Una oportunidad perdida

(Fuente foto de portada: GPUpdate.net)

Tal y como ha funcionado el MCL32 en las primeras carreras, todos esperábamos que Mónaco fuera el lugar en que mejor rindiese de cuanto llevamos de campeonato. Y hasta cierto punto, así fue: Jenson Button y Stoffel Vandoorne clasificaron respectivamente 9º y 10º, metiéndose los dos coches en la Q3 por primera vez desde Hungría 2016. Sin embargo, la falta de fiabilidad, los errores de los pilotos y la ausencia de Fernando Alonso hicieron que no sólo esos resultados no se transformaran en su correspondiente posición en parrilla, sino que el domingo serían incapaces de sumar un solo punto. El coche ha mejorado, pero el fantasma de la última posición comienza a asustar.

————————————————-

No es pertinente, por repetitivo, comenzar una nueva entrada sobre McLaren haciendo alusión a lo lejos que están actualmente de cumplir sus objetivos. La modificación de los mismos por parte de Honda conforme iban produciéndose las desilusiones (“soñamos con ganar en Australia“, en la primera pretemporada del proyecto; “un podio es nuestra esperanza“, en abril de 2015; “a final de año deberíamos luchar con Mercedes“, un mes después; para acabar con la desmotivante “para 2016 nos ponemos el objetivo de entrar en Q3“) confirma que la casa nipona se encuentra en una situación de anticompetitividad, de la que parecían haber salido a finales de 2016 pero a la que volvieron en la pasada pretemporada. En definitiva, el MCL32 ha quedado como un coche con el que intentar escapar de la Q1. En Barcelona, eso sí, se vieron mejoras, y el top-10 era una opción realista si a bordo iba un tal Fernando Alonso; su legendaria Q3 (7º) fue un motivo de optimismo, aunque fuera presuntamente en un coche demasiado reglado para rendir el sábado. Mónaco, sin rectas, debería servir para consolidar las sensaciones.

El accidente de Stoffel Vandoorne en Q2 lastró parcialmente sus opciones de un buen resultado. (Fuente: YouTube.com)

La diferencia, eso sí, sería que el ovetense estaría en Indianápolis para correr las 500 Millas, así que a su asiento se iba a subir Jenson Button, que por nivel demostrado en 2015-2016 y por falta de experiencia con los nuevos coches necesariamente iba a rendir peor que el #14. En definitiva, seguramente veríamos a un peor McLaren de lo normal. Pero en el fondo, sería indemostrable: ¿Stoffel Vandoorne se metió en Q3 porque el coche fue bien o porque, por primera vez en la temporada, se sintió cómodo? ¿Le habría podido sacar Alonso la distancia que habitualmente consigue? Nunca se sabrá. La realidad es que el #2 fue 7º en la Q2, 2 décimas más rápido que Jenson (igual que en Q1), y ambos entraron en la pelea final. De haber podido el belga repetir su 1:13.249, habría salido séptimo. Y tal vez Alonso hubiera logrado la 6ª plaza (o incluso la 5ª, debido al flojo registro de Daniel Ricciardo). En esa situación, se podría hablar de que McLaren sería el cuarto mejor coche del día. Y eso sería confirmar nuestras sospechas de China, donde el McLaren fue algo mejor, pero no mucho, en el sector central con pocas rectas: el MCL32 sería el 4º mejor chasis. Y eso significa que, a pesar de manejar un presupuesto tan grande como los 3 que tiene por delante, sería el peor de todos ellos. En el sector 1 (fuerte frenada, curva lenta, recta, dos curvas enlazadas de media velocidad y una pequeña recta), Ferrari le metió 3 décimas al coche de Woking; en el 2 (sucesión de horquillas y curvas lentas, más una “recta”, otra aceleración corta y Tabac), la distancia se amplió al medio segundo. Y en el tercero (más curvas lentas, la enlazada de la Piscina y la recta de meta), de nuevo se cedieron 3 décimas. En definitiva, resulta impensable que en un dibujo como el descrito un mal motor haga perder 1,1 segundos. Forzosamente, unas 6-7 décimas han de explicarse única y exclusivamente por el chasis. Son cuentas repetidas hasta la saciedad en los últimos años, así que cada vez hay más experiencias reales que las confirman: el MCL32 no es un chasis para ganar el campeonato del mundo.

