Un error imperdonable

(Fuente foto de portada: thecheckeredflag.co.uk)

Nico Hülkenberg estaba ante una de esas escasas oportunidades que cada año se le presenta de sumar su esquivo primer podio. O incluso algo más. No en vano, estaba en paralelo con el finalmente ganador, Daniel Ricciardo, al reanudarse la carrera tras la bandera roja. Sin embargo, una vuelta después, rodando 5º tras Lance Stroll, Nico cometió un garrafal error que acabó con su carrera. Un fallo doloroso, carísimo para Renault, el único equipo que salió sin puntos de Azerbaiyán. Pero claro, ¿quién se atreve a reprocharle nada al #27 si el otro RS17 sigue sin sumar un solo punto en el campeonato?

————————————————-

Renault ilusionó al paddock al rescatar a Lotus de sus deudas a finales de 2015. Que un fabricante se involucre a tiempo completo siempre es una buena noticia, aunque sea sólo por efecto placebo: la (aparentemente) mayor seguridad de los puestos de trabajo en la fábrica. Pronto nos enseñaron que tenían bien medido el ascenso al estrellato: ya lo hicieron en 2002-2006, ¿quién dudaría de nuevo de la Régie? El plan era sobrevivir como fuera a 2016, puntuar con regularidad en 2017, subir al podio en 2018, pelear por victorias en 2019 y hacerlo por el campeonato en 2020. La primera etapa fue solventada de forma aceptable: partían de un chasis que ya fue flojo en 2015 y le montaron un motor aún peor, así que la P9 entre los constructores era esperable. Pero para 2017 habría que empezar a demostrar los progresos. Y lo primero que hicieron fue buscar a un nombre de relativo relumbrón para darle credibilidad al proyecto: Nico Hülkenberg. Una vez presentado el RS17, luchar por el top-5 entre los equipos parecía posible. Pero tras el GP de Azerbaiyán, la marca del rombo se ha quedado en una floja 8ª plaza… que podría ser al menos la 6ª si su piloto estrella no hubiera cometido un costosísimo error.

Hülkenberg se caracteriza por una entrada en curva supersuave y comedida. Palmer… más bien por lo contrario. (Fuente: motor.es)

Obviamente, somos conscientes de lo injusto que sería culpar a Nico de ir octavos en vez de sextos… cuando si no fuera por él irían décimos y últimos. El otro Renault, el de Jolyon Palmer, está teniendo un año, sencillamente, para olvidar. Analizando los datos, seguramente la pareja de la escudería francesa sea la más descompensada de toda la parrilla, y eso que hay notables diferencias como Vettel-Räikkönen, Alonso-Vandoorne o Wehrlein-Ericsson. Hülkenberg es el único piloto que gana 8-0 a su compañero en clasificación (si bien Fernando también tiene un 7-0, debido a su ausencia en Mónaco). De media, le saca más de 6 posiciones en parrilla por GP, y hay más de 1 segundo de diferencia entre ellos (incluso corrigiendo por el mejor estado de la pista que se encuentra el alemán al llegar más lejos). En cierto modo, nos podíamos esperar que el #27 fuera netamente superior a su compañero; ya aplastó a alguien de un nivel similar como Esteban Gutiérrez en 2013, así que no sorprende. Y, de hecho, es que no hay nada especialmente nuevo en el Hülk de 2017: sigue siendo el de siempre. Con maravillosa suavidad tirando el coche en la entrada de las curvas (es verdaderamente hipnótico lo poco que mueve el volante), pero con una febril impaciencia en tracción que le obliga a meter algún gradito de contravolante. Es lo de siempre, tal vez con un punto más de profundidad en el freno, y es rápido. Sin embargo, Jolyon es la antítesis: siempre lanzando el coche con uno o dos movimientos agresivos de volante, podría ser igual de veloz que su compañero (no hay necesariamente estilos mejores o peores) si fuera capaz de no autoinducir errores y de vivir en el lado correcto del filo. Pero es que Palmer es lo contrario a la sobriedad: un vértice mal medido por aquí, una pasada de frenada por allá… siempre va en el límite, lo sabe, pero no puede esperar una larga trayectoria en Fórmula 1 si no es regular.

