¿Sólo es un mal día?

(Fuente foto de portada: GPUpdate.net)

Lewis Hamilton se fue de Sochi sin dejar rastro. Fue un fantasma durante todo el fin de semana, a años luz de Ferrari e incluso de su compañero de equipo. La única señal de vida que dio fue su voz en la radio del equipo, repitiendo consignas como “sobrecalentamiento” y “temperaturas”. Conociendo el inmenso talento del tricampeón del mundo, es de esperar que este suceso sea algo aislado. ¿Pero por qué se produjo? ¿Se repetirá más veces a lo largo de la temporada?

————————————————-

La diferencia entre Lewis Hamilton y Valtteri Bottas en este inicio de 2017 parecía más sólida que la que había entre el inglés y Nico Rosberg el año pasado. Como todos apuntábamos antes de comenzar, puede que Nico y Valtteri pasasen cada uno 4 años en Williams antes de saltar a Mercedes, pero Rosberg había necesitado otras 7 temporadas hasta llegar al nivel del #44 y arrebatarle el cetro. Por tanto, esperar que el finés estuviese a la par ya en 2017 era demasiado. Y Australia y China confirmaron las sospechas. Baréin sólo hasta cierto punto, pues Valtteri encontró la velocidad el sábado y Lewis cometió un pequeño error al apretar el botón del DRS, pero el domingo se revertió la supremacía. Rusia, un circuito del gusto del #77, nos permitiría ver una batalla cerrada entre ambos. O eso creíamos. A la hora de la verdad, sólo uno de los dos Mercedes compareció. Y para sorpresa de muchos, ése no fue el de Hamilton.

Durante todo el fin de semana, Lewis anduvo como sin confianza, pilotando pasado y sin clavar los vértices. (Fuente: stadiosport.it)

Si simplificamos al máximo el pilotaje de cada uno de los dos hombres de Brackley, podríamos decir que Hamilton se caracteriza por frenar hipertarde y Bottas por mantener constante su grado de giro de volante, con escasos aportes correctivos. Una pista en la que todas las curvas son una fotocopia, vértices sencillos de 90º de radio invariable, y apenas hay largas frenadas invitaba claramente al lucimiento del finés. En cierto modo, así ha sido, y podíamos preverlo. Pero lo que ha resultado inesperado era que Lewis ni siquiera compitiera. España y Austria 2016 nos demostraron que, si el inglés ponía aplicación, podía bordar su pilotaje, incluso trabajando en él y adaptándolo a estos dos circuitos donde su conducción no destacaría. Entonces, ¿por qué no estuvo ni cerca del podio en esta ocasión? Procedamos a estudiarlo. El viernes, el inglés pareció un piloto algo descuidado. Sin duda estaba lejísimos de dar el máximo. Fallaba vértices, entraba ligeramente colado y eso le mataba por la aceleración posterior, tardaba mucho en dar gas, no aplica con total confianza la dirección… pero era viernes. Si se entonaba, estaría arriba en la Q3. Pero estos viernes de encadenar errores y no ser rápido ya los habíamos visto antes. Y salvo contadas excepciones han sido el preludio de un fin de semana para el olvido. Gran Bretaña 2007, Baréin 2008, Singapur 2016… uno podía pensar que Rusia 2017 se añadiría a la lista. Y tras ver la clasificación, no tuvimos ninguna duda: a 3 décimas y media de Bottas en Q1, a casi medio segundo en Q2 y Q3. La diferencia era apabullante, siendo Lewis quien es. ¿Qué estaba pasando? “Simplemente no fui lo suficientemente rápido hoy. Tenemos que volver al punto de partida para tratar de averiguar el porqué. He tenido problemas para conseguir la temperatura de los neumáticos y maximizar su rendimiento“. Una comparativa con el desempeño de Vettel muestra que, al principio, Hamilton estaba ahí, fundamentalmente porque la primera frenada es “de las suyas”. Pero a partir de la curva 6, justo al inicio del segundo sector, se ve que no está cómodo. No va tirando a muerte, como si le faltara confianza para atacar las curvas y llevar velocidad por el vértice. De vez en cuando contravolantea, y pierde aún más impulso. Luego llega el tercer sector y con él el apocalipsis; Hamilton no está ni remotamente cerca de su principal rival por el título en este tipo de curvas, y pierde unas 3 décimas. P4.

Las crípticas declaraciones de Lewis no convencieron a nadie. Algo mermó su rendimiento, pero no nos quiso decir qué.
(Fuente: motorsport.com)

Desde fuera, uno veía al inglés y a su equipo un tanto perdidos. Después de 3 carreras con sobrecalentamiento de neumáticos en su coche, llega Sochi y de repente necesitan un montón de warm-up para poner las gomas a tono. El domingo, de nuevo, Mercedes padeció con problemas de exceso de temperatura, aunque no necesariamente de neumáticos sino de frenos y motor. Este vídeo en la primera vuelta tras el Safety Car muestra al mismo Lewis del resto del fin de semana: perdiendo vértices (especialmente preocupante el de la curva 4, pues en casi ningún momento del GP lo clavó) y lanzando el coche con poca fe. Al final de carrera declaró dos cosas inquietantes: una, que “al final, la posición en pista lo ha sido todo“, y otra, que “durante la carrera he entendido los problemas que he tenido“. La primera tendría sentido si hubiera hecho como Sebastian Vettel: demostrar en el segundo stint que podía acercarse a su rival hasta zona de DRS, pero es que Hamilton acabó a 25 segundos de Räikkönen, perdiendo unas 7 décimas netas por giro una vez calzó superblandos. Es decir, lo de la posición en pista y “quedarse clavado en el tráfico” no cuela. ¿Qué fue lo que pasó? Por algún motivo, la segunda de las declaraciones fue la única prenda que soltó, más allá de otras frases extrañas como “ha habido muchas cosas que se han puesto en el medio” o “estoy relajado, no hay mucho que pueda hacer. Estoy bien“. Tal vez nunca sepamos por qué en ese stint final Max Verstappen, con un bólido 1,5 segundos más lento y en igualdad de neumáticos, consiguió recortarle 1 décima por vuelta. ¿Mera incomodidad con el coche? ¿Un fin de semana distraído por motivos personales? ¿Desánimo? ¿Simplemente mero azar, un día que uno se levanta sin motivo con el pie izquierdo?