Jenson Button midió fatal su intento de ataque a Pascal Wehrlein y será sancionado por ello… en su próxima carrera. (Fuente: skysports.com)

Establecido esto, queda centrarse en lo sucedido durante el fin de semana y explicar por qué si los dos McLaren pasaron a la Q3 fueron incapaces de sumar puntos. La respuesta no tuvo ni que esperar al domingo: Vandoorne arrastraba una penalización de tres plazas por su negligente choque con Felipe Massa en Montmeló, mientras que Button sufrió en sus carnes una táctica que algunos, aunque no compartiésemos en público por deferencia, nos podíamos temer: Alonso dejó Barcelona al límite en cuanto a sanciones por motor, y una buena forma por parte del equipo de ahorrarse el bochorno de ver a su bicampeón en última posición de la parrilla sería provocar una penalización a su sustituto en este GP: así, Fernando gozará de un motor nuevo durante las próximas carreras (aunque no muchas, dada la escasa fiabilidad, fundamentalmente del MGU-H) y retrasará el inevitable momento en que tenga que ser penalizado, pero al menos han conseguido evitar que el español, a quien quieren tener contento a toda costa, se vea perjudicado tan pronto por este tema. Por lo tanto, Stoffel comenzó la carrera en 12ª posición y Jenson desde el pit lane. Por empezar con el inglés, quien seguramente estuviera disputando su última carrera en la F1, se encontró con problemas nada más salir: paró junto con Pascal Wehrlein en la vuelta 1 para cambiar sus gomas (extrañamente, decidieron empezar con US y cargar la mayoría de la carrera con los SS), pero el alemán hizo un unsafe release con el que salió por delante de él, y le arruinó la tarde. Tras seguirle de cerca toda la carrera, intentó aprovechar la llegada de los líderes para, en el momento de que Pascal se apartase para ser doblado, meterle el morro. No lo consiguió, así que paró en la vuelta 39, puso ultrablandos y se aseguró un diferencial de rendimiento, pues Wehrlein mantuvo sus usadísimos Pirelli del flanco morado. Pascal perdió comba en la vuelta 57 al tener que dejarse doblar por muchos coches y Jenson vio la oportunidad cuando Vettel les rebasó por segunda vez: el de Frome se tiró de forma suicida en Portier, en un hueco que, como le ocurriera a Sergio Pérez con Daniil Kvyat, no existía. Pascal se cerró, las ruedas se tocaron y el Sauber volcó. La imagen puso los pelos de punta, pero no hubo problemas más allá de la retirada de ambos coches. El #22 fue sancionado por tal despropósito de maniobra, pero mucho nos tememos que no habrá una “próxima carrera” en la que cumplirla. La carrera de Vandoorne tuvo más o menos la misma chicha: poca. La única diferencia era que él estaba luchando por arañar el último punto. Tras salir 13º de la primera curva (al ser superado por Lewis Hamilton en la arrancada), los problemas de Pérez y Hülkenberg le auparon a la 11ª plaza, y el pinchazo de Kevin Magnussen le puso en bandeja la última posición de puntos. Sin embargo, tras el SC provocado por su compañero de equipo, se vio con Checo a la espalda y con ganas de “marcha”. En la primera curva de la resalida, Pérez se tiró al interior de Sainte Dévote y le ganó limpiamente la plaza. El problema era que Stoffel, por el exterior, pilló las virutas con gomas frías y presiones por los suelos y se fue recto contra el muro. Adiós al punto.