¿Hasta dónde podría haber llegado Nico Hülkenberg de no tener todavía esos escasos defectos de irregularidad? (Fuente: noticias-f1.com)

Pero caramba, precisamente también estamos señalando algunos de los defectos que tiene la estrella Hülkenberg. Por un lado, el alemán sigue sin cerrar una temporada en la que uno pueda decir “qué bien ha estado todo el año”. Siempre tiene mitades de luces y sombras. La diferencia con Palmer, obviamente, es que mientras que los ciclos de Jolyon son olas (y su cresta no dura ni 1 GP entero), los de Nico son lentas mareas (y su pleamar dura bastante como para sumar buenos puntos). Por otro lado, “un vértice mal medido” fue precisamente lo que nos lleva a escribir este artículo: cómo Nico Hülkenberg arruinó una sólida opción de podio, ese podio que en 125 Grandes Premios le sigue siendo esquivo a pesar de algunas actuaciones bestiales como Brasil 2012, donde casi gana con el 5º mejor coche de parrilla. El sábado fue uno más en este 2017: Jo fuera en Q1 (aunque esta vez no por su culpa: el coche se incendió en la FP3 y no pudo ser reparado para la clasificación), y Nico entre la 4ª y la 7ª fila. Esta vez tocaba cruz: sólo pudo acabar 14º (13º por la sanción a Sainz), en un dato que pone de relieve que el RS17 comienza a carecer de desarrollo (en Baréin, pista relativamente similar, clasificó 7º; en Canadá, hace apenas 2 semanas, ya fue sólo 10º; esta vez, fuera de Q3 por un buen margen). La carrera empezó bien para ambos coches (aunque Palmer duró poco, antes de una nueva avería en su monoplaza): el #27 superó al accidentado Bottas, al desventurado Kvyat y de forma valiente a Magnussen para ponerse 10º. Que se convirtió en 9º cuando Ricciardo paró por acumular restos en sus conductos de freno. Y en 8º cuando Verstappen abandonó. Y en 6º cuando Pérez y Ocon se autodestruyeron. Ahora era la vuelta 23, se iba a marchar el SC posterior a la bandera roja. Y en la larga recta a fondo, cogió el bestial rebufo de Massa, Stroll y Ricciardo para ponerse en una magnífica P4 al paso por meta… que duró 2 segundos, cuando el australiano hizo la frenada del día (no va con segundas). Se conformó con la 5ª plaza cuando Felipe encontró problemas, pero al inicio del 25º giro, recordó al mundo entero qué es lo que le falta para dejar de ser un “buen piloto” y ser considerado un verdadero fuera de serie: tiene demasiados incidentes. Pequeñas máculas todavía demasiado comunes (al menos en el universo Vettel-Hamilton-Alonso). Imperfecciones que le impiden alcanzar el verdadero nivel 1 del deporte. Lo que hizo Hülkenberg en Azerbaiyán 2017 fue traicionarse a sí mismo aplicando un nada común giro de volante pronunciado en la curva 7 con el que se comió el piano interior, y en vez de evitarlo reduciendo el grado de giro lo siguió manteniendo durante unas décimas más. Cuando se quiso dar cuenta, el muro estaba ahí. Redujo, pero era demasiado tarde. ¡Bang! Destrozó la suspensión delantera derecha. El típico error de la chicane lenta de la Piscina de Montecarlo, pero sin justificación aquí: esa trazada no tenía sentido. Y si uno piensa en las dramáticas repercusiones, aún menos. Eran 8 puntos seguros; tal vez alguno más, hasta 15, si pudiera haberse desembarazado de Stroll. Era la diferencia entre ponerse 9º en la tabla de pilotos (sólo por detrás de Force India y los intocables), o condenar a su equipo a la pobre 8ª plaza entre los constructores. El farolillo rojo de la media parrilla, sólo superando a Sauber y McLaren. Y de nuevo, salió cruz.

Tras Azerbaiyán, por si quedaba alguna duda, ya la tenemos disipada. A punto de cumplir 30 años, Nico Hülkenberg sigue siendo un muy buen piloto (tal vez en la esfera de Bottas o Pérez), pero “le faltan cinco para el peso”, que dicen en Argentina. Sigue sin corregir sus escasos pero costosos defectos, y cada vez es menos probable que lo haga. Y es una lástima que uno de los campeones de GP2 más arrasadores de la historia no pueda certificar su puesto en la élite suprema del automovilismo. Claro que otro campeón de GP2 como Jolyon está a años luz de su rendimiento. En definitiva, Nico es muy bueno. ¿Pero hasta dónde podría haber llegado de no tener esos pequeños defectos?

