Mercedes no pincha

(Fuente foto de portada: Formula1.com)

Era complicado a las 14:00 horas, pero finalmente se concretó: Mercedes hizo un doblete en Silverstone que le da un impulso en ambos campeonatos. Para Ferrari, lo más grave no es que sus dos pilotos pinchasen un neumático a apenas 2 vueltas del final y perdieran un enorme montante de puntos; lo más grave es que hoy se ha certificado: su SF70H no es el más rápido en ninguna parte. Ni en circuitos de poca carga ni en circuitos de mucha. Y así, ganar un campeonato es un poco más complicado. Un Lewis Hamilton de récord (por enésima vez, y las que quedan) se ha puesto a sólo 1 punto de Sebastian Vettel… la misma distancia a la que salió de Silverstone en 2016. Así que que no cunda el pánico en Maranello: queda tela que cortar.

————————————————-

Sábado 25 de marzo. Lewis Hamilton arrolla en Albert Park metiéndole 3 décimas a Sebastian Vettel en la Q3. Pero el análisis detallado mostraba un detalle: el SF70H había sido el más rápido en el tercer sector. El de las curvas medias-rápidas. Ese chasis podía dar que hablar en circuitos de máxima carga: a nivel aerodinámico, el Ferrari parecía mejor que el Mercedes, indudablemente más rápido en velocidad punta y tracción. La clásica lucha mecánica. La Scuderia dejó Montecarlo con un doblete y esperó como agua de mayo a que llegara Silverstone. Entre medias, tenían que pasar tres complicadas carreras en Canadá, Azerbaiyán y Austria, donde el Mercedes sería mejor. En total, Vettel sólo perdió 5 puntos de su liderato. No estaba mal. Y ahora llegaba, al fin, Gran Bretaña. Hora de mostrar al mundo lo bueno que es el SF70H. Domingo 16 de julio: Ferrari está en apuros.

La curva 1 fue lo más cerca que alguien estuvo de Lewis Hamilton en Silverstone. Mientras, Verstappen comienza a amargar la tarde a Vettel… (Fuente: GPUpdate.net)

Mercedes ha aprovechado la carrera local de Hamilton para ser ellos quienes muestren al mundo que el coche más rápido, ya sin justificación posible, es el W08. Claro que el efecto se ha visto amplificado por las sutiles diferencias entre Lewis y Seb que, aquí, iban a quedar al descubierto. Hamilton ama Silverstone porque aquí puede dar el extra gracias a su público; Vettel odia el trazado de Northamptonshire porque, sencillamente, jamás ha podido comprender la forma de hacer fluir el coche por las curvas rápidas. Así que, en el fondo, Seb no jugaba en esta ocasión. Era el Mercedes de Hamilton contra el Ferrari de Räikkönen. Y ante eso, no hay color. Para colmo, la salida complicó aún más las cosas. Tras un intento abortado por culpa del Renault de Jolyon Palmer, Lewis se escapó con facilidad al apagado del semáforo mientras Vettel, con sus frenos echando no ya humo, sino fuego, tuvo su habitual lenta arrancada. Lo curioso es que, tras ser pasado como una exhalación por Max Verstappen, el #5 lo tenía hecho en la frenada de la curva 3; Max se enzarzó por el exterior de la 2 con Kimi y Vettel le repasó con facilidad. Pero entonces el alemán se topó con una pared, en forma de alerón trasero rosso. Räikkönen iba parado para el vértice de la 4 y Verstappen, que no necesita ni media oportunidad, le hizo un enorme exterior al líder del Mundial. Un Safety Car por el enésimo accidente provocado por Kvyat (en esta ocasión, para más inri, llevándose puesto a su compañero Carlos Sainz) tampoco cambió las cosas. En la resalida, Max no tuvo ni que esforzarse para seguir por delante de Vettel, pero todos sabíamos que en las siguientes vueltas le supondría un lastre al alemán. Lo que aún no conocíamos era cuán costoso iba a ser.