Consideraciones psíquicas aparte, lo que está claro es que Lewis no pilotó bien. En vez de adaptarse a una pista que no le va tan bien y camuflar sus defectos, simplemente no compitió. Y eso es lo preocupante. Ahora viene Montmeló, una pista que en principio (aunque ya ven que a cada carrera nuestras creencias se tambalean) no favorecerá ni a su conducción ni a su monoplaza, y donde la degradación sí estará a la orden del día. El déficit en la tabla es de apenas 13 puntos, por lo que no es grave, pero está claro que Ferrari y Vettel no permitirán este año que Hamilton gane el título sin estar al 100%. Y por supuesto, que nadie se olvide de Valtteri Bottas. Este fin de semana ha demostrado que sí, que claro que puede batir al tricampeón del mundo. Si Lewis saca lo mejor de sí, superará con comodidad al finés; pero si vuelve a tener otro fin de semana malo en el que ni siquiera ponga empeño por corregirlo, eso será a todas luces insuficiente para proclamarse campeón.

¿Crees que Lewis Hamilton ganará el título este año? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

9 comments

  1. skoll · mayo 1

    “está claro que Ferrari y Vettel no permitirán este año que Hamilton gane el título sin estar al 100%.”
    Desde mi ignorancia diría que Ferrari ya ha perdido el título, parece que van a penalizar mucho este año por cambio de piezas.

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 1

      Me alegra que hagas este apunte porque quería hacerlo en la crónica de ayer y se me pasó.

      Están condenados a, como poco, montar un quinto turbo. Pero bueno, eso serían 10 posiciones en parrilla, y dada la superioridad de su monoplaza ya se buscarán un circuito propicio para elegir la sanción y que puedan salir incluso con un podio.

      De todas formas, insisto en que haces bien en destacarlo porque podría decidir el campeonato.

      Me gusta

      • numancia54 · mayo 1

        Pues en un campeonato tan igualado como parece estarlo, ojo a este tema.

        Muy buen apunte

        Me gusta

  2. pgimoreno · mayo 2

    Desde mi subjetivo y personal punto de vista, el inglés, después de Alonso, es el piloto mejor dotado con manos y fuerza mental (“el martillo”).
    ¿Que le sucedió este fin de semana? Esta es la cuestión. Personalmente y si nos atenemos a la larga data del #44, Sochi no debiese preocuparle ni a él ni a los de Brackley.
    10 cilindros nos regala en esta esta entrega un brillante análisis “forense” del pésimo pilotaje del tricampeón.
    No soy seguidor ni afecto emocionalmente al moreno, pero ciertamente así lo creo, su fuerza mental, manos y velocidad estarán de nuevo en Cataluña.

    Me gusta

  3. leillo1 · mayo 2

    Hola, buen artículo y buen tema. Esperemos que algún día sepamos que le paso, yo escuché en la tele al gran Pedro que hizo un comentario sobre que cada vez que la FIA subía las presiones a Hamilton éste lo pasaba mal.
    será por eso que se diluyó en Rusia?
    Un saludo

    Me gusta

    • diezcilindros · mayo 3

      Este no es el sitio para acrónimos jocosos, vamos a ahorrárnoslos ^^.

      Puede que tenga que ver con ese asunto, sí, y que en Sochi por sus circunstancias de bajísima adherencia se le note aún más. Pensaré sobre ello ^^.

      Me gusta

      • skoll · mayo 4

        En la temporada pasada, en uno de tus artículos, en una comparativa entre los estilos de conducción de Hamilton y Rosberg, ya apuntabas a la presión de los neumáticos como una de las claves.
        Si eran más altas favorecían a Rosber, y si eran más bajas a Hamilton.

        Me gusta

        • diezcilindros · mayo 4

          Lo primero, me alegra ver que os acordáis de los artículos pasados ^^.

          Tirando de hemeroteca, veo que hasta en 2 ocasiones me lo pregunto: ¿el final de 2015 tan “flojillo” de Lewis fue por las presiones? ¿O por cosas como desmotivación y similares? Creo que nunca llegué a dar esa respuesta final; me suena habérsela oído en efecto a PDLR en algún momento, pero no recuerdo haber llegado yo a ella (no digo que sea falsa; es que no me he parado a pensar en ello con detenimiento). Tal vez debería hacerlo en un futuro.

          Me gusta

  4. leillo1 · mayo 3

    He tenido que buscar en el diccionario que era acrónimos jocosos y me doy por enterado, no lo volveré a hacer, y de todas formas no es por FIA si no que es Pirelli quien pone las presiones.
    un saludo Leo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s