Sauber-Honda: ¿quién sale ganando?

(Fuente foto de portada: autosport.com)

La pasada semana se confirmó un secreto a voces: Sauber montará los motores Honda a partir de 2018. Se trata de una maniobra ampliamente esperada pero no por ello tan obvia como pudiera parecer. Y en diezcilindros, como siempre, nos gusta analizar el trasfondo de la misma: si Honda tenía un acuerdo de exclusividad con McLaren, y Sauber no deja de agenciarse el que es el peor propulsor de la parrilla, ¿por qué se ha tomado esta decisión?

————————————————-

El peor chasis y el peor motor unirán sus fuerzas a partir de 2018. Así dicho, no parece muy ilusionante, ¿verdad? Pero, en cierto modo, era inevitable. Tras 8 temporadas con Ferrari, el equipo suizo cambia de fabricante con la esperanza de mejorar sus complicadas situaciones deportiva y económica; por su parte, Sakura necesitaba como el comer duplicar la información disponible a la hora de desarrollar su preocupante motor. Además, ambas marcas tendrán en McLaren una sólida referencia para comprobar si lo flojo es el propulsor o el chasis: algo similar probó Toyota motorizando a Williams en 2007 y descubrió que la escasa velocidad punta era cosa de su carrocería y no de su V8. En definitiva, Sauber y Honda deberían beneficiarse del trato. ¿Pero a quién le viene mejor? ¿Y cuáles serán los inconvenientes que tendrán que afrontar cada uno?

Pascal Wehrlein es de los pocos argumentos para que Sauber supere a McLaren en 2017. ¿Tendrá futuro en la escudería suiza a partir de 2018 si Honda impone a Matsushita? (Fuente: formula1.com)

Sauber: era evidente que el pequeño equipo suizo iba a ser el peor de la parrilla en este inicio de temporada 2017. Sin Manor, su chasis quedaría como el más débil de todos, y con su decisión de montar motores Ferrari de 2016 en un año en el que habría total liberalización del desarrollo también se iban a ver lastrados en términos de potencia. El motivo por el que eligió quedarse con motores antiguos no fue solamente el de “usar un motor conocido” o el de “no tener que adaptar el chasis a una nueva unidad”, que también: principalmente fue que los motores con un año de antigüedad son más económicos. Visto en retrospectiva, también puede entenderse que Sauber estuviera interesada en buscar unidades de potencia menos costosas y por ello Ferrari no le quisiera dar la última información del 2017, algo parecido al “gardening leave” de los ingenieros. Y esas “unidades menos costosas” llevan el nombre de Honda: igual que McLaren recibe una millonada por parte de los nipones, es de esperar que Hinwil no sólo no pague tanto como con Ferrari, sino que es posible que reciban un montante por llevar el logo de Honda en su lomo. A cambio, es probable que Monisha Kaltenborn deba aceptar que uno de sus volantes sea reservado para el piloto de la cantera de los de Sakura: Nobuharu Matsushita. En su tercera temporada en GP2, Matsushita no ha dado visos de ser una futura estrella del automovilismo: aplastado por sus compañeros Stoffel Vandoorne en 2015 y Sergey Sirotkin en 2016, debería plantearse vencer al debutante Alexander Albon en 2017 en el otro ART, pero ahora mismo el tailandés es el favorito para salir victorioso. En definitiva, si Sauber ha de contratar a Nobuharu y el grupo Longbow Finance (los propietarios del equipo) imponen a Marcus Ericsson, la alineación de pilotos para 2018 no podría ser menos ilusionante, al tener que desprenderse de Pascal Wehrlein. Y, no sea que lo olvidemos, los motores Honda del año que viene podrían perfectamente seguir siendo los peores en rendimiento y fiabilidad. En definitiva, el próximo año se prevé aún peor para el equipo suizo. Su única esperanza es que a partir de 2019 las cosas mejoren.

Motorizar a dos equipos debería venirle de perlas a Honda. ¿Será suficiente para convencer a Alonso de seguir en el equipo de 2018 en adelante? (Fuente: crash.net)

Honda: si damos por supuesto que el presupuesto de la casa matriz es ilimitado, el trato es notablemente favorable para Honda, ya que el único déficit será el económico. No sólo tendrán que fabricar el doble de motores con su correspondiente gasto, sino que tendrán que compensar pecuniariamente a Sauber para poder explotar el acuerdo al máximo. Si la cartera no tiene fondo, no hay problema alguno. Obviamente, el dinero no es infinito y Honda, igual que hiciera en 2008 o su compatriota Toyota en 2009, podría repentinamente cerrar el grifo ante la falta de resultados deportivos (agravado en este caso por la horrible publicidad negativa aparejada) y borrar de un plumazo todo rastro. Pero conviene pensar que tienen margen suficiente para unos años más, dándose ese plazo para lograr al fin un motor competitivo. Y el trato ayudará notablemente a conseguirlo: 2 equipos significa el doble de datos, mucha más información, distintos modos de enfocar la relación que permitan optimizar los procesos. Cuando en los tests un McLaren fallaba, no había progresos durante las siguientes horas; a partir de 2018, tendrán otro coche que seguirá funcionando. Además, comparar dos chasis distintos les permitirá averiguar si el monoplaza de Woking es muy superior al de Hinwil y por tanto la culpa es enteramente nipona, o si por el contrario a nivel aerodinámico McLaren ha de ponerse las pilas. Y es una duda muy razonable. Sin embargo, no podemos pasar por alto un detalle. Ron Dennis dijo el pasado año que “si quieres ganar Campeonatos del Mundo en plural has de estar alineado con un fabricante y ser su prioridad, y tras empezar a recibir los beneficios deportivos de esa asociación mutua, puedes considerar suministrar a otras escuderías“. De algún modo, Honda debía suministrar a McLaren de forma exclusiva. Ya que Woking iba a aguantar todos estos años de duro trabajo, no sería de recibo que un cliente se llevase la gloria cuando los motores nipones estuvieran al máximo nivel. Pero no sabíamos si esa exclusividad obedecía a un papel firmado o sólo era la petición del señor Dennis. Con Ron fuera, se ha comprobado que Honda no estaba necesariamente vinculada sólo a McLaren, y ha podido tomar esta decisión con el objetivo de mejorar su rendimiento. Y no sólo eso, sino que han logrado algo que al propio Ron le tendría que haber convencido: si Honda hubiera motorizado a un equipo como Red Bull, cuando éste tuvo sus problemas con Renault hace año y medio, probablemente el chasis de Milton Keynes habría triunfado sobre el de Woking. Pero escogiendo a Sauber, la escudería más débil de la parrilla, McLaren se asegura que nadie le robará la gloria, pues el equipo suizo debería estar siempre por detrás. Eso mantendrá contento al equipo inglés, y por tanto recibirá con tranquilidad las mejoras que Honda pueda desarrollar con este acuerdo.

El resumen es sencillo: Sauber gana económicamente y pierde deportivamente; viceversa para Honda. El optimismo viene si consideramos en ambos puntos débiles son menos importantes: Sauber entrará sí o sí en el top-10 en 2017 y 2018 y por tanto entra en el reparto del pastel de los derechos televisivos, por lo que pueden esperar a 2019 a que su propulsor sea competitivo y les permita ir ascendiendo hasta la liga de los Force India o los Haas. Honda, por su parte, debería tener algunos años de margen para mejorar su situación independientemente del dinero necesario, y duplicar su artillería acelerará el proceso. Pero, en cualquier caso, no evalúen esta unión por lo que ocurra en 2018, que no debería ser nada impresionante: si consiguen que Sauber se meta en la media parrilla y McLaren pelee por las victorias en ese horizonte de 2019, objetivo cumplido.

¿Qué crees que sucederá antes: una victoria de McLaren-Honda o un top-7 por equipos de Sauber-Honda? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

2 comments

  1. CannonlakeEvo · mayo 8

    Es obvio que quien sale ganando es….los rivales.

    Yo era el primero que defendió la entrada de Honda en la segunda era turbo. Un garante de fiabilidad, solvencia y resultados, con un know-how sencillamente brutal. Y unas ventajas de plazos enormes. (“Tu ponme el reglamento que te apetezca, pero avísame dos años antes”, Colin Chapman dixit)

    Pero no. Han debido de esconder a los ingenieros en un armario con llave. Porque pones a un primate con un bolígrafo en la mano y te hace mejor motor que el actual.
    Y si a eso le sumas el extremo ego de los japoneses , tienes el cocido actual.

    Mi hipótesis ha sido motores a precio simbólico. Y el pobre Peter ha tenido que ceder.

    Sauber, que te pillen confesao… Espero por tu bien que al menos sean fiables.

    Me gusta

  2. Gerard Pujol · mayo 9

    Difícil pregunta… Tenía la esperanza que con nuevos inversores Saber ganaría algo de ambición pero ya veo que han buscado un modelo low-cost de equipo que genere beneficios con pocos resultados, pero esta asociación los condena (salvo sorpresa mayúscula) a la última posición en 2018. Para Honda es vital ampliar el número de vehículos rodando con su propulsor más sabiendo que les cuesta localizar el origen de la falta de rendimiento. Cuesta de creer lo poco que han avanzado después de su primer año. Creo que para ambos es la solución menos mala. Honda preferiría motorizar a un grande, Sauber tener grandes motores a bajo precio y Mclaren a Honda competitivo y en exclusiva (escoció mucho​ como Mercedes celebraba las victorias de Brawn gp en 2009 como suyas después de años de matrimonio).
    Gran artículo de nuevo diezcilindros!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s