Lewis devuelve el golpe

(Fuente foto de portada: Formula1.com)

Ferrari salió de Montecarlo con un doblete mientras Mercedes se conformaba con la P4 y la P7. La situación fue exactamente la contraria en Canadá, donde Lewis Hamilton recortó la mitad de los 25 puntos que Sebastian Vettel tenía de ventaja tras su triunfo en las calles del Principado. La carrera fue sencilla para el de Tewin después de que el tetracampeón se viera en la última posición tras 4 vueltas, pero la lucha desde el podio hacia atrás fue excelente y, tras 2 años insulsos, Canadá nos recordó que es uno de los mejores circuitos para disfrutar de la Fórmula 1.

————————————————-

Definitivamente, este era el fin de semana de Lewis Hamilton. Más allá de todas las leyendas y coincidencias estadísticas, lo cierto es que no es casualidad que el Gilles Villeneuve sea un circuito en el que vaya de paseo por el parque. 6 poles y 6 victorias (los 3 últimos triunfos, además, de forma consecutiva) en 10 presencias se explican por un sencillo motivo: el punto fuerte de Hamilton son las frenadas y su punto débil los radios largos. En Canadá abundan las primeras y no existen las segundas. ¿Conclusión? Nadie iba a poder batirle aquí. Y dado que el único hombre que está en su órbita, Sebastian Vettel, ha tenido un día relativamente aciago, el #44 consigue meterle una dentellada al liderato del hombre de Ferrari. Esta vez la victoria llevaba un bonus.

Verstappen hace una salida antológica, pero entre que su toque con Vettel arruinó la carrera de éste y que posteriormente Max abandonaría, tamaña acción se quedó sin recompensa para nadie.
(Fuente: Formula1.com)

Todo cambió, como suele ocurrir, en la salida. Hamilton y Vettel, en la primera línea tras la antológica actuación de ambos ayer, arrancaron de forma bastante parecida, pero Seb perdió algo de fuelle en segunda y tercera marchas y Valtteri Bottas se asomó por el interior. Bueno, P3 no era lo deseado, pero no es un desastre, debió pensar. Pero si se creía protegido por su escudero Räikkönen, el finés le falló, como en Rusia. Como un torpedo apareció Max Verstappen, que arrancó 5º y 5 segundos más tarde estaba frenando por fuera para ponerse en una alucinante segunda posición. Vettel, con Bottas a su izquierda y Verstappen a su derecha, no tenía sitio. Y la física, como siempre, actuó. El alerón delantero del Ferrari se vio arrollado por la zaga del RB13 y se convirtió en un apéndice a punto de salir volando. Y “salir volando” es un término que describe perfectamente lo que ocurrió en la llegada a la curva 3 unos puestos más atrás. Carlos Sainz no traccionó bien a la salida de la 2 y Romain Grosjean apareció por su derecha. El español hizo un agresivo movimiento para cubrir el interior cuando el morro del Haas ya estaba a la altura de la zaga del Toro Rosso y el contacto fue inevitable. Sainz trompeó e hizo strike sobre el pobre Felipe Massa. Y tanto español como brasileño se quedaron fuera a las primeras de cambio. El Safety Car salió para que los operarios tuvieran espacio y tiempo de reparar las barreras, pero justo cuando se iba a retirar Vettel perdió las inestables piezas de su alerón delantero. A pesar de que intentó convencer por radio a su equipo de que el coche no iba tan mal, su ingeniero le recordó que podía soltarse algo más y dañar irreversiblemente el monoplaza. En la vuelta 5, el líder del mundial entró a boxes a calzar superblandos y sustituir su morro. Desde la 18ª posición, tenía una larga tarde por delante.

La tabla de puntos no refleja la superioridad que Max comienza a plantar sobre su compañero Ricciardo: el RB13 le está fallando demasiado. (Fuente: Formula1.com)

Hamilton se escapó fácilmente de un Verstappen que rodaba en una posición que no le correspondía. Pero eso no justifica que en la vuelta 11 un problema con las baterías le dejase tirado. Es una pena que, en lo que está siendo una temporada intachable de Max, el coche no le esté respondiendo. Más allá de que todos esperábamos que el RB13 luchase por el título como lo está haciendo Ferrari, lo cierto es que Max ha padecido un fallo de motor en la clasificación de China, un problema de frenos en Baréin y la incidencia eléctrica de hoy, a lo que hay que sumar el desafortunado cero de España y la errónea estrategia de Mónaco. Este abandono aupó precisamente a su compañero (y mayor rival), Daniel Ricciardo, al podio, y a los dos Force India a P4 y P6, con Kimi Räikkönen en medio. Como siempre, los de Silverstone se las apañan para figurar bien arriba los domingos. En este caso, Sergio Pérez estaba por delante de Kimi Räikkönen porque el finés rozó el muro a la salida de la curva 7 en la resalida, y de Esteban Ocon porque, a la hora de la verdad, batió al francés en la decisiva Q3 a pesar de que Ocon fue más rápido todo el fin de semana (luego volveremos a ello). El Virtual Safety Car provocado por el abandono de Verstappen sólo fue aprovechado por Nico Hülkenberg para hacer una parada a bajo coste… aunque el equipo de mecánicos cedió 4 segundos y con ello desaprovecharon la ventaja. Era demasiado pronto porque el ultrablando tenía aún mucha vida y seguramente fuera mejor que el superblando que habría que calzar más adelante.