Un duelo al límite, como no podía ser de otra manera involucrando a Verstappen. Ferrari le echó un cable a Vettel gracias al undercut.
(Fuente: Formula1.com)

Mientras Valtteri Bottas se quitaba a Vandoorne, los Force India y al excepcional Nico Hülkenberg, a Vettel se le iba la carrera clavado detrás del #33. Un primer intento en la vuelta 13, por dentro en Stowe (muy parecido al que le hizo a Bottas en Montmeló), no salió bien porque Verstappen está hecho de otra pasta en el cuerpo a cuerpo, aprovechándose de la laxitud de los comisarios con lo de poner 4 ruedas más allá de la línea blanca. Ferrari le echó un cable a su primer espada parando en la vuelta 18, un undercut bastante obvio que era imposible que saliera mal. Red Bull respondió en el siguiente giro, pero ya estaba perdido. Y encima perdieron 8 décimas más con un problema en una tuerca. Seb entraba en el podio… de momento. Y es que hay un detalle que hemos pasado por alto. Vuelta 18. El primero de cabeza en parar. ¿No habíamos quedado en que ésta era una carrera a 2 pit stops? Pues no. A pesar de que la lluvia limpió la pista, el SS misteriosamente fue muchísimo más estable de lo visto el viernes y se comportó como un neumático tan duro como ya estamos acostumbrados a ver en este 2017. Así que eso simplificó la carrera de todos. En especial de Hamilton y Räikkönen, quienes estaban teniendo una carrera muy tranquila. Kimi abrió un enorme hueco a Verstappen y Vettel; Lewis, por delante, tenía un enorme margen en reserva, el cual trasladó a la tabla de tiempos a partir de la vuelta 17, pasando de meterle 3,9 segundos a Kimi a 10,6 en la vuelta 23, una antes de que el #7 parase. Decíamos que no había color en una lucha Hamilton-Räikkönen, y esa diferencia de 1 segundo por giro lo dice todo. Entonces entró en el juego el otro nombre del día: Bottas. Partiendo con blandos, esperaba aprovecharse de la degradación, pero como no existió ésta su estrategia de salir con blandos quedó en apariencia disminuida. El punto a favor fue que cuando los Ferrari calzaron S nuevos, en realidad no eran mucho más “nuevos” que sus S “viejos”, porque los blandos de Valtteri funcionaron a la perfección durante cientos de kilómetros. Bottas prolongó su primer stint y se mantuvo siempre en una ventana de 4-5 segundos por detrás de Vettel cuando Mercedes le llamase a garajes. Y con SS nuevos, sin duda iba a aplastar a Seb.

Dos pinchazos consecutivos en los delanteros izquierdos de ambos Ferrari complican sobremanera las aspiraciones de los italianos en ambos campeonatos. (Fuente: Formula1.com)