¿Crees que Nico Hülkenberg conseguirá subir al podio en 2017? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

10 comments

  1. LFP · junio 27

    Paciencia el Renault esta verde, los grandes también meten la pata, en esta misma carrera se demostró, Sub pudo haber ganado la carrera si no fuera por su calentura. Les felicito por la pagina, sin fanatismos, notas elaboradas no una noticia cortada en diez, la verdad da gusto leerla

    Le gusta a 1 persona

  2. Jamt · junio 28

    Me gustaria ver a otros pilotos en ese renault falto de carga aerodinamica para ver si rendirian igual!, en fin, este error le costo un 6/7 a renault

    Me gusta

  3. Elvis Reymond · junio 29

    No me parece justo que incluyas el dúo Vettel-Raikkönen entre “las notables diferencias de pilotos” en la F1. Más allá de la historia de Kimi (que siendo justos debería ser dos veces campeón del mundo, quitándole el que ganó en 2007 gracias a McLaren y dándole los mundiales de 2003 [indiscutible de no haber sido por el fallo del motor en Nurburgring] y 2005 [debatible, sí] que perdió gracias, también, a McLaren), han habido carreras, en los últimos años, en las cuales se demuestra el talento que todavía tiene el finlandés (tú eres mejor en eso de buscarlas en YouTube y poner el link, pero igual seguro sabes cuales son). Lo que ha pasado con Kimi este año (y los años anteriores desde que dejó Lotus) es digno de análisis y creo que deberías hacerlo un día de estos, en honor a una de las mayores fanaticadas por un piloto a nivel mundial. Sí, yo mismo admito que Kimi no es el mismo fenómeno que fue desde 2002 a 2008 (peleó de tú a tú con el hepta, algo que de los contemporáneos, excluyéndolo, solo ha logrado Alonso y Montoya, dos genios del volante), pero tampoco es que vas a comparar la diferencia de Van-Alo, Weh-Eri, Hul-Pal con la de Vet-Rai, eso sin entrar mucho en detalles acerca de lo sobrevalorado que a veces llega a estar Seb. No sé, medítalo un poco y dale el beneficio de la duda al Iceman, al menos.

    Me gusta

    • diezcilindros · junio 29

      Por supuesto, me estoy ciñendo sólo a 2017. Del talento de Räikkönen hasta mediados de 2013 (pero especialmente hasta 2007-2008, como dices) no voy a decir nada porque era insultantemente rápido.

      No sé si con esta puntualización entiendes más mi punto de vista ^^.

      En 2017, los números son claros. 6-2 en clasificación, 6-0 en carreras acabadas por ambos, más del doble de puntos… ahora mismo, no se diferencia en nada de los Alonso-Massa de 2010-2013.

      Me gusta

      • Elvis Reymond · junio 29

        Sí, entiendo. De igual manera este 2017 ha sido también un poco de mala suerte para Kimi (justo como ’03 y 05′), no sé cómo lo puedas ver tú. (Por fa valora la posibilidad de hacer un artículo repasando la carrera de este genio antes de que se nos vaya más pronto que tarde).

        Me gusta

        • diezcilindros · junio 29

          Precisamente, igual que con Massa y Button, ese momento de que se nos vaya parece el más adecuado para hacer dicho repaso xD.

          Me gusta

          • SportPrototipos · junio 29

            Mas acertadamente, el declive de los Flyinn Finn en varias categorías.

            Me gusta

          • Elvis Reymond · junio 29

            Todos los pilotos, independientemente del apodo o nacionalidad, sufren un declive.

            Me gusta

  4. David Rafael · julio 1

    Gracias por tus análisis diezcilindros, son bien hechos a diferencia de otras páginas y lo mejor de todo es que siempre tratas de que sean lo más imparciales (debo confesar que apenas se acaba un GP, espero con ansias hasta que publiques tu análisis de la carrera). Llevo ya más de un año siguiendo la página y nunca había hecho un comentario hasta hoy. El fin del comentario es pedirte (si podrías claro está) que hicieras un análisis sobre Juan Pablo Montoya. Yo soy colombiano y empecé a ver la F1 gracias a él, pero lamentablemente cuando el dejó la F1 yo era apenas un niño de 9 años, y a esa edad no pude hacerme una idea clara de que clase de piloto era, solo me dejaba llevar por el fanatismo de un niño. Te lo agradecería de todo corazón, para poder despejar la duda y saber si era en verdad el gran piloto del que todos hablan acá en Colombia. Saludos ^_^

    Me gusta

    • diezcilindros · julio 1

      Muchas gracias por tu apoyo, David. Me impresiona ver que llevas tanto tiempo leyéndonos, ¡y te animo a que este sea el primer comentario de muchos!

      Juancho era un gran personaje, de los que siempre necesita la Fórmula 1. Capaz de lo mejor y lo peor, nunca tuvo la suficiente regularidad ni aplicación para ser campeón del mundo, pero su talento natural fue de lo más impresionante de la década. El único que tosía sobre el asfalto a Michael en su lustro dorado. Un buen hombre al que dedicar un artículo, sí. Lo estudiaré ^^.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s