Ricciardo consiguió un tercer podio consecutivo gracias a los líos de Force India. (Fuente: Formula1.com)

El hombre encargado de “apretar el gatillo” en cabeza fue Räikkönen, deteniéndose en la vuelta 17 para buscar un undercut sobre Pérez. Había un hueco sin tráfico, por delante de Kevin Magnussen y por detrás de un Fernando Alonso al que sería tristemente sencillo adelantarle. Ricciardo se detuvo un giro después para conservar su plaza de podio, pero Pérez a punto estuvo de realizar el overcut; le faltaron unos metros a la salida del pit lane. Hamilton, Bottas y Ocon encabezaban sin haberse detenido, mientras por detrás Vettel se divertía remontando entre el animado grupo de Vandoorne, Magnussen, Stroll y Hülkenberg. Alcanzó la 7ª plaza en la vuelta 27… pero lo tenía difícil para mejorar eso: a priori, ya no quedaban más pit stops y sus neumáticos eran los más antiguos. La única variable era que Ricciardo había calzado los blandos en su parada, a diferencia de los superblandos. Pirelli había estimado antes de la carrera una vida útil para los SS de unas 50 vueltas, y a Daniel le quedaban 52 para el final cuando pasó por boxes. Dado que la tanda del viernes de Bottas con los S fue prácticamente idéntica a la de los que iban con “option“, en Red Bull decidieron la alternativa más duradera. Valtteri hizo lo propio en su parada, pero a posteriori se reveló que el S no fue la mejor de las ideas: el finés no pudo pasar a Ocon a pesar de la diferencia de edad de las gomas y Ricciardo se convirtió en un tapón el resto del Gran Premio. Sí: los Force India siguieron demostrando que en este GP los RB13 sólo han sido mejores en clasificación, y achucharon de lo lindo al #3. El problema vino cuando Räikkönen se zambulló en el pit lane una segunda vez en la vuelta 41 y Vettel apareció para ponerse a la zaga. Pérez estaba muy cerca de Ricciardo pero no podía pasarle… y Force India le dio la temida llamada por radio: adelántale o deja que Ocon lo haga. Había un podio a la vista… y su hombre más rápido (con SS mucho más nuevos) estaba detrás.

Force India no se aclaró… y Vettel se cobró la factura. Su pasada a Ocon, al límite, más el posterior adelantamiento a Pérez dejaron un sabor agridulce en los de Silverstone. (Fuente: Formula1.com)

Vettel también desapareció en la vuelta 49 para poner ultrablandos e intentar crear el manido diferencial de rendimiento para adelantar. Ferrari lo jugó a la perfección con sus dos pilotos, pues ahora llevaban una goma aproximadamente 1,5 segundos más rápida, con un tercio de carrera por delante. Las cuentas salían… sobre todo si Force India seguía sin aclararse. Pérez continuaba 4º, a veces perdiendo la suficiente comba con Daniel como para que Ocon tuviera DRS y Sergio no, lo cual puso más tensas las cosas. Esteban no podía pasar a un coche idéntico, y el equipo se desesperaba: “tenemos que adelantar a Ricciardo antes de que lleguen los Ferrari“. Y los Ferrari llegaron… y el orden seguía siendo Ricciardo-Pérez-Ocon. Mucho nos temíamos que Sergio no iba a ceder, aunque se le prometiera, como es habitual, que si Esteban no adelantaba al Red Bull se le devolvería la posición. Y el razonamiento posterior en el “corralito”, lleno de las más básicas falacias (“si Esteban no pudo adelantarme y yo no pude adelantar a Ricciardo, Ocon tampoco podría haberlo hecho“) nos confirmó que, en efecto, había estado durante toda la carrera pensando en un argumento para justificar su unilateral decisión. Aunque tal vez debamos corregir lo de “los Ferrari llegaron” y lo dejemos en “Vettel llegó”… porque Räikkönen se perdió por el camino, al saltarse la chicane víctima de un problema con los frenos que requirió que durante las siguientes vueltas fuera a un lentísimo ritmo para tratar de solucionarlo. No falta quien cree que son órdenes de equipo encubiertas tras “lo” de Mónaco; mucho nos tememos que habría que dar un Oscar a la Scuderia por la interpretación si así fuera. El caso es que a 7 vueltas del final Vettel, 6º, se puso a menos de un segundo de Ocon, pero éste seguía enganchado a la zaga de Pérez; adelantar al francés yendo ambos con DRS sería para nota. Pero en 2017 Sebastian está demostrando un nivel superior en el que nada es imposible; mientras el #31 intentaba pasar a su compañero en la curva 1, Vettel hizo un alocado movimiento hacia el interior. Frenó con el coche medio bamboleando, sobre las virutas, pero milagrosamente lo aguantó y ratificó la excelente pasada. Y dos giros después, Pérez, que ya había perdido totalmente el contacto con Ricciardo, también fue historia con una delicada frenada en la última chicane. El podio quedó a 6 décimas; una vuelta más, y Sebastian habría culminado una gloriosa remontada al estilo de Abu Dabi 2012.

