena ventaja en la resalida y metió el ritmo que vimos el viernes: unas 2 décimas por vuelta mejor que el de Vettel. Más atrás, Kimi perdía una distancia similar con su compañero y Lewis hacía lo propio con el finés. Y detrás, el resto. La carrera se encaminaba a una fase que todos sabíamos que iba a suceder: cada vagón en su sitio, viendo cómo las distancias aumentaban poco a poco. Estaba previsto que los ultrablandos durasen unas 25 vueltas, así que sólo veríamos acción de la buena si dos coches estaban suficientemente cerca a la hora de hacer un pit stop, evaluando si era mejor hacer el undercut o el overcut. Pero nada de eso sucedió: todo el mundo estaba a 3-4 segundos de su principal rival, y en cuanto uno parase todos se detendrían para conservar posición. En media parrilla fue Massa en la vuelta 21 quien disparó la reacción en cadena, pero en la cabeza todos esperaron. Un giro antes, Bottas aventajaba en 5,5 segundos a Vettel, pero entonces sus gomas comenzaron a flaquear levemente (nada de precipicios de rendimiento en los Pirelli de 2017: la degradación es muy suave y lineal) y, junto al tráfico que comenzó a encontrarse, Seb redujo la diferencia hasta los 2,5. Dada esta situación de neumáticos, Ferrari razonó que si mandaba a boxes a su piloto, Mercedes cubriría en la vuelta siguiente, y dada la dificultad para calentar las gomas rápidamente no conseguirían recortar la ventaja de Valtteri. Así que la única opción era esperar que Brackley moviera ficha y dejar a Seb con sus US usados, todavía muy vivos, para crear un offset con el que atacar a final de carrera.

Vettel apretó a tope en la parte final, pero Bottas lo tuvo todo bajo control. (Fuente: Formula1.com)

Bottas paró en la vuelta 27 y Vettel pasó a comandar la carrera, y de paso haciendo historia, pues es el primer coche no-Mercedes en liderar un giro en esta pista desde su estreno en 2014. El Ferrari se encontró con algo de tráfico (Stroll, Sainz) pero lo diseccionó con rapidez. Sin embargo, a Maranello le surgió un pequeño problema. Los SS de Räikkönen, que había parado en el 29º giro, le estaban permitiendo recortar la diferencia con Bottas, y por ende con Sebastian. Las ruedas del alemán seguían perfectas, pero si seguía con este ritmo se vería en la P3 tras su parada… y sería bastante incómodo decirle a Kimi que se apartase, pues en los últimos meses lo ha tenido que hacer en numerosas ocasiones. Así que Ferrari llamó a su primer espada a boxes en la vuelta 34, salió justo por delante de su compañero e intentó el milagro. Con unas gomas sólo 7 giros más nuevas que las de Bottas, el diferencial de rendimiento era insuficiente. El finés le concedió una pasada de frenada en la curva 13 y Vettel ya no estaría nunca a más de 2 segundos de él. Con la posibilidad de un adelantamiento tradicional muy descartada, el alemán sólo podía empujar, presionar y esperar que Valtteri cometiera otro error. Ya saben, por aquello de que el líder nunca había ganado un Gran Premio, y tal vez tuviera demasiadas cosas en la cabeza. Pero Bottas es finés. Y como él mismo comentó con algo de ironía en la divertida rueda de prensa de Baréin, no sabía cómo decir “emocionante” en su lengua natal. En Finlandia nadie se pone nervioso por estar a punto de ganar tu primera carrera, y el #77 no dio una sola opción.

Y ya está. Es una pena que la crónica de la primera victoria de Valtteri Bottas sea tan parca en palabras, sobre todo si la comparamos con el voluminoso texto que hubo que dedicar al anterior miembro de la lista, Max Verstappen. Pero Rusia 2017 ha sido una carrera demasiado decepcionante. No es que no haya habido una sola pasada; es que ni siquiera ha habido opción a ello. Ya saben que el secreto de la emoción no está en que haya muchos adelantamientos, sino que haya expectativa de que éstos ocurran. Pues Sochi, Pirelli y las nuevas normas se han unido para ofrecernos un espectáculo ciertamente decepcionante. ¿La cara positiva? Que Mercedes y Ferrari prometen mantener la lucha por los títulos hasta el final. Y sólo con eso conseguirán que el Mundial sea emocionante como pocos.

Uno tiene que celebrarlo a lo grande cuando logra un hito que sólo 106 personas en la historia habían logrado hasta entonces: ganar un Gran Premio de Fórmula 1. (Fuente: Formula1.com)

RESULTADOS CARRERA: (click)
CLASIFICACIÓN PILOTOS: (click, PDF)
CLASIFICACIÓN ESCUDERÍAS: (click, PDF)

Anuncios

3 comments

  1. numancia54 · mayo 1

    Muy buenas.
    Creo que no es muy normal que los neumáticos más blandos aguanten más de media carrera.
    Como bien dices, gracias que parece que Ferrari y Mercedes están parejos, porque sino, estaríamos ante una falta alarmante de alicientes para sentarse delante del TV a ver cada GP.
    No lo digo por la mayoría de los que visitamos esta página, sino por los telespectadores ocasionales o futuros posibles seguidores de este deporte.

    Me gusta

  2. telmex · mayo 2

    Felicidades a Bottas tarde o temprano tendria su primer triunfo, y muy bien los pilotos Sergio y Esteban por el 6° y 7° logrado por ellos, y mas para Sergio al llevar 14 gp dentro de la zona de puntos, saludos

    Me gusta

  3. Fabián · mayo 2

    Y lo peor es que ahora viene España, donde sabemos que adelantar también es muy difícil,así que me parece que nos espera otra carrera similar, ojalá no sea así.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s