Y por tanto, adiós a las opciones más inmediatas de que McLaren consiga sumar unidades que le saquen de la horripilante última posición en la que se encuentra. En Canadá, el MCL32 puede ceder tranquilamente más de 1 segundo sólo en cuestión de motor, y la Q3 parece complicada. En 2016 Fernando la consiguió, pero da la impresión de que el motor Honda por aquel entonces era relativamente mejor. Y después viene Bakú, qué decir de su tramo a fondo de 2 kilómetros de longitud. Y después Austria, otra pista con escasas curvas y sí bastantes rectas. En definitiva, salvo carreras caóticas, McLaren no tendrá opciones de puntuar hasta Gran Bretaña, mediados de julio, y eso le impedirá plantearse alcanzar la 4ª plaza que, por presupuesto, recursos, historia… debería como mínimo pelear. Aunque el escaso nivel del Sauber C36 no debería suponer ningún problema a la vista de los últimos pasos a Q3 de los de Woking, el fantasma de acabar en la última posición sigue presente, debido a los 4 puntos logrados por Pascal Wehrlein en España. Parece poco probable que no consigan superarles, pero si la fiabilidad sigue fallando tanto hay motivos para desconfiar. Y si ya resultó humillante que en 2015 los suizos les superasen, en esta ocasión no habrá un Manor que les libre del oprobio de acabar en la última posición. McLaren-Honda necesita urgentemente solucionar esta papeleta.

¿Crees que McLaren superará al menos a Sauber en el campeonato de constructores a final de temporada? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

4 comments

  1. LFP · mayo 31

    Alonso desmotivado, vandoorne, hace lo que puede, los japos perdidos desmotivan a todo el mundo, negro panorama y no por los pilotos, creo que Jenson se fue porque la veia venir

    Me gusta

  2. Gerard Pujol · junio 1

    Básicamente realizaron una apuesta equivocada desde mi punto de vista que muestra el miedo que tienen a que Fernando les abandone a finales de este año. Por primera vez en la temporada el Mclaren era un coche para puntuar y las penalizaciones y el poco éxito del belga en mantener las ruedas en temperaturas aceptables bajo SC lo hicieron imposible. En mi opinión lo normal sería maximizar las posibilidades de puntuar en una de las carreras óptimas para ello, evitando penalizaciones y esperar que Jenson rindiera lo suficiente para puntuar. Quieren poner a Alonso lo más delante posible pero ahora vienen carreras poco propicias y el pánico puede aumentar. A parte del pobre rendimiento está la poca fiabilidad que lo complica todo más. Ya es oficialmente el peor arranque de temporada de la historia, superando el 2015 (doloroso a tope) y verse últimos detrás de un coche tan pobre como Sauber motorizado del año pasado, sabiendo que pocas oportunidades habrá para puntuar si no se mejora, genera sudor frío en Woking. Lo lógico sería que superen al equipo de Monisha pero hay que concretarlo en resultados y en un tercio de temporada (casi) el balance es 0. Triste panorama por delante para un equipo histórico, con mucho éxito a sus espaldas y con el plus de tener a Alonso en sus filas.

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · junio 1

      A ver, objetivamente McLaren tiene que superar a Sauber. Estamos hablando de que el mejor MCL32 ha clasificado 7º y 9º en las 2 últimas carreras: rendimiento para puntuar hay. Pero claro, se requiere fiabilidad para poder llegar a la parrilla en esas posiciones sin sanciones por motor, y luego más fiabilidad para acabar la carrera en una buena posición.

      Yo creo que lo conseguirán, y si se puede plantear el debate (y a la vista de las votaciones, debate hay: 70:30) es por “miedo”. En condiciones normales, no debería haber color. Pero en fin, veremos…

      Me gusta

      • SportPrototipos · junio 1

        McLaren sin Honda, u Honda sin McLaren.

        Como he repetido hasta la saciedad, llevan tres años despilfarrando prestigio, dinero, credibilidad…

        “Y tú mas” se llama la enfermedad. Nipones egoístas contra estirados británicos. Así pueden estar 10 años mas si quieren. O dinamitan esta joint venture, o no habrá resultados.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s