Pero la gloria fue durante todo el fin de semana para un hombre que nació en Stevenage hace 32 años, que hace 10 logró aquí sus primeras pole y victoria, que ayer igualó a su ídolo Ayrton Senna en pole positions y que hoy ha ganado con esa curiosa facilidad del que hace un trabajo soberbio. Ajeno a todo el caos, sumando un triunfo en apariencia sencillísimo, pero poniendo de relieve que sigue en plena forma. Que la pérdida del título en 2016 le dolió lo suficiente como para estimularle a conseguir otro entorchado en esta nueva temporada. Y por si eso fuera poco, con un contendiente como Sebastian Vettel absolutamente entregado y decidido a ganar el título para Ferrari, lo cual le dará más gloria al vencedor de este épico duelo. Esta vez no han coincidido en pista, pero los dos han dado motivos suficientes para señalarles como los dos mejores hombres del momento en la Fórmula 1. 12 escasos puntos les separan. Bakú, una pista muy similar a esta, espera dentro de dos semanas. ¿Tendremos allí un verdadero duelo de tú a tú por la victoria?

Volvió el “shoey” a los podios de Fórmula 1. Hasta Sir Patrick Stewart (“Profesor Xavier”) se animó a catarlo. (Fuente: Formula1.com)

RESULTADOS CARRERA: (click)
CLASIFICACIÓN PILOTOS: (click, PDF)
CLASIFICACIÓN ESCUDERÍAS: (click, PDF)

Anuncios

4 comments

  1. Isaac · junio 12

    Me dio gusto ver a ocon con tanta personalidad, me pregunto que habría echo Felipe sino hubiese abandonado, ya que él williams se mostró mas rápido que red bull. Destacar los primeros puntos de stroll teniendo buenos duelos ojala le de confianza.

    Le gusta a 1 persona

  2. pgimoreno · junio 12

    Gran carrera en Canadá, me divertí y emocione en toda la carrera hasta el final.
    Que grandes duelos se dieron en todos los sectores donde se formaron pelotones que lo disputaron a cuchillo. No hubo piloto que no estuviese manejando al limite de capacidad personal y en el límite de las máquinas, salvo Erickson que no lo vi nunca.
    Lo de Lewis es para rendirse. Es hoy el mejor por mucho, Maduro, centrado, enfocado, alegre, divirtiéndose en cada carrera, manejando como hoy lo hizo, se vislumbra el campeonato más estrechamente competido y emocionante dese no recuerdo ya cuantos años.
    Lo de Ferrari una pena que muy pronto en Baku se olvidara.
    Lo de Forcé India, más allá de las circunstancias particulares del día de hoy, es una revelación Ocon que bien merecería por parte de 10 cilindros un análisis a detalle.
    Lo de Pérez dolió en el equipo indio y creo que marca un parteaguas en la excelente relación hasta hoy de 5 años.
    No está enposicion de hacer oídos sordos de una instrucción del equipo. Aún no es el campeón al que se le perdona. Creo que a ojos de los grandes equipos, tiro por la borda la confianza que requería para conseguir un mejor asiento. Una pena por el.
    En cuanto a Carlos Sainz, lamentables los dos cerrones que realiza. ¿Que le pasa? Vaya parecería que estuviésemos hablando de Pastor Maldonado y no de un gran piloto en ciernes, que lo es. Tendrá que repensar y resetear lo que tenga en mente. Algo anda mal con el. Ojalá y pudiese tener feed back de su padre.
    Extraordinaria carrera. Albricias y saludos a todos.

    Me gusta

  3. Jamt · junio 13

    Lewis y Vettel, qué duelo nos espera este año!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s