Con Hamilton totalmente relajado, Ricciardo remontando entre el pelotón (¡32 vueltas le sacó al superblando!) y Alonso de nuevo fuera antes de tiempo, la carrera sólo tenía verdadero interés en la pelea por la 3ª plaza. De nuevo, como los blandos usados eran tan buenos como cuando estaban nuevos, Vettel pudo aguantar un poco. Pero Valtteri se lo estaba preparando: nada de ampollar tus superblandos; cuídalos y ataca más tarde. Sería en la vuelta 42. Seb no bordó las enlazadas de Becketts y Bottas se pegó, abrió el DRS e intentó un osado exterior que no fue a ninguna parte por sólo un motivo: que Valtteri no es Max, porque 30 vueltas antes el holandés salió ganador yendo por la misma trazada que el #77. Tendría que ser en la vuelta 43. En sitios sin DRS se apreciaba la diferencia de velocidad punta: 311 vs 319 km/h antes de Copse. Si a eso le sumamos el sistema de ayuda al adelantamiento, el finés era indefendible para el Ferrari. Unos segundos después, Bottas lo hizo. Tan fácil como Lewis en Barcelona. Vettel bajaba a la P4 e, ipso facto, desaparecía: reportó por radio que el agarre delantero dejó de existir y se metió en unos feos 1:34, mientras un Hamilton en su mundo hacía 1:30.6 para certificar el Grand Chelem. Bottas se lanzaba a por Räikkönen, pero era mucha diferencia y Kimi podía librarse por 1 vuelta. Entonces, a 2 del final, pasó: su delantero izquierdo se deshilachó en Copse. Las radios echaron humo, y todo aquel que pudiera hacer un pit stop “gratuito” (sin perder posición) podía cambiar ruedas por precaución. Ese fue el caso de Verstappen: Kimi saldría por delante de él y Hülkenberg estaba medio minuto por detrás, así que sería 5º sí o sí haciendo una parada por seguridad. A Vettel seguramente le dirían lo mismo, y con más motivo porque su coche era el mismo que el de Räikkönen y además ya estaba reportando falta de agarre delantero… pero él sí perdía posiciones si paraba. Así que siguió adelante… y también vio cómo su delantera izquierda se iba a pique. En un aciago remember de Bélgica 2015, Seb perdía la 3ª posición por un pinchazo en la penúltima vuelta. Ahora habrá miles de análisis para ver si es culpa de Ferrari, de Pirelli, de trozos en pista o de cualquier otro (de momento, el fabricante de neumáticos dice que son dos incidentes con causas totalmente diferentes), pero lo único seguro es que Kimi perdió la 2ª plaza (aunque salvó el podio) y Vettel sólo pudo sumar los 6 puntos de la séptima posición.

Que son 19 menos de los que consiguió Lewis Hamilton con una formidable actuación que sigue a su espectacular pole de ayer. Dicen que el verdadero mérito es hacer que una victoria holgada parezca “un paseo por el parque”, así que seguramente eso sea lo que defina su Silverstone 2017. 4 victorias seguidas en Reino Unido, igualando el viejísimo récord de Jim Clark, y ahora a sólo 1 punto de Sebastian en la tabla de pilotos. Y sobre todo, con un impulso indudablemente positivo. Pero caramba, esto es lo que teníamos hace exactamente 1 año: un Lewis a sólo un punto del líder (por aquel entonces Nico Rosberg) tras la 10ª carrera del año en Silverstone, y presto a darle la vuelta a la tortilla en el Hungaroring (como así sucedió). Y el 4º campeonato de Hamilton parecía inevitable entonces. Pero no sucedió. Y esa es la esperanza de Ferrari: que las tornas pueden cambiar increíblemente rápido. Tal vez sea antes del verano, tal vez sea después… o tal vez no sea. Pero a día de hoy, nada es seguro. Esperemos que siga así durante varios meses más.

La afición no pareció muy molesta por la ausencia de Lewis Hamilton en el evento de la Fórmula 1 en Londres… (Fuente: Formula1.com)

RESULTADOS CARRERA: (click)
CLASIFICACIONES: (click, PDF)

Anuncios

One comment

  1. numancia54 · 8 Days Ago

    Pues yo me temo, que las tornas no van a cambiar y que vamos a empezar a ver dobletes de Mercedes…
    En cuanto a los pinchazos de los Ferrari, el de Raikkonen no lo tengo claro, pero el de Vettel, creo que viene ocasionado por un par de errores suyos en los que maltrata la rueda delantera izquierda, sobre todo cuando está defendiéndose de Bottas.

    Hacer mención a la mala “suerte” de Carlos Sainz. Creo que está temporada se está jugando su futuro en la F1, en cuanto a ver en qué asiento aterriza, pero no le están saliendo las cosas y ojito.
    Que en este deporte, al igual que en todos, se vive el día a día y las oportunidades, al igual que vienen, se van.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s