Y Ruth lo volvió a hacer

(Fuente foto de portada: F1Fanatic.co.uk)

Si eres un equipo pequeño y quieres arañar puntos, Ruth Buscombe es la persona que estás buscando. La estratega de Sauber, que comenzó el pasado curso en Haas, fue la principal responsable de que Pascal Wehrlein saliera de Barcelona con 4 sabrosos puntos que le permiten superar a McLaren, a pesar de tener el peor coche de la parrilla a día de hoy. La táctica fue la que usó en 2016 en Australia o en Brasil: paciencia, más paciencia y dar el golpe en el momento definitivo.

————————————————-

La Fórmula 1 es un compendio de numerosos campos en los que hay que rendir constantemente al máximo para tratar de conseguir los trofeos. “Un sistema es tan fuerte como su punto más débil“, reza el dicho, así que conviene no descuidar ninguna faceta. Siempre se ha tratado a la F1 como una dualidad entre piloto y máquina, en la que ésta tiene más relevancia para el resultado final, pero simplificar un deporte de cientos de millones de euros en sólo estos dos puntos sería olvidar otros muchos aspectos importantísimos. Y en Barcelona, uno de ellos fue la estrategia. No sólo los carísimos ordenadores que simulan millones de posibles carreras en cuestión de segundos, sino los hombres y mujeres que están delante de esos monitores para tomar la decisión correcta en un instante. Y la protagonista de la media parrilla en el pasado GP fue un nombre conocido: Ruth Buscombe. Una vez más.

Pascal Wehrlein apenas ha notado su escasa pretemporada: en su tercera carrera del año ha conseguido la proeza de sumar puntos con el Sauber. (Fuente: GPUpdate.net)

La ingeniera de Sauber fue protagonista de varios de nuestros artículos en 2016 por su papel tanto con la escudería suiza, por la que fichó a media temporada, como con Haas. Gracias a ella y a su equipo, Romain Grosjean aprovechó la bandera roja de Australia mejor que nadie para sumar 8 puntos y fue el primero en darse cuenta del potencial de los superblandos en Baréin. Una vez hizo las maletas para recalar en Hinwil, su tarea era ímproba: conseguir puntuar con el paupérrimo C35. Y en Brasil, bajo el diluvio, Buscombe mantuvo la paciencia donde otros como Red Bull la perdieron para ahorrarse pit stops y acabar en 9ª posición. 2017 sería un año aún más difícil, pues sin Manor y con un motor de 2016 serían sin duda la última escudería. Al menos tenían asegurado el top-10 para el reparto de premios, pero parecía que la temporada iba a ser muy complicada. Sin embargo, no está siendo tan mala como se esperaba. Marcus Ericsson está batiendo a pilotos con coches superiores como Stoffel Vandoorne, Jolyon Palmer o Lance Stroll, mientras que Pascal Wehrlein (y antes Antonio Giovinazzi) están dando el extra de talento para colarse en segunda ronda y no tener tan lejos los puntos. Tras 4 carreras relativamente positivas, con la P11 de Pascal en Baréin como mejor resultado, Sauber llegaba a España en el inicio de la meteórica carrera del desarrollo de los bólidos. La clasificación fue razonablemente bien, pues de nuevo esos nombres fallaron (junto con el de Daniil Kvyat), y eso hizo que sus dos pilotos se jugasen el pasaporte a la Q2. Se lo llevó Wehrlein de milagro: 5 milésimas. El alemán, como era de esperar, no pudo hacer nada para mejorar la P15, y desde ahí se preparó para una carrera interesante. El neumático blando era claramente la estrella del fin de semana, pero el viernes Sauber comprobó que los blandos les duraban bastante y que con los medios iban casi al ritmo de Renault. Así que, al contrario que el resto de la parrilla, los suizos estaban muy interesados en calzar los M durante más tiempo que los demás. Por ejemplo, yendo a 1 parada. Y Ruth se puso manos a la obra.

Sauber celebra la 8ª posición de Wehrlein. 4 merecidos puntos.
(Fuente: @PWehrlein)

Los S, no obstante, eran más rápidos, y para la salida vendrían muy bien, así que había que empezar con ellos y sacarles todo el jugo. Pascal se aprovechó de los incidentes para subir a la 12ª plaza, y tuvo la suficiente habilidad para mantenerse relativamente cerca del grupo de los puntos encabezado por Kevin Magnussen (8º). Cuando todos sus rivales fueron parando, Wehrlein subió hasta P5. Los Force India estaban en otra dimensión y le pasaron con facilidad, pero Nico Hülkenberg sólo se acercaba a medio segundo por vuelta a pesar de su superior montura y neumáticos blandos más nuevos. La degradación era nula: la vuelta más rápida de Pascal en su primer stint fue la 27ª. Ahora estaba 7º y a todos les quedaba por hacer un pit stop, así que la opción de los puntos era muy realista gracias a esta buena lectura de seguir en pista y tener paciencia. Mientras las mentes pensantes cavilaban si era mejor el undercut o el overcut para cubrir posición, Vandoorne chocaba con Felipe Massa y provocaba la salida del VSC. Este accidente había sucedido unos 30 segundos por delante de Wehrlein, cuando el alemán circulaba por el tercer sector. El mensaje de Dirección de Carrera salió exactamente cuando el #94 llegaba a la chicane: tenían 3 segundos para reaccionar en el muro y decirle si parar o continuar. Se lo comunicaron justo en el último momento, así que Wehrlein frenó, giró y entró a boxes… pasado el bolardo (ver vídeo en la parte inferior) tras el cual no se puede girar hacia el pit lane. Dado que el VSC duró más de una vuelta, parando a la siguiente habrían mantenido igualmente su ventaja. Pero Sauber no sabía durante cuánto tiempo iba a estar el VSC, así que asumió la sanción con tal de aprovechar el momento. Como en efecto no sacaron excesivo provecho de saltarse el bolardo (insistimos: de haber parado en la vuelta siguiente su posición habría sido la misma, al ir todos a la misma velocidad), sólo le pusieron 5 segundos. A Wehrlein le daba igual: era 8º. Y con el inmediato abandono de Bottas, 7º. Ahora se trataba de meterle el tiempo de penalización a cuantos más rivales mejor. El problema era que Carlos Sainz, Magnussen y Grosjean estaban pegados a él. Para su fortuna, todos llevaban los mismos neumáticos medios que al resto de equipos tan mal les iba, y la velocidad punta de Sainz no era excelente, así que pudo aguantar sin problemas la posición. De hecho, las buenas noticias llegaron desde atrás: Daniil Kvyat se entrometió con los Haas, rezagando a Grosjean por un lado y chocando con Magnussen después, provocándole un pinchazo que le impidió pelear por puntos. Al cruzar la meta, sólo tenía a Sainz a su zaga. Así que el 7º se convirtió en 8º, pero tanto daba: 4 sabrosas unidades tras una carrera muy inteligente.

Como siempre, fue la suma de todo: por un lado, la máquina se portó bien al cuidar los neumáticos blandos y sacarles el doble de vueltas que el resto de la parrilla, y fue suficientemente competitiva con los medios como para plantearse la táctica de 1 parada; el piloto puso de su parte con una condición excelente a un gran ritmo, muy constante y sin errores; y, por supuesto, la estrategia. Ruth Buscombe volvió a dejar su sello en una carrera que requirió pensamiento lateral, alejarse de lo que hicieran los demás y, claro, una pequeña pizca de suerte (aunque sin ella también tenían sólidas opciones de top-10) con el VSC. Ahora viene Mónaco, otro lugar donde la astucia puede darte réditos, como al añorado Jules Bianchi. Pero Sauber llega desahogada:¨ya tiene 4 puntitos, está por delante de McLaren y sabe que puede mirar con tranquilidad a su futuro.

¿Crees que Sauber podrá mantener la 9ª plaza en el campeonato de constructores hasta el final de temporada? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

2 comments

  1. Gerard Pujol · mayo 17

    Completamente de acuerdo con este artículo. Parece mentira que con la tecnología de la que disponen los equipos para simular estrategias, sea al final una persona la que marque la diferencia. Esto demuestra hasta que punto es una crack Ruth. Hablamos mucho de movimientos de pilotos…a ver si los grandes se fijan en esta gran y genial estratega.

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · mayo 17

      Recuerdo que en el análisis del 2016 de Sauber hice unos numerillos sobre cuántos millones les reportó a Haas y al equipo suizo sus actuaciones en Australia y Brasil. Es una cantidad de dinero nada despreciable, de decenas de millones, así que fíjate el salario que podría pedirle a sus superiores ^